RANIA

“CÓ­MO PO­DRÍA­MOS DOR­MIR SI HU­BIÉ­RA­MOS CE­RRA­DO LAS FRON­TE­RAS A LOS RE­FU­GIA­DOS?”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

Una de ca­da cua­tro per­so­nas que vi­ve en Jor­da­nia ha lle­ga­do es­ca­pan­do del ho­rror de Siria. Des­de que co­men­zó la gue­rra, el pe­que­ño país de Orien­te Me­dio ha aco­gi­do a 1,3 mi­llo­nes de re­fu­gia­dos, más que to­da la Unión Eu­ro­pea. De ellos, de su lu­cha y sus es­pe­ran­zas, ha­bla­mos en ex­clu­si­va con la rei­na Rania, la mu­jer que lle­gó hu­yen­do de otra gue­rra y se ha con­ver­ti­do en la mu­sul­ma­na más in­flu­yen­te del mun­do. Por Ch­ris­ti­na Lamb / Fo­tos: Tom Stod­dart

En Twit­ter, don­de tie­ne 6,3 mi­llo­nes de se­gui­do­res, se des­cri­be co­mo “ma­dre y es­po­sa con un tra­ba­jo dia­rio muy co­ol”. Ese tra­ba­jo es ser rei­na y con su fa­bu­lo­sa ro­pa, su lar­ga me­le­na y su del­ga­da fi­gu­ra, lo pa­re­ce. En su cuen­ta de Ins­ta­gram hay imá­ge­nes que po­drían ha­ber sa­li­do de una se­sión pa­ra una re­vis­ta de mo­da y fo­tos fa­mi­lia­res, co­mo una en la que com­par­te un pas­tel en for­ma de co­ra­zón con el rey. Pe­ro, tam­bién hay imá­ge­nes me­nos gla­mu­ro­sas, en las que apa­re­ce con mu­je­res con la ca­be­za cu­bier­ta con hi­jab que llo­ran jun­to a ni­ños de ros­tro des­en­ca­ja­do. Por­que la rei­na Rania vi­ve en un país cer­ca­do por la gue­rra. Jor­da­nia com­par­te fron­te­ra con Siria, Irak, Is­rael y los te­rri­to­rios pa­les­ti­nos. A di­fe­ren­cia de al­gu­nos de sus ve­ci­nos, es un país po­bre, sin pe­tró­leo, pe­ro que es­tá dan­do una lec­ción al mun­do aco­gien­do a más re­fu­gia­dos que to­da Eu­ro­pa jun­ta. Una de ca­da cua­tro per­so­nas que vi­ven en su te­rri­to­rio es re­fu­gia­do: 2,7 mi­llo­nes, pa­ra una po­bla­ción to­tal de 9,5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, se­gún Uni­cef. Y Jor­da­nia al­ber­ga el cam­po de re­fu­gia­dos más gran­de del mun­do fue­ra del con­ti­nen­te afri­cano. Ade­más de es­po­sa y ma­dre de cua­tro hi­jos, la rei­na, de 46 años, es la mu­jer ára­be más in­flu­yen­te del mun­do, una pla­ta­for­ma que uti­li­za pa­ra ac­tuar co­mo por­ta­voz de los re­fu­gia­dos y pa­ra abo­gar por un mun­do más com­pa­si­vo. Pe­ro, cuan­do en­tra en la sa­la de re­cep­ción del pa­la­cio Al Hus­sei­ni­ya de Am­man, don­de ella y el Rey tie­nen sus des­pa­chos, no pue­do de­jar de mi­rar sus za­pa­tos, de co­lor azul cobalto y con al­tí­si­mos ta­co­nes con pe­dre­ría. Y cuan­do, al ra­to, se es­tro­pea mi gra­ba­do­ra, se com­por­ta con gran ama­bi­li­dad y una de sus nu­me­ro­sas asis­ten­tes en­tra ce­re­mo­nio­sa­men­te en la sa­la. “Me da la sen­sa­ción de que siem­pre se es­tro­pea to­do al mis­mo tiem­po –di­ce la rei­na son­rien­do–. Mi mó­vil, mi por­tá­til o la te­le­vi­sión siem­pre sue­len fa­llar a la vez, y en­ton­ces pien­so que ese día la tec­no­lo­gía se ha pues­to en mi con­tra y me doy por ven­ci­da”. Ima­gi­na­ba que, si eres rei­na, tie­nes un mon­tón de ayu­dan­tes pa­ra bre­gar con esas co­sas. Ade­más, es a Ap­ple a quien Rania tie­ne que agra­de­cer­le ha­ber­se con­ver­ti­do en rei­na. Li­cen­cia­da en Em­pre­sa­ria­les e hi­ja de un mé­di­co pa­les­tino, la rei­na tra­ba­ja­ba en el de­par­ta­men­to de már­ke­ting del gi­gan­te tec­no­ló­gi­co en Am­man en 1993, cuan­do un com­pa­ñe­ro la in­vi­tó a una ce­na. Allí co­no­ció al en­ton­ces prín­ci­pe Ab­da­lá, hi­jo ma­yor del rey Hus­sein, y se enamo­ró de “su gran son­ri­sa” y “su con­ta­gio­sa ener­gía”. Se ca­sa­ron seis me­ses des­pués. En aque­lla épo­ca, el tío de Ab- da­lá, Has­san bin Ta­lal, era el prín­ci­pe he­re­de­ro y re­gen­te. Pe­ro en 1999 el rey Hus­sein, a pun­to de mo­rir de cán­cer, re­vo­lu­cio­nó el reino ha­che­mi­ta al en­viar a su her­mano una car­ta en la que le acu­sa­ba de cons­pi­rar con el ejér­ci­to. Y nom­bró he­re­de­ro a Ab­da­lá.

Un desafío tras otro

Con 28 años, Rania se con­vir­tió en la rei­na más jo­ven del mun­do. “Fue ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil, te­nien­do en cuen­ta que no lo es­pe­ra­ba y no es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra ello –ad­mi­te–. Des­de el pri­mer mo­men­to, fue un desafío tras otro. Tu­vi­mos que en­fren­tar­nos al 11-S; a la gue­rra de Irak y a la lle­ga­da de los re­fu­gia­dos pro­vo­ca­da por es­ta; a las dos in­ti­fa­das en Ga­za; a las guerras de Lí­bano y Siria, con la lle­ga­da de más re­fu­gia­dos... Ver­da­de­ra­men­te ha si­do un gran desafío”. ¿Qui­zá, en­ton­ces, su tra­ba­jo no sea tan co­ol? “Creo que no es la pa­la­bra más exac­ta –di­ce rien­do–. Aun­que so­lo nos cen­tre­mos en nues­tra región y

en la si­tua­ción de los úl­ti­mos años, po­de­mos des­cri­bir­lo de mu­chas ma­ne­ras me­nos co­ol”. Le pre­gun­to si otros re­yes o rei­nas le die­ron con­se­jos [ellos via­jan a me­nu­do a Gran Bre­ta­ña, don­de su ma­ri­do se for­mó co­mo ofi­cial y don­de su hi­jo ma­yor, el prín­ci­pe Hus­sein, de 22 años, si­gue sus pa­sos]. “No ne­ce­sa­ria­men­te fue­ron re­yes o rei­nas –res­pon­de–. Apren­do de la gen­te que me ro­dea. Y ten­go suer­te por vi­vir con al­guien que rei­na con com­pa­sión, con­vic­ción e in­te­gri­dad”, aña­de. “Sé que pen­sa­rá que son pa­la­bras ma­ni­das, pe­ro vien­do ca­da desafío al que nos he­mos en­fren­ta­do y la ma­ne­ra en que mi ma­ri­do lo ha ges­tio­na­do, me he con­ver­ti­do en su ma­yor fan”.

Fo­tos en blan­co y ne­gro de sus cua­tro hi­jos, de en­tre 12 y 22 años, apor­tan el úni­co to­que per­so­nal a la sa­la de re­cep­ción, de már­mol co­lor mar­fil y ma­de­ra la­bra­da. “A ve­ces, in­ten­tar con­ven­cer a los ni­ños de que ter­mi­nen sus de­be­res es más di­fí­cil que al­gu­nas de las cues­tio­nes a las que de­bo en­fren­tar­me en mi des­pa­cho –di­ce–. Ser pa­dre o ma­dre te obli­ga a agu­di­zar tus cua­li­da­des ne­go­cia­do­ras. Mis hi­jos tie­nen eda­des muy di­fe­ren­tes (un ado­les­cen­te, un preado­les­cen­te, dos es­tu­dian­tes de uni­ver­si­dad), y ca­da uno con su pun­to de vis­ta”. Al tiem­po que ha cum­pli­do su pa­pel co­mo ma­dre del he­re­de­ro, Rania se ha con­ver­ti­do en una ac­ti­vis­ta a la que to­do el mun­do quie­re en su co­mi­té di­rec­ti­vo o en sus con­fe­ren­cias. Su prin­ci­pal ob­je­ti­vo es la edu­ca­ción de las ni­ñas y la pro­mue­ve in­ten­tan­do me­jo­rar el sis­te­ma de en­se­ñan­za: es­tu­vo tra­ba­jan­do en Lon­dres pa­ra po­ner en mar­cha una es­cue­la de for­ma­ción de pro­fe­so­res en Jor­da­nia. Pe­ro, tam­bién se ha con­ver­ti­do en una de­fen­so­ra –ves­ti­da de Chanel– del Is­lam y de los re­fu­gia­dos.

La huí­da de Pa­les­ti­na

Por­que, aun­que mu­chos no lo se­pan, la pro­pia rei­na tam­bién es re­fu­gia­da. Rania Al Yas­sim, su nom­bre de sol­te­ra, es de fa­mi­lia pa­les­ti­na y vi­vía en Ku­wait. Du­ran­te la pri­me­ra gue­rra del Gol­fo, en 1991, los Al Yas­sim se vie­ron obli­ga­dos a huir con otras mi­les de fa­mi­lias pa­les­ti­nas y es­ta­ble­cer­se en Am­man. Rania es­ta­ba es­tu­dian­do un MBA en El Cai­ro y, cuan­do re­gre­só, en­con­tró tra­ba­jo en már­ke­ting en Ci­ti­bank y, más tar­de, en Ap­ple. “Creo que Jor­da­nia man­tie­ne un ré­cord inigua­la­ble co­mo país re­cep­tor de re­fu­gia­dos –afir­ma–. So­mos un país pe­que­ño y con po­cos re­cur­sos, pe­ro el pri­me­ro del mun­do si te­ne­mos en cuen­ta el nú­me­ro de re­fu­gia­dos por ha­bi­tan­te… He­mos re­ci­bi­do a un 1,3 mi­llo­nes de si­rios, mien­tras que Eu­ro­pa ha vi­vi­do un gran con­flic­to pa­ra aco­ger a un mi­llón”. La rei­na es­tá en­fa­da­da por la fal­ta de ayu­da: “Aun­que es­toy muy or­gu­llo­sa de la res­pues­ta de Jor­da­nia, me cau­sa un pro­fun­do do­lor ver cuán­tos jor­da­nos han te­ni­do que su­frir y qué pre­cio tan al­to han pa­ga­do por la au­to­com­pla­cen­cia mun­dial”. Ten­go la oca­sión de com­pro­bar­lo en Zaa­ta­ri, el ma­yor cam­po de re­fu­gia­dos si­rios del mun­do, a 75 km al no­res­te de Am­man. Aun­que al­gu­nos ya han si­do tras­la­da­dos, to­da­vía aco­ge a unos 80.000 –la mi­tad de ellos ni­ños–, lo que con­vier­te a es­te lu­gar en la cuar­ta ciu­dad más gran­de de Jor­da­nia. Las tien­das blan­cas se ex­tien­den a lo lar­go de más de tres km2. Tie­ne nue­ve co­le­gios, 11 hos­pi­ta­les, dos su­per­mer­ca­dos, su pro­pia li­ga de fút­bol y una ca­lle prin­ci­pal –lla­ma­da “los Cam­pos Elí­seos”– con ca­fés y tien­das en las que pue­den has­ta al­qui­lar ves­ti­dos de no­via. Sin em­bar­go, casi el 90% de los re­fu­gia­dos de Jor­da­nia vi­ve en las ciu­da­des, lo que su­po­ne una in­men­sa pre­sión pa­ra los ser­vi­cios pú­bli­cos, en

“Jor­da­nia ha re­ci­bi­do a 1,3 mi­llo­nes de re­fu­gia­dos; to­da Eu­ro­pa, a un mi­llón de si­rios”.

un país don­de más de una ter­ce­ra par­te de la po­bla­ción vi­ve por de­ba­jo del um­bral de la po­bre­za y la tie­rra es casi un de­sier­to. Ade­más, las guerras que han ro­dea­do su te­rri­to­rio han des­trui­do el turismo en en­cla­ves his­tó­ri­cos co­mo Pe­tra, y el des­em­pleo en­tre los jó­ve­nes es del 29%. “Pue­de que aco­ger a los re­fu­gia­dos no ha­ya si­do la de­ci­sión más ló­gi­ca o sen­sa­ta, por­que nues­tra eco­no­mía no pue­de so­por­tar­lo –ad­mi­te la rei­na–. Nues­tros re­cur­sos pú­bli­cos, in­fra­es­truc­tu­ras y ser­vi­cios so­cia­les es­tán ago­ta­dos; nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra ges­tio­nar es­ta si­tua­ción es­tá aso­la­da. So­lo el 35% del cos­te de aco­ger a los re­fu­gia­dos lle­ga de do­na­cio­nes de otros paí­ses. Pa­ra cu­brir el res­to, he­mos te­ni­do que en­deu­dar­nos y nues­tra deuda se ha dis­pa­ra­do. ¿Era sen­sa­to aco­ger a tan­tos? Pro­ba­ble­men­te no. Pe­ro en el cen­tro de es­ta cri­sis hay se­res hu­ma­nos que lo han per­di­do to­do sin ha­ber­lo ele­gi­do”. Rania re­cuer­da a una mu­jer lla­ma­da Maha, a la que co­no­ció en una vi­si­ta a un cam­po de re­fu­gia­dos de la is­la grie­ga de Les­bos. “Le fal­ta­ba un año pa­ra es­pe­cia­li­zar­se co­mo gi­ne­có­lo­ga. Su via­je des­de Siria fue an­gus­tio­so, tu­vo que cru­zar el mar en una tra­ve­sía te­rri­ble, su vi­da ha cam­bia­do por com­ple­to y no tie­ne na­da. Pe­ro su prio­ri­dad era ser mé­di­co. Eso es lo más tris­te: la gen­te pien­sa en los re­fu­gia­dos co­mo per­so­nas de­ses­pe­ra­das que es­pe­ran ayu­da, pe­ro son gen­te con or­gu­llo, es­pe­ran­zas, sue­ños y as­pi­ra­cio­nes. So­lo cuan­do so­mos ca­pa­ces de ver­los así, po­de­mos em­pa­ti­zar con ellos y apor­tar so­lu­cio­nes”.

Com­pro­mi­so y em­pa­tía

Pa­ra los re­yes, ja­más se plan­teó la po­si­bi­li­dad de no acep­tar a los si­rios que se agol­pa­ban en sus fron­te­ras. “¿Aca­so pue­des vol­ver la es­pal­da a la ma­dre que hu­ye con sus hi­jos co­rrien­do un enor­me ries­go y aven­tu­rán­do­se a lo des­co­no­ci­do por­que sa­be que lo que de­ja de­trás es mu­cho peor? –se pre­gun­ta–. ¿Or­de­na en­ton­ces mi ma­ri­do que cie­rren las fron­te­ras? ¿Có­mo va a po­der dor­mir? Ja­más se plan­teó ha­cer­lo o no, la cues­tión fue có­mo íba­mos a arre­glár­nos­las pa­ra que to­do fun­cio­na­ra”. El com­pro­mi­so de Jor­da­nia es­tá cla­ro. ¿Por qué no po­día la Unión Eu­ro­pea, con 500 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes más aco­mo­da­dos, ha­cer lo mis­mo? “No quie­ro en­glo­bar to­das las res­pues­tas al pro­ble­ma en una ca­te­go­ría –ex­pli­ca la rei­na–. En par­te de Eu­ro­pa he­mos visto com­pa­sión, pe­ro en otra se ve a los re­fu­gia­dos con mie­do y sos­pe­cha. Es un fe­nó­meno pe­li­gro­so, en el que los te­mo­res sobre la se­gu­ri­dad y la eco­no­mía se ma­ni­pu­lan pa­ra pro­mo­ver po­lí­ti­cas po­pu­lis­tas e ideo­lo­gías iden­ti­ta­rias”. Las pa­la­bras Trump y Bre­xit es­tán en el ai­re. Le pre­gun­to qué opi­na sobre que el lí­der más po­de­ro­so del mun­do pro­mue­va esas po­lí­ti­cas. “Es tris­te que en mu­chas par­tes la pa­la­bra di­fe­ren­te se con­vier­ta en si­nó­ni­mo de pe­li­gro –res­pon­de–. Da mie­do pen­sar que vi­vi­mos en un mun­do en el que la gen­te pue­de ser ase­si­na­da mien­tras es­tá en un res­tau­ran­te o arro­di­llán­do­se pa­ra re­zar, pe­ro es pe­li­gros con­ver­tir eso en una ideo­lo­gía sobre la iden­ti­dad y pro­mo­ver el ul­tra­na­cio­na­lis­mo y el ais­la­cio­nis­mo, frac­tu­ran­do nues­tro mun­do. No po­de­mos des­truir el or­den en el que vi­vi­mos. Amu­ra­llar­nos unos con­tra otros y de­fen­der­nos ca­da uno por nues­tro la­do no va a ayu­dar a na­die”. Su dis­cur­so a fa­vor de la so­li­da­ri­dad y la ne­ce­si­dad de em­pa­tía en un mun­do frac­tu­ra­do no pue­de es­tar más ale­ja­do de la re­tó­ri­ca de Trump y su de­cre­to con­tra los mu­sul­ma­nes. Le pre­gun­to qué men­sa­je en­cie­rra es­te ti­po de po­lí­ti­ca. La rei­na es muy cau­ta en su res­pues­ta, pe­ro es­tá cla­ro lo que pien­sa: “To­dos los paí­ses tie­nen de­re­cho a le­gis­lar se­gún les con­vie­ne y la prin­ci­pal res­pon­sa­bi­li­dad de ca­da lí­der es sal­va­guar­dar la se­gu­ri­dad de su pue­blo. Pe­ro el pro­ble­ma del te­rro­ris­mo glo­bal es muy com­ple­jo y no se re­sol­ve­rá apli­can­do so­lu­cio­nes de blan­co o ne­gro, co­mo una prohi­bi­ción de en­tra­da”. Tam­bién le preo­cu­pa el cre­ci­mien­to de la is­la­mo­fo­bia. “Una de las in­jus­ti­cias más gran­des es el con­cep­to erró­neo que se tie­ne del Is­lam y del más del bi­llón y me­dio de mu­sul­ma­nes que exis­ten. El Is­lam no es el enemi­go; el enemi­go son Daesh y gru­pos se­me­jan­tes. Sus ac­cio­nes no son re­li­gio­sas, sino cri­mi­na­les; mu­chos te­rro­ris­tas pro­vie­nen de re­des cri­mi­na­les o han es­ta­do en la cár­cel. El mie­do al Is­lam y a los mu­sul­ma­nes so­lo con­si­gue ali­men­tar la ex­clu­sión de los que ha­blan, vis­ten o re­zan de for­ma di­fe-

“Es tris­te que, en mu­chas par­tes, di­fe­ren­te sea si­nó­ni­mo de pe­li­gro”.

ren­te, y es una ar­ma en ma­nos de los ex­tre­mis­tas, que así pue­den de­cir que la cul­tu­ra oc­ci­den­tal es­tá con­tra to­dos los mu­sul­ma­nes”. Es­te es un te­ma muy cer­cano pa­ra su país, que ha ad­mi­ti­do que 300 jor­da­nos se han uni­do al Daesh o Al Qae­da en Siria, aun­que los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia oc­ci­den­ta­les es­ti­man que la ci­fra real pue­de ser de has­ta 2.500. La rei­na cree que los mu­sul­ma­nes de­ben es­for­zar­se más en es­ta lu­cha. “De­be­mos tra­ba­jar más y ha­blar más al­to con­tra es­tos ex­tre­mis­tas, y se­ña­lar­los co­mo lo que son. Así anu­la­re­mos su po­der pa­ra re­clu­tar a más gen­te” Rania es, des­de ha­ce mu­cho

tiem­po, una fir­me de­fen­so­ra de la edu­ca­ción de las ni­ñas y ha ha­bla­do en con­tra de los ma­tri­mo­nios for­za­dos y los crí­me­nes de ho­nor. “Creo que, si se da más po­der a las mu­je­res, es po­si­ble ha­cer que pros­pe­ren to­dos los que es­tán a su al­re­de­dor. La edu­ca­ción de las ni­ñas es la me­jor in­ver­sión, por­que tie­ne un efec­to de on­da ex­pan­si­va en mu­chas cues­tio­nes: sa­lud, mor­ta­li­dad in­fan­til, desa­rro­llo eco­nó­mi­co... To­do me­jo­ra cuan­do se edu­ca a las chi­cas”. Le se­ña­lo que, en mu­chas so­cie­da­des de Orien­te Me­dio, in­clu­yen­do a la jor­da­na, se gra­dúan en la Uni­ver­si­dad más mu­je­res que hom­bres, aun­que no pue­den tra­ba­jar por res­tric­cio­nes cul­tu­ra­les o le­ga­les. “Las ra­zo­nes cul­tu­ra­les son un fac­tor muy im­por­tan­te –asien­te–. La men­ta­li­dad si­gue sien­do que, una vez te ca­sas y tie­nes hi­jos, tu prio­ri­dad es la ca­sa. Pe­ro eso es­tá cam­bian­do: una mu­jer con tra­ba­jo em­pie­za a ser per­ci­bi­da co­mo una es­po­sa más in­tere­san­te, por­que su­po­ne dos suel­dos en el ho­gar. Y ca­da vez más mu­je­res usan la tec­no­lo­gía pa­ra crear sus pro­pios ne­go­cios des­de ca­sa”. A pe­sar de que ella es un mo­de­lo –tra­ba­ja en cau­sas so­cia­les y ha es­cri­to cua­tro li­bros in­fan­ti­les–, no pa­re­ce que las co­sas ha­yan cam­bia­do mu­cho en Jor­da­nia. Los da­tos del Go­bierno mues­tran que la con­tri­bu­ción de las mu­je­res a la eco­no­mía su­po­nía el 14,6% en 2014, casi co­mo en 1995, y que el país ocu­pa el pues­to 142, de 144, en es­te sen­ti­do. “Si mi­ra al­re­de­dor, ve­rá a mu­je­res po­li­cías, jueces, sol­da­dos y con­se­je­ras de­le­ga­das. Va­mos en la bue­na di­rec­ción, pe­ro te­ne­mos que se­guir avan­zan­do”, ase­gu­ra. La Rei­na, que pre­su­me de con­du­cir (algo prohi­bi­do en la ve­ci­na Ara­bia Sau­dí) y vis­te a la ma­ne­ra oc­ci­den­tal, sien­te, sin em­bar­go, frus­tra­ción con los es­te­reo­ti­pos oc­ci­den­ta­les. “Lo que ve­mos con las mu­je­res ára­bes es lo mis­mo que ocu­rre en to­das par­tes con las mu­je­res: siem­pre tie­nen que su­pe­rar ba­rre­ras. Pe­ro son un es­cu­do pro­tec­tor con­tra la ra­di­ca­li­za­ción de los hom­bres, po­nen en co­mún los re­cur­sos pa­ra ali­men­tar a sus fa­mi­lias, las ve­mos en los cam­pos de ba­ta­lla, co­mo las ya­zi­díes que com­ba­ten con­tra el Isis en Irak... Oc­ci­den­te pue­de ayu­dar­nos re­sis­tién­do­se a los es­te­reo­ti­pos sobre las ára­bes co­mo su­mi­sas e in­de­fen­sas. No lo es­tán, y cuan­do de­je­mos de ver­las así po­dre­mos al­can­zar el ob­je­ti­vo”. Le pre­gun­to por la elec­ción de su ro­pa y su de­ci­sión de no lle­var hi­jab. “La re­li­gión es algo muy per­so­nal. Con­si­de­ro que es una equivocación in­ten­tar ges­tio­nar nues­tras di­fe­ren­cias in­ten­tan­do im­po­ner ho­mo­ge­nei­dad. Mu­chas mu­je­res en mi país lle­van hi­jab, pe­ro tam­bién en­con­tra­rá a mu­chas ves­ti­das co­mo yo. A ve­ces me des­con­cier­ta un de­ba­te tan in­ten­so sobre una cues­tión que no de­be­ría ser un pro­ble­ma”.

Un sel­fie con la rei­na

Tras nues­tra en­tre­vis­ta, acom­pa­ño a la rei­na a uno de los cen­tros co­mu­ni­ta­rios de la Jor­dan Ri­ver Foun­da­tion, la ONG que pre­si­de y que fue la pri­me­ra en la región en lu­char con­tra el abu­so in­fan­til y la vio­len­cia do­més­ti­ca. Es un lu­gar aco­ge­dor y lu­mi­no­so, que si­mu­la una ca­lle a lo lar­go de la que se si­túan los es­pa­cios de una ca­sa, des­de una co­ci­na a un dor­mi­to­rio; en ca­da uno se tra­tan dis­tin­tos te­mas. Los ni­ños es­tán asom­bra­dos al co­no­cer a una rei­na de car­ne y hue­so, pe­ro su ca­li­dez es con­ta­gio­sa y al­gu­nos se atre­ven a pe­dir­le un sel­fie. Mu­chos de los pe­que­ños son re­fu­gia­dos si­rios. “Ne­ce­si­ta­mos pen­sar no so­lo en los efec­tos eco­nó­mi­cos de ser re­fu­gia­do, sino tam­bién en la ne­ce­si­dad de abor­dar el trau­ma psi­co­ló­gi­co que su­po­ne y có­mo ayu­dar­les a re­sis­tir –ex­pli­ca Rania–. Creo que, en el tiem­po que nos ha to­ca­do vi­vir, no ha ha­bi­do una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria tan do­lo­ro­sa y ur­gen­te co­mo es­ta. Hay una ge­ne­ra­ción de ni­ños

“La edu­ca­ción de las ni­ñas es la me­jor in­ver­sión, es una on­da ex­pan­si­va”.

que no ha cum­pli­do sie­te años que so­lo ha co­no­ci­do la gue­rra y el des­arrai­go. Se­gún Uni­cef, el año pa­sa­do fue el más ca­tas­tró­fi­co. Au­men­ta­ron un 20% las muer­tes in­fan­ti­les, los me­no­res re­clu­ta­dos co­mo sol­da­dos y el tra­ba­jo in­fan­til. Hay 2,75 mi­llo­nes de ni­ños si­rios que no van al co­le­gio. Su in­fan­cia se es­tá per­dien­do en la ig­no­ran­cia, lo que los ha­ce más vul­ne­ra­bles a la ra­di­ca­li­za­ción. Mien­tras es­ta­mos aquí, ¿se es­tá crean­do un mun­do más pe­li­gro­so que el que co­no­ce­mos?”. Mien­tras los ni­ños char­lan, al­gu­nos padres ela­bo­ran ga­lle­tas de pis­ta­cho y dá­ti­les, que se ven­den y se re­ga­lan a los lí­de­res que vi­si­tan Jor­da­nia. Ade­más, la fun­da­ción aca­ba de fir­mar un acuer­do con Ikea que da­rá tra­ba­jo a 200 mu­je­res si­rias pa­ra ela­bo­rar ar­te­sa­nía. No hay sig­nos de que la ma­rea de re­fu­gia­dos va­ya a dis­mi­nuir. La gue­rra de Siria ha cum­pli­do sie­te años. ¿Qué pien­sa Rania sobre el fra­ca­so de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal pa­ra pa­rar­la? “Es un pun­to muy ne­gro en la his­to­ria de la di­plo­ma­cia mun­dial. Una de las cau­sas de que no ha­ya­mos po­di­do avan­zar es que el mun­do es­tá di­vi­di­do sobre el fu­tu­ro del país. Ne­ce­si­ta­mos una vi­sión cohe­ren­te que lle­ve a ne­go­ciar un acuer­do de paz y un al­to el fue­go”, res­pon­de.

Tras la Pri­ma­ve­ra

Jor­da­nia fue uno de los po­cos paí­ses en Orien­te Me­dio que sa­lió casi in­tac­to de la Pri­ma­ve­ra Ára­be, pe­ro ima­gino que hu­bo no­ches de in­som­nio en el Pa­la­cio Real. En enero de 2011, las pro­tes­tas en la ca­lle au­men­ta­ron. El rey Ab­da­lá se reunió con va­rios lí­de­res y ac­ce­dió a cam­biar su Go­bierno y a in­tro­du­cir al­gu­nas re­for­mas po­lí­ti­cas. A me­di­da que au­men­ta­ba el caos en Siria, las pro­tes­tas dis­mi­nu­ye­ron en Jor­da­nia. Qui­zá tu­vo que ver que el país ten­ga las Fuer­zas Ar­na­das me­jor en­tre­na­das de Orien­te Me­dio. El rey y la rei­na pa­re­cen go­zar de po­pu­la­ri­dad. Cuan­do le di­go al ta­xis­ta que es­toy en Am­man pa­ra en­tre­vis­tar a la rei­na, no quie­re co­brar la ca­rre­ra. Más tar­de, me en­te­ro de que es­tá prohi­bi­do cri­ti­car al rey. Las pro­tes­tas con­ti­núan de vez en cuan­do, nor­mal­men­te por la si­tua­ción eco­nó­mi­ca y la in­tro­duc­ción del IVA pa­ra pa­liar el agu­je­ro fi­nan­cie­ro cau­sa­do por los re­fu­gia­dos. “No hay ló­gi­ca que ex­pli­que por qué re­sis­ti­mos –ad­mi­te la rei­na–. El país atra­vie­sa una cri­sis, la deuda es­tá por las nu­bes, tu­vi­mos la Pri­ma­ve­ra Ára­be, hay gue­rra en cua­tro de nues­tras cin­co fron­te­ras. Una de las co­sas que nos man­tie­ne uni­dos es sen­tir­nos or­gu­llo­sos del tra­ba­jo que ha­ce­mos cons­tru­yen­do nues­tras ins­ti­tu­cio­nes. Te­ne­mos una so­cie­dad ci­vil fuer­te y unas ONG que tra­ba­jan con el Go­bierno pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas. Esa es una de las ra­zo­nes por las que, con­tra to­do pro­nós­ti­co, Jor­da­nia ha per­ma­ne­ci­do in­tac­ta a pe­sar de re­ci­bir a tan­tos re­fu­gia­dos”, aña­de. “Pe­ro la de­mo­cra­ti­za­ción es un pro­ce­so lar­go. Y los con­flic­tos y pre­sio­nes eco­nó­mi­cas tien­den a ra­len­ti­zar­lo; la gen­te se cen­tra en so­bre­vi­vir”. Rania cree que Oc­ci­den­te fue in­ge­nuo en Af­ga­nis­tán, Irak y Li­bia, de­rri­ban­do el ré­gi­men ta­li­bán y a dic­ta­do­res co­mo Sa­dam Hus­sein y Ga­da­fi, y pen­san­do que to­do iba a cam­biar. “No se pue­de es­pe­rar que ha­ya de­mo­cra­cia y que es­ta trae­rá las li­ber­ta­des a las que as­pi­ra la gen­te cuan­do esos va­lo­res no se han in­cor­po­ra­do a su cul­tu­ra –ex­pli­ca Rania–. La li- ber­tad de ex­pre­sión, el res­pe­to a las opi­nio­nes di­fe­ren­tes, a la di­ver­si­dad, a las ins­ti­tu­cio­nes, a la li­ber­tad de pren­sa, son los ci­mien­tos de una de­mo­cra­cia sana; si no, se ter­mi­na con unas úni­cas elec­cio­nes que pro­du­cen dic­ta­do­res peo­res que los de­rro­ca­dos y re­tro­ce­des 20 años has­ta la pró­xi­ma opor­tu­ni­dad. La de­mo­cra­cia no con­sis­te so­lo en elec­cio­nes, esa es la guin­da del pas­tel. Ne­ce­si­tas con­cen­trar­te en el du­ro tra­ba­jo pre­vio”.

En la Ca­sa Blan­ca

Po­cos días des­pués de es­ta en­tre­vis­ta, los re­yes de Jor­da­nia vi­si­tan la Ca­sa Blan­ca. La pre­gun­to a Rania si le da­rá al­gún con­se­jo a Me­la­nia Trump, la pri­me­ra dama, que co­mo ella es una ex­tran­je­ra que ines­pe­ra­da­men­te se ha en­con­tra­do en la ci­ma del país. “Es la pri­ma­ve­ra vez que voy a re­unir­me con ella y se­ría pre­ten­cio­so pen­sar que pue­do en­se­ñar­le na­da, pe­ro si me pre­gun­ta, es­ta­ré en­can­ta­da de com­par­tir mi ex­pe­rien­cia”. Mien­tras nos des­pe­di­mos, no pue­do ima­gi­nar a dos mu­je­res más di­fe­ren­tes que la rei­na Rania y Me­la­nia Trump. “Nues­tros con­tex­tos son muy dis­tin­tos, pe­ro es­toy se­gu­ra de que te­ne­mos co­sas en co­mún”, ase­gu­ra. “Us­ted se lle­va­ba muy bien con Mi­che­lle Oba­ma”, le di­go. En su ca­ra se di­bu­ja una am­plia son­ri­sa mien­tras em­pie­za a de­cir: “Adoro a Mich…”, e in­me­dia­ta­men­te se de­tie­ne. “Mi­che­lle es una mu­jer muy ins­pi­ra­do­ra, e Ivan­ka Trump es jo­ven e in­te­li­gen­te y muy com­pro­me­ti­da con la ne­ce­si­dad de dar po­der a las mu­je­res, es­pe­cial­men­te en el mun­do de los ne­go­cios”. Y de es­ta for­ma, los asom­bro­sos ta­co­nes azules se ale­jan re­so­nan­do sobre el sue­lo ha­cia otra cau­sa de la que ha­cer­se car­go.

“Si de­ja­mos de ver a las ára­bes co­mo su­mi­sas e in­de­fen­sas al­can­za­re­mos el ob­je­ti­vo”.

La rei­na Rania, en el pa­la­cio Al Hus­sei­ni­ya de Am­man.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.