MA­RA SWAN

Es una de las ma­yo­res ex­per­tas en el mun­do del tra­ba­jo. Di­ce que duer­me cua­tro ho­ras al día y que no es un ejem­plo de con­ci­lia­ción. ¿Su con­se­jo? Quien agi­li­ce su ca­pa­ci­dad de apren­der, siem­pre se­rá ne­ce­sa­rio. Por Bea­triz Na­va­zo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - MA­RA SWAN VI­CE­PRE­SI­DEN­TA EJE­CU­TI­VA DE ES­TRA­TE­GIA GLO­BAL Y TA­LEN­TO DE MAN­PO­WER GROUP

Cie­rra los ojos mien­tras le re­to­can el ma­qui­lla­je y ase­gu­ra que es el mo­men­to más re­la­jan­te que re­cuer­da en los úl­ti­mos tiem­pos. Aca­ba de vo­lar des­de Mil­wau­kee (EE.UU.), don­de se ubi­ca la se­de cen­tral de Man­po­wer Group, la mul­ti­na­cio­nal lí­der en el sec­tor de re­cur­sos hu­ma­nos y ges­tión de ta­len­to, y cuen­ta que, aun­que acostumbra a dor­mir unas cua­tro ho­ras al día, hoy ape­nas ha lle­ga­do a una. Un da­to que na­die adi­vi­na­ría, vien­do su ni­vel de ener­gía y su ex­ce­len­te hu­mor. Ma­ra Swan es­tá con­si­de­ra­da una de las 15 mu­je­res más in­flu­yen­tes de Es­ta­dos Uni­dos en el cam­po de los re­cur­sos hu­ma­nos y es una co­no­ci­da con­fe­ren­cian­te in­ter­na­cio­nal. “Si me pre­gun­tas qué me ha ayu­da­do a lle­gar don­de es­toy, la res­pues­ta es un buen sen­ti­do del hu­mor”. Y al­gu­nas otras co­sas que fue apren­dien­do por el ca­mino, co­mo a pa­sar olím­pi­ca­men­te de la tram­pa de la per­fec­ción que an­tes o des­pués to­da mu­jer tie­ne que aca­bar sor­tean­do.

Mu­jer­hoy. ¿Al­guien le in­cul­có la idea de que po­dría lle­gar tan al­to co­mo qui­sie­ra?

Ma­ra Swan. Los re­fe­ren­tes son im­por­tan­tes, pe­ro pa­ra las mu­je­res de mi ge­ne­ra­ción no los ha­bía, por eso so­le­mos tra­ba­jar en mar­ke­ting, re­cur­sos hu­ma­nos o re­la­cio­nes pú­bli­cas, por­que eran los cam­pos que es­ta­ban re­ser­va­dos pa­ra no­so­tras.

¿Ha su­fri­do dis­cri­mi­na­ción por ser mu­jer?

Sí y si­gue sien­do bas­tan­te do­lo­ro­so re­cor­dar­lo. No me gus­ta mu­cho ha­blar de es­to por­que pre­fie­ro cen­trar­me en lo positivo, pe­ro creo que son pe­que­ñas co­sas que ocu­rren a dia­rio, co­mo cuan­do es­tás en una reunión y una mu­jer pro­po­ne una idea que pa­sa to­tal­men­te des­aper­ci­bi­da, pe­ro so­lo unos mi­nu­tos más tar­de la plan­tea un hom­bre y, de re­pen­te, es una idea fan­tás­ti­ca que to­dos aplau­den…

Y sin em­bar­go, hay quien di­ce que el te­cho de cris­tal exis­te por­que las mu­je­res no so­mos am­bi­cio­sas… Es po­si­ble. Yo me pu­se el te­cho a mí mis­ma no per­mi­tién­do­me te­ner al­gu­nos sue­ños, no asu­mien­do ries­gos o no atre­vién­do­me a ha­cer de­ter­mi­na­das co­sas, in­clu­so cuan­do sos­pe­cha­ba que po­dría ha­cer­las real­men­te bien. Es­pe­ro ha­ber edu­ca­do a mi hi­ja de ma­ne­ra di­fe­ren­te.

¿Có­mo po­de­mos rom­per esa ba­rre­ra?

Lo esen­cial en la lu­cha por los de­re­chos de las mu­je­res, lo que no po­de­mos ol­vi­dar, es que de­be­ría­mos po­der ha­cer lo que que­ra­mos ha­cer: ele­gir ser CEO o ma­dres a tiempo com­ple­to, o que­dar­se en ca­sa o tra­ba­jar a me­dia jor­na­da... Pa­ra mí, es una cues­tión de te­ner to­das las op­cio­nes de po­der ele­gir.

¿Y qué im­pi­de a las mu­je­res lle­gar a pues­tos de li­de­raz­go?

Lo que yo he ob­ser­va­do es que, en ge­ne­ral, la fa­mi­lia si­gue sien­do un fac­tor con­di­cio­nan­te so­lo pa­ra no­so­tras. Cuan­do una mu­jer quie­re te­ner una ca­rre­ra, pe­ro tam­bién una fa­mi­lia, in­ten­ta pla­ni­fi­car­lo to­do, to­mar de­ci­sio­nes por si me ca­so, por si ten­go un be­bé, por si ten­go que via­jar... en lu­gar de sim­ple­men­te lan­zar­se e ir re­sol­vien­do. Creo que no­so­tras pla­ni­fi­ca­mos de­ma­sia­do y que­re­mos te­ner bien ata­das to­das nues­tras po­si­bles cir­cuns­tan­cias. La se­gun­da co­sa que he ob­ser­va­do es que nos po­ne­mos mu­cha pre­sión so­bre nues­tra pers­pec­ti­va de lo que sig­ni­fi­ca ser mu­jer, pa­re­ja, no­via, ma­dre, en có­mo que­re­mos lle­var la ca­sa, edu­car a nues­tros hi­jos y ha­cer­nos

“La fa­mi­lia si­gue sien­do un fac­tor con­di­cio­nan­te so­lo pa­ra no­so­tras”.

car­go de to­do. Pe­ro no se pue­de ha­cer es­to si te­ne­mos una ca­rre­ra. Nos han pro­gra­ma­do pa­ra que que­ra­mos ser per­fec­tas, el pro­ble­ma es que no lo so­mos ni lo se­re­mos por mu­cho que lo in­ten­te­mos. Yo ya ha­ce mu­cho tiempo que he de­ja­do eso atrás, yo ya no quie­ro ser per­fec­ta. Y otra co­sa que he ob­ser­va­do co­mo eje­cu­ti­va de re­cur­sos hu­ma­nos es que las mu­je­res quie­ren tra­ba­jar pa­ra per­so­nas que les caen bien y es­to las li­mi­ta tam­bién pa­ra lle­gar más arri­ba.

¿Có­mo con­ci­lia us­ted? ¿Cuán­tas ho­ras tie­ne su jor­na­da la­bo­ral?

No lo di­ré por­que no se­ría un buen ejem­plo. Pe­ro aho­ra pue­do por­que mis hi­jos ya son ma­yo­res e in­de­pen­dien­tes, y cuan­do lle­go a ca­sa no ten­go que plan­char, ni po­ner la la­va­do­ra, ni ha­cer la cena… Mi ma­ri­do se ocu­pa de to­do. Aun así, cuan­do los ni­ños eran pe­que­ños no po­día pa­sar 15 días fue­ra co­mo aho­ra.

Qué im­por­tan­te es ele­gir bien con quién ca­sar­se…

¡Esa es la cla­ve! Ab­so­lu­ta­men­te. Es us­ted una fir­me de­fen­so­ra de los pro­gra­mas de men­to­ring… Sí. So­bre to­do cuan­do las mu­je­res va­mos cum­plien­do años y una ya se ha rea­li­za­do, ya con­si­guió su­pe­rar al­gu­nas ba­rre­ras, es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad ayu­dar a otras. Yo tu­ve que afron­tar so­la mis desafíos y co­me­tí mu­chos erro­res por el ca­mino, aho­ra me sien­to muy afor­tu­na­da por po­der ayu­dar a otras a evi­tar los pro­ble­mas que ex­pe­ri­men­té.

A co­mien­zos de la cri­sis, se de­cía que hu­bie­ra si­do di­fe­ren­te si Leh­man Brot­hers hu­bie­ra si­do “brot­hers and sis­ters” [her­ma­nos y her­ma­nas]. ¿Es apre­cia­do el aporte de las mu­je­res en el ám­bi­to em­pre­sa­rial? Yo no creo que sea bueno, en nin­gún ca­so, que un equi­po de tra­ba­jo es­té for­ma­do úni­ca­men­te por hom­bres blan­cos, co­mo su­ce­de, por ejem­plo, en el ac­tual Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos. Creo que las mu­je­res apor­tan una di­fe­ren­cia, pien­san más en las per­so­nas, las pre­gun­tas que for­mu­lan son otras, los pun­tos de vis­ta que ofre­cen son dis­tin­tos…

¿En qué es­tá cam­bian­do el mun­do la­bo­ral? ¿Qué van a bus­car los di­rec­to­res de RRHH en el fu­tu­ro pró­xi­mo?

Lo que he­mos vis­to en el mer­ca­do es que no sa­be­mos qué ti­po de cua­li­da­des van a ser ne­ce­sa­rias, de­bi­do a la au­to­ma­ti­za­ción, la in­te­li­gen­cia di­gi­tal y la ro­bó­ti­ca. Mi con­se­jo es que hay que te­ner una bue­na com­bi­na­ción de ca­pa­ci­da­des ma­te­má­ti­cas con ha­bi­li­da­des crea­ti­vas, de co­la­bo­ra­ción y de co­mu­ni­ca­ción, de co­sas que las má­qui­nas no po­drán ha­cer por no­so­tros. Ade­más, se­rá cru­cial la ha­bi­li­dad de se­guir apren­dien­do, ese se­rá el gran ecua­li­za­dor. Las em­pre­sas no pue­den pre­de­cir qué ne­ce­si­ta­rán, por lo que su apues­ta se­rá con­tra­tar a per­so­nas de acuer­do a la ra­pi­dez con que apren­den nue­vas ha­bi­li­da­des. Y las mu­je­res de­ben cen­trar­se en en­tre­nar es­ta agi­li­dad, es­tar pre­pa­ra­das pa­ra to­mar ven­ta­ja en los cam­bios y no que­dar­se atrás.

“No es bueno un equi­po so­lo de hom­bres blan­cos, co­mo el Go­bierno de Trump”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.