El MACHISMO, en 100 fra­ses

Aho­ra o nun­ca es un ví­deo vi­ral y lo pro­ta­go­ni­za una ado­les­cen­te que enun­cia 100 fra­ses que la ma­yo­ría de las mu­je­res ten­drán que es­cu­char a lo lar­go de su vi­da. ¿Pe­ro es machismo to­do lo que se oye?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Psicoactualidad -

Lo más im­por­tan­te del ví­deo de Alicia Ró­de­nas, una es­tu­dian­te de 17 años, es que po­ne el fo­co de aten­ción so­bre un pro­ble­ma so­cial, el machismo, que de­be ser abor­da­do des­de dis­tin­tos fren­tes: por un la­do, des­de el dis­cur­so so­cial y cul­tu­ral, que cam­bia muy len­ta­men­te, y, por otro, des­de el psi­co­ló­gi­co y per­so­nal. El aná­li­sis de su ori­gen nos mues­tra que las apa­rien­cias en­ga­ñan: las ac­ti­tu­des ma­chis­tas son un dis­fraz de la im­po­ten­cia en el hom­bre y la in­ca­pa­ci­dad de vi­vir bien la fe­mi­ni­dad en la mu­jer. De­trás de un ma­chis­ta se es­con­de un hom­bre que, a me­nu­do, tie­ne mie­do a no ser lo “bas­tan­te” hom­bre. Sus du­das gi­ran en torno a su iden­ti­dad mas­cu­li­na, es al­guien que ha que­da­do atra­pa­do en una se­xua­li­dad in­fan­til, de­pen­dien­do de la ma­dre, una mu­jer idea­li­za­da y po­de­ro­sa y a la que, en el fon­do, no pue­de sus­ti­tuir por otra; tie­ne mie­do y en­vi­dia a la mu­jer. Por su par­te, la mu­jer ma­chis­ta re­cha­za lo femenino y quie­re ser co­mo un hom­bre, por­que es al úni­co que va­lo­ra. Las ra­zo­nes del machismo pro­vie­nen de que to­dos pa­sa­mos en la in­fan­cia por un me­nos­pre­cio de lo femenino. Freud lo se­ña­la co­mo el con­flic­to que hay que re­sol­ver pa­ra acep­tar las di­fe­ren­cias anató­mi­cas de los se­xos, a las que alu­dió di­cien­do que no eran las úni­cas di­fe­ren­cias en­tre hom­bres y mu­je­res. To­dos te­ne­mos pre­jui­cios arrai­ga­dos con­tra la fe­mi­ni­dad. Si que­re­mos de­jar de te­ner­los, ha­brá que in­ves­ti­gar con ri­gor y pro­fun­di­dad có­mo se cons­tru­ye la iden­ti­dad se­xual de la mu­jer y del hom­bre. Se di­ce que de­trás de ca­da hom­bre siem­pre hay una mu­jer y es ver­dad: la ma­dre. El machismo se de­be al des­pres­ti­gio por el que la ma­dre pa­sa en la cons­ti­tu­ción se­xual in­fan­til. Con ella que­dan des­pres­ti­gia­das to­das las mu­je­res. Es­ta caí­da de la ma­dre apa­re­ce cuan­do el ni­ño des­cu­bre la di­fe­ren­cia de los se­xos y ad­vier­te que su ma­dre es li­mi­ta­da. Es­to le se­pa­ra de ella, a la que ha­bía ima­gi­na­do co­mo om­ni­po­ten­te. El ni­ño quie­re acep­tar esos lí­mi­tes ma­ter­nos y, al mis­mo tiem­po, tie­ne mie­do a caer del la­do de lo femenino, que asi­mi­la a lo dé­bil. En­ton­ces, in­cons­cien­te­men­te, pro­yec­ta ese des­pres­ti­gio so­bre las de­más mu­je­res, a las que des­va­lo­ri­za, man­te­nien­do a su ma­dre en un lugar idea­li­za­do. La ma­dre lo tie­ne to­do y el pa­dre no ha po­di­do cum­plir su fun­ción.

Lo que ocul­tan las pa­la­bras

El psicoanálisis per­mi­te a la mu­jer pen­sar su fe­mi­ni­dad, ha­cer­se res­pon­sa­ble de su de­seo, no vi­vir ni su di­fe­ren­cia ni su com­ple­ji­dad co­mo al­go des­va­lo­ri­za­do, sino to­do lo con­tra­rio. Le ayu­da a cons­truir una iden­ti­dad fir­me y ma­du­ra. Al hom­bre, por su par­te, le con­du­ce a or­ga­ni­zar una iden­ti­dad vi­ril en la que no ha­ya es­pa­cio pa­ra el mie­do o el des­pre­cio ha­cia la mu­jer. Al­gu­na de las fra­ses del ví­deo Aho­ra o nun­ca son con­fu­sas y guar­dan re­la­ción con es­tos as­pec­tos. Por ejem­plo, cuan­do Alicia Ró­de­nas di­ce: “Qué ni­ña tan bo­ni­ta”, se re­fie­re al re­co­no­ci­mien­to de la be­lle­za y no co­lo­ca a la ni­ña en una po­si­ción des­va­lo­ri­za­da. Es una ex­pre­sión ca­ri­ño­sa y, por su­pues­to, se pue­de de­cir lo mis­mo a un ni­ño. Su­po­ner que por­que te lla­men bo­ni­ta te van a mal­tra­tar es ir de­ma­sia­do le­jos, tan­to co­mo creer que la be­lle­za y la se­duc­ción fe­me­ni­na so­lo es­tán di­ri­gi­das al hom­bre, co­mo si las mu­je­res no dis­fru­tá­ra­mos sin­tién­do­nos be­llas. Otra fra­se con­fu­sa es: “Las ni­ñas son tan com­ple­jas”. Ha­bría que pre­gun­tar­se si eso es una des­va­lo­ri­za­ción. ¿Aca­so lo bueno es ser sim­ple? Ade­más, si la se­xua­li­dad fe­me­ni­na es

Des­de la in­fan­cia, to­dos te­ne­mos pre­jui­cios con­tra la fe­mi­ni­dad.

com­ple­ja, ¿qué su­ce­de? ¿Aca­so la de los hom­bres es­tá li­bre de com­ple­ji­dad? La se­xua­li­dad hu­ma­na tie­ne co­mo ca­rac­te­rís­ti­ca fun­da­men­tal su com­ple­ji­dad. Cuan­do Ró­de­nas pre­gun­ta: “¿Tie­nes la re­gla?”, se re­fie­re a una de las ca­rac­te­rís­ti­cas del cuer­po femenino. Cuan­do un hom­bre ha­ce es­ta pre­gun­ta pa­ra ata­car a una mu­jer, es­tá re­ve­lan­do el mie­do que le pro­vo­ca la bio­lo­gía fe­me- ni­na, que san­gra en el mis­mo si­tio don­de tam­bién go­za en el en­cuen­tro se­xual. Otras sen­ten­cias del ví­deo, sien­do des­de lue­go ma­chis­tas, se han que­da­do fue­ra de la cir­cu­la­ción, por an­ti­guas. “Las se­ño­ri­tas no gri­tan”, por ejem­plo. O “Las ni­ñas son más edu­ca­das, es­tán ca­lla­di­tas”. O “Yudo no, me­jor gim­na­sia rít- mi­ca”. Qui­zá en al­gu­nas fa­mi­lias es­te ti­po de len­gua­je si­gue vi­gen­te, pe­ro afor­tu­na­da­men­te no es lo ha­bi­tual. En cam­bio, las fra­ses que enume­ro a con­ti­nua­ción, ade­más de ser ma­chis­tas, se es­cu­chan con cier­ta fre­cuen­cia: “¿No tie­nes no­vio aún?”; “Si no quie­res que te mi­ren, no te pon­gas ese es­co­te”; “¿Qué hay pa­ra ce­nar, qué hay pa­ra co­mer?”; “No que­da na­da en la ne­ve­ra”; “Eres tan bor­de por­que te ha­ce fal­ta un buen pol­vo”... El machismo es­con­de en su seno ba­ja au­to­es­ti­ma y una iden­ti­dad se­xual pre­ca­ria, in­fan­til e in­ma­du­ra. El hom­bre ma­chis­ta, de al­gu­na ma­ne­ra sa­be de es­tos con­flic­tos in­ter­nos y es­to le oca­sio­na ra­bia, que se tra­du­ce en una agre­si­vi­dad que des­car­ga ha­cia la mu­jer. Es un ni­ño que no pue­de con una mu­jer y que, ade­más, re­cha­za lo femenino que hay en él.

A la iz­quier­da, la es­tu­dian­te Alicia Ró­de­nas, en el ví­deo Aho­ra o nun­ca, don­de re­pa­sa 100 fra­ses tó­pi­cas que es­cu­chan las mu­je­res a lo lar­go de su vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.