DES­PE­DIR al amor más fiel

No trai­cio­nan, no juz­gan, no aban­do­nan... el víncu­lo afec­ti­vo sen­ci­llo y sin­ce­ro que se crea con las mas­co­tas ali­via las ten­sio­nes emo­cio­na­les y la tris­te­za. Pe­ro cuan­do se van, es ne­ce­sa­rio afron­tar el due­lo.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos -

QQuie­nes ha­yan te­ni­do una mas­co­ta, sa­brán la re­la­ción afec­ti­va que se lle­ga a man­te­ner con ellas y lo que se las echa de me­nos cuan­do se van. La pa­la­bra mas­co­ta pro­vie­ne del fran­cés mas­cot­te, que sig­ni­fi­ca amu­le­to. Y es que los ani­ma­les de com­pa­ñía, es­pe­cial­men­te pe­rros y ga­tos, obran efec­tos be­ne­fi­cio­sos so­bre la sa­lud emo­cio­nal de ni­ños y adul­tos. Llegan a ser miem­bros de la fa­mi­lia y ali­vian las ten­sio­nes que en oca­sio­nes pa­de­cen. Los ma­yo­res sa­ben que su pe­rro siem­pre es­tá cuan­do ne­ce­si­tan con­sue­lo. En cuan­to a los pe­que­ños, los la­zos con su mas­co­ta les ayu­dan a su­pe­rar sen­sa­cio­nes de mie­do o re­be­lión ha­cia sus pa­dres. No re­sul­ta ex­tra­ño en­ton­ces que, cuan­do una mas­co­ta muere, se la­men­te su pér­di­da. De ahí que re­sul­te pre­ci­so atra­ve­sar un due­lo pa­ra acep­tar que ese ani­mal, so­bre el que he­mos de­po­si­ta­do par­te de nues­tros afec­tos, ya no es­tá. Ma­ría fue al mé­di­co por­que se en­con­tra­ba mal y llo­ra­ba con fre­cuen­cia. Cuan­do em­pe­zó a re­la­tar­le lo que le do­lía, (la ca­be­za, no po­día dor­mir, no te­nía ga­nas de co­mer, le do­lía el es­tó­ma­go…), el mé­di­co le pre­gun­tó cuán­do ha­bía em­pe­za­do a es­tar mal. Ella con­tes­tó: “Creo que ha­ce tres me­ses, tras la muer­te de Troy. Era mi pe­rro, tu­ve que sa­cri- fi­car­lo por­que es­ta­ba muy en­fer­mo”. El mé­di­co con­si­de­ró que es­ta­ba de­pri­mi­da, le re­ce­tó un an­ti­de­pre­si­vo y le di­jo que vol­vie­ra en un mes. Cuan­do sa­lió de la con­sul­ta, se en­con­tra­ba me­jor. Ha­bía po­di­do ha­blar de lo que la en­tris­te­cía. Ade­más, se sen­tía cul­pa­ble por ha­ber de­ci­di­do dor­mir­lo pa­ra siem­pre.

Com­pa­ñía y en­ten­di­mien­to

Pa­ra Ma­ría, Troy era un apo­yo muy im­por­tan­te en su equi­li­brio emo­cio­nal. Ella sa­bía que es­ta­ba tris­te por eso, pe­ro no lo de­cía por­que no to­do el mun­do lo en­ten­día. Lo que re­pre­sen­ta­ba pa­ra ella es­ta­ba más allá de lo que ra­cio­nal­men­te se po­día en­ten­der. Lle­gó a su vi­da cuan­do te­nía 47 años y du­ran­te 16 ha­bían es­ta­do jun­tos. Es­ta­ba re­cién ju­bi­la­da y se ha­bía se­pa­ra­do ha­ce años. Las ten­sio­nes con su ex fue­ron du­ras: las idas y ve­ni­das de sus tres hi­jos en­tre su ca­sa y la de su ex fue­ron es­tre­san­tes. Su re­lax era pa­sear con Troy. En oca­sio­nes Ma­ría ha­bla­ba con él men­tal­men­te que, ca­ri­ño­so, se acer­ca­ba co­mo si qui­sie­ra con­so­lar­la. Ella se sen­tía acom­pa­ña­da y a ve­ces pen­sa­ba que su pe­rro la en­ten­día. Era una re­la­ción sim­ple y sen­ci­lla, nun­ca se ha­bía sen­ti­do en­fa­da­da con él. Era el acom­pa­ñan­te per­fec­to: nun­ca pe­día na­da, ja­más se en­fa­da­ba, era in­con­di­cio­nal. Aho­ra que no tra­ba­ja­ba y sus hi­jos se ha­bían ido de ca­sa, su muer­te la ha­cía sentirse so­la, sin ga­nas. Con las mas­co­tas se es­ta­ble­cen la­zos afec­ti­vos que ali­vian las ten­sio­nes emo­cio­na­les. Los ani­ma­les no cam­bian de opi­nión, no trai­cio­nan, no juz­gan, no ha­cen sen­tir ver­güen­za, no te las­ti­man a no ser que ten­gan que de­fen­der­se,

no te aban­do­nan, no sien­ten ren­cor. El ani­mal te quie­re, te es­pe­ra, te con­vier­te en lí­der y te de­fien­de. Siem­pre te bus­ca, no pue­de men­tir ni en­ga­ñar­te. Acom­pa­ñan en la vi­da y pue­den ser un bál­sa­mo pa­ra las tris­te­zas y sin­sa­bo­res. Freud, que tu­vo pe­rros y a ve­ces pa­sa­ba con­sul­ta con uno tum­ba­do en la al­fom­bra, ha­bla­ba del amor a los ani­ma­les y se­ña­la­ba que con ellos se pro­du­ce un afec­to sin am­bi­va­len­cia, im­po­si­ble con las per­so­nas. Ade­más, se pro­du­ce con ellos una afi­ni­dad ín­ti­ma y una so­li­da­ri­dad in­dis­cu­ti­ble, que tran­qui­li­za y re­la­ja a su due­ño. El des­cu­bri­dor del in­cons­cien­te sa­bía de la com­ple­ji­dad de los de­seos y afec­tos del ser hu­mano. En el ani­mal to­do es más sim­ple. Su pér­di­da nos afec­ta y con­vie­ne te­ner­lo en cuen­ta y po­ner pa­la­bras a lo que se sien­te. Rea­li­zar un ac­to de des­pe­di­da ayu­da a ha­cer­nos car­go de nues­tros sen­ti­mien­tos. Al­gu­nas per­so­nas se nie­gan a te­ner otro ani­mal tras per­der al que que­rían. Una mas­co­ta es in­sus­ti­tui­ble, hay que des­pe­dir­se y rea­li­zar el due­lo pa­ra acep­tar su pér­di­da. Pe­ro, pa­sa­dos va­rios me­ses, se po­dría pen­sar en que otra mas­co­ta po­dría es­tar es­pe­ran­do que nos ha­ga­mos car­go de ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.