VUEL­VE DREW BARRY­MO­RE

“LO BUENO DE QUE TU VI­DA SEA UN LI­BRO ABIER­TO ES QUE NO TIE­NES QUE FIN­GIR QUE ERES PER­FEC­TA” Ha­ce mu­cho que no es la ni­ña de E.T., pe­ro nun­ca de­ja­rá de ser­lo. Su­per­vi­vien­te de su pro­pia in­fan­cia, y ca­paz de rein­ven­tar­se –co­mo pro­duc­to­ra, ac­triz y ma­dre–,

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

tie­ne 43 años, pe­ro to­da­vía hay al­go in­fan­til y pro­fun­da­men­te con­mo­ve­dor en Drew Barry­mo­re: se si­gue es­for­zan­do en gus­tar. Cuan­do se sien­ta, lo pri­me­ro que me ha­ce no­tar es que lle­va­mos el mis­mo es­mal­te de uñas. (“Uauuu, el mis­mo, es el mis­mo”). Un ro­jo vino y os­cu­ro (bas­tan­te co­mún) que yo lle­vo en las ma­nos y ella en los pies. Así que du­ran­te unos se­gun­dos nos que­da­mos ab­sor­tas en sus uñas, ri­dí­cu­la­men­te al ai­re (por­que es in­vierno y ha­ce frío, y ella lle­va un ves­ti­do va­po­ro­so y sexy con san­da­lias, co­mo pa­ra to­mar un cóc­tel en Ma­li­bú, pe­ro son las nue­ve de la ma­ña­na y es­to es Ma­drid) y ce­le­bra­mos es­ta coin­ci­den­cia ba­nal co­mo si se tra­ta­se de una no­ti­cia in­creí­ble. Drew mas­ti­ca un in­glés op­ti­mis­ta y ca­li­for­niano car­ga­do de ex­cla­ma­cio­nes y le­van­ta­mien­tos de ce­jas. Son­ríe. Son­ríe. Son­ríe. E in­tu­yo que es­te es el mo­dus ope­ran­di de su co­mu­ni­ca­ción: bus­car la com­pli­ci­dad a cual­quier pre­cio. Hoy es­tá aquí, en la sui­te de un ho­tel de lu­jo, pa­ra ha­blar so­bre su per­so­na­je en la se­rie San­ta Clarita Diet, de Net­flix. Una mu­jer nor­mal que ne­ce­si­ta co­mer car­ne hu­ma­na y, a la vez, se­guir sien­do una efi­caz y ca­ri­ño­sa ma­dre de fa­mi­lia. Drew-shei­la quie­re que la quie­ras pe­se a sus... ne­ce­si­da­des. Y, la ver­dad, no es di­fí­cil su­cum­bir a su en­can­to ca­ní­bal y sus me­chas ru­bias. Cuan­do Ste­ven Spiel­berg la co­no­ció en 1981 de­bió de sen­tir al­go pa­re­ci­do. Drew era una ni­ña de seis años e hi­zo to­do lo que sa­bía pa­ra con­quis­tar­le. Por ejem­plo, men­tir: “Le di­je que es­ta­ba en una ban­da punk y que to­ca­ba la ba­te­ría, que sa­bía co­ci­nar… Y le pa­re­cí gra­cio­sí­si­ma. No pa­ra­ba de reir­se con to­do lo que le de­cía. Es­ta­ba con­ven­ci­da de que le te­nía en el bo­te y que el pa­pel ya era mío, y en­ton­ces

me di­jo: “¿Sa­bes? No en­ca­jas pa­ra es­ta pe­lí­cu­la [es­ta­ba bus­can­do a al­guien pa­ra Pol­ter­geist] –y me que­dé hun­di­da–, pe­ro quie­ro que ha­gas una au­di­ción pa­ra otro pro­yec­to que es­ta­mos pre­pa­ran­do”. Al prin­ci­pio no le creí, pe­ro unos días des­pués me lla­mó pa­ra E.T.”. Y E.T., el ex­tra­te­rres­tre, lo sa­be­mos, le cam­bió la vi­da. Las co­le­tas de Ger­tie y su gri­to cuan­do des­cu­bre a la cria­tu­ra en el ar­ma­rio son tan icó­ni­cos co­mo los ro­de­tes de Leia en La gue­rra de las ga­la­xias. La ter­nu­ra de su per­so­na­je for­ma par­te de la his­to­ria pop del si­glo XX, pe­ro tam­bién su dra­má­ti­ca caí­da.

Ado­ra­ble co­mo una mas­co­ta

“Es­toy fe­liz de ha­ber cre­ci­do en una épo­ca sin re­des so­cia­les –me di­ce con ali­vio–, in­clu­so aun­que to­da mi vi­da ha­ya si­do ex­pues­ta al pú­bli­co co­mo un li­bro abier­to”. Y no exa­ge­ra. Hoy pa­re­ce in­ve­ro­sí­mil una his­to­ria co­mo la su­ya. Una ni­ña de ocho, de nue­ve, de 10 años, que va de fies­ta en fies­ta (a ve­ces en com­pa­ñía de su ma­dre, una ac­triz me­dio­cre y fra­ca­sa­da, que no sa­be o no quie­re sa­ber), que sa­le a bai­lar a Stu­dio 54 y que com­par­te con los adul­tos pis­ta de bai­le, co­pas y ra­yas de co­ca. Una ni­ña ado­ra­ble, co­mo una mas­co­ta, que ha­ce y di­ce ton­te­rías, y que a to­do el mun­do le ha­ce gra­cia, por­que en al­gún ex­tra­ño mo­men­to su al­coho­lis­mo se con­vir­tió en un chis­te, in­clu­so pa­ra la opi­nión pú­bli­ca. No hay más que en­trar en Youtube pa­ra des­cu­brir in­ter­ven­cio­nes te­le­vi­si­vas que ro­zan lo pa­té­ti­co. A los sie­te años lle­va­ba den­ta­du­ra pos­ti­za pa­ra ocul­tar las me­llas de sus dien­tes de le­che y, du­ran­te una en­tre­vis­ta con Johnny Car­son, se los de­ja en­ci­ma de la me­sa. Des­pués la co­sa se po­ne tur­bia, so­bre to­do por­que cre­ce y ca­da vez es “me­nos mo­na”. Los pre­sen­ta­do­res la re­ga­ñan ca­ri­ño­sa­men­te por ser una ni­ña ma­la o una party girl, pe­ro to­do es un jue­go... pa­ra ellos. Cuan­do fi­nal­men­te su adic­ción se ha­ce pú­bli­ca es un ejem­plo de caí­da y re­den­ción. Así que par­ti­ci­pa en cam­pa­ñas an­ti dro­ga y se pa­sea por los pla­tós res­pon­dien­do a pre­gun­tas es­ca­bro­sas, pe­ro tie­ne 13 años y es evi­den­te que en mu­chas de esas en­tre­vis­tas es­tá pues­ta y to­da­vía con­su­me dro­ga. Lue­go lle­ga un mo­men­to en que su ma­dre de­ci­de in­gre­sar­la en una ins­ti­tu­ción men­tal don­de pa­sa año y me­dio re­ti­ra­da del mun­do y des­in­to­xi­cán­do­se. A la sa­li­da, y por con­se­jo mé­di­co, ob­tie­ne la eman­ci­pa­ción le­gal. Es de­cir, a los 14 ya es adul­ta y li­bre. Le pre­gun­to có­mo se sien­te con to­das esas imá­ge­nes del pa­sa­do y se ríe. Lo ve con dis­tan­cia. “La ver­dad es que to­da mi vi­da me he vis­to for­za­da a ser ex­tre­ma­da­men­te ho­nes­ta, pe­ro en cier­to mo­do es li­be­ra­dor no te­ner que fin­gir que eres per­fec­ta. ¿No es iró­ni­co?”. Su len­gua­je de hoy es el pa­ra­dig­ma de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to y la au­to­ayu­da: “Amo es­tar con mis hi­jas, soñar y crear nue­vos pro­yec­tos. Ca­da día me le­van­to con ese es­pí­ri­tu y creo que por eso he lo­gra­do sobrevivir. Soy lo que soy gra­cias a la gen­te que amo y me ama y no me can­so de dar las gra­cias”. Se sien­te triun­fan­te y, sin du­da, lo es, pe­ro en otras res­pues­tas se atis­ba tam­bién que esa lu­cha ha si­do ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil y ex­te­nuan­te. “¿Cree que es po­si­ble ser un zom­bi y a la vez una per­so­na nor­mal?”, le pre­gun­to, re­fi­rién­do­me a su per­so­na­je en San­ta Clarita Diet. “Sí, por­que creo que la nor­ma­li­dad es al­go que es­tá muy den­tro de ca­da uno, in­de­pen­dien­te­men­te de có­mo sea tu vi­da ex­te­rior. Yo soy un ejem­plo. Has­ta los seis años, mi vi­da fue más o me­nos nor­mal, pe­ro des­pués cam­bió ra­di­cal­men­te. Hoy sé que soy ca­paz de sen­tir­me arrai­ga­da por den­tro, aun­que lo de fue­ra sea un ab­so­lu­to o ma­ra­vi­llo­so caos. ¿Qué es lo nor­mal? No ten­go ni idea”. Y aun con la du­da, Barry­mo­re lo per­si­gue in­ten­sa­men­te. ¿Cuá­les son las co­sas nor­ma­les que qui­sie­ra dar­le a sus hi­jas? “Ir a Dis­ney­world, ju­gar, dis­fra­zar­nos... Quie­ro que aca­ben la es­cue­la (no co­mo yo, que la de­jé) y que en­tien­dan lo im­por­tan­te que es pa­ra ellas; quie­ro que va­yan a la uni­ver­si­dad y no me gus­ta­ría que fue­ran ac­tri­ces, al me­nos has­ta que no tu­vie­ran edad pa­ra en­ten­der lo que im­pli­ca. En ese ca­so las apo­ya­ría, cla­ro. Quie­ro, so­bre to­do, que sean fe­li­ces y se sien­tan ama­das”. En otras pa­la­bras, quie­re ser pa­ra ellas el re­ver­so lu­mi­no­so de sus pa­dres au­sen­tes. Tal vez por eso, cuan­do en abril de 2016 anun­ció su di­vor­cio del con­sul­tor de ar­te Will Ko­pel­man, el pa­dre de sus hi­jas, es­cri­bió en el co­mu­ni­ca­do que se sen­tía “fra­ca­sa­da”. Tras dos ma­tri­mo­nios en su pri­me­ra ju­ven­tud tor­tuo­sos y efí­me­ros (de me­nos de un año), es­ta­ba con­ven­ci­da de que por fin ha­bía en­con­tra­do el pack com­ple­to de la fa­mi­lia tra­di­cio­nal, las per­di­ces y el fi­nal fe­liz. Pe­ro no pu­do ser. Por eso Barry­mo­re di­ce que, tras “la pe­sa­di­lla” de su di­vor­cio, ha si­do bal­sá­mi­co in­ter­pre­tar a una pa­re­ja tan cóm­pli­ce co­mo la de San­ta Clarita Diet. “En es­te mo­men­to, no so­por­to ver a gen­te dis­cu­tir, ni en pan­ta­lla ni en la vi­da real,

ES PO­SI­BLE SER ZOM­BI Y UNA PER­SO­NA NOR­MAL. CA­DA UNO HA­CE LO QUE PUE­DE”.

y no ha­bría po­di­do in­ter­pre­tar a una fa­mi­lia que se de­rrum­ba. Es­ta pa­re­ja se quie­re, tie­ne que ma­tar a gen­te pa­ra se­guir ade­lan­te, pe­ro en­cuen­tran su fór­mu­la: so­lo de­güe­llan a los ma­los. Y ya sa­bes, las pa­re­jas hoy en día tie­nen que pa­sar por al­tos y ba­jos y van ma­ne­ján­do­lo co­mo pue­den [Ri­sas]. En reali­dad, no es pa­ra tan­to”.

Go­re vi­tal

Con un tono inocen­te, que no evi­ta lo go­re ni sub­ra­ya lo ab­sur­do, es­ta co­me­dia ne­gra crea­da por Vic­tor Fres­co es un ejem­plo de lo le­jos que ha lle­ga­do el gé­ne­ro zom­bi. Las imá­ge­nes de Barry­mo­re sal­tan­do al cue­llo de una víc­ti­ma co­mo un pu­ma o to­mán­do­se un “li­cua­do pro­tei­co” de san­gre y vís­ce­ras mien­tras ha­ce foo­ting con las ve­ci­nas son tan di­ver­ti­das co­mo des­con­cer­tan­tes. ¿No le da­ba mie­do acep­tar un per­so­na­je tan po­co con­ven­cio­nal? “No, lo que me asus­ta­ba era no en­con­trar tra­ba­jo. [Ri­sas] Es­tu­ve cua­tro años fue­ra del mer­ca­do por­que que­ría to­mar­me un tiem­po pa­ra criar a mis ni­ñas y, aun­que al prin­ci­pio te sien­tes li­be­ra­da, po­co a po­co te va sur­gien­do la in­quie­tud de si te van a ol­vi­dar”. Sin em­bar­go, en más de una oca­sión ha di­cho que el ci­ne ya no es tan im­por­tan­te en su vi­da co­mo an­tes. “Y es ver­dad. An­tes creía que el tra­ba­jo lo era to­do. Que­ría ser pro­duc­to­ra y ha­cer películas en las que cre­ye­ra, co­mo Don­nie Dar­ko o Los án­ge­les de Char­lie. Has­ta los 30 fui una yon­qui del amor y del tra­ba­jo, pe­ro aho­ra lo pri­me­ro en mi vi­da son las ni­ñas”. Aun así, el tra­ba­jo si­gue sien­do el eje de su día a día. “Sí, por­que soy una per­so­na que siem­pre ha es­truc­tu­ra­do su per­so­na­li­dad en torno al tra­ba­jo. Em­pe­cé a ha­cer

HAS­TA LOS 30 FUI UNA YON­QUI DEL AMOR Y DEL TRA­BA­JO, AHO­RA MI PRIO­RI­DAD SON MIS HI­JAS”.

anun­cios con me­ses. Soy una pro­fe­sio­nal ca­si des­de que na­cí y siem­pre he te­ni­do una pro­fun­da éti­ca del tra­ba­jo”. ¿Y de dón­de cree que le vie­ne ese es­pí­ri­tu tan cal­vi­nis­ta? “Des­de lue­go, de mis pa­dres, no [Ri­sas]. Nin­guno ha tra­ba­ja­do du­ro, así que tal vez yo lo ha­ya te­ni­do que ha­cer pa­ra con­tra­rres­tar”.

Re­con­ci­lia­ción en el adiós

John Barry­mo­re, su pa­dre, aban­do­nó a su ma­dre cuan­do es­ta­ba em­ba­ra­za­da. A par­tir de en­ton­ces so­lo apa­re­ció en su vi­da oca­sio­nal­men­te, y ca­si siem­pre bo­rra­cho. Pe­ro sus dos úl­ti­mos años, cuan­do es­ta­ba en­fer­mo de cán­cer, Drew se ocu­pó de él y, jun­to a sus me­dio her­ma­nos, es­par­ció sus ce­ni­zas en Jos­hua Tree. Por al­gún mo­ti­vo (o por­que es más fá­cil per­do­nar al au­sen­te), siem­pre ha si­do más in­dul­gen­te con él que con su ma­dre. Con ella, me di­ce, “nun­ca he te­ni­do una au­tén­ti­ca di­ná­mi­ca ma­dre-hi­ja”. De mu­tuo acuer­do, de­ci­die­ron que no iría a su bo­da. A la que in­vi­tó “a to­da la gen­te im­por­tan­te de su vi­da”. Pe­ro, ¿al­go bueno le ha­brá le­ga­do?, le di­go. Y res­ca­ta su pa­sión por los li­bros. “Cuan­do era pe­que­ña, so­lía leer­me a Dos­toievsky. Vi­vía­mos en pe­que­ños apar­ta­men­tos caó­ti­cos, pe­ro siem­pre ha­bía to­rres de li­bros por to­das par­tes. Es ver­dad que he he­cho mu­chas co­sas muy di­fe­ren­tes a ellos; pe­ro ado­ro los li­bros gra­cias a mi ma­dre, así que se los leo a mis hi­jas; y tam­bién ado­ro las vie­jas películas, así que se las pon­go”. ¿Ha vis­to ya E.T. con ellas? “To­da­vía no: me da mie­do que pue­da he­rir­las. Pe­ro su­pon­go que ya fal­ta me­nos”.

MIS PA­DRES NUN­CA TRA­BA­JA­RON DU­RO Y YO SÍ, TAL VEZ PA­RA COM­PEN­SAR”.

1982 1995 3

1982

1

1. Des­pi­dién­do­se de E.T. 2. A los nue­ve años en una fies­ta con Ricky Schro­der, el ac­tor de Cam­peón . 3. Con su ma­dre y su me­dio her­mano en un ho­me­na­je a su abue­lo, el ac­tor John Barry­mo­re. 4. Con sus hi­jas Oli­ve y Frankie. 5. Por­ta­da de Play­boy. 6. En la Ca­sa Blan­ca con el pre­si­den­te Ro­nald Rea­gan. 5

2009 9

7 y 9. De com­pras con Ste­ven Spiel­berg y su en­ton­ces mu­jer Amy Ir­ving. 10. Con su ex­ma­ri­do Will Ko­pel­man. 1990 8

1984

2

2014 4

2015 10

1985 7

1984 6

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.