Qué bus­can las mu­je­res en Tin­der

Co­mo an­tes en el mun­do real, hom­bres y mu­je­res nos en­con­tra­mos en la red so­cial de li­gue pe­ro... ¿bus­ca­mos lo mis­mo? ¿Es la tec­no­lo­gía una ven­ta­ja o se­gui­mos en­re­de­da­das en el se­xo y el amor? Por Car­men G. de la Cue­va

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En Directo -

LLu­cía, una pro­fe­so­ra de ma­te­má­ti­cas se­vi­lla­na de 31 años, co­no­ció en un bar a un chi­co que le pa­re­ció atrac­ti­vo y al día si­guien­te lo bus­có en Tin­der. Allí es­ta­ba. “Por suer­te, lo vi en per­so­na an­tes que en fo­tos por­que las que ha­bía ele­gi­do eran es­pan­to­sas”. Lu­cía cuen­ta có­mo el chi­co ya le ha­bía da­do a “me gus­ta” y en cuan­to ella lo en­con­tró, se pro­du­jo el match. “Yo no bus­ca­ba na­da se­rio. Lo vi, me gus­tó fí­si­ca­men­te y que­ría pa­sar­lo bien, pe­ro él des­de el prin­ci­pio me de­jó cla­ro que no me veía co­mo al­guien de una no­che”. Es­tu­vie­ron cha­tean­do tres se­ma­nas, sin que­dar por­que él de­cía que es­ta­ba muy ocu­pa­do y el día que fi­nal­men­te que­da­ron, él la avi­só ho­ras an­tes pa­ra can­ce­lar la ci­ta por­que es­ta­ba “ma­lo”. Y nun­ca más su­po de él. “Me sen­tía muy mal, muy frus­tra­da pen­san­do que ha­bía he­cho al­go que le ha­bía mo­les­ta­do”. Días des­pués, cuan­do Lu­cía lo co­men­tó con sus ami­gas, ellas le ha­bla­ron del ghos­ting (ver glo­sa­rio) y to­do que­dó cla­ro. A Ana, una es­cri­to­ra bar­ce­lo­ne­sa de 36 años, un chi­co le hi­zo lo mis­mo: “Es­tu­vi­mos cha­tean­do du­ran­te un mes, nos vi­mos tres ve­ces y lue­go se es­fu­mó”. Cuan­do Tin­der fue lan­za­da en 2012, sus crea­do­res, Sean Rad y Jus­tin Ma­teen, de 27 años, nun­ca lle­ga­ron a pen­sar que al­can­za­rían más de 50 mi­llo­nes de usua­rios en to­do el mun­do. Pri­me­ro lo pro­ba­ron en un cam­pus uni­ver­si­ta­rio de Los Ángeles. “To­do el mun­do tie­ne la ne­ce­si­dad de co­no­cer gen­te, lo que en el pa­sa­do sig­ni­fi­ca­ba ha­cer­lo fí­si­ca­men­te. He­mos con­ver­ti­do ese pro­ce­so en al­go más efi­cien­te”. Y fue to­do un éxi­to.

Match y ac­ción

Es cu­rio­so que al­gún tiem­po des­pués sal­tó la no­ti­cia de que una de sus crea­do­ras, la úni­ca mu­jer, Whit­ney Wol­fe, se fue de la em­pre­sa y de­man­dó a su ex­no­vio y je­fe de Mar­ke­ting, Jus­tin Ma­teen, por aco­so se­xual y dis­cri­mi­na­ción. Me­ses des­pués, Wol­fe lan­zó Bum­ble, una app pa­ra li­gar si­mi­lar a Tin­der pe­ro con la par­ti­cu­la­ri­dad de que las mu­je­res ha­blan pri­me­ro. Si se pro­du­ce un match, es ella la que pue­de ini­ciar el chat en las si­guien­tes 24 ho­ras. ¿Por qué? Por­que cual­quie­ra que ha­ya pro­ba­do Tin­der sa­be que hom­bres y mu­je­res se com­por­tan de ma­ne­ra muy dis­tin­ta con la apli­ca­ción. A first Look at user ac­ti­vity on Tin­der, un es­tu­dio re­cien­te de los in­ves­ti­ga­do­res Ga­reth Ty­son y Va­si­le C. Per­ta, de la Universidad Queen Mary de Lon­dres, re­ve­la­ba que las mu­je­res son mu­cho más se­lec­ti­vas do­si­fi­can­do “me gus­tas”, mien­tras que los hom­bres tien­den a dar “me gus­ta” a un nú­me­ro muy su­pe­rior de mu­je­res pa­ra au­men­tar sus pro­ba­bi­li­da­des de éxi­to. Ana, pu­bli­cis­ta ma­dri­le­ña de 25 años y usua­ria de Tin­der in­ter­mi­ten­te­men­te des­de ha­ce tres, cuen­ta que “so­lo le doy a “me gus­ta” si tie­ne en­tre tres y cin­co fo­to­gra­fías don­de pue­da vér­se­le des­de di­fe­ren­tes per­fi­les y com­par­ti­mos al­gu­na amis­tad en Fa­ce­book, eso me ase­gu­ra que hay me­nos po­si­bi­li­da­des de que se tra­te de un en­ga­ño”. Ma­rie­la Mi­che­ne­la, psi­coa­na­lis­ta y au­to­ra del es­tu­dio El amor en los tiem­pos de Goo­gle, con­fir­ma que mu­je­res y hom­bres bus­can co­sas dis­tin­tas y ahí ra­di­ca el prin­ci­pal pro­ble­ma de

El ma­yor ries­go de Tin­der es la an­sie­dad por la gra­ti­fi­ca­ción in­me­dia­ta.

Tin­der: “Una mu­jer sue­le bus­car al pa­dre de sus hi­jos, el amor ver­da­de­ro y un com­pa­ñe­ro de vi­da; mien­tras que un hom­bre, más a me­nu­do, quie­re li­gar y aña­dir mues­cas en el re­vól­ver. No­so­tras tam­bién, pe­ro so­lo has­ta que el re­loj bio­ló­gi­co em­pie­za a chi­llar”. Michelena ase­gu­ra que las mu­je­res son ca­pa­ces de dis­fru­tar del se­xo sin con­se­cuen­cias, pe­ro la pre­gun­ta de si una mu­jer quie­re te­ner hi­jos siem­pre lle­ga: “Sea cual sea la res­pues­ta, es una pre­gun­ta uni­ver­sal que to­da mu­jer se ha­ce una o va­rias ve­ces en la vi­da. Los hom­bres, a ve­ces, se la ha­cen, pe­ro la ma­yo­ría, no. La ma­ter­ni­dad es un te­ma pa­ra la mu­jer. No nos de­fi­ne, pe­ro es muy im­por­tan­te”. Por eso ca­da vez más mu­je­res se pre­gun­tan a sí mis­mas: cuan­do te abres una cuen­ta en Tin­der, ¿qué es­pe­ras en­con­trar real­men­te? Ain­hoa, di­se­ña­do­ra grá­fi­ca de 36 años, no lo te­nía muy cla­ro, pe­ro la cuen­ta le du­ró abier­ta un so­lo día. “Me pa­re­cía de­ma­sia­do su­per­fi­cial e iba de­ma­sia­do en­ca­mi­na­da al se­xo in­me­dia­to, a con­su­mir per­so­nas co­mo si fue­ran ob­je­tos, y no era lo que yo bus­ca­ba en ese mo­men­to”. A Ain­hoa tam­bién le re­sul­tó te­dio­so el te­ner que ini­ciar la mis­ma con­ver­sa­ción abu­rri­da una y otra vez pa­ra acer­car­se a los chi­cos que le gus­ta­ban. Un tiem­po des­pués se abrió una cuen­ta en Adop­ta un tío: “Ahí aguan­té un po­co más por­que el for­ma­to era me­nos agre­si­vo y te per­mi­tía con­tro­lar más con quién ha­bla­bas. Los chi­cos se tra­ba­ja­ban un po­co más los per­fi­les y se da­ban a co­no­cer co­mo per­so­nas, en lu­gar de ofre­cer sim­ple­men­te un pe­ne”.

“Po­de­mos dis­fru­tar del se­xo sin com­pro­mi­so, pe­ro bus­ca­mos otra co­sa”. Ma­rie­la Michelena

Un bar glo­ba­li­za­do

Ra­quel, fo­tó­gra­fa ga­di­ta­na de 30 años afin­ca­da en Lon­dres, que­ría, so­bre to­do, co­no­cer a gen­te. Lle­va tres años en Tin­der y ha te­ni­do unas 20 pri­me­ras ci­tas. Al­gu­nas han lle­ga­do a ser re­la­cio­nes de has­ta tres me­ses de du­ra­ción. “Lo me­jor de Tin­der es la can­ti­dad de gen­te que he co­no­ci­do y los si­tios a los que me han lle­va­do”. Ra­quel (bi­se­xual) cuen­ta que una de sus peo­res ci­tas fue con una chi­ca con la que que­dó pa­ra to­mar una cerveza y prác­ti­ca­men­te no se di­ri­gie­ron la pa­la­bra en dos ho­ras. “Creo que de­be­ría es­cri­bir un

blog con mis aven­tu­ras por­que me ha pa­sa­do de to­do”. En una ciu­dad co­mo Lon­dres, don­de su círcu­lo es de gen­te es­pa­ño­la, Ra­quel ha te­ni­do ci­tas con per­so­nas de paí­ses tan dis­pa­res co­mo Uz­be­kis­tán, Su­dá­fri­ca o Bra­sil. “En reali­dad, lo me­jor de Tin­der son las amis­ta­des que he he­cho por to­do el mun­do”. Y sin em­bar­go, la psicóloga Ran­die Gunt­her, ex­per­ta con­se­je­ra en re­la­cio­nes de pa­re­ja, lo tie­ne cla­ro: “Hom­bres y mu­je­res es­pe­ran en­con­trar to­da­vía a una per­so­na es­pe­cial que les ofrez­ca una co­ne­xión pro­fun­da a lar­go pla­zo”. Es­to pro­vo­ca una de­pen­den­cia del smartp­ho­ne que ha­ce que una mu­jer pue­da es­pe­rar du­ran­te ho­ras un men­sa­je de un chi­co que se­gu­ra­men­te es­té cha­tean­do con va­rias mu­je­res a la vez. Pe­ro, ¿cuán­to se pue­de sa­ber de otra per­so­na mi­ran­do tres fo­tos de sus via­jes y un pá­rra­fo so­bre sí mis­mo? Na­da. Pe­ro tam­po­co se pue­de sa­ber mu­cho más acer­ca de la vi­da de al­guien a quien no pue­des de­jar de mi­rar al otro la­do de una ba­rra de un bar o en la co­la del cine. En la vi­da real y en la vir­tual, de nue­vo, la bús­que­da del match fun­cio­na de ma­ne­ra pa­re­ci­da. Sin em­bar­go, Gunt­her pun­tua­li­za que “Tin­der pue­de ser tan adic­ti­vo co­mo el al­cohol o las dro­gas, en tan­to ac­ti­va la do­pa­mi­na (la hor­mo­na del pla­cer) en el ce­re­bro. Co­mo es­pe­cie nos gus­ta ca­zar, por lo que per­se­gui­mos nuevas ex­pe­rien­cias, un pro­ce­so ex­ci­tan­te, pe­ro que no ge­ne­ra ple­ni­tud: si las per­so­nas in­cu­rren so­lo en re­la­cio­nes fu­ga­ces siem­pre bus­ca­rán lo mis­mo a ex­pen­sas de apren­der a man­te­ner un com­pro­mi­so pe­se a las di­fi­cul­ta­des”. Ese es el ma­yor ries­go de Tin­der: la an­sie­dad por la gra­ti­fi­ca­ción in­me­dia­ta y la ne­ce­si­dad cons­tan­te de apro­ba­ción aje­na. “Lo que más me preo­cu­pa de Tin­der es su tem­po –di­ce Ma­rie­la Michelena–, que es de ab­so­lu­ta in­me­dia­tez y eso lo ha­ce mu­cho más frus­tran­te”. Aun­que a ve­ces (quién lo di­ría) en Tin­der tam­bién apa­re­ce el amor. Eu­ge­nia, una pe­rio­dis­ta ga­lle­ga de 31 años que vi­ve en Ma­drid, se abrió una cuen­ta des­pués de rom­per con su pa­re­ja de los úl­ti­mos 10 años: “Que­ría bus­car al­go fá­cil y sin com­pro­mi­so. Sin im­pli­ca­ción sen­ti­men­tal y per­so­nal. Pe­ro al fi­nal es im­po­si­ble. La par­te bue­na es que he co­no­ci­do gen­te con la que, en ma­yor o me­nor me­di­da, te­nía co­ne­xión”. Uno de los pri­me­ros chi­cos que co­no­ció le lle­vó una por­ción de tar­ta en la pri­me­ra ci­ta: “Lo bau­ti­cé co­mo Tin­der­tar­ta. Al­gún tiem­po des­pués, Eu­ge­nia en­con­tró al que hoy es su pa­re­ja: “¿Có­mo su­pe que era él? Pues co­mo lo sa­bes en cual­quier ci­ta fue­ra de las apli­ca­cio­nes: por­que quie­res vol­ver a ver­le. Sin más. Y él te quie­re ver a ti y la co­sa flu­ye. Y no tie­nes mu­cho que con­tar por­que lo es­tás vi­vien­do”.

Due­ña de tu de­seo

En una es­ce­na de Se­xo en Nue­va York, una Char­lot­te de ca­si 40 años le con­fie­sa a Ca­rrie que lle­va te­nien­do ci­tas des­de los 15 y que es­tá ex­haus­ta. “¿Dón­de es­tá él?”, le pre­gun­ta. Pues bien, qui­zá “él” no exis­ta, o no sea pa­ra siem­pre. En su li­bro Se­xo fu­tu­ro (Ed. del Lin­ce) la es­cri­to­ra Emily Witt cuen­ta que cuan­do lle­gó a los 30 años y se dio cuen­ta de que no era ca­paz de ser fe­liz es­tan­do so­la, al­go den­tro de ella se re­mo­vió. Su vi­da es­ta­ba lle­na de ex­pec­ta­ti­vas. “Se­guía vi­sua­li­zan­do mi ex­pe­rien­cia se­xual co­mo al­go que con el tiem­po lle­ga­ría a un fi­nal, co­mo un mo­no­rraíl que se des­li­za has­ta su úl­ti­ma pa­ra­da. Me apea­ría, me en­con­tra­ría ca­ra a ca­ra con otro ser hu­mano y nos aca­ba­ría­mos que­dan­do allí”.

His­to­ria ocul­ta

Al mis­mo tiem­po, Witt se pre­gun­ta­ba si ese fu­tu­ro del que le ha­bla­ron des­de ni­ña —que se­ría fe­liz pa­ra siem­pre al la­do de un chi­co per­fec­to— lle­ga­ría al­gu­na vez. “En cier­to mo­do, ca­da mu­jer que es­té pa­san­do 10 o más años de su vi­da adul­ta fue­ra de una re­la­ción mo­nó­ga­ma es­tá vi­vien­do una vi­da ori­gi­nal y no tie­ne mu­chos mol­des his­tó­ri­cos a los que re­cu­rrir en bus­ca de guía. La his­to­ria de la se­xua­li­dad fe­me­ni­na se ha ocul­ta­do. No es­toy se­gu­ra de si la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca las es­tá em­po­de­ran­do –di­ce la es­cri­to­ra–, pe­ro las mu­je­res tie­nen aho­ra más op­cio­nes que nun­ca, y eso sig­ni­fi­ca que es­ta­mos vi­vien­do to­dos nues­tra se­xua­li­dad de una ma­ne­ra más ho­nes­ta y au­tén­ti­ca”. Pe­ro ¿es po­si­ble li­be­rar­se de la bús­que­da de una re­la­ción ideal? Emily Witt cree que asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de tu pro­pio de­seo –en Tin­der o en tu ca­sa– no so­lo es po­si­ble sino ne­ce­sa­rio. ¿Sa­bes ya lo que quie­res tú? Que na­die te lo cuen­te.

¿Es po­si­ble pa­ra ellas li­be­rar­se de la bús­que­da de una re­la­ción ideal?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.