Pa­la­bra de MU­JER

Cuan­do la víc­ti­ma no de­cla­ra en un jui­cio por vio­len­cia de gé­ne­ro, el hom­bre es ab­suel­to. Pe­ro a ve­ces ella no pue­de. ¿Por qué no se tie­ne en cuen­ta su es­ta­do psi­co­ló­gi­co?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Psicoactualidad - ISA­BEL ME­NÉN­DEZ, psi­có­lo­ga

Cque se in­ten­ten mo­di­fi­car las le­yes pa­ra que se pue­da es­cu­char la voz de la mu­je­res. Co­mo mues­tran los da­tos, la vía ju­rí­di­ca es ne­ce­sa­ria, pe­ro in­su­fi­cien­te. En­tre las nue­vas pro­pues­tas, es­tá la de mo­di­fi­car una ley del si­glo XIX que obli­ga a la víc­ti­ma a de­cla­rar en el jui­cio, ya que, en ca­so con­tra­rio, el agre­sor es ab­suel­to. Sin em­bar­go, en es­te con­tex­to hay que te­ner en cuen­ta que no se pue­de obli­gar a ha­blar a quien no pue­de ha­cer­lo. ¿Por qué una mu­jer se aco­ge a la dis­pen­sa de no de­cla­rar con­tra su maltratador? ¿Por qué re­ti­ra la de­nun­cia? Por mie­do, por mu­cho mie­do a lo que le pue­da pa­sar y por­que, una vez más, dis­cul­pa a su agre­sor alián­do­se en una com­pli­ci­dad in­cons­cien­te que, en mu­chas oca­sio­nes, aca­ba cos­tán­do­le la vi­da. El afán de erra­di­car la vio­len­cia sin te­ner en cuen­ta sus cau­sas, de­ja a la mu­jer sin com­pren­der el dra­ma que vi­ve y sin po­si­bi­li­dad pa­ra cam­biar de vi­da. Ella tie­ne que to­mar la pa­la­bra pa­ra de­cla­rar en un jui­cio, pe­ro tam­bién an­te sí mis­ma pa­ra no men­tir­se y cam­biar de po­si­ción fren­te a su maltratador. Pa­ra po­der ha­cer­lo ne­ce­si­ta ayu­da, tiem­po y que las pa­la­bras de la de­nun­cia y de sus pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes sir­van de al­go. Hay dos fren­tes des­de los que se pue­de ayu­dar a la mu-- jer. Uno es dar­le me­dios pa­ra vi­vir con sus hi­jos pro­te­gi­da y que no se ab­suel­va al maltratador con tan­ta fa­ci­li­dad. En es­te sen­ti­do, es bue­na la pro­pues­ta del Ob­ser­va­to­rio de la Vio­len­cia de Gé­ne­ro de que to­das las de­cla­ra­cio­nes se gra­ben y que si en el jui­cio oral la mu­jer no quie­re de­cla­rar, esas gra­ba­cio­nes pre­vias se uti­li­cen co­mo prue­ba. Te­ner en cuen­ta sus pa­la­bras des­de la pri­me­ra vez su­po­ne no ig­no­rar los gra­ves con­flic­tos psí­qui­cos por los que es­tá pa­san­do. El otro fren­te, es dar­le asis­ten­cia psi­co­ló­gi­ca des­de el ini­cio del pro­ce­so. Una mu­jer mal­tra­ta­da tie­ne que en­fren­tar­se a sí mis­ma y a su maltratador, de­be ac­ce­der a los con­flic­tos in­cons­cien­tes que han es­ta­lla­do aho­ra, pe­ro que co­men­za ce­le­bra­mos ron mu­cho an­tes. La víc­ti­ma no es cul­pa­ble de na­da, so­lo su­fre de una ten­den­cia au­to­des­truc­ti­va que la so­me­te a un hom­bre que quie­re des­truir­la. De­ma­sia­das mu­je­res han muer­to sin po­der ha­blar. Co­no­ce­mos el re­la­to de los he­chos, pe­ro na­da se sa­be del enig­ma que a ca­da una de ellas las lle­vó a so­por­tar lo in­so­por­ta­ble. Y ne­ce­si­tan ayu­da pa­ra sa­lir de ese po­zo sin fon­do que las aho­ga.

Rom­per el si­len­cio

En una pa­re­ja, las di­fi­cul­ta­des de uno se pro­yec­tan so­bre el otro. Las tendencias au­to­des­truc­ti­vas se ha­cen evi­den­tes cuan­do una mu­jer cae en bra­zos de un maltratador. Esas tendencias han si­do abo­na­das des­de la in­fan­cia. La mu­jer no sa­be ma­ne­jar su agre­si­vi­dad, no sa­be de­fen­der­se. Los mal­tra­ta­do­res odian lo fe­me­nino y ne­ce­si­tan de­mos­trar­se a sí mis­mos que son due­ños de esa per­so­na que

ellos re­ba­jan has­ta con­ver­tir en un ob­je­to. Mien­tras la mu­jer in­hi­be su agre­si­vi­dad y la so­por­ta cuan­do pro­vie­ne del hom­bre, es­te in­hi­be sus de­bi­li­da­des y las pro­yec­ta so­bre la mu­jer in­ten­tan­do des­truir­la. Pe­ro una si­tua­ción de mal­tra­to se pue­de cam­biar. La mu­jer tie­ne que po­ner pa­la­bras a lo que le su­ce­de. To­das las ayu­das ins­ti­tu­cio­na­les que se le pue­dan dar son ne­ce­sa­rias. Aho­ra bien, se ha­ce im­pres­cin­di­ble pro­por­cio­nar­le re­cur­sos in­ter­nos que la ayu­den a de­fen­der­se a sí mis­ma y pro­te­ger­se de la vio­len­cia. Una mu­jer mal­tra­ta­da ten­dría que dis­po­ner de me­dios pa­ra ser aten­di­da psi­co­ló­gi­ca­men­te, in­clu­so an­tes de la de­nun­cia. Ne­ce­si­ta rom­per los ba­rro­tes de la de­pen­den­cia emo­cio­nal y ac­ce­der a esa ayu­da pa­ra apren­der a com­pren­der­se y a cam­biar. ¿No se­ría con­ve­nien­te, si tie­nen mie­do, que pu­die­ran ha­blar en el lu­gar ade­cua­do? Las le­yes apor­tan un mar­co des­de el cual san­cio­nan al maltratador so­lo si la víc­ti­ma ha­bla en el jui­cio ra­ti­fi­can­do lo que ya di­jo. Pe­ro a ve­ces no pue­de. Fal­ta una ayu­da im­pres­cin­di­ble, ne­ce­si­ta co­no­cer las cau­sas que es­tán de­trás del in­fierno que vi­ve. Pe­ro eso ne­ce­si­ta tiem­po; si cuan­do lle­ga el jui­cio ella aún no pue­de ha­blar, ten­dría que ser su­fi­cien­te con las de­cla­ra­cio­nes an­te­rio­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.