NO ES UN BOL­SO, ES “GA­BRIE­LLE”

Es el nue­vo icono de Cha­nel, Ga­brie­lle, una pieza que ha enamo­ra­do por igual a Kris­ten Ste­wart y Pha­rrell Wi­lliams. Es­ta es su his­to­ria. Por C. Uran­ga

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - POR GA­BRIE­LLE

LO LLE­VO SIEM­PRE CON UNA CA­DE­NA LAR­GA, CO­MO SI FUE­SE UN MEN­SA­JE­RO”, DI­CE PHARREL WI­LLIAMS

s la quin­tae­sen­cia de la nue­va ele­gan­cia y va ca­mino de con­ver­tir­se en uno de los it bag de nues­tro tiem­po. Se lla­ma Ga­brie­lle y, co­mo no po­día ser de otra for­ma, lo fir­ma la ca­sa que se in­ven­tó la in­fa­li­bi­li­dad del ac­ce­so­rio por ex­ce­len­cia, Cha­nel. El nue­vo bol­so es­tá ba­sa­do en un via­je en el tiem­po: el que va de los vi­sua­li­za­do­res de reali­dad au­men­ta­da de nues­tro si­glo XXI a los es­tu­ches en los que los dan­dis del XIX guar­da­ban los an­te­ojos que lle­va­ban a la ópe­ra. En am­bos se ha ins­pi­ra­do Karl La­ger­feld pa­ra la ba­se ter­mo­for­ma­da de un bol­so que ha­ce más fá­cil que nun­ca ac­ce­der a cual­quier co­sa en su in­te­rior. Co­mo siem­pre, el crea­dor ha uni­do lo me­jor de dos mun­dos: la nos­tal­gia por un pa­sa­do fér­til en re­fi­na­mien­to y ele­gan­cia, con las mun­da­nas ne­ce­si­da­des de con­fort que tan­to im­por­ta­ron a Co­co Cha­nel cuan­do es­ta­ble­cía sus có­di­gos de es­ti­lo. Así, Ga­brie­lle, el bol­so que lle­va por ban­de­ra su nom­bre de pi­la, se pue­de lle­var has­ta de ocho for­mas dis­tin­tas gra­cias a una ca­de­na do­ble que per­mi­te car­gar­lo al hom­bro o cru­zar­lo a di­fe­ren­tes al­tu­ras; pe­ro tam­bién su­je­tar­lo en la mano. La ac­triz Kris­ten Ste­wart y el mú­si­co Pha­rrell Willliams, sus mu­sas, jun­to a Ca­ra Delevingne y Ca­ro­li­ne de Mai­gret, nos en­se­ñan có­mo lo lu­cen ellos. Pa­ra La­ger­feld, la elec­ción de Willliams no era gra­tui­ta. “Quie­ro de­mos­trar que el bol­so Ga­brie­lle se pue­de lle­var en di­fe­ren­tes cir­cuns­tan­cias y, por qué no, que tam­bién lo pue­de lu­cir un hom­bre”, ha de­cla­ra­do.

Pha­rrell Wi­lliams, el ra­pe­ro re­na­cen­tis­ta

Es­te re­cien­te pa­dre de tri­lli­zos to­ca to­dos los pa­los crea­ti­vos a su al­can­ce: la mú­si­ca, el ar­te, los li­bros, los ví­deos, el di­se­ño de mue­bles, de jo­yas y de ro­pa, la pro­duc­ción de dis­cos aje­nos, la de películas os­ca­ri­za­das… Pe­ro va a pa­sar a la his­to­ria de la mo­da por ser el pri­mer hom­bre que pro­ta­go­ni­za una cam­pa­ña de un bol­so fe­me­nino de Cha­nel, que lu­ce con su ca­ris­ma an­te el ob­je­ti­vo de Karl La­ger­feld. A Pha­rrell Wi­lliams, que ha he­cho del fuc­sia su co­lor de re­fe­ren­cia, ya se le ha vis­to en mul­ti­tud de oca­sio­nes lle­var con gra­cia y na­tu­ra­li­dad co­lla­res de per­las, abri­gos de piel en to­nos chi­llo­nes, som­bre­ros ex­tra­va­gan­tes y bo­le­ros de len­te­jue­las que pa­re­cen ro­ba­dos del ar­ma­rio de su mu­jer, la es­ti­lis­ta de gus­to im­pe­ca­ble He­len La­si­chanh. Así que no es no­ti­cia que to­mer pres­ta­dos de­ta­lles y co­lo­res ul­tra fe­me­ni­nos pa­ra com­bi­nar­los en su ves­tua­rio con la flui­dez de gé­ne­ro que em­pie­za a ser la nor­ma hoy. En las fotos de la cam­pa­ña, Pha­rrell ex­hi­be su pro­pio Ga­brie­lle, ne­gro y en piel de co­co­dri­lo, ac­ce­so­ri­za­do con una cha­que­ta clá­si­ca lar­ga de la mai­son en tweed ne­gro y los co­lla­res de per­las y lo­gos me­tá­li­cos que tan­to le gus­tan. “Lo lle­vo siem­pre con la ca­de­na cru­za­da a má­xi­ma lon­gi­tud, co­mo si fue­ra un men­sa­je­ro”, ex­pli­ca. ¿La ra­zón? “Lo uti­li­zo pa­ra ir­me de via­je por­que me per­mi­te te­ner li­bres las ma­nos pa­ra ac­ce­der fá­cil­men­te a to­das las co­sas que ne­ce­si­to”. En su in­te­rior van sus esen­cia­les: “El car­ga­dor del mó­vil, ca­ra­me­los de men­ta y fre­sa, un li­bro, un pa­ñue­lo y un gel an­ti­bac­te­rias”, apun­ta. Los au­ri­cu­la­res y el mó­vil “los lle­vo siem­pre en el bol­si­llo de los pan­ta­lo­nes”. A Karl La­ger­feld, que ha con­fe­sa­do su de­bi­li­dad por es­te ar­tis­ta más de una vez, lo co­no­ció ha­ce unos años y no tar­dó

en con­ver­tir­se en uno de los ami­gos con los que la mai­son pue­de con­tar pa­ra to­das las ac­ti­vi­da­des ar­tís­ti­cas de su di­rec­tor crea­ti­vo. Por ejem­plo, fue pro­ta­go­nis­ta en 2014 de Re­en­car­na­ción, un cor­to­me­tra­je don­de Wi­lliams in­ter­pre­ta­ba al as­cen­so­ris­ta del ho­tel aus­tria­co que ins­pi­ró a Co­co la le­gen­da­ria cha­que­ta Cha­nel. Pe­ro no se con­for­mó con ha­cer de ac­tor, tam­bién com­pu­so una can­ción pa­ra la cam­pa­ña y la can­tó a dúo con Ca­ra Delevingne, con­ver­ti­da en el tra­sun­to con­tem­po­rá­neo de la em­pe­ra­triz Si­si. Un te­ma ori­gi­nal que can­ta­ron en di­rec­to en Nue­va York, en el Mé­tiers d’art [esos shows que Cha­nel or­ga­ni­za en lu­ga­res em­ble­má­ti­cos, fue­ra de tem­po­ra­da, pa­ra ex­hi­bir las co­lec­cio­nes cru­ce­ro y don­de La­ger­feld rin­de ho­me­na­je a los ar­te­sa­nos de la mai­son]. Tras par­ti­ci­par en la cam­pa­ña Pa­ris-salz­burg, en di­ciem­bre de 2016, Wi­lliams des­fi­ló co­mo mo­de­lo del Me­tier d’art que tu­vo lu­gar en el reabier­to ho­tel Ritz de Pa­rís, otro pe­da­zo de la his­to­ria vi­va de Cha­nel, don­de lu­ció el bol­so Ga­brie­lle.

KARL LA­GER­FELD ES UN VI­SIO­NA­RIO, UN AR­TIS­TA”, ASE­GU­RA KRIS­TEN STE­WART.

Kris­ten Ste­wart, la per­so­na­li­dad in­trans­fe­ri­ble

No hay na­die co­mo ella. No hay una mi­ra­da tan in­ten­sa en su ge­ne­ra­ción ni una in­te­li­gen­cia tan cla­ri­vi­den­te. Ni tan­to ta­len­to: in­ter­pre­ta, es­cri­be, di­ri­ge… Ha­ce ya cua­tro años que La­ge­ferld se dio cuen­ta de que la ac­triz era una mu­jer es­pe­cial que no es­ta­ba dis­pues­ta a se­guir el ca­mino que otros que­rían mar­car­le. Y se enamo­ró de su in­de­pen­den­cia, de su ele­gan­cia na­tu­ral, de su ca­pa­ci­dad pa­ra trans­for­mar­se y de su fuer­za.

Ste­wart, que lle­va des­de los nue­ve años en el ci­ne y se hi­zo mun­dial­men­te fa­mo­sa con Cre­púscu­lo, des­cu­brió con La­ger­feld el la­do ar­tís­ti­co de la mo­da y se zam­bu­lló en las aguas crea­ti­vas de Cha­nel. Pri­me­ro co­mo la ima­gen de la co­lec­ción Mé­tiers d’art que se pre­sen­tó en Da­llas y que exal­ta­ba los có­di­gos es­ti­lís­ti­cos de la Amé­ri­ca del Oes­te. El pro­pio di­se­ña­dor la fo­to­gra­fió con el ca­be­llo tren­za­do, ves­ti­da con ba­rras y es­tre­llas y bo­tas de cow­boy… Des­de en­ton­ces, son ca­si in­se­pa­ra­bles. No hay even­to de la mai­son al que Kris­ten no acu­da ni lan­za­mien­to re­le­van­te al que no pres­te su ima­gen. Ha si­do Co­co en uno de los cor­tos de In­si­de Cha­nel y ha pres­ta­do su fí­si­co al Mé­tiers d’art que ho­me­na­jea­ba a Ro­ma y a los crea­do­res del ci­ne neo­rrea­lis­ta. No fal­ta a nin­guno de los des­fi­les de la fir­ma, mien­tras su mi­ra­da es em­ba­ja­do­ra del ma­qui­lla­je de ojos y sus la­bios, de las no­ve­da­des de Rou­ge Allu­re y de las nue­vas crea­cio­nes de Lucia Pi­ca pa­ra la di­vi­sión beauty de la ca­sa. “Ex­plo­rar la evo­lu­ción de nues­tra re­la­ción crea­ti­va es uno de los pri­vi­le­gios que he te­ni­do co­mo ar­tis­ta”, ase­gu­ra. Era ló­gi­co que la ac­triz se con­vir­tie­ra en una de las cua­tro per­so­na­li­da­des del Ga­brie­lle, que lu­ce cru­za­do en la cam­pa­ña y lle­va su­je­to de la ca­de­na en el día a día. “En él me­to tar­je­tas de cré­di­to, te­lé­fono, ba­rra de la­bios Rou­ge Allu­re Ink, las lla­ves de ca­sa y los au­ri­cu­la­res”. Me en­can­ta por­que es “po­ten­te, co­ol y ele­gan­te sin es­fuer­zo”. Pe­ro du­ran­te la cam­pa­ña, su cen­tro de aten­ción no era el bol­so, sino su men­tor. “Ver la sa­tis­fac­ción en el ros­tro de Karl cuan­do to­do en­ca­ja por fin es el mo­men­to cla­ve. In­cor­po­rar­me a la vi­sión que tie­ne de las co­sas es al­go que nos re­sul­ta na­tu­ral e ins­tin­ti­vo. Me pa­re­ce un vi­sio­na­rio”.

HAY MU­CHAS PREN­DAS DE MU­JER QUE EN REALI­DAD PUE­DE USAR UN HOM­BRE”, MAN­TIE­NE WI­LLIAMS.

Kris­ten Ste­wart, Pha­rrell Wi­lliams y el nue­vo bol­so de Cha­nel, Ga­brie­lle.

El mú­si­co uti­li­za el Ga­brie­lle en su vi­da co­ti­dia­na.

La ac­triz lu­cien­do el bol­so por la ca­lle.

Kris­ten Ste­wart du­ran­te la se­sión de fotos con Karl La­ger­fel.

La­ger­feld fo­to­gra­fía a Pha­rrell Wi­lliams pa­ra la cam­pa­ña de pu­bli­ci­dad del bol­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.