Amar y tra­ba­jar

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En Directo - LA MI­RA­DA PSI­CO­LÓ­GI­CA ISA­BEL ME­NÉN­DEZ, psi­coa­na­lis­ta

El aco­so es un sín­to­ma de una so­cie­dad sal­va­je y una cul­tu­ra pri­mi­ti­va, que nie­ga los con­flic­tos psí­qui­cos y mi­nus­va­lo­ra la in­fan­cia. Con la fra­se “son co­sas de ni­ños”, se nie­ga la pul­sión sá­di­ca que to­dos los hu­ma­nos te­ne­mos. Con­sis­te en la agre­sión a otro, me­nos­pre­cián­do­lo o hu­mi­llán­do­lo en al­gún as­pec­to que pue­de ser en­vi­dia­do o re­cha­za­do por el agre­sor. Es­te hu­ye de sí mis­mo po­nien­do en su vic­ti­ma al­go que no so­por­ta. El aco­so es­tá for­ma­do por el agre­sor, la víc­ti­ma y los es­pec­ta­do­res, que sos­tie­nen esa es­ce­na de do­mi­na­dor /do­mi­na­do con in­di­fe­ren­cia. Se man­tie­ne por el si­len­cio, tan­to de los ni­ños co­mo de los adul­tos. Cuan­do los pro­fe­so­res se en­te­ran de lo que su­ce­de y le qui­tan im­por­tan­cia, se con­vier­ten en cóm­pli­ces por­que no han in­ter­ve­ni­do co­mo adul­tos y se po­si­cio­nan co­mo si fue­ran unos ni­ños más. En­ton­ces la víc­ti­ma se que­da so­la. ¿Có­mo se pue­de ayu­dar? Hay que te­ner me­dios en los co­le­gios pa­ra fre­nar esas ac­ti­tu­des. Lla­mar a los pa­dres de los agre­so­res y que es­tos pa­guen de al­gu­na for­ma lo que han he­cho. Tan­to la vic­ti­ma co­mo los agre­so­res ten­drían que en­ten­der por qué se com­por­tan así: la víc­ti­ma so­por­tan­do el ata­que y los agre­so­res bus­can­do a al­guien pa­ra de­mos­trar­se a sí mis­mos que son me­jo­res. El pri­me­ro tie­ne que apren­der a de­fen­der­se; el se­gun­do, a acep­tar sus de­bi­li­da­des. Es ne­ce­sa­ria re­cor­dar que el aco­so pa­sa, pe­ro el do­lor que­da y de­ter­mi­na la vi­da. Lo más im­por­tan­te es la pre­ven­ción. Te­ne­mos en Es­pa­ña a uno de los me­jo­res maes­tros del mun­do, Cé­sar Bon­na, que que­dó fi­na­lis­ta del pre­mio Glo­bal Tea­cher Pri­ze. Bon­na ha erra­di­ca­do el aco­so en su cla­se y lo ex­pli­ca en sus li­bros. Se pue­de pre­ve­nir ha­cien­do re­fle­xio­nar a los alum­nos so­bre lo que es­tá bien o lo que es­tá mal. Bon­na ha in­ven­ta­do un per­so­na­je –el “ca­be­ci­lla de los su­ble­va­dos”– que ro­ta ca­da tiem­po y re­co­ge las que­jas de los alum­nos que no se atre­ven a ha­blar. Esas que­jas se co­men­tan en cla­se. Así, los que han he­cho al­go cen­su­ra­ble que­dan mal fren­te al gru­po y su po­pu­la­ri­dad cae. Los ni­ños que ad­mi­ran al ma­tón no sa­ben que es­te es agre­si­vo por­que, in­cons­cien­te­men­te, se sien­te dé­bil, aun­que lo nie­ga, pro­yec­tán­do­lo fue­ra de sí mis­mo y ata­can­do al otro. Le asus­tan tan­to que pre­fie­re asus­tar a otro. Cuan­do es­te se ve cri­ti­ca­do en el gru­po, de­ja de portarse así. Des­co­no­cer los con­flic­tos del psi­quis­mo in­fan­til, pri­vi­le­giar la acu­mu­la­ción de da­tos so­bre la crea­ti­vi­dad, la ex­pre­sión de emo­cio­nes y la so­li­da­ri­dad con los se­me­jan­tes va en de­tri­men­to de una bue­na en­se­ñan­za en va­lo­res. Las ra­zo­nes de la vio­len­cia es­co­lar cons­ti­tu­yen una res­pues­ta a la ima­gen so­cial del maes­tro y a la pér­di­da de fi­gu­ras de au­to­ri­dad. No se tra­ta de un pro­ble­ma per­so­nal de los ni­ños que lo su­fren, se tra­ta de un pro­ble­ma so­cial y cul­tu­ral que los adul­tos no re­suel­ven.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.