Pa­ren, que me ba­jo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En­tre No­so­tras - JU­LIA NAVARRO

NNO PUE­DO MÁS,

no lo so­por­to. Es­toy a pun­to de to­mar una de­ci­sión ra­di­cal: guar­dar el te­lé­fono mó­vil ba­jo sie­te lla­ves. Creo que los mó­vi­les nos es­tán es­cla­vi­zan­do al te­ner­nos co­mu­ni­ca­dos las 24 ho­ras del día. So­bre to­do, abo­rrez­co el What­sapp o más bien el uso que se sue­le ha­cer de es­te sis­te­ma de co­mu­ni­ca­ción. Ya hay mu­chas per­so­nas que se es­tán re­ve­lan­do an­te es­tas ma­qui­nas, in­clu­so al­gu­nos de los “pa­dres” de los nue­vos in­ven­tos que han da­do lu­gar a las re­des so­cia­les. Mi hi­jo me con­ven­ció de que te­ner What­sapp era im­pres­cin­di­ble y el ar­gu­men­to de­fi­ni­ti­vo fue que a él le re­sul­ta­ba más có­mo­do po­der en­viar­nos men­sa­jes por es­te medio cuan­do via­ja, por­que las lla­ma­das eran gra­tis o más ba­ra­tas. El ca­so es que, en­tre la po­si­bi­li­dad de sa­ber de él cuan­do no es­ta en ca­sa o de es­pe­rar una lla­ma­da que no llega, no tu­ve elec­ción y acep­té que me ins­ta­la­ra es­ta apli­ca­ción en mi te­lé­fono mó­vil. Bueno, pues des­de ese día no ten­go ni un mi­nu­to de so­sie­go. Ya sa­ben que me de­di­co a es­cri­bir y re­sul­ta di­fí­cil po­der con­cen­trar­se en la es­cri­tu­ra si a ca­da mo­men­to sue­na el in­so­por­ta­ble pi­ti­do del What­sapp anun­cian­do la en­tra­da de un nuevo men­sa­je.

NO SÉ A US­TE­DES,

pero a mí la ma­yo­ría de los men­sa­jes que me lle­gan son sen­ci­lla­men­te pres­cin­di­bles. Pa­ra em­pe­zar, me sor­pren­de la can­ti­dad de tiem­po li­bre que tie­ne la gen­te y, so­bre to­do, la ba­na­li­dad en la que se ha ins­ta­la­do nues­tra so­cie­dad. No hay día en que al­guien no me man­de al­gún ví­deo ab­sur­do: que si un ti­gre ali­men­ta a un pe­rro en no sé don­de, que si un chis­te es­tú­pi­do, que si unas de­cla­ra­cio­nes que ha he­cho al­guien so­bre al­go y que se han con­ver­ti­do en vi­ra­les... por no ha­blar de al­gu­nos que se creen en el de­ber de in­for­mar a to­dos los que es­ta­mos en su agen­da de cuan­to di­cen y ha­cen. Así que hay quie­nes me abru­man en­vián­do­me sus in­ter­ven­cio­nes en ter­tu­lias y de­ba­tes va­rios, sus ar­tícu­los de pren­sa... o los que te man­dan fotos, can­cio­nes, fra­ses cur­sis... To­tal, que de asun­tos de es­te ca­li­bre re­ci­bo unos cuan­tos What­sapp ca­da día.

ME PRE­GUN­TO

có­mo es po­si­ble que a mí me fal­ten ho­ras a lo lar­go del día y que ha­ya a quie­nes les so­bran pa­ra de­di­car­se a man­dar es­tos men­sa­jes sin sus­tan­cia. Una co­sa es lla­mar o man­dar un men­sa­je a al­guien so­bre un asun­to con­cre­to y otro in­va­dir la in­ti­mi­dad aje­na en­vian­do cual­quier co­sa. Es más, no po­día ima­gi­nar que al­gu­nas de las per­so­nas que co­noz­co y a las que ten­go por se­rias po­dían ha­cer un uso tan ex­tra­va­gan­te de es­ta apli­ca­ción. Las nue­vas he­rra­mien­tas de co­mu­ni­ca­ción son, sin du­da, ex­tra­or­di­na­rias pero la cues­tión de fon­do es pa­ra qué se usan. Y me te­mo que la ma­yor par­te de la gen­te las usa pa­ra con­tar na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.