RAPERAS Y RE­BEL­DES

De­nun­cian­do con va­lor (y flow) los abu­sos de la sha­ria en Irán o el ma­chis­mo en Gua­te­ma­la. Las hip­ho­pe­ras del mun­do for­man un fren­te glo­bal con­tra la vio­len­cia. Por B. Gon­zá­lez

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

AA So­ni­ta Ali­za­deh le bas­tó una can­ción pa­ra evi­tar un ma­tri­mo­nio con­cer­ta­do. Te­nía 16 años cuan­do se en­te­ró de que su fa­mi­lia en Af­ga­nis­tán es­ta­ba bus­cán­do­le un ma­ri­do con el que con­se­guir una do­te de 9.000 dó­la­res y pen­só en una sa­li­da: su­bir a You­tu­be un ví­deo con el rap que ha­bía es­cri­to, No­vias en ven­ta, en el que de­nun­cia­ba una reali­dad que afec­ta a mi­llo­nes de mu­je­res en el mun­do. To­do un ac­to de va­len­tía en un país don­de no es­tá per­mi­ti­do que las mu­je­res can­ten si no es jun­to a un hom­bre, y me­nos aún acer­ca de un te­ma tan con­tro­ver­ti­do.

Vi­ra­li­dad y ac­ti­vis­mo

Su te­ma se hi­zo vi­ral y aquel rap aca­bó sal­ván­do­la del mer­ca­do de ma­tri­mo­nios for­za­dos. Pe­ro So­ni­ta no ha si­do la úni­ca a quien es­te gé­ne­ro mu­si­cal, ca­rac­te­ri­za­do por sus lar­gos tex­tos can­ta­dos de ma­ne­ra ca­si mo­no­lo­ga­da y sin­co­pa­da, le ha ser­vi­do co­mo al­ta­voz pa­ra de­fen­der sus de­re­chos. Myam Mah­moud, una jo­ven egip­cia de 21 años, tam­bién usó la poe­sía ur­ba­na na­ci­da en el Bronx de los años 70 pa­ra lla­mar la aten­ción so­bre el aco­so se­xual en su país. Y la abo­ga­da Iveth Ma­fund­za ra­pea pa­ra que las jó­ve­nes mo­zam­bi­que­ñas se­pan que pue­den ha­cer va­ler sus de­re­chos. Ellas son so­lo al­gu­nas de las ar­tis­tas que es­tán con- si­guien­do cam­biar las re­glas en el uni­ver­so del hip hop, al que los tó­pi­cos pin­tan co­mo el pa­raí­so ma­chis­ta y mi­só­gino don­de sin pe­dir per­mi­so. Con des­ca­ro y con sus pro­pias ar­mas, es­tas chi­cas se han co­la­do en un es­ce­na­rio don­de ca­si na­die se las es­pe­ra­ba. En­tre las nue­vas fem­cees o mu­je­res raperas hay mú­si­cas pe­ro tam­bién abo­ga­das, po­li­tó­lo­gas, es­cri­to­ras y pe­rio­dis­tas que ba­ta­llan a dia­rio por los de­re­chos de las mu­je­res con un mi­cró­fono, in­ge­nio y una ac­ti­tud que de­ja cla­ro que no se van a de­jar pi­sar. La co­si­fi­ca­ción y el tra­to de­ni­gran­te a las mu­je­res son ha­bi­tua­les en las le­tras del rap. ¿Ejem­plos de mi­so­gi­nia? Los

N-Y (MDE Click) can­tan: “No me lla­mes pa­pi, llá­ma­me je­fe, si te aga­rro del bra­zo, ¿qué te pa­re­ce?”. Y es­ta es so­lo una de las per­las más su­ti­les de can­cio­nes que muy a me­nu­do caen en la apo­lo­gía de la vio­len­cia de gé­ne­ro. Pe­ro tam­bién exis­te otro ti­po de rap. Cuan­do ha­ce dos años el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Ba­rack Oba­ma hi­zo pú­bli­ca su lis­ta de can­cio­nes pa­ra el ve­rano en su cuen­ta per­so­nal de Twit­ter, to­da la pren­sa ala­bó su buen gus­to: jun­to a clá­si­cos co­mo Frank Si­na­tra, Bob Dy­lan o Ray Char­les in­clu­yó a la ar­tis­ta Ma­la Ro­drí­guez, la ra­pe­ra es­pa­ño­la más in­ter­na­cio­nal. Su in­clu­sión en la play­list de Oba­ma sor­pren­dió, pe­ro era la evi­den­cia de que nues­tra Ma­la, con sus him­nos fe­mi­nis­tas y an­ti­rra­cis­tas ha cru­za­do fron­te­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.