ELI­SA SEDNAOUI

La mo­de­lo y ac­triz ha en­ca­mi­na­do su vi­da ha­cia la so­li­da­ri­dad. A tra­vés de su ONG ofre­ce ac­ti­vi­da­des ar­tís­ti­cas a me­no­res des­fa­vo­re­ci­dos. Por C. Uran­ga

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Moda Vip -

“MI FA­MI­LIA HA TE­NI­DO QUE HUIR VA­RIAS VE­CES: DE SI­RIA, EGIP­TO, LÍ­BANO... SA­BE­MOS QUÉ ES DE­JAR TO­DO”. “MI PRIO­RI­DAD ES AYU­DAR A LOS NI­ÑOS MÁS DESPROTEGIDOS”

Le­ti­que­ta de so­cia­li­te ha­ce tiem­po que se le que­dó muy pe­que­ña a Eli­sa Sednaoui. Eso, a pe­sar de ser la es­po­sa y ma­dre del úni­co hi­jo del ga­le­ris­ta Alex De­lall: el ex­pri­mer amor de Car­lo­ta de Mó­na­co, hi­jo de An­drea de Ma­gal­haes (la me­jor ami­ga de Yves Saint Lau­rent) y her­mano de dos pe­sos pe­sa­dos de la moda, la top mo­del Ali­ce De­llal y Olym­pia, al­ma ma­ter de la fir­ma Char­lot­te Olym­pia. Pe­ro la pro­pia Sednaoui tie­ne un cu­rrí­cu­lum im­pre­sio­nan­te. Es­ta per­fec­ta com­bi­na­ción ge­né­ti­ca de an­te­ce­so­res si­rios, egip­cios, fran­ce­ses e ita­lia­nos es una de las mo­de­los más co­ti­za­das de la úl­ti­ma dé­ca­da. Tam­bién ha pro­ba­do la in­ter­pre­ta­ción y la di­rec­ción de do­cu­men­ta­les. Ha si­do mu­sa de Karl La­ger­feld –un mo­men­to que le cam­bió “la pers­pec­ti­va de la vi­da”– y es la dis­cí­pu­la pre­di­lec­ta en cau­sas so­cia­les de Dia­ne Von Furs­ten­berg, “la mu­jer más ge­ne­ro­sa que co­noz­co”. Tam­bién es la ahi­ja­da es­pi­ri­tual de Ch­ris­tian Lou­bou­tin. Su pa­dre cons­tru­yó al za­pa­te­ro una ca­sa en Lu­xor jun­to a la su­ya y Eli­sa pa­sa­ba los ve­ra­nos es­cu­chan­do bo­quia­bier- ta sus his­to­rias so­bre sti­let­tos, clubes noc­tur­nos y be­llí­si­mas mu­je­res pa­ri­si­nas. De su mano se in­ter­nó en los ca­mi­nos de la moda y ha des­fi­la­do pa­ra to­dos los gran­des, de Emi­lio Puc­ci a Gior­gio Ar­ma­ni, y pro­ta­go­ni­za­do al­gu­nas de las cam­pa­ñas más mí­ti­cas de los úl­ti­mos años, de Ca­va­lli a Bur­berry.

Ar­te en los co­le­gios de Lu­xor

Re­ti­ra­da de las pasarelas (aun­que muy ac­ti­va en editoriales y cam­pa­ñas) y con esas se­ñas de iden­ti­dad, la vi­da so­cial de­be­ría ser su leit mo­tiv. No en vano, su ma­ri­do y ella son miem­bros de pleno de­re­cho de la pan­di­lla más co­ol y boho chic de la al­ta so­cie­dad eu­ro­pea, esa en la que hay nom­bres co­mo San­to Do­min­go, Niar­chos o Mis­so­ni. Pe­ro a Eli­sa, ma­dre y empresaria so­cial, lo que real­men­te le preo­cu­pa no son ni las va­ca­cio­nes en Po­si­tano ni las reunio­nes en la man­sión lon­di­nen­se de su sue­gra en Ho­lland Park, cen­tro de reunión de lo más ex­qui­si­to de la so­cie­dad cul­tu­ral bri­tá­ni­ca. Lo que mue­ve a es­ta es­pec­ta­cu­lar be­lle­za de 29 años es lu­char por un mun­do más jus­to. Pa­ra con­se­guir­lo, ha crea­do su pro­pia ONG, Eli­sa Sednaoui Foun­da­tion, y no ce­ja en su em­pe­ño de re­cau­dar fon­dos con ce­nas, subas­tas y ga­las be­né­fi­cas en Mi­lán, París, Lon­dres y Nue­va York. Con el di­ne­ro que lo­gra, ha pues­to en mar­cha un pro­gra­ma de ac­ti­vi­da­des ar­tís­ti­cas en co­le­gios de los ba­rrios más des­fa­vo­re­ci­dos de Lu­xor, en Egip­to. “Mis prio­ri­da­des pro­fe­sio­na­les es­tán en­fo­ca­das a ayu­dar a ni­ños des­fa­vo­re­ci­dos –nos cuen­ta–. Me sien­to im­pli­ca­da con la ayu­da a los de­más, so­bre to­do a los más pe­que-

ños y desprotegidos. Nues­tros pro­yec­tos tie­nen un so­lo ob­je­ti­vo: que pue­dan en­con­trar un fu­tu­ro”. Tam­po­co de­ja de al­zar su voz pa­ra de­fen­der los de­re­chos de los re­fu­gia­dos si­rios. “Mi pro­pia fa­mi­lia ha te­ni­do que huir mu­chas ve­ces. De Si­ria pri­me­ro, a fi­na­les del si­glo XIX; de Egip­to des­pués, en los años 50; de Lí­bano, por la gue­rra. Sa­be­mos muy bien lo que sig­ni­fi­ca la per­se­cu­ción y te­ner que de­jar­lo to­do atrás: per­te­nen­cias, ami­gos, re­cuer­dos”, ex­pli­ca en una cam­pa­ña en la que par­ti­ci­pa jun­to Ri­ta Ora o Ja­mie Cu­llum.

La in­te­li­gen­cia de la be­lle­za

A Mu­jer­hoy le cuen­ta en Nue­va York, tras el des­fi­le de De­si­gual y en per­fec­to cas­te­llano, que es­tá enamo­ra­da de nues­tro país: “Me gus­ta to­do, su cul­tu­ra, su gas­tro­no­mía, sus pai­sa­jes, su cli­ma, su gen­te…”. Pa­ra la fir­ma bar­ce­lo­ne­sa tam­bién tie­ne ala­ban­zas: “Me encanta el colorido de su ro­pa, lo de­sen­fa­da­do y ale­gre de sus di­se­ños”. En su día a día abo­ga por la sen­ci­llez. “Me va­len un jer­sey y una ca­mi­se­ta con unos va­que­ros”. Eso sí, de ca­li­dad. “Me gus­tan los bue­nos te­ji­dos, las pren­das que no son de usar y ti­rar. Pre­fie­ro las que pue­den ser­vir de fon­do de ar­ma­rio y durar to­da la vi­da”. El es­pa­ñol no es el úni­co idio­ma que do­mi­na, tam­bién ha­bla ára­be, in­glés, fran­cés e ita­liano. Eli­sa vi­vió sus pri­me­ros años en El Cai­ro, ro­dea­da de ar­tis­tas. “So­lo te­nía adul­tos a mi al­re­de­dor y era to­do muy cos­mo­po­li­ta”, re­cuer­da. Cuan­do la his­to­ria de amor de sus pa­dres aca­bó, se tras­la­dó con su ma­dre a un pue­ble­ci­to del Pia­mon­te ita­liano. A los 14 años se fue a París, a ini­ciar su ca­rre­ra co­mo mo­de­lo con Lou­bou­tin. Ha vi­vi­do en Los Ángeles y Nue­va York, y se ha es­ta­ble­ci­do en Lon­dres. Allí na­ció su hi­jo Jack, que en ve­rano cum­pli­rá cua­tro años, y es don­de ha em­pe­za­do a cui­dar­se. “Siem­pre me ha da­do pe­re­za el ejer­ci­cio, pe­ro aho­ra ha­go Pi­la­tes y me encanta. La ali­men­ta­ción, el de­por­te y el des­can­so son muy im­por­tan­tes”, con­clu­ye.

“ME GUS­TAN LOS BUE­NOS TE­JI­DOS Y LAS PREN­DAS QUE NO SON DE USAR Y TI­RAR, QUE PUE­DEN DURAR TO­DA LA VI­DA”.

Eli­sa lle­va ca­mi­se­ta, pan­ta­lón y re­be­ca de cro­chet, to­do de De­si­gual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.