LAIA COS­TA ROMPE FRON­TE­RAS

Lle­gó al ci­ne por azar y ha cau­sa­do sen­sa­ción fue­ra de nues­tras fron­te­ras. Aho­ra, ins­ta­la­da en Es­ta­dos Uni­dos, si­gue cre­cien­do y des­lum­bran­do. Pe­ro vuel­ve a ca­sa pa­ra pre­sen­tar un th­ri­ller. Por Ana San­tos / Fotos: Cé­sar Lu­ca­da­mo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Cuan­do se con­vir­tió en la pri­me­ra ex­tran­je­ra en ga­nar un Lo­la –el Goya ale­mán– por la pe­lí­cu­la Vic­to­ria, Laia tu­vo que cal­zar­se co­mo bue­na­men­te pu­do las san­da­lias an­te la indiscreta mi­ra­da de la cá­ma­ra y lle­gar a trom­pi­co­nes has­ta el es­ce­na­rio pa­ra agra­de­cer el premio. “Sim­ple­men­te, no lo es­pe­ra­ba”, ex­pli­ca. Una es­ce­na que re­fle­ja a la per­fec­ción có­mo ha si­do su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal. Por­que así, sin tam­po­co es­pe­rar­lo, es­ta ac­triz ca­ta­la­na de 32 años es hoy uno de los nom­bres que sue­nan con más fuer­za en el pa­no­ra­ma ci­ne­ma­to­grá­fi­co in­ter­na­cio­nal. “Un des­cu­bri­mien­to ex­tra­or­di­na­rio”, se­gún The New York Ti­mes, que la in­clu­yó en una lis­ta de in­tér­pre­tes a los que ha­bía que se­guir la pis­ta. Es la nue­va mu­sa del ci­ne in­die nor­te­ame­ri­cano, en el que em­pal­ma un pro­yec­to tras otro, y una de las más so­li­ci­ta­das en pro­yec­tos in­ter­na­cio­na­les; co­mo el th­ri­ller his­pano-ar­gen­tino Nie­ve ne­gra (es­treno, 12 de abril), que es­tá pro­mo­cio­nan­do y en el que com­par­te pro­ta­go­nis­mo con Ri­car­do Da­rín y Leo­nar­do Sba­ra­glia. “Es una his­to­ria muy in­tere­san­te, abor­da esos cla­ros­cu­ros que to­dos te­ne­mos –ex­pli­ca–. Y a ni­vel in­ter­pre­ta­ti­vo ha si­do una ex­pe­rien­cia muy en­ri­que­ce­do­ra por­que to­do es muy su­til, muy pa­ra aden­tro, y no hay es­pa­cio pa­ra esa co­sa tí­pi­ca de los ac­to­res de que­rer lu­cir­se co­mo sea”.

La vic­to­ria de Vic­to­ria

Laia era una de tan­tas ac­tri­ces ha­bi­tua­les en se­ries de te­le­vi­sión (El tiem­po en­tre cos­tu­ras o Carlos, Rey Em­pe­ra­dor) y se­cun­da­rias en la gran pan­ta­lla (Pal­me­ras en la nie­ve) has­ta que, ha­ce dos años, Vic­to­ria se cru­zó en su ca­mino. El di­rec­tor ale­mán Sebastian Schip­per bus­ca­ba una ac­triz es­pa­ño­la pa­ra pro­ta­go­ni­zar­la, vio a Laia en la se­rie Pul­se­ras ro­jas y se de­ci­dió. Y eso que Cos­ta lle­gó al cas­ting do­lo­ri­da y ma­gu­lla­da tras su enési­mo per­can­ce con la mo­to. “Des­pués de ese ac­ci­den­te, se la re­ga­lé a mi me­jor ami­ga –ex­pli­ca–. Ten­go un mon­tón de ci­ca­tri­ces por­que me caía mu­cho. ¿Sa­bes cuan­do mi­ras el fue­go o el mar y te que­das em­bo­ba­da? Pues yo me subía a la mo­to, me po­nía a pen­sar y me ol­vi­da­ba de fre­nar”. Ro­da­da en in­glés en un so­lo plano se­cuen­cia y sin guión, Vic­to­ria, que na­rra la de­sen­fre­na­da no­che de un gru­po de jó­ve­nes en Ber­lín, era un re­ga­lo pe­ro tam­bién un ejer­ci­cio de al­to ries­go. El ex­pe­ri­men­to sa­lió bien y se con­vir­tió en un fe­nó­meno que co­se­chó in­fi­ni­dad de pre­mios. “Mi vi­da es la mis­ma pe­ro, gra­cias a Vic­to­ria, se me han abier­to las puer­tas del ci­ne eu­ro­peo y nor­te­ame­ri­cano. Mi me­ta nun­ca fue tra­ba­jar fue­ra, ni pen­sa­ba ha­cer más ci­ne que te­le­vi­sión, pe­ro ha ocu­rri­do así. Es­ta es una pro­fe­sión tan vo­lá­til y tie­nes tan po­co con­trol so­bre lo que pa­sa que lo me­jor que pue­des ha­cer es bai­lar al rit­mo al que van sur­gien­do las opor­tu­ni­da­des. En es­tos mo­men­tos, soy más emo­cio­nal que ra­cio­nal; me da igual si el pro­yec­to y mi per­so­na­je son gran­des o de dón­de ven­gan, so­lo si­go mi ins­tin­to”, di­ce.

¿Ac­triz yo?

La tra­yec­to­ria vi­tal y pro­fe­sio­nal de Laia es muy atí­pi­ca. Nun­ca so­ñó con ser ac­triz. De he­cho, se doc­to­ró en Pu­bli­ci­dad y Re­la­cio­nes Pú­bli­cas y tra­ba­jó du­ran­te años en una agen­cia. “Le de­di­ca­ba mu­chí­si­mas ho­ras has­ta que me fui a una em­pre­sa ale­ma­na; sa­lía a las seis de la tar­de y te­nía bas­tan­te tiem­po li­bre. Mi her­ma­na Noemí me con­ven­ció pa­ra que nos apun­tá­ra­mos a un cur­so de in­ter­pre­ta­ción y has­ta hoy... Pe­ro in­clu­so cuan­do ya lle­va­ba va­rios años tra­ba­jan­do co­mo ac­triz, si me pre­gun­ta­ban a qué me de­di­ca­ba de­cía que era eje­cu­ti­va de cuen­tas”. Tal vez por eso re­cuer­da ní­ti­da­men­te el día en que de­ci­dió cam­biar el rum­bo. “Fue el 8 de agos­to de 2011 –cuen­ta–. El ocho es mi nú­me­ro fa­vo­ri­to, era un do­min­go y con­du­cía de Barcelona a Ma­drid con mi chi­co, Da­vid, pa­ra em­pe­zar mi pri­me­ra se­rie. Lla­mé a mi je­fa en la agen­cia y le di­je: “Voy a es­tar un año fue­ra, lue­go vuel­vo”. El re­gre­so nun­ca se pro­du­jo y Laia es fe­liz con lo que ha­ce, pe­ro tam­bién tie­ne los pies en la tie­rra. “Es­toy dis­fru­tan-

“Hay que bai­lar al rit­mo de las opor­tu­ni­da­des”

do mu­cho y me sien­to muy afor­tu­na­da por­que es­ta pro­fe­sión me com­ple­ta co­mo ser hu­mano. El he­cho de mi­me­ti­zar­te con otras per­so­nas te obli­ga a ser to­le­ran­te y a em­pa­ti­zar con reali­da­des que nun­ca vas a vi­vir, y eso me en­ri­que­ce. Pe­ro es­te es un via­je de ida y vuel­ta y, ha­blan­do con ac­to­res más ma­yo­res, se im­po­ne una reali­dad: a par­tir de los 45 años hay un va­cío in­ter­pre­ta­ti­vo tre­men­do. Es­toy pre­pa­ra­da pa­ra no es­pe­rar a que al­guien me ofrez­ca tra­ba­jo. No es sano men­tal­men­te. Me gus­tan mu­chí­si­mas co­sas y hay que vi­vir el mo­men­to in­ten­sa­men­te”. Esa ac­ti­tud sin ata­du­ras pa­re­ce pro­pia de su ge­ne­ra­ción, la de los mi­llen­nials. “Mis pa­dres me tras­mi­tie­ron que de­bía es­tu­diar por­que así ten­dría un tra­ba­jo y una fa­mi­lia y se­ría fe­liz. Esa era la ecua­ción. Pe­ro mi ge­ne­ra­ción se ha to­pa­do con una reali­dad dis­tin­ta. Pue­des es­tar su­per­pre­pa­ra­do aca­dé­mi­ca­men­te, pe­ro vas em­pal­man­do con­tra­tos tem­po­ra­les o te tie­nes que ir al ex­tran­je­ro a bus­car­te la vi­da. Mi her­ma­na y yo pro­me­ti­mos te­ner una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria y la tu­vi­mos, pe­ro des­pués ele­gi­mos otro ca­mino. Ella, que es­tu­dió Ar­qui­tec­tu­ra y fue ac­triz, se mar­chó a Di­na­mar­ca y hoy es es­ce­nó­gra­fa de tres pro­duc­cio­nes tea­tra­les en Lon­dres, Broad­way y Copenhague. Mis pa­dres han en­ten­di­do que sus re­glas del jue­go ya no son vá­li­das y es­tán muy or­gu­llo­sos de no­so­tras. Me los lle­vo a to­das par­tes, han es­ta­do en Ber­lín y en el Fes­ti­val de Má­la­ga y dis­fru­tan mu­cho”. Cuan­do ju­ga­ba al baloncesto, sus com­pa­ñe­ras la lla­ma­ban Hu­ra­cán, un mo­te que ex­pli­ca mu­chas co­sas. “El baloncesto me lo ha en­se­ña­do to­do, mu­cho más que la uni­ver­si­dad. Mis ami­gas son las de mi equi­po, cre­cí con ellas, nos ayu­dá­ba­mos y nos en­fa­dá­ba­mos, sin ton­te­rías. Y si una

“La cul­tu­ra del es­fuer­zo y el com­pa­ñe­ris­mo los apren­dí en el baloncesto”.

se de­rrum­ba­ba por­que ha­bía ju­ga­do mal, allí es­tá­ba­mos las de­más pa­ra le­van­tar­la... ¡Mi­ra, se me po­nen los pe­los de pun­ta! –di­ce, emo­cio­na­da–. La cul­tu­ra del es­fuer­zo y el com­pa­ñe­ris­mo me han apor­ta­do mu­cho en mi pro­fe­sión por­que te en­se­ñan a te­ner una ac­ti­tud de­por­ti­va en to­dos los as­pec­tos. Su­pon­go que por eso cuan­do tra­ba­jo en Es­ta­dos Uni­dos y sur­gen pro­ble­mas en el ro­da­je, me los sue­lo to­mar bien”. Del de­por­te tam­bién le ha que­da­do una que­ren­cia por los subido­nes de adre­na­li­na. Por­que ba­jo su apa­rien­cia dul­ce y aniña­da –apa­ren­ta mu­chos me­nos años de los que tie­ne–, a Laia le atrae el ries­go. “Sien­to ex­ci­ta­ción al ti­rar­me a la pis­ci­na”, afir­ma. No du­dó en ra­par­se la ca­be­za cuan­do in­ter­pre­tó a una en­fer­ma de cán­cer en Pul­se­ras ro­jas; de­bu­tó en el tea­tro con la obra Atra­co, pa­li­za y muer­te en Ag­ba­nas­pach, con un tex­to en ale­mán –del que no ha­bla ni una pa­la­bra– y se pre­sen­ta en cual­quier pun­to del pla­ne­ta si cree que el pro­yec­to me­re­ce la pe­na. “No sé si soy va­lien­te, el mie­do se sien­te, pe­ro hay que con­se­guir mo­ver las pier­nas, ¿no?”, di­ce. Y, por su­pues­to, tra­ba­jar du­ro. “¿Suer­te? Yo siem­pre di­go: “Que la opor­tu­ni­dad te pi­lle pre­pa­ra­da”. An­tes de Vic­to­ria, es­tu­ve dos años es­tu­dian­do en un cen­tro que for­ma a ac­to­res es­pa­ño­les pa­ra ac­tuar en in­glés, por­que al es­tar pen­dien­te de la len­gua te ol­vi­das de la par­te emo­cio­nal”. Gra­cias a eso lo­gró una re­pre­sen­tan­te en Es­ta­dos Uni­dos y pu­do se­guir a su pa­re­ja has­ta Mia­mi sin te­ner que re­nun­ciar a na­da. “Al prin­ci­pio, pen­sé que era me­jor es­tar en Eu­ro­pa, pe­ro a Da­vid le ofre­cie­ron abrir la de­le­ga­ción en Amé­ri­ca de una em­pre­sa de mar­ke­ting y pu­bli­ci­dad, y nos ins­ta­la­mos allí, aun­que en reali­dad vi­vi­mos co­mo dos sal­ta­mon­tes, siem­pre de un si­tio a otro. Los dos es­ta­mos en un

gran mo­men­to pro­fe­sio­nal y sa­be­mos que hay eta­pas en la vi­da en las que to­ca sem­brar. Lle­va­mos mu­chos años jun­tos, for­ma­mos un buen equi­po y nos apo­ya­mos pro­fe­sio­nal­men­te. So­le­mos de­cir que po­de­mos ser nues­tros me­jo­res aman­tes y nues­tros peo­res enemi­gos. Aho­ra no veo el mo­men­to de pa­sar un par de me­ses jun­tos en Mia­mi. Lle­vo una ra­cha en la que aca­bo una pe­lí­cu­la un lu­nes y em­pie­zo otra el mar­tes. He ro­da­do tres se­gui­das, una lo­cu­ra, y cuan­do ter­mi­né me pu­se ma­lí­si­ma y tu­ve que pa­sar una se­ma­na en la ca­ma”. Ava Gard­ner afir­ma­ba que las ac­tri­ces con un ho­yue­lo en la bar­bi­lla, co­mo ella, te­nían un ex­tra de gla­mour. Cos­ta per­te­ne­ce a ese se­lec­to club. “El ho­yue­lo de la her­mo­su­ra”, de­cía mi abue­la ma­ter­na, que era ma­ra­vi­llo­sa”, cuen­ta. Ella no era una gran ci­né­fi­la, pe­ro aho­ra con­su­me pe­lí­cu­las de for­ma com­pul­si­va. “Con ca­da pro­yec­to me en­can­ta des­cu­brir la tra­yec­to­ria de ac­to­res y di­rec­to­res a los que ape­nas co­no­cía”, re­co­no­ce. Ad­mi­ra a Isa­be­lle Hup­pert en La pia­nis­ta,a Ge­na Row­lands en Una mu­jer ba­jo la in­fluen­cia y a Holly Hun­ter en El piano. Siem­pre mu­je­res fuer­tes. “Creo que de­be­ría­mos pa­sar más a la ac­ción. Y no me re­fie­ro so­lo a las ac­tri­ces, que so­mos un re­fle­jo de có­mo es­tá mon­ta­da la so­cie­dad. Aho­ra mu­chas com­pa­ñe­ras se que­jan de la dis­cri­mi­na­ción, y eso es­tá muy bien, pe­ro ten­dría­mos que ser más ac­ti­vas, de­cir no a cier­tas co­sas. En la pro­mo­ción de Nie­ve ne­gra, cuan­do me que­rían con­vo­car una ho­ra an­tes que al res­to del equi­po pa­ra ma­qui­llar­me, me ne­ga­ba. “Ha­ced­me lo mis­mo que a Leo o Ri­car­do, na­da más”, de­cía. No ha­ce fal­ta ir siem­pre con el ojo y los labios pin­ta­dos. He­mos crea­do una ima­gen de la mu­jer que no se co­rres­pon­de con la reali­dad y eso hay que de­cir­lo”. Si se pro­po­ne al­go…

“He­mos crea­do una ima­gen de la mu­jer que no se co­rres­pon­de con la reali­dad y hay que de­cir­lo”.

Ca­mi­se­ta y pan­ta­lón de Cé­li­ne pa­ra San­ta Eu­la­lia.

Cos­ta, con un ves­ti­do de Loe­we.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.