EN LAS AN­TÍ­PO­DAS, CON MA­RÍA DE LEÓN

Uno de los “ti­gres” de la eco­no­mía asiá­ti­ca, la (au­tén­ti­ca) ca­pi­tal de Aus­tra­lia y los es­ce­na­rios de El Se­ñor de los Ani­llos. ¿Se le pue­de pe­dir más a un via­je a las an­tí­po­das?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Re­co­rrer ca­si 40.000 ki­ló­me­tros (apro­xi­ma­da­men­te lo que mi­de la cir­cun­fe­ren­cia te­rres­tre en el Ecua­dor) en so­lo 10 días, vi­si­tan­do tres gran­des ca­pi­ta­les mun­dia­les, pa­re­ce un ma­ra­tón di­fí­cil de su­pe­rar pa­ra cual­quier via­je­ro. Pe­ro lo cier­to es que el via­je en­tre Sin­ga­pur, Can­be­rra y We­lling­ton pue­de ser un ver­da­de­ro “pa­seo por las nu­bes” a to­da ve­lo­ci­dad, con la ru­ta Ca­pi­tal Ex­press de Sin­ga­po­re Airlines. Pri­me­ra pa­ra­da, Sin­ga­pur. El plan ex­prés co­men­zó con una du­cha re­vi­ta­li­zan­te en el VIP Loun­ge tras ate­rri­zar a las seis de la ma­ña­na en Chan­gi, el mul­ti­pre­mia­do ae­ro­puer­to de es­ta ciu­dad mar­ca­da por el so­fo­can­te ca­lor hú­me­do y tro­pi­cal (¡con­vie­ne lle­var ro­pa de re­pues­to en la ma­le­ta de mano!). Lim­pia y fu­tu­ris­ta, lo pri­me­ro que lla­ma la aten­ción de Sin­ga­pur es su es­pec­ta­cu­lar ve­ge­ta­ción y su fas­ci­nan­te ar­qui-

tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea, que con­vi­ve con edi­fi­cios co­lo­nia­les, co­mo el del Raf­fles Ho­tel, don­de re­co­mien­do de­lei­tar­se con la ce­re­mo­nia del té. La diversidad de la po­bla­ción de es­ta ciu­dad-es­ta­do (ma­la­ya, chi­na, in­dia, ta­mil) se ad­vier­te des­de el prin­ci­pio en sus ba­rrios em­ble­má­ti­cos, ca­da uno co­rres­pon­dien­te a las et­nias más im­por­tan­tes: el ba­rrio chino, con el Thian Rock Keng, uno de los tem­plos más an­ti­guos; el ára­be (lla­ma­do Kam­pong Glam), con sus co­no­ci­das ca­lles Arab Street y Bus­so­rah Mall, re­ple­tas de res­tau­ran­tes y tien­de­ci­tas; y, por úl­ti­mo, el ba­rrio in­dio, o Little In­dia, con su ca­rac­te­rís­ti­co olor a es­pe­cias y sus es­ca­pa­ra­tes lle­nos de co­lor. ¿Un plan cultural? Vi­si­tar la Na­tio­nal Ga­llery, don­de en­con­tra­rás ex­po­si­cio­nes de ar­te mo­derno del sur asiá­ti­co, ade­más de tien­das de di­se­ño y cin­co mag­ní­fi­cos res­tau­ran­tes, en­tre los que re­co­mien­do Au­ra y el Na­tio­nal Kit­chen by Vio­let Oon. Al atar­de­cer, acér­ca­te a Clar­ke Quay, a ori­llas del río, una de las zo­nas más agra­da­bles de Sin­ga­pur. Allí pue­des co­ger un bar­co y dis­fru­tar de un pe­que­ño (y ro­mán­ti­co) cru­ce­ro por la bahía. Ade­más, des­de el bar­co tie­nes una vis­ta úni­ca del Ma­ri­na Bay Sand (ho­tel, cen­tro co­mer­cial, tea­tro, ga­le­ría y mu­seo), sím­bo­lo de la ciu­dad, con for­ma de bar­co y con una pis­ci­na in­fi­ni­ta en la úl­ti­ma plan­ta que os re­co­mien­do: ja­más ol­vi­da­ré sus vis­tas. A la ho­ra de ce­nar, nos uni­mos a la cos­tum­bre lo­cal y op­ta­mos por los mer­ca­dos de co­mi­da ca­lle­je­ra, co­mo el Lau Pa Sat. Lo más tí­pi­co es el can­gre­jo. La co­mi­da es ma­ra­vi­llo­sa… ¡pe­ro hay que vi­gi­lar la hi­gie­ne! Y, pa­ra ter­mi­nar el día, na­da co­mo dis­fru­tar del es­pec­tácu­lo de lu­ces en los jar­di­nes Gar­dens by the Bay. Nues­tro via­je ex­prés si­guió con una vi­si­ta al Trai­ning Cen­ter de Sin­ga­po­re Airlines, don­de nues­tros an­fi­trio­nes nos mos­tra­ron su tra­ba­jo; el al­muer­zo en East Coast La­goon Food, en la pla­ya East Coast; y vi­si­tas al Mu­seo Na­cio­nal y al Jar­dín Na­cio­nal de Or­quí­deas, que es Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Hu­ma­ni­dad de la Unes­co y al­ber­ga 1.000 es­pe­cies di­fe­ren­tes de es­tas plan­tas, un au­tén­ti­co pa­raí­so. Y el bro­che de es­ta es­tan­cia en Sin­ga­pur, una ce­na en The Clif­ford Pier, don­de dis­fru­ta­mos del cóc­tel tí­pi­co, Sin­ga­po­re Sling, un per­fec­to sus­ti­tu­to de mi tra­di­cio­nal mo­ji­to via­je­ro.

En­tre Sid­ney y Mel­bour­ne…

Can­be­rra, la ca­pi­tal po­lí­ti­ca y ad­mi­nis­tra­ti­va de Aus­tra­lia, fue nues­tra si­guien­te pa­ra­da. Una ciu­dad con una gran ca­li­dad de vi­da que, fren­te al fre­ne­sí de Mel­bour­ne y Sid­ney, que es­tá a so­lo tres ho­ras en co­che, defiende su es­ta­tus de icono del slow li­fe. De he­cho, la fal­ta de

En Clar­ke Quay, se pue­de dis­fru­tar de un pe­que­ño cru­ce­ro por la bahía…

vi­da noc­tur­na es una de las que­jas más co­mu­nes de los aus­tra­lia­nos so­bre Can­be­rra, pe­ro sus ha­bi­tan­tes es­tán or­gu­llo­sos de su vi­da tran­qui­la y del pe­cu­liar di­se­ño de la ciu­dad, que se­pa­ra los dis­tri­tos con fron­do­sa ve­ge­ta­ción, ha­cien­do que pa­rez­ca es­tar ro­dea­da de sel­va. Asen­ta­da so­bre un la­go ar­ti­fi­cial que se ex­tien­de en­tre cor­di­lle­ras, en los úl­ti­mos años la at­mós­fe­ra de la ciu­dad ca­da vez es más hips­ter y foo­die. Por eso se ha con­ver­ti­do en el des­tino fa­vo­ri­to de ar­tis­tas y aman­tes de lo eco­ló­gi­co. De he­cho, me sor­pren­dió que sea muy ha­bi­tual pa­ra ellos que­dar pa­ra dis­fru­tar de un buen desa­yuno, en el que tie­ne gran im­por­tan­cia el ca­fé, que pre­pa­ran con es­pu­ma, muy olo­ro­so, y con el agua per­fec­ta, co­mo ex­per­tos ba­ris­tas. En A. Baker dis­fru­ta­réis de un desa­yuno healthy pe­ro tam­bién os re­co­mien­do el de Penny Uni­ver­sity, el de The Cup­ping Room (don­de dan cla­ses pa­ra ha­cer y ser­vir ca­fé), el de Ur­ban Pantry o el de Si­lo, una dul­ce com­bi­na­ción en­tre Pa­rís y Brooklyn. Ade­más, co­mo Can­be­rra es la Bra­si­lia aus­tra­lia­na, la ciu­dad es en sí mis­ma es un mu­seo de ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea. Me di cuen­ta so­bre to­do du­ran­te el mag­ní­fi­co pa­seo en glo­bo que pu­de ha­cer so­bre la ciu­dad. Des­de el cie­lo, se ad­vier­te que la ciu­dad es­tá di­se­ña­da en­tre trián­gu­los, círcu­los y he­xá­gono. La zo­na de shop­ping se con­cen­tra en Can­be­rra Cen­tre. Allí en­con­tra­rás las mar­cas aus­tra­lia­nas con más es­ti­lo: Co­llet­te Din­ni­gan, To­ni Ma­ti­cevs­ki, Ban­jo & Ma­til­da o Elle­ri. Tam­bién es muy re­co­men­da­ble un pa­seo por Brad­don, un ba­rrio más al­ter­na­ti­vo. En Londs­da­le Street en­con­tra­réis The Ham­let (per­fec­to pa­ra una co­mi­da li­ge­ra en­tre ami­gos), con food trucks que ofre­cen gas­tro­no­mía de di­fe­ren­tes paí­ses y una bo­ni­ta te­rra­za. Pa­ra ce­nar, en cam­bio, os re­co­mien­do Aki­ba, un asiá­ti­co mo­derno que des­ta­ca por una co­ci­na con gran per­so­na­li­dad. Y una no­ta al mar­gen pa­ra los aman­tes del vino: na­da co­mo una es­ca­pa­da a Mu­rrum­ba­te­man, la re­gión vi­ti­vi­ní­co­la don­de vi­si­ta­mos la bo­de­ga Clo­na­ki­lla y al­mor­za­mos en Poa­chers Pantry, un res­tau­ran­te si­tua­do en me­dio del cam­po, cu­ya es­pe­cia­li­dad son los ahu­ma­dos.

Por la Tie­rra Media

La ter­ce­ra ca­pi­tal de es­te via­je es We­lling­ton, en Nue­va Ze­lan­da, co­no­ci­da, ade­más de por su ma­ra­vi­llo­sa cos­ta, por el tu­ris­mo ci­ne­ma­to­grá­fi­co, ya que allí se han ro­da­do pe­lí­cu­las co­mo El se­ñor de los ani­llos, la tri­lo­gía de El hob­bit o Ava­tar. En We­lling­ton, el ho­tel Ryd­ges fue nues­tro alo­ja­mien­to. Es el más gran­de de la ciu­dad y en él des­ta­ca su res­tau­ran­te, Portlan­der, ideal pa­ra los aman­tes de la car­ne. Otro tem­plo foo­die es el Matt­her­horn, uno de los más acla­ma­dos de la ciu­dad, que in­clu­ye un ani­ma­do cock­tail bar con mú­si­ca en vi­vo. Un plan per­fec­to pa­sa por la ru­ta gas­tro de Zest Food Tours. Co­men­za­mos en el Ca­fé Mo­jo, uno de los más fa­mo­sos de la ciu­dad (su ca­fé es uno de los me­jo­res que he pro­ba­do en mi vi­da),

Can­be­rra es la Bra­si­lia aus­tra­lia­na, un mu­seo de ar­qui­tec­tu­ra ac­tual.

pa­ra se­guir por la zo­na de We­lling­ton Wa­ter­front, don­de dis­fru­ta­mos de los he­la­dos de le­che fres­ca or­gá­ni­ca de Ge­lis­si­mo. Allí mis­mo don­de pue­des dar­te un ba­ño en el mar y des­pués dis­fru­tar de una sau­na en el mue­lle del puer­to pa­ra com­ba­tir el frío. El ba­rrio de Te Aro es mi pre­fe­ri­do, por su ai­re bohe­mio. Allí dis­fru­ta­mos del dul­ce ca­cao de Cho­co­la­te Fac­tory, un al­muer­zo muy sano en Lo­ret­ta y los pro­duc­tos eco tí­pi­cos de Nue­va Ze­lan­da del mer­ca­do Moo­re Wilson’s: ki­wi, mar­mi­te, me­la granny smith (zu­mo de man­za­na), que­so y cre­ma de ca­cahue­te. Otras vi­si­tas obli­ga­das en We­lling­ton son el Ca­ble Car, un fu­ni­cu­lar que sube a una mon­ta­ña des­de don­de se pue­de ver to­da la ciu­dad; el Mu­seo Na­cio­nal Te Pa­pa Ton­ga­re­wa, con una sec­ción de­di­ca­da a los mao­ríes; o un sa­fa­ri ci­ne­ma­to­grá­fi­co

El ba­rrio de Te Aro, con su ai­re bohe­mio y sus co­lo­res, es mi pre­fe­ri­do en We­lling­ton.

con Seal Coast Sa­fa­ri, don­de des­cu­bri­réis al­gu­nos de los es­ce­na­rios don­de se ro­da­ron pe­lí­cu­las co­mo El Se­ñor de los Ani­llos y King Kong. No os per­dáis tam­po­co el ba­rrio de Aro Va­lley y su fá­bri­ca de cerveza, Ga­ra­je Pro­ject. Si tan­to aje­treo os abre el ape­ti­to, ahí van tres re­co­men­da­cio­nes: Char­ley No­ble (pes­ca­dos y ma­ris­cos a la bra­sa), Mon­soon Poon (co­ci­na de In­dia, Fi­li­pi­nas, Chi­na o Viet­nam) y Ni­kau Ca­fé (más in­for­mal). En We­lling­ton tam­bién hay una zo­na de vinos, a una ho­ra de la ciu­dad. Se tra­ta de Wai­ra­ra­pa, una re­gión de pue­blos con en­can­to, co­mo Mar­tin­bo­rough. Y an­tes de vol­ver a pi­sar nues­tro sue­lo, una nue­va e in­tere­san­te es­ca­la en Sin­ga­pur. ¿Quién di­jo que el via­je em­pie­za y aca­ba en el des­tino? www.ma­ria­leonsty­le.com Ins­ta­gram: @ma­ria­leonsty­le

A la iz­quier­da, Ma­ría con una ca­rre­ti­lla de pen­sa­mien­tos, en la flo­ria­de, la fes­ti­vi­dad de la pri­ma­ve­ra en Can­be­rra. Arri­ba, izq., pre­pa­ran­do el al­muer­zo en el East Coast La­goon de Sin­ga­po­re. So­bre es­tas lí­neas, vis­ta de es­ta ciu­dad des­de la Na­tio­nal Ga­llery.

El ho­tel Ma­ri­na Bay Sands mar­ca el pe­fil de la ciu­dad de Sin­ga­pur. A la dcha., la pis­ci­na in­fi­ni­ta de su azo­tea.

Arri­ba, vis­ta de Sin­ga­pur des­de el Gar­dens by the Bay. A la izq., Ma­ría en el ba­rrio chino. Dcha., per­so­nal de vue­lo de Sin­ga­po­re Airlines ves­ti­do por Pie­rre Bal­main y jar­dín na­cio­nal de or­quí­deas. SIN­GA­PUR

Arri­ba, Mu­seo Na­cio­nal y tien­da tí­pi­ca del ba­rrio de Brad­don, la zo­na hips­ter de la ciu­dad. So­bre es­tas lí­neas, can­gu­ro en una re­ser­va y pa­seo en glo­bo.

Arri­ba, el im­pre­sio­nan­te Aus­tra­lia War Me­mo­rial. A la izq., en una de las ca­lles de Can­be­rra.

Arri­ba, mo­nu­men­to de­di­ca­do a los mao­ríes en We­lling­ton. So­bre es­tas lí­neas, se­de de Ar­qui­tec­tu­ra y Di­se­ño de la Vic­to­ria Uni­ver­sity.

Arri­ba, su­per­mer­ca­do de co­mi­da or­gá­ni­ca Moor Wilson’s, pa­seo ca­lle­je­ro y es­cul­tu­ra en Te Aro. A la de­re­cha, en la bu­si­ness class de Sin­ga­po­re Airlines.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.