NAO­MI WATTS

De cer­ca Holly­wood la des­cu­brió gra­cias a la per­tur­ba­do­ra Mul­ho­lland Dri­ve, de Da­vid Lynch. Aho­ra di­rec­tor y ac­triz se re­en­cuen­tran en el pro­yec­to más es­pe­ra­do y mis­te­rio­so de la te­le­vi­sión: el re­gre­so de Twin Peaks. Tras se­pa­rar­se del pa­dre de sus hi­jos,

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De cerca -

Te ve­ré de nue­vo en 25 años”, le de­cía Laura Pal­mer, la ase­si­na­da más cé­le­bre de la te­le­vi­sión, al agen­te Coo­per en el ca­pí­tu­lo fi­nal de Twin Peaks. A co­mien­zos de los 90, po­cos creía­mos en el re­gre­so del per­so­na­je crea­do por Da­vid Lynch, pe­ro un cuar­to de si­glo des­pués, la con­ti­nua­ción de la mí­ti­ca se­rie es­tá a pun­to de re­gre­sar a las pan­ta­llas con in­cor­po­ra­cio­nes de lu­jo, co­mo la de Laura Dern –una de las ac­tri­ces fe­ti­che del ex­cén­tri­co di­rec­tor– y la pro­pia Nao­mi Watts. Da­vid Lynch y la ac­triz bri­tá­ni­ca de na­cio­na­li­dad aus­tra­lia­na ya ha­bían tra­ba­ja­do jun­tos Mull­ho­lland Dri­ve, esa pe­lí­cu­la de cul­to que em­pe­zó co­mo un pro­yec­to pa­ra una se­rie y que aca­bó con­sa­grán­do­la co­mo ac­triz. De he­cho, cuan­do se le pre­gun­ta a Watts cuál ha si­do el me­jor con­se­jo que le han da­do en su vi­da, res­pon­de sin du­dar­lo: “El de acep­tar el pa­pel de Betty, la ac­triz de éxi­to

“SI­GO OBLIGÁNDOME A DAR­LE UNA DI­MEN­SIÓN ÉTI­CA A MI TRA­BA­JO”

que se enamo­ra de una mu­jer sin me­mo­ria, en Mull­ho­lland Dri­ve. Esa pe­lí­cu­la de 2001 es la que hi­zo que des­pe­ga­se mi ca­rre­ra. Des­de en­ton­ces, no he pa­ra­do”. Watts, que el año pa­sa­do se di­vor­ció de Liev Schrei­ber (exi­to­so pro­ta­go­nis­ta de la se­rie Ray Do­no­van), ha te­ni­do que acep­tar que, a ve­ces, pa­sar pá­gi­na con­sis­te en aden­trar­se en lo des­co­no­ci­do. Hoy jue­ga con sus hi­jos en la pla­ya, o con­tra­ta a un su­per­chef pa­ra que le so­lu­cio­ne la ce­na de Ac­ción de Gra­cias, o se con­vier­te en el cen­tro de to­das las mi­ra­das en una inau­gu­ra­ción en Nue­va York. Así es su “nue­va” vi­da sin­gle. “A to­do el mun­do le dan mie­do los cam­bios, da igual que seas fa­mo­so o no –ase­gu­ra la ac­triz–. Los mo­men­tos de tran­si­ción nos asus­tan so­la­men­te por­que im­pli­can una no­ve­dad, pe­ro lo im­por­tan­te es te­ner al­tu­ra de mi­ras”, aña­de. Nao­mi es op­ti­mis­ta por na­tu­ra­le­za: “Pue­de que lo ha­ya he­re­da­do de mi ma­dre, una mu­jer que ja­más de­ja­ba de ver el la­do po­si­ti­vo de las co­sas, ni si­quie­ra en los ins­tan­tes más di­fí­ci­les”, con­fie­sa la ac­triz. Y los hu­bo: cuan­do Nao­mi te­nía sie­te años, su pa­dre, un in­ge­nie­ro de so­ni­do de Pink Floyd, mu­rió en su apar­ta­men­to de Not­ting Hill, en Lon­dres, a cau­sa de una so­bre­do­dis de he­roí­na, al­go que, se­gún su ma­dre, afec­tó pro­fun­da­men­te a su vi­da y a su ca­rre­ra. La pre­ma­tu­ra des­apa­ri­ción de Pe­ter Watts, las obli­gó a em­pren­der un lar­go pe­re­gri­na­je, pri­me­ro por In­gla­te­rra y lue­go rum­bo a Aus­tra­lia. “Ade­más, doy gra­cias por mi sen­ti­do del hu­mor¡”, agre­ga. Si tras su se­pa­ra­ción hay al­gún otro amor en su horizonte, na­die lo sa­be. Lo cier­to es que si­gue te­nien­do un víncu­lo muy fuer­te con su ex, con quien, po­co an­tes de anun­ciar la se­pa­ra­ción, iba co­gi­da de la mano mien­tras des­fi­la­ba por la al­fom­bra ro­ja de los fes­ti­va­les de Ve­ne­cia y To­ron­to, don­de pre­sen­ta­ron la úl­ti­ma pe­lí­cu­la que ro­da­ron jun­tos, The Blee­der. Has­ta en­ton­ces, siem­pre ha­bían si­do ge­ne­ro­sos a la ho­ra de re­ga­lar­se cum­pli­dos el uno al otro: “Cuan­do vi a Nao­mi en el ro­da­je con una pe­lu­ca ro­ja de pe­lo ri­za­do, las te­tas fal­sas y las ma­llas de leo­par­do, me di­je: “¡Qué pe­da­zo de mu­jer!”, de­cla­ró Liev. Po­co des­pués, el pa­sa­do sep­tiem­bre, cuan­do ella cum­plió los 48 años, Schrei­ber subió a su web un co­men­ta­rio de lo más ca­ri­ño­so: “Fe­liz cum­plea­ños, cie­lo”. Qui­zá por es­tos ges­tos, más de uno pen­sa­rá que ella de­ci­dió aca­bar con la re­la­ción.

El fue­go ca­mi­na con ella

Pe­ro cual­quie­ra que sea el mo­ti­vo de la rup­tu­ra, lo cier­to es que, a día de hoy, el tra­ba­jo con­tri­bu­ye a man­te­ner el equi­li­brio en la an­ti­gua pa­re­ja. So­bre to­do en el ca­so de Nao­mi, que no de­ja de en­ca­de­nar un pro­yec­to de­trás de otro. ¿El pró­xi­mo. tras el es­treno de Twin Peaks? Otra se­rie, Gy­psy, un drama psi­co­ló­gi­co pro­du­ci­do por Net­flix, en el que in­ter­pre­ta­rá a una te­ra­peu­ta que ini­cia pe­li­gro­sas e ín­ti­mas re­la­cio­nes con di­fe­ren­tes per­so­nas re­la­cio­na­das con sus pa­cien­tes. Y va­rios es­tre­nos im­por­tan­tes pre­vis­tos pa­ra es­te año: El cas­ti­llo de cris­tal, con Brie Lar­son, ba­sa­da en las me­mo­rias de la escritora Jea­net­te Walls; y El li­bro de Henry. Lo úl­ti­mo que vi­mos de la ac­triz fue Shut in, un desa­so­se­gan­te th­ri­ller di­ri­gi­do por Fa­rren Black­burn, en el que in­ter­pre­tó a una psi­có­lo­ga in­fan­til en­fren­ta­da a una te­rro­rí­fi­ca y claus­tro­fó­bi­ca si­tua­ción. “Al­go es­ca­lo­frian­te”, re­cuer­da.

Mu­jer­hoy. ¿Pe­lí­cu­las co­mo es­ta, con esos am­bien­tes tan opre­si­vos y si­nies­tros, afec­tan de al­gu­na ma­ne­ra su vi­da per­so­nal?

Nao­mi Watts. Sí, hu­bo no­ches en las que me sen­tía in­quie­ta y no lo­gra­ba con­ci­liar el sue­ño. Me pa­re­cía es­cu­char rui­dos, es­ta­ba ten­sa y no me dor­mía has­ta bien avan­za­da la no­che. Pe­ro el ro­da­je no es ya más que un re­cuer­do y he re­co­bra­do la es­ta­bi­li­dad.

A pe­sar de es­ta pe­lí­cu­la, de Mull­ho­lland Dri­ve y, aho­ra, de Twin Peaks, da la im­pre­sión de que la ten­sión y el te­rror no van de­ma­sia­do con us­ted, ¿me equi­vo­co? No mu­cho. Pe­ro siem­pre me ha gus­ta­do el gé­ne­ro del th­ri­ller, por­que el mie­do es ca­paz de trans­mi­tir una vas­ta ga­ma de emo­cio­nes. ¡Gra­cias a Dios, el ci­ne so­lo es fic­ción!

Tras tra­ba­jar con Da­vid Lynch en Mull­ho­lland Dri­ve, su ca­rre­ra no ha he­cho más que ir a más. ¿Ha cam­bia­do en al­go su cri­te­rio a la ho­ra de ele­gir un pro­yec­to? No, no lo creo. Siem­pre me he guia­do por mi ins­tin­to. Des­de el prin­ci­pio sé si una his­to­ria me in­tere­sa o no. Ca­da pa­pel que en­carno de­be te­ner un por­qué, tie­ne que ayu­dar­me a es­ta­ble­cer una re­la­ción co­rrec­ta con los de­más y con­mi­go mis­ma. Pa­san los años y si­go su­man­do tí­tu­los a mi cu­rrí­cu­lum, pe­ro no de­jo de obli­gar­me a dar­le una di­men­sión éti­ca a mi tra­ba­jo.

¿A qué se re­fie­re con “di­men­sión éti­ca”?

No me in­tere­san las his­to­rias sim­plis­tas. Pa­ra mí la vi­da no es blan­co o ne­gro, así que no quie­ro in­ter­pre­tar per­so­na­jes cor­ta­dos por un so­lo pa­trón, li­bres de con­tra­dic­cio­nes. Los pa­pe­les de víc­ti­ma no son pa­ra mí. Pre­fie­ro las mu­je­res que afron­tan una se­rie de prue­bas muy du­ras y, aun así, en­cuen­tran la fuer­za pa­ra cam­biar a me­jor. Cuan­do, en la pan­ta­lla, me veo en la piel de un per­so­na­je de es­te ti­po, con esa de­ter­mi­na­ción, sien­to una ale­gría enor­me.

¿Ser ma­dre le hi­zo ver su tra­ba­jo co­mo ac­triz con una res­pon­sa­bi­li­dad ma­yor?

Des­de que ten­go hi­jos, me sien­to más cons­cien­te, más cu­rio­sa y más abier­ta. Pe­ro so­lo quie­ro par­ti­ci­par en his­to­rias que con­ten­gan un sig­ni­fi­ca­do pro­fun­do,

“A TO­DO EL MUN­DO LE DAN MIE­DO LOS CAM­BIOS, DA IGUAL QUE SEAS FA­MO­SO O NO”. “DES­DE QUE TEN­GO HI­JOS SO­LO QUIE­RO PAR­TI­CI­PAR EN HIS­TO­RIAS CON UN SIFNIFICADO PRO­FUN­DO" .

que pue­dan ha­cer­me cre­cer co­mo per­so­na. Real­men­te, es­pe­ro que mis hi­jos es­tén or­gu­llo­sos de mí, que cuan­do crez­can to­men con­cien­cia de lo que he he­cho y que to­do lo hi­ce con pa­sión. De mo­men­to, so­lo han vis­to un par de frag­men­tos de pe­lí­cu­las mías. Y debo con­fe­sar que al pe­que­ño le dio mu­cho mie­do King Kong.

Lo mis­mo en Dia­na que en la agen­te de Ca­za a la es­pía o en la su­per­vi­vien­te del tsu­na­mi de Lo im­po­si­ble, siem­pre ha en­car­na­do a per­so­na­jes fuer­tes. Sin em­bar­go, no to­das las ac­tri­ces co­rren su suer­te y si­guen pe­lean­do por in­ter­pre­tar esos pa­pe­les. ¿Cree que es­tán dan­do sus fru­tos las reivin­di­ca­cio­nes fe­mi­nis­tas? Po­co a po­co se es­tán pro­du­cien­do cam­bios en Holly­wood, sí. No po­día ser de otra ma­ne­ra: cuan­do las mu­je­res le­van­tan la voz, al­go se mue­ve. Y no me re­fie­ro so­lo en el mun­do del ci­ne. Pe­ro de­be­mos se­guir lu­chan­do sin ba­jar la guar­dia.

Y us­ted lo ha he­cho durante mu­cho tiem­po. ¿Có­mo fue­ron sus co­mien­zos en es­te mun­do? ¿Fue un pe­rio­do du­ro de su vi­da? Eran los años 90: yo es­ta­ba en Aus­tra­lia, sin di­ne­ro ni se­gu­ro mé­di­co, con muy po­co tra­ba­jo y sin co­no­cer prác­ti­ca­men­te a na­die. En el ro­da­je de La pri­me­ra ex­pe­rien­cia, co­no­cí a Ni­co­le Kid­man y nos hi­ci­mos ami­gas. Pa­ra mí, fue un gran apo­yo en los mo­men­tos más di­fí­ci­les, cuan­do te­nía el áni­mo por los sue­los y vi­vía con el mie­do a no lle­gar a fin de mes. Cuan­do se se­pa­ró de Tom Crui­se, se vino a vi­vir con­mi­go durante un tiem­po. Y se­gui­mos muy uni­das.

¿Pe­ro es cier­to que us­ted le dio ca­la­ba­zas a Tom Crui­se?

Eso pa­só, pe­ro no en la vi­da real. Fue en un anun­cio pu­bli­ci­ta­rio que ro­dé cuan­do es­ta­ba em­pe­zan­do. La his­to­ria era que yo ga­na­ba un con­cur­so en el que se sor­tea­ba una ce­na con Tom Crui­se, pe­ro yo pre­fe­ría que­dar­me en ca­sa co­mién­do­me el cor­de­ro asa­do que ha­bía pre­pa­ra­do mi ma­dre. Y lo más gra­cio­so es que yo por en­ton­ces era ve­ge­ta­ria­na.

Ha ro­da­do un par de pe­lí­cu­las con su ex­pa­re­ja, Liev Schrei­ber: El ve­lo pin­ta­do y The Blee­der. Aho­ra que lo han de­ja­do, ¿qué re­cuer­dos guar­da de aque­llas ex­pe­rien­cias? De la pri­me­ra guar­do un re­cuer­do im­bo­rra­ble, por­que fue ahí don­de nos en­con­tra­mos y nos enamo­ra­mos. Por su par­te, The Blee­der [la his­to­ria ver­da­de­ra de Chuck Wep­ner, el pú­gil en el que se ins­pi­ró Syl­ves­ter Sta­llo­ne pa­ra crear el per­so­na­je de Rocky Bal­boa] es un pro­yec­to per­so­nal de Liev. Fue ge­nial ver có­mo lo iba le­van­tan­do año tras año, sor­tean­do to­do ti­po de obs­tácu­los, po­nien­do en él to­do su em­pe­ño y to­da su ener­gía. Nun­ca se rin­dió. Por co­sas así es por lo que le ad­mi­ro y res­pe­to. Es­toy or­gu­llo­sa de él.

En fotos ro­ba­das de su vi­da dia­ria, la he­mos vis­to a me­nu­do con pan­ta­lo­nes va­que­ros y za­pa­ti­llas de de­por­te, pe­ro tam­po­co rehú­ye­de la ima­gen de mu­jer gla­mou­ro­sa. ¿Le in­tere­sa y le im­por­ta la mo­da? Sí, siem­pre me ha gus­ta­do, la he vis­to siem­pre co­mo una in­tere­san­te for­ma de ex­pre­sión, in­clu­so cuan­do no te­nía di­ne­ro y no po­día per­mi­tir­me ro­pa “bo­ni­ta”. So­lo hu­bo una épo­ca en mi vi­da en la que eché pes­tes de la mo­da, pe­ro co­mo una for­ma de re­be­lión…

Apues­to a que se re­fie­re a su ado­les­cen­cia…

Adi­vi­nó bien. Iba he­cha un desas­tre so­lo por plan­tar­le ca­ra a mi ma­dre. Ella ve­nía a re­co­ger­me al co­le­gio de pun­ta en blan­co (re­cuer­do, por ejem­plo, unos pan­ta­lo­nes de cue­ro ma­ra­vi­llo­sos) y se la lle­va­ban los de­mo­nios cuan­do me veía tan des­ali­ña­da. Pe­ro yo so­lo an­da­ba bus­cán­do­me a mí mis­ma, al­go que creo que nos ha pa­sa­do a to­dos. ¿Le re­sul­ta muy com­pli­ca­do man­te­ner su vi­da pri­va­da a res­guar­do de los cu­rio­sos y los pa­pa­raz­zi? Sí, cla­ro, qué du­da ca­be, pe­ro tra­to de no ha­cer­les mu­cho ca­so pa­ra po­der lle­var una vi­da lo más nor­mal po­si­ble. Al me­nos, lo in­ten­to. A mí me gus­ta ir a ha­cer la com­pra y lle­var a mis hi­jos al co­le­gio, co­mo cual­quier otra ma­dre. Al mar­gen del ci­ne, esa es mi au­tén­ti­ca vi­da. Y hoy más que nun­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.