KATH­RI­NE SWIT­ZER La pio­ne­ra run­ning del

Cris­ti­na Mi­tre, im­pul­so­ra del mo­vi­mien­to Mu­je­res que co­rren, acom­pa­ña a Kath­ri­ne Swit­zer en su re­gre­so a la ma­ra­tón de Bos­ton, 50 años des­pués. Una en­tre­vis­ta en za­pa­ti­llas con la pri­me­ra ma­ra­to­nia­na. Fo­tos: Ai­tor Au­di­ca­na

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En Directo -

Es­ta es la his­to­ria de una mu­jer que cam­bió el cur­so de la his­to­ria a gol­pe de za­pa­ti­lla. “¡Da­me ese dor­sal y sal de mi ca­rre­ra!”, bra­ma­ba Jock Sem­ple, di­rec­tor de la ma­ra­tón de Bos­ton, aque­lla fría ma­ña­na del 19 de abril de 1967. El ob­je­to de su ira, la mu­jer so­bre la que se aba­lan­za­ba, era Kath­ri­ne Swit­zer, una es­tu­dian­te de Pe­rio­dis­mo de la Uni­ver­si­dad de Si­ra­cu­sa (Nue­va York) de 20 años, que to­ma­ba la sa­li­da de la prue­ba con un dor­sal, el nú­me­ro 261, pren­di­do en su chán­dal gris. En esa épo­ca, las mu­je­res te­nían prohi­bi­do par­ti­ci­par en la ma­ra­tón más an­ti­gua de Es­ta­dos Uni­dos (la pri­me­ra edi­ción se ce­le­bró en 1897), por­que exis­tía la creen­cia de que se les po­día des­pren­der el úte­ro y, ade­más, era una ac­ti­vi­dad “po­co fe­me­ni­na”. El año an­te­rior, la co­rre­do­ra

Ro­ber­ta Bob­bi Gibb ya se ha­bía atre­vi­do a desafiar al es­ta­blish­ment y, aga­za­pa­da tras un se­to, lo­gró unir­se al res­to de co­rre­do­res lle­gan­do a me­ta. Swit­zer se ins­cri­bió en la prue­ba al año si­guien­te, pe­ro lo hi­zo uti­li­zan­do sus ini­cia­les, K. V. Swit­zer, en lu­gar de su nom­bre com­ple­to. Te­nía su pro­pio dor­sal así que po­día co­rrer, pe­ro ¿qué pa­sa­ría si al­guien des­cu­bría su en­ga­ño?

Otro pis­to­le­ta­zo de sa­li­da

17 de abril de 2017. Nos subimos a uno de los mí­ti­cos au­to­bu­ses es­co­la­res ama­ri­llos que nos lle­va­rá has­ta la sa­li­da de la 121 edi­ción de la ma­ra­tón de Bos­ton. Son las sie­te y me­dia de la ma­ña­na y ha­ce ca­lor. En un par de ho­ras, el sol cae­rá a plo­mo. Tras el aten­tan­do de 2013, en el que mu­rie­ron tres per­so­nas y hu­bo más de 100 he­ri­dos, la se­gu­ri­dad es má­xi­ma. To­do el cir­cui­to es­tá va­lla­do (y vi­gi­la­do por el ejér­ci­to) y se ha­bi­li­ta, in­clu­so, un ca­rril es­pe­cial pa­ra que los cien­tos de au­to­bu­ses, es­col­ta­dos por la po­li­cía, lle­guen a la sa­li­da sin con­tra­tiem­pos. To­do es­tá per­fec­ta­men­te or­ga­ni­za­do y sin­cro­ni­za­do. Na­da se de­ja al azar. Po­li­cía, mi­li­ta­res y mi­les de vo­lun­ta­rios di­ri­gen a los ca­si 30.000 co­rre­do­res ha­cia la sa­li­da de la ma­ra­tón, si­tua­da en el pue­blo de Hop­kin­ton. Las ca­lles del cen­tro de Bos­ton tam­bién que­dan cor­ta­das al trá­fi­co, in­clu­so se han co­lo­ca­do má­qui­nas qui­ta­nie­ves en las ca­lles ale­da­ñas a la me­ta, en Boyls­ton Street: im­po­si­ble no re­cor­dar los re­cien­tes aten­ta­dos con con­duc­to­res

En 1967, Swit­zer se ins­cri­bió en la prue­ba con nom­bre mas­cu­lino. “Te­nía que lle­gar a me­ta aun­que fue­ra a ga­tas”.

sui­ci­das. A la sa­li­da, so­lo po­de­mos lle­var una bol­sa pe­que­ña de plás­ti­co trans­pa­ren­te con el clá­si­co avi­tua­lla­mien­to run­ner: ge­les, ba­rri­tas ener­gé­ti­cas, sa­les, un plá­tano, unos pa­ñue­los de pa­pel… Han pa­sa­do 50 años des­de aquel in­ci­den­te que pa­só a la his­to­ria gra­cias a una icó­ni­ca ima­gen en blan­co y ne­gro, ele­gi­da por Ti­me Li­fe co­mo una de las 100 fo­tos que cam­bia­ron el mun­do. En la ins­tan­tá­nea se ve có­mo una jo­ven­cí­si­ma Kath­ri­ne Swit­zer es in­ter­cep­ta­da o, más bien, ata­ca­da por Jock Sem­ple, el di­rec­tor de la prue­ba. Swit­zer va es­col­ta­da por su en­tre­na­dor y su no­vio de aquel en­ton­ces. Es­te úl­ti­mo, ju­ga­dor de fut­bol ame­ri­cano, ha­ce un pla­ca­je en to­da re­gla a Sem­ple, quien da un tras­piés y pier­de el equi­li­bro. Sue­nan los flas­hes de los fo­tó­gra­fos. Kath­ri­ne es­tá asus­ta­da, in­ten­ta con­tro­lar los ner­vios. Con­ti­núa co­rrien­do. Co­mo ella mis­ma re­cuer­da, “te­nía que ter­mi­nar aque­lla ca­rre­ra aun­que fue­se a ga­tas”. Fi­nal­men­te, lle­ga a me­ta en cua­tro ho­ras y vein­te mi­nu­tos. Pe­ro la ver­da­de­ra ma­ra­tón (de su vi­da) em­pe­za­rá en­ton­ces. Hoy, 50 años más tar­de, soy tes­ti­go di­rec­to de la photo fi­nish de su ca­rre­ra vi­tal. A sus 70 años, Swit­zer lle­ga a la sa­li­da de la ma­ra­tón de Bos­ton es­col­ta­da

por 100 mu­je­res y sie­te hom­bres, que se han com­pro­me­ti­do a re­cau­dar fon­dos pa­ra su fun­da­ción sin áni­mo de lu­cro 261 (261fear­less. org), que uti­li­za el run­ning co­mo vehícu­lo pa­ra em­po­de­rar a la mu­je­res a tra­vés de la or­ga­ni­za­ción de clu­bes lo­ca­les de co­rre­do­ras, even­tos, etc. “Que­ría que hu­bie­se hom­bres en el gru­po, por­que fue­ron com­pa­ñe­ros quie­nes es­tu­vie­ron con­mi­go a la sa­li­da de la ma­ra­tón de Bos­ton ha­ce 50, los que me ayu­da­ron y de­fen­die­ron. Es­te de­por­te no en­tien­de de cues­tio­nes de gé­ne­ro. No es vio­len­to, no es de hom­bres con­tra mu­je­res, no es­ta­mos com­pi­tien­do los unos con­tra los otros. Creo que el run­ning es un gran mo­de­lo pa­ra la ar­mo­nía so­cial”, me cuen­ta Swit­zer.

El re­gre­so de la co­rre­do­ra 261

Pa­ra el gran día, vis­te pan­ta­lo­nes cor­tos, lle­va el pe­lo se­mi­rre­co­gi­do en una co­le­ta y se cu­bre del sol in­cle­men­te con vi­se­ra y ga­fas de sol. En su ca­mi­se­ta va pren­di­do con im­per­di­bles su dor­sal, el 261, el mis­mo que Sem­ple in­ten­tó arre­ba­tar­le ha­ce me­dio si­glo y que, a par­tir de hoy, nin­gún otro co­rre­dor po­drá lu­cir en la ma­ra­tón de Bos­ton. Un ho­nor que, has­ta aho­ra, so­lo se ha­bía con­ce­di­do a un co­rre­dor, John A. Ke­lley, quien com­ple­tó 61 ve­ces es­ta mí­ti­ca prue­ba. Pa­ra Swit­zer es­ta se­rá su tri­gé­si­ma no­ve­na ma­ra­tón. Su le­ga­do es in­men­so. “Co­rro de nue­vo es­ta ma­ra­tón por gra­ti­tud. Ten­go mu­cha suer­te de po­der in­ten­tar­lo. Hay mu­chas mu­je­res que tie­nen 70, 80 o 90 años y que pue­den ha­cer 42 km, pe­ro soy la úni­ca que pue­de co­rrer en Bos­ton 50 años más tar­de de ha­ber par­ti­ci­pa­do por pri­me­ra vez. Es un ho­me­na­je al ca­mino re­co­rri­do, a es­te ma­ra­tón y a las ca­lles que me ins­pi­ra­ron”, con­fie­sa emo­cio­na­da. La ma­ra­tón de Bos­ton se ce­le­bra, des­de 1969, el ter­cer lu­nes del mes de abril coin­ci­dien­do con Pa­triots’ day (día de los pa­trio­tas), así que el fin de se­ma­na pre­vio a la ca­rre­ra, el es­pí­ri­tu run­ner inun­da la ciu­dad. La agen­da de Kath­ri­ne es­tos días es fre­né­ti­ca, la an­tí­te­sis de lo que mar­ca un buen plan de en­tre­na­mien­to. Fir­mas de li­bros,

“Que el ma­ra­tón fe­me­nino fue­ra olím­pi­co era el equi­va­len­te al de­re­cho al vo­to”.

“Hay mu­chas mu­je­res de 70, 80 y 90 años que pue­den co­rrer 42 km. Mi ca­so no es ex­cep­cio­nal”.

sel­fies con sus cien­tos de se­gui­do­ras, even­tos con pa­tro­ci­na­do­res… to­do sin per­der un ápi­ce de ener­gía y con la me­jor de la son­ri­sas. Es in­com­bus­ti­ble. “Lo cier­to es que es­toy muy can­sa­da –me cuen­ta–, por­que lan­zar la fun­da­ción no ha si­do fá­cil. Pe­ro el en­tre­na­mien­to ha si­do ma­ra­vi­llo­so, du­ran­te una ho­ra o dos he po­di­do ais­lar­me de to­do: sin te­lé­fono, en­tre­vis­tas, ni gen­te. En­tras en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za y to­do el es­trés se va”. Al cru­zar el ar­co de me­ta en 1967, Kath­ri­ne se fi­jó una mi­sión: “Sa­bía que po­día ser me­jor atle­ta y, ade­más, que­ría crear opor­tu­ni­da­des pa­ra otras mu­je­res”, re­cuer­da. En 1975, con­si­gue su me­jor mar­ca per­so­nal (2:51:37) en la ma­ra­tón de Bos­ton y en 1974 ga­na la de Nue­va York. Pri­mer ob­je­ti­vo cum­pli­do. El se­gun­do le lle­va­rá más tiem­po. “Lo­grar que el ma­ra­tón fe­me­nino fue­se olím­pi­co era muy im­por­tan­te, por­que to­do el mun­do se da­ría cuen­ta de que las mu­je­res po­día­mos ha­cer to­do lo que nos pro­pu­sié­se­mos. Era el equi­va­len­te fí­si­co a dar­le a la mu­jer el de­re­cho al vo­to”. “Cuan­do era jo­ven fui al gi­ne­có­lo­go y le con­té que co­rría. Me di­jo que era muy pe­li­gro­so y que iba a ser un pro­ble­ma cuan­do qui­sie­ra te­ner hi­jos. Sa­bía que aque­llo era una san­dez. Me pa­re­cía ri­dícu­lo, pe­ro to­da­vía hoy en mu­chos paí­ses exis­te la creen­cia de que la ac­ti­vi­dad fí­si­ca in­ten­sa pa­ra las mu­je­res es con­tra­pro­du­cen­te”.

Ca­rre­ra de obs­tácu­los

Has­ta 1972, las mu­je­res no pu­die­ron co­rrer de ma­ne­ra ofi­cial la ma­ra­tón de Bos­ton. Ni­na Kus­cik fue la pri­me­ra en co­ro­nar la mí­ti­ca me­ta en tres ho­ras y diez mi­nu­tos. Pe­ro con res­pec­to a la an­sia­da me­ta de lle­var la ma­ra­tón fe­me­ni­na a los Jue­gos Olím­pi­cos, hu­bo que sor­tear in­nu­me­ra­bles obs­tácu­los. No fue fá­cil. Y Swit­zer fue una de las ac­ti­vis­tas más no­to­rias du­ran­te el pro­ce­so. Jun­to a la fir­ma de cos­mé­ti­cos Avon, por ejem­plo, or­ga­ni­zó 400 ca­rre­ras fe­me­ni­nas en 27 paí­ses di­fe­ren­tes y con­si­guió, ade­más, que la co­mu­ni­dad mé­di­ca cer­ti­fi­ca­se que las mu­je­res po­dían co­rrer sin po­ner en ries­go su sa­lud. Pa­ra­ce men­ti­ra que fue­ra ne­ce­sa­rio. Pe­ro to­da la cam­pa­ña, desem­bo­có fi­nal­men­te en la in­clu­sión de la prue­ba en los Jue­gos Olím­pi­cos de Los Ángeles, en 1984, en la que con­si­guió la me­da­lla de oro la atle­ta ame­ri­ca­na Joan Benoit. Benoit re­co­no­ce la enor­me deu­da que exis­te con mu­je­res co­mo Swit­zer: “Soy par­te de una se­gun­da ge­ne­ra­ción. No es­toy en la li­ga de las pio­ne­ras del run­ning, ellas son mis pre­de­ce­so­ras –ase­gu­ra–. Fue­ron par­te del pro­ce­so del cam­bio his­tó­ri­co. Te­nían aga­llas, ta­len­to y, so­bre to­do, la pa­sión por per­se­guir el de­por­te que ama­ban”, ex­pli­ca en el li­bro First La­dies of Run­ning (Las pri­me­ras da­mas del Run­ning), de Amby Bur­foot. Hoy, ba­jo el ar­co de sa­li­da de la ma­ra­tón de Bos­ton, Kath­ri­ne no se en­cuen­tra so­la, por­que 13.698 co­rre­do­ras cru­za­rán co­mo ella la me­ta (14.438 hom­bres ha­rán lo pro­pio). De he­cho, el 58% de los co­rre­do­res en Es­ta­dos Uni­dos son aho­ra mu­je­res. Unas ci­fras que dis­tan mu­cho de la reali­dad es­pa­ño­la. Por ejem­plo, en la pa­sa­da edi­ción de la Rock ’N’ Roll Madrid Ma­ra­tón, 1.258 mu­je­res lle­ga­ron a me­ta fren­te a 9.210 hom­bres. Qui­zá el ejem­plo de Swit­zer nos sir­va co­mo ins­pi­ra­ción, por­que co­mo es­cri­be en el pró­lo­go de mi li­bro Co­rrer es vi­vir a to­pe de po­wer: “So­lo co­rre. Len­to o rá­pi­do, no im­por­ta. Si lo ha­ces, aquí tie­nes una pro­me­sa: co­rrer te da­rá ca­si to­do... so­bre to­do a ti mis­ma”.

Swit­zer, en la ma­ra­tón de 1967, re­ci­be el em­pu­jón del di­rec­tor de la prue­ba y es de­fen­di­da por su no­vio y su en­tre­na­dor.

La co­rre­do­ra, en la ma­ra­tón ce­le­bra­da ha­ce unos días en Bos­ton, me­dio si­glo des­pués de aque­lla le­gen­da­ria ca­rre­ra.

Swit­zer creó la Fun­da­ción 261 (nu­me­ro de su mí­ti­co dor­sal) pa­ra em­po­de­rar a las mu­je­res a tra­vés del run­ning. A la izq., en su lle­ga­da a la me­ta.

Kath­ri­ne Swit­zer y Cris­ti­na Mi­tre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.