DIA­RIOS AR­TE­SA­NOS

Tie­nen el en­can­to del do it your­self y la uti­li­dad de un Goo­gle Ca­len­dar. Son las nue­vas agen­das he­chas a mano, una ma­ne­ra ar­tís­ti­ca de re­cor­dar ta­reas que sus fans fo­to­gra­fían y com­par­ten en las re­des... ¿Una idea re­tro? No, a la úl­ti­ma. Por Ele­na de los

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - DIA­RIOS AR­TE­SA­NOS EN LA ERA 3.0

El fe­nó­meno de los bu­llet jour­nals le vie­ne co­mo ani­llo al de­do a los fe­ti­chis­tas de las plu­mas, li­bre­tas, bo­lí­gra­fos, y ma­te­rial de pa­pe­le­ría; tam­bién a los que se sue­len aho­gar en un mar de ta­reas y re­cu­rren a las listas in­ten­tan­do cal­mar sus ner­vios; o bien a aque­llos que di­bu­jan de ma­ne­ra com­pul­si­va has­ta en las ser­vi­lle­tas. Pe­ro, sobre to­do, los bu­llet jour­nals ha­cen fu­ror en­tre los que pa­san ho­ras apun­tan­do ci­tas y no­tas en la agen­da del ipho­ne... pa­ra des­pués ol­vi­dar­las, po­ner­lo en mo­do si­len­cio e ig­no­rar sus in­sis­ten­tes pi­ti­dos. Por­que, sin­ce­ra­men­te, da igual cuán­tas apps in­ven­ten pa­ra or­de­nar tu vi­da: al fi­nal hay co­sas, co­mo ha­cer (y cum­plir) listas de ta­reas, que si­guen fun­cio­nan­do me­jor cuan­do es­tán es­cri­tas en pa­pel. La fie­bre de es­tas agen­das ar­te­sa­na­les se ex­tien­de por to­das las pla­ta­for­mas so­cia­les: más de 700.000 en­tra­das en Ins­ta­gram, in­fi­ni­dad de su­ge­ren­cias en Pin­te­rest e in­nu­me­ra­bles tu­to­ria­les en You­tu­be. El gru­po “Efec­to Bu­llet Jour­nal en Es­pa­ñol” de Fa­ce­book cuen­ta con más de 7.000 miem­bros. Es la gran con­tra­dic­ción

de es­ta ten­den­cia: los bu­llet jour­nals se ha­cen a mano y son ar­te­sa­na­les, pe­ro se com­par­ten en la red. Ryder Ca­rroll, un di­se­ña­dor de pro­duc­to que ha tra­ba­ja­do pa­ra Adidas o The New York Ti­mes, es el in­ven­tor del con­cep­to de bu­llet jour­nal. A él, es­te mé­to­do le ayu­dó a ha­cer­se car­go de su tras­torno de dé­fi­cit de aten­ción y, de re­bo­te, ha ser­vi­do a mu­chos otros a to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes sobre su ma­ne­ra de em­plear el tiem­po y or­ga­ni­zar­se. La char­la TED que Ca­rroll col­gó el pa­sa­do mes de enero su­pera ya los 28.000 vi­sio­na­dos, prue­ba del in­te­rés que sus­ci­ta cual­quier es­tra­te­gia que nos man­ten­ga en el ca­mino de la pro­duc­ti­vi­dad. Su con­fe­ren­cia co­mien­za con una frase de­fi­ni­ti­va: “No po­de­mos atri­buir­nos el mérito de una pues­ta de sol, pe­ro sí el de es­tar allí pa­ra ver­la, el de las de­ci­sio­nes que to­ma­mos pa­ra per­mi­tir­nos dis­fru­tar de ese mo­men­to”.

Tiem­po pa­ra ga­nar tiem­po

Sin em­bar­go, mu­chas tra­bas nos se­pa­ran de to­mar esas bue­nas de­ci­sio­nes, es­pe­cial­men­te el can­san­cio de de­ci­dir y el es­trés. “Es­ta­mos su­pe­ra­dos por las elec­cio­nes de ca­da día –di­ce Ca­rroll–. La li­ber­tad de ele­gir es un pri­vi­le­gio que vie­ne con un al­to cos­te, por­que ca­da elec­ción re­quie­re ener­gía y tiem­po. Es es­tre­san­te. Cuan­do no po­de­mos pen­sar cla­ra­men­te, nos blo­quea­mos. Ne­ce­si­ta­mos crear es­pa­cios pa­ra pen­sar”. Sus bu­llet jour­nals per­mi­ten lle­var a ca­bo el pro­ce­so de or­de­nar la men­te, pa­ra que flo­rez­ca la cu­rio­si­dad na­tu­ral por los asun­tos que nos in­tere­san, en lu­gar de en­te­rrar­la en una mon­ta­ña de rui­do. El enemi­go es la dis­trac­ción y nues­tra nue­va me­jor ami­ga, la re­fle­xión. Con­fec­cio­nar una agen­da de ta­reas po­ne en mar­cha un pro­ce­so de au­to­co­no­ci­mien­to que ter­mi­na re­fle­ja­do en una es­pe­cie de ma­pa que no ter­mi­na ja­más; con­for­me avan­za­mos, aña­di­mos nue­vas ta­reas y ob­je­ti­vos. Pe­ro, al prin­ci­pio, lo que de­be­mos ave­ri­guar

El enemi­go es la dis­trac­ción. Crear una agen­da nos ayu­da a re­fle­xio­nar.

es sim­ple: qué co­sas ne­ce­si­to ha­cer, de­be­ría ha­cer o quie­ro ha­cer. Esas listas se­rán la ba­se de nues­tro in­ven­ta­rio men­tal, que se plas­ma­rá en nues­tra li­bre­ta. Ca­da una de esas ta­reas irá de­pu­rán­do­se con pre­gun­tas: ¿es una ta­rea im­por­tan­te o una res­pon­sa­bi­li­dad que me au­to­im­pon­go? ¿Es vi­tal pa­ra mí o pa­ra mi fa­mi­lia? ¿Qué obs­tácu­los la di­fi­cul­tan? ¿Pue­do cum­plir­la en un mes o de­bo di­vi­dir­la en va­rios re­tos? Así, un bu­llet jour­nal pue­de ser una ho­ja de ru­ta pa­ra un año o con­te­ner re­tos más hu­mil­des, co­mo una die­ta pa­ra un mes o un pro­gra­ma de es­tu­dio pa­ra un tri­mes­tre. Al­gu­nas per­so­nas lo usan co­mo re­gis­tro de las se­ries que ven o de los li­bros que leen y son, tam­bién, per­fec­tos pa­ra lle­var la con­ta­bi­li­dad si que­re­mos aho­rrar. Una vez que he­mos de­ci­di­do qué ti­po de agen­da que­re­mos y he­mos re­suel­to el trá­mi­te de ele­gir li­bre­ta y bo­lí­gra­fos, de­be­mos fi­jar ico­nos pa­ra ta­reas, even­tos o no­tas. Tam­bién po­de­mos es­ta­ble­cer sím­bo­los pa­ra in­di­car si la ta­rea es prio­ri­ta­ria o si la no­ta se re­fie­re a una idea. Es im­por­tan­te crear un có­di­go de co­lo­res o lla­ma­das pa­ra las me­tas que no se han cum­pli­do (si ve­mos que re­tra­sa­mos algo de for­ma reite­ra­da, eso nos ha­rá pen­sar).

Es per­fec­ta co­mo ho­ja de ru­ta anual, co­mo dia­rio de die­ta o co­mo plan de aho­rro.

A gol­pe de vis­ta

Las pri­me­ras dos pá­gi­nas nos ser­vi­rán pa­ra avan­zar, a gol­pe de vis­ta, lo que nos espera a lo lar­go de un año. Se tra­ta de ver esos 12 me­ses a la vez, in­di­can­do qué ob­je­ti­vos o acon­te­ci­mien­tos im­por­tan­tes nos es­pe­ran en ca­da uno. En­tre­gas de pro­yec­tos, fe­chas de ma­trí­cu­la, ca­len­da­rios de exá­me­nes, pla­zos de pa­go, cum­plea­ños, via­jes, vi­si­tas al mé­di­co, va­cu­nas, aho­rros... A con­ti­nua­ción, de­di­ca­re­mos dos pá­gi­nas a ca­da mes. Lo ha­bi­tual es di­bu­jar el ca­len­da­rio, y aña­dir tres blo­ques pa­ra ta­reas, ob­je­ti­vos y no­tas. Se tra­ta de ir de lo ma­cro a lo mi­cro, de for­ma que los ob­je­ti­vos que nos mar­ca­mos anual­men­te que­den ex­pre­sa­dos en ta­reas men­sua­les y, lue­go, se­ma­na­les. Por­que po­de­mos acer­car aún más la lu­pa y uti­li­zar cua­tro do­bles pá­gi­nas de la agen­da pa­ra otras tan­tas se­ma­nas del mes (o cin­co), mar­cán­do­nos las ta­reas fi­ja­das pa­ra ca­da día. A par­tir de ese es­que­ma bá­si­co, la li­ber­tad es to­tal: crea­ti­vi­dad y es­ti­lo per­so­nal son las claves. Be­leth, blo­gue­ra en Book Ea­ter y Ja­ne Ey­re’s Li­brary, ha aña­di­do un mood man­da­la (man­da­la del hu­mor) en su bu­llet jour­nal: círcu­los con­cén­tri­cos, uno por ca­da día del mes, que co­lo­rea en fun­ción de su es­ta­do de áni­mo. Tie­ne otras ideas ge­nia­les, co­mo una es­tan­te­ría pa­ra ir po­nien­do los li­bros que lee. Noe­lia y La­ra, del blog co­sas­mo­lo­nas.com, de­ta­llan qué ma­te­ria­les son idó­neos (re­co­mien­dan li­bre­tas nu­me­ra­das y pun­tea­das, co­mo las Leucht­turm1917 o las Mo­les­ki­ne Clas­sic), co­lo­res neón, ador­nos de wa­shi ta­pe, mi­ni­no­tas ad­he­si­vas o se­llos acrí­li­cos. Im­por­tan­te: ade­más de un buen ro­tu­la­dor o bo­lí­gra­fo, una re­gla fle­xi­ble. ¿A qué es­pe­ras?

Las po­si­bi­li­da­des de es­tas agen­das son in­fi­ni­tas. Arri­ba, ejem­plos de có­mo or­ga­ni­zar agen­das dia­rias, se­gui­mien­to de bue­nos pro­pó­si­tos, listas de pe­lí­cu­las y li­bros in­tere­san­tes y aná­li­sis crí­ti­co men­sual de lo­gros y mé­to­dos me­jo­ra­bles.

@THAT_JOURNAL

@BOHO.BERRY

@ITS.STEPH

@CRAFTYENGINERD

@BOHO.BERRY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.