MU­JE­RES GUARDAESPALDAS

Dis­cre­tas, si­gi­lo­sas, ex­per­tas en con­duc­ción te­me­ra­ria y artes mar­cia­les. Las mu­je­res guardaespaldas per­ma­ne­cen siem­pre aler­ta a la som­bra de sus pro­te­gi­dos con una so­la me­ta: no ser ne­ce­sa­rias ja­más. Por Bea­triz Na­va­zo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Du­ran­te un ac­to de cam­pa­ña de Do­nald Trump en Flo­ri­da, los me­dios se hi­cie­ron eco del ves­ti­do de Me­la­nia (un Ale­xan­der Mcqueen, por cier­to) pe­ro po­cos se fi­ja­ron en su es­col­ta.

he­mos visto de­ma­sia­das pe­lí­cu­las. Nues­tro ima­gi­na­rio es­tá po­bla­do de es­ce­nas de ac­ción y de es­col­tas de es­pal­das an­chas, tra­je im­pe­ca­ble, ga­fas os­cu­ras y ca­ra de po­cos ami­gos. Pe­ro es ho­ra de erra­di­car esos cli­chés. May­ka Mau­ri­cio es cor­dial, fe­me­ni­na, co­que­ta, ma­dre de cua­tro hi­jos. Y es tam­bién una de las po­cas (pe­ro ca­da vez más) mu­je­res que ejer­cen la pro­fe­sión de guardaespaldas en Es­pa­ña. Mu­chas de ellas per­te­ne­cen a las uni­da­des de pro­tec­ción de per­so­na­li­da­des de la Po­li­cía Na­cio­nal y de la Guar­dia Ci­vil, que cuen­tan en sus filas con en­tre un 10 y 12% de efec­ti­vos fe­me­ni­nos; otras pres­tan sus ser­vi­cios en em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das en se­gu­ri­dad. De los 2.500 es­col­tas pri­va­dos en ac­ti­vo, apro­xi­ma­da­men­te el 5% son mu­je­res. May­ka tra­ba­ja pa­ra Mas­ter Se­cu­rity, una de las más pres­ti­gio­sas del sec­tor a es­ca­la in­ter­na­cio­nal. A lo lar­go de los más de 12 años que lle­va en la pro­fe­sión, se ha en­car­ga­do de guar­dar­le las es­pal­das a po­lí­ti­cos, mi­llo­na­rios, artistas, ce­le­bri­ties y has­ta a un ban­que­ro ame­na­za­do por la ma­fia. Y, aun­que ella se nie­ga a ci­tar nom­bres (la dis­cre­ción es una de las vir­tu­des más co­ti­za­das en el ne­go­cio), es sa­bi­do que su em­pre­sa ha si­do la res­pon­sa­ble de ve­lar, por ejem­plo, por la se­gu­ri­dad de los Beck­ham cuan­do vi­vían en Es­pa­ña y de otras es­tre­llas, co­mo Tom Crui­se o Geor­ge Cloo­ney. Es una mu­jer al­ta pe­ro no cor­pu­len­ta, que se man­tie­ne en bue­na for­ma prac­ti­can­do kick bo­xing y muay thai, artes mar­cia­les con las que po­dría de­jar K.O. a cual­quie­ra, si fue­ra ne­ce­sa­rio. No obs­tan­te, nun­ca lo ha si­do. “Na­die de­be­ría alar­dear de ha­ber re­cu­rri­do a la fuer­za, por­que eso so­lo sig­ni­fi­ca que algo ha fa­lla­do, que el tra­ba­jo an­te­rior no es­ta­ba bien he­cho”.

DA­MAS DE HIE­RRO?

El en­tre­na­mien­to fí­si­co de cual­quier es­col­ta es ri­gu­ro­so, pe­ro la la­bor que desem­pe­ñan es más una cues­tión de ce­re­bro que de múscu­los. “La ma­yor par­te del tiem­po es un tra­ba­jo casi de ofi­ci­na, en la me­di­da en que to­do es pla­ni­fi­car, evi­tar ru­ti­nas, pro­gra­mar iti­ne­ra­rios, pla­ni­fi­car me­di­das de se­gu­ri­dad, pre­pa­rar ru­tas de eva­cua­ción… En fin, que en ab­so­lu­to ha­ce fal­ta ser un (o una) ca­chas”, co­rro­bo­ra Vi­cen­te de la Cruz, pre­si­den­te de la Asociación Española de Es­col­tas y ve­te­rano en el ne­go­cio. Sin em­bar­go, to­do su­ma. May­ka se preo­cu­pa por cul­ti­var tam­bién su men­te (“Una bue­na ba­se cul­tu­ral es im­pres­cin­di­ble pa­ra sa­ber es­tar y sa­ber qué es­pe­rar en cual­quier lu­gar del mun­do y con cual­quier ti­po de per­so­na”) y por me­jo­rar su pre­pa­ra­ción de ma­ne­ra con­ti­nua: se ha for­ma­do en ti­ro, con­duc­ción de­fen­si­va y eva­si­va, ha­bla in­glés, es­tu­dia ára­be y ha asis­ti­do a se­mi­na­rios

Más del 10% de los in­te­gran­tes de las Uni­da­des de Pro­tec­ción en la Po­li­cía Na­cio­nal y la Guar­dia Ci­vil son mu­je­res.

es­pe­cia­li­za­dos en yiha­dis­mo y te­rro­ris­mo. “Sa­ber que sé, me ha­ce sen­tir se­gu­ra”, di­ce. Por mé­ri­tos pro­pios, las mu­je­res se han in­te­gra­do con ab­so­lu­ta nor­ma­li­dad en equi­pos ma­yo­ri­ta­ria­men­te mas­cu­li­nos. “Sue­len te­ner mu­cha pre­pa­ra­ción y vie­nen a de­mos­trar que va­len tan­to co­mo los de­más. Pe­ro aca­ba su­ce­dien­do que nor­mal­men­te va­len más, por­que se han es­for­za­do el do­ble pa­ra que na­die lo pon­ga en du­da”, ex­pli­ca de la Cruz. En la Po­li­cía Na­cio­nal, se­gún afir­ma el co­mi­sa­rio prin­ci­pal Fran­cis­co Gil, je­fe de la Uni­dad Cen­tral de Pro­tec­ción, “ha­ce mu­cho tiem­po ya que te­ne­mos cla­rí­si­mo el te­ma de la igual­dad. Es cues­tión de su­mar las ha­bi­li­da­des y las com­pe­ten­cias que te­ne­mos los hom­bres y las mu­je­res que en mu­chos ca­sos son si­mi­la­res y en otros, com­ple­men­ta­rias”. Ac­tual­men­te, per­te­ne­cen a es­ta uni­dad unos 1.000 po­li­cías, de los que 112 son mu­je­res. Se en­car­gan, en­tre otras fun­cio­nes, de la pro­tec­ción in­te­gral de al­tas per­so­na­li­da­des del Es­ta­do, tes­ti­gos pro­te­gi­dos o de­le­ga­cio­nes ex­tran­je­ras. Fran­cis­co Gil des­ta­ca al­gu­nas cua­li­da­des co­mo la psi­co­lo­gía y la ex­pe­rien­cia, que po­co tie­nen que ver con la po­ten­cia fí­si­ca: “La cua­li­dad más im­por­tan­te es te­ner una ca­be­za bien amue­bla­da”, ase­gu­ra. Ana la tie­ne. Es po­li­cía y se ocu­pa de la pro­tec­ción del mi­nis­tro del In­te­rior, Juan Ig­na­cio Zoi­do. Se ha for­ma­do, igual que to­dos sus com­pa­ñe­ros, en de­fen­sa per­so­nal, ma­ne­jo de ar­mas y con­duc­ción eva­si­va, en­tre otras des­tre­zas. “Ade­más, creo que es muy im­por­tan­te sa­ber man­te­ner la cal­ma en to­do mo­men­to, lo que a ve­ces no es fá­cil, ya que vi­vi­mos si­tua­cio­nes ten­sas”. Nun­ca ha su­fri­do dis­cri­mi­na­ción, ni ha te­ni­do que de­mos­trar más que el res­to de sus com­pa­ñe­ros, aun­que en oca­sio­nes, con­fie­sa, le han re­que­ri­do que se iden­ti­fi­ca­ra por­que no se creían que fue­ra es­col­ta. Co­sas de ser mu­jer y, ade­más, jo­ven. Por lo de­más, so­lo le ve ven­ta­jas a la con­di­ción fe­me­ni­na: “Es mu­cho más fá­cil pa­sar des­aper­ci­bi­da sien­do mu­jer, ya que no es tan co­mún que ha­ga­mos es­te ti­po de tra­ba­jos”.

El fac­tor sor­pre­sa

Y ese es, pre­ci­sa­men­te, uno de los pun­tos cla­ve por el que ellas son hoy una reali­dad en to­dos los ope­ra­ti­vos de se­gu­ri­dad, tan­to pú­bli­cos co­mo pri­va­dos. Hay mu­je­res en el equi­po de se­gu­ri­dad del pre­si­den­te del Go­bierno, de la vi­ce­pre­si­den­ta y de to­dos los mi­nis­tros. “No­so­tros tam­bién te­ne­mos siem­pre una mu­jer en los ope­ra­ti­vos –ex­pli­ca el pre­si­den­te de la Asociación Española de Es­col­tas–. Na­die lo espera y eso es una ven­ta­ja. Es­tán dos tíos ar­ma­rio y una chi­ca por ahí sen­ta­da to­man­do ca­fé, y na­die sos­pe­cha que for­ma par­te del gru­po. Pa­ra con­tra­vi­gi­lan­cias, avan­za­di­llas y to­da la par­te de in­te­li­gen­cia son de una enor­me uti­li­dad, por­que la men­ta­li­dad ma­chis­ta que arras­tra­mos to­dos, mu­je­res y hom­bres, ha­ce que a na­die se le ocu­rra que ellas son par­te del equi­po y, gra­cias a ese pre­jui­cio, lo­gra­mos unos ni­ve­les de se­gu­ri­dad muy al­tos”. Al­gu­nas han al­can­za­do co­tas de man­do des­ta­ca­das. En la Uni­dad Cen­tral de Pro­tec­ción de la Po­li­cía Na­cio­nal hay dos ins­pec­to­ras que ejer­cen fun­cio­nes de Je­fe de Gru­po Ope­ra­ti­vo y son ca­pa­ces de coor­di­nar dis­po­si­ti­vos de se­gu­ri­dad o de pro­tec­ción en los que pue­den par­ti­ci­par va­rios cien­tos de per­so­nas. En Fran­cia, Sop­hie Hatt, que fue du­ran­te cin­co años res­pon­sa­ble de la se­gu­ri­dad de Fra­nçois Ho­llan­de, ha pa­sa­do a la his­to­ria por ser la úni­ca mu­jer en el mun­do al man­do de la se­gu­ri­dad to­tal de un je­fe de Es­ta­do. En lo que se re­fie­re la reale­za, en Es­pa­ña, des­de la Ca­sa de S.M. el Rey (que cuen­ta con sus pro­pios cuer­pos de se­gu­ri­dad) con­fir­man que hay tan­to hom­bres co­mo mu­je­res pro­te­gien­do a la Fa­mi­lia Real, pe­ro, ale­gan­do pre­ci­sa­men­te “mo­ti­vos de se­gu­ri­dad”, no fa­ci­li­tan información sobre cuán­tas son ni qué fun­cio­nes desem­pe­ñan. Mien­tras, en In­gla­te­rra, Ka­te Midd­le­ton no da un pa­so sin la com­pa­ñía de Em­ma Pro­bert, miem­bro de la uni­dad de Scotland Yard en­car­ga­da de cus­to­diar a la reale­za. Con tra­je mas­cu­lino o con ves­ti­do de cóc­tel y pa­me­la, es fá­cil des­cu­brir a Em­ma siem­pre al la­do de la du­que­sa de Cam­brid­ge. Y no es la úni­ca mu­jer en ve­lar por la in­te­gri­dad de la fu­tu­ra rei­na de In­gla­te­rra. Ka­ren Lle­wellyn es una mu­jer pe­que­ña y ru­bia, de unos 50 años, que fá­cil­men­te

Hay mu­je­res en el equi­po de se­gu­ri­dad del pre­si­den­te del Go­bierno, de la vi­ce­pre­si­den­ta y de to­dos los mi­nis­tros. Na­die lo espera y eso es una ven­ta­ja.

po­dría con­fun­dir­se con al­gu­na dama de la cor­te. Sin em­bar­go, es ex­per­ta en artes mar­cia­les y tác­ti­cas de eva­sión que, an­tes de po­ner­se al ser­vi­cio de Midd­le­ton, pro­te­gió al rey de No­rue­ga du­ran­te su vi­si­ta a Gran Bre­ta­ña y a la prin­ce­sa Bea­triz du­ran­te sus días uni­ver­si­ta­rios.

Mu­je­res que cui­dan a mu­je­res

La de­man­da de mu­je­res bien pre­pa­ra­das y ex­pe­ri­men­ta­das en la pro­tec­ción de per­so­nas va en au­men­to. Tan­to, que en al­gu­nos paí­ses hay agen­cias de se­gu­ri­dad es­pe­cia­li­za­das en agen­tes fe­me­ni­nas. A ellas han re­cu­rri­do ac­tri­ces co­mo Em­ma Wat­son y Ni­co­le Kid­man o la es­cri­to­ra J.K. Row­ling. Pre­ci­sa­men­te, Jac­quie Da­vies, una de las en­car­ga­das de ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de la au­to­ra de la sa­ga de Harry Pot­ter (y una de las ma­yo­res for­tu­nas del Reino Uni­do), re­la­ta­ba a un dia­rio bri­tá­ni­co (que­re­mos creer que con tono iró­ni­co) có­mo a ve­ces ha te­ni­do que de­mos­trar su va­lía a cier­tos clien­tes que po­nían en du­da sus ca­pa­ci­da­des por cues­tión de gé­ne­ro: “¡Oh, Dios mío, eres una mu­jer!”, ex­cla­man. En ese mo­men­to, tie­nes que ti­rar a uno de sus mu­cha­chos al sue­lo y pi­sar­le la trá­quea pa­ra pro­bar que pue­des ha­cer el tra­ba­jo”, re­co­no­ce Da­vies. Pre­sun­cio­nes apar­te, aun­que to­da­vía que­dan clien­tes que no se fían y pre­fie­ren con­fiar­le su se­gu­ri­dad a un equi­po mas­cu­lino y ha­cer alar­de de po­der con to­da la pa­ra­fer­na­lia (tra­je, ga­fas os­cu­ras, mal ca­rác­ter…), tam­bién los hay que pi­den ex­pre­sa­men­te es­col­tas fe­me­ni­nas por to­do lo con­tra­rio. A ellas las pre­fie­ren los fa­mo­sos, po­lí­ti­cos y mi­llo­na­rios pa­ra ve­lar por sus hi­jos, ya que pa­san más des­aper­ci­bi­das y no atraen la aten­ción de los “ma­los” sobre los ni­ños. Tam­bién las fa­mi­lias ára­bes, a quie­nes no les sue­le gus­tar la idea de que ha­ya hom­bres cer­ca de sus es­po­sas o hi­jas. Y, en ge­ne­ral, las re­quie­ren mu­je­res de to­dos los ám­bi­tos “por­que pue­den acom­pa­ñar a la pro­te­gi­da sin in­co­mo­dar­la en cual­quier si­tua­ción”, afir­ma Vi­cen­te de la Cruz. Co­mo, por ejem­plo... ir al ba­ño. Es­to no es na­da nue­vo, las es­col­tas ya fue­ron muy so­li­ci­ta­das du­ran­te la épo­ca de ma­yor ac­ti­vi­dad de ETA en el País Vas­co. “Al prin­ci­pio éra­mos to­do hom­bres. Pe­ro a las con­ce­ja­las, jue­zas, al­cal­de­sas y fis­ca­les a las que ha­bía que pro­te­ger les re­sul­ta­ba in­có­mo­do com­par­tir de­ter­mi­na­dos mo­men­tos de su día a día con hom­bres; por eso se em­pe­zó a tra­ba­jar con mu­je­res es­col­ta”, afir­ma de la Cruz. Hoy, mu­chas de aque­llas que pres­ta­ron ser­vi­cio en los tiem­pos más cru­dos del te­rro­ris­mo es­tán en pa­ro (tam­bién los hom­bres). La Asociación Española de Es­col­tas es­tá tra­tan­do de en­con­trar apo­yos pa­ra lle­var al res­to de co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas un pro­gra­ma de pro­tec­ción pa­ra mu­je­res víctimas de vio­len­cia de gé­ne­ro que ya es­tá en mar­cha en el País Vas­co, apro­ve­chan­do su for­ma­ción y ex­pe­rien­cia. Di­cen que tam­bién los oli­gar­cas ru­sos y mi­llo­na­rios ce­lo­sos, en ge­ne­ral ca­sa­dos con be­llas mu­je­res (¿las es­po­sas tro­feo?), son tam­bién clien­tes ha­bi­tua­les de las guardaespaldas fe­me­ni­nas... Al fin y al ca­bo, his­to­rias co­mo aque­lla que pro­ta­go­ni­za­ron Ke­vin Cost­ner y Whit­ney Hous­ton en El guardaespaldas, han ocu­pa­do pá­gi­nas y pá­gi­nas de la pren­sa del co­ra­zón. Ma­don­na, Brit­ney Spears y Hei­di Klum vi­vie­ron ro­man­ces con sus es­col­tas, y la prin­ce­sa Es­te­fa­nía de Mó­na­co y la can­tan­te Anas­ta­cia aca­ba­ron, in­clu­so, ca­sán­do­se y te­nien­do hi­jos con ellos. Al fin y al ca­bo, for­man par­te del círcu­lo ín­ti­mo que ro­dea a un fa­mo­so. Del más es­tre­cho.

A ellas las pre­fie­ren fa­mo­sos, po­lí­ti­cos y mi­llo­na­rios pa­ra ve­lar por sus hi­jos... y por sus es­po­sas.

Ka­te y Em­ma. La du­que­sa de Cam­brid­ge no da un pa­so sin Em­ma Pro­bert (a la de­re­cha), su es­col­ta per­so­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.