“Sen­tía que no me­re­cía ni el ai­re que res­pi­ra­ba”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Vidas Privadas -

Na­ció en Fran­cia, hi­ja de pa­dre ale­mán y ma­dre es­pa­ño­la, pe­ro la fa­mi­lia se ins­ta­ló en nues­tro país cuan­do ella te­nía dos años. Fue hi­ja úni­ca has­ta los nue­ve, le en­can­ta­ban las películas de Dis­ney y ju­gar con su Bar­bie, que era la pro­ta­go­nis­ta de las his­to­rias que in­ven­ta­ba. “Siem­pre he te­ni­do mu­cha ima­gi­na­ción y, a ve­ces, eso me ale­ja­ba del mun­do real y me ha­cía pa­re­cer más inocen­te e in­fan­til. Es­toy con­ven­ci­da que ese mo­do de ser, jun­to con mi sen­si­bi­li­dad, fue lo que lo des­en­ca­de­nó. Du­ran­te la EGB, su­fría bur­las cons­tan­tes. Lle­ga­ba a ca­sa ca­da día llo­ran­do. De­cían que era ton­ta, fea, me eti­que­ta­ron co­mo la pa­va. Yo no en­ten­día qué ha­bía he­cho mal. De pron­to, to­do el mun­do des­pre­cia­ba mi mo­do de ser, mi fí­si­co, to­do de mí. Ca­da día me sen­tía más so­la y de­pri­mi­da”. Un día su ma­dre fue a ha­blar con la di­rec­to­ra del co­le­gio y ex­pul­sa­ron tem­po­ral­men­te a la chi­ca más po­pu­lar, pe­ro la vio­len­cia con­ti­nuó: “Al día si­guien­te un chi­co me ata­có. Ha­bía tal odio en su mi­ra­da, que me sen­tí co­mo si no me­re­cie­ra ni el ai­re que res­pi­ra­ba. Me em­pu­jó y caí al sue­lo. No me hi­zo da­ño, pe­ro tu­ve una sen­sa­ción. “Así va a ser mi vi­da a par­tir de aho­ra y ni si­quie­ra mi ma­dre pue­de ha­cer na­da pa­ra ayu­dar­me”, pen­sé. Sen­tí im­po­ten­cia. Una tris­te­za tan pro­fun­da que se gra­bó en mis ojos. Te­nía la mi­ra­da tris­te, pe­si­mis­mo, des­ga­na, muy ba­ja au­to­es­ti­ma. Aca­bé cre­yén­do­me que era ton­ta, fea y que na­die iba a que­rer­me nun­ca. Em­pe­cé a po­ner­me en­fer­ma con más asi­dui­dad. Si los pro­fe­so­res se da­ban cuen­ta de al­go, no ha­cían na­da. Y era un aco­so muy com­pli­ca­do, por­que aun­que en Pri­ma­ria fue­ra tan evi­den­te, en Se­cun­da­ria se ca­mu­fla­ba muy bien Era ex­clu­sión”. La ex­pe­rien­cia del aco­so, cuen­ta, lo cam­bió to­do. “De­jó gran­des se­cue­las, una in­se­gu­ri­dad que afec­tó a mu­chos te­rre­nos de mi vi­da, una au­to­es­ti­ma que me cos­tó años re­cu­pe­rar, y cla­ro, el op­ti­mis­mo era al­go que des­co­no­cía. Pe­ro los ami­gos que hi­ce des­pués, mi pa­re­ja y una te­ra­pia que de­ci­dí ha­cer ya de adul­ta, me ayu­da­ron a su­pe­rar to­das esas in­se­gu­ri­da­des. Aho­ra to­do lo ma­lo lo ca­na­li­zo so­lo pa­ra lo bueno: de­mos­trar­me día a día que pue­do ha­cer lo que me pro­pon­ga, cual­quier co­sa”. Fun­dó un se­llo edi­to­rial de fan­ta­sía ju­ve­nil con otros so­cios, Oz Edi­to­rial, y tie­ne dos no­ve­las pu­bli­ca­das, una de ellas, Bit­ters­weet (Pla­ta­for­ma Neo) so­bre la reali­dad del aco­so. “Tie­ne par­tes muy du­ras, pe­ro en al­gu­nos mo­men­tos es muy dul­ce, por­que hay es­pe­ran­za: el aco­so se pue­de su­pe­rar. Hoy so­lo ha­go una lec­tu­ra po­si­ti­va de ello: de al­gún mo­do, esa par­te ne­gra de mi vi­da me ha con­ver­ti­do en la per­so­na que soy aho­ra. Y me gus­ta có­mo soy”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.