¿ Ligues o AMO­RES?

Al­gu­nos ado­les­cen­tes se enamo­ran; otros man­tie­nen re­la­cio­nes sin com­pro­mi­so por mie­do a la in­ti­mi­dad. Es­tán cons­tru­yen­do su se­xua­li­dad y di­cen adiós a su in­fan­cia.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nuestros Hijos - ISA­BEL ME­NÉN­DEZ, psi­có­lo­ga

To­do ado­les­cen­te, de un mo­do u otro, se pre­gun­ta quién es. Du­dar sobre la vi­da que se desea y la bús­que­da de una iden­ti­dad se­xual mar­can el prin­ci­pio de es­te periodo que ad­qui­ri­rá sen­ti­do años más tar­de, en la ju­ven­tud. La iden­ti­dad se­xual es una cons­truc­ción psí­qui­ca que de­ter­mi­na a la per­so­na y le ha­ce to­mar una po­si­ción fren­te a sus de­seos, ya sea en re­la­ción a lo que quie­re con otro o a lo que quie­re pa­ra sí. Se tra­ta, en fin, de desear y de ser ob­je­to de de­seo. To­do ser hu­mano ha de ser ca­paz de in­te­grar es­tas opciones en su per­so­na­li­dad, de­ben cam­biar­lo to­do sin de­jar de ser ellos mis­mos. Es im­por­tan­te en­ten­der que es­te pro­ce­so pue­de ser lar­go y es­tar ja­lo­na­do de du­das. En oca­sio­nes, ESA du­da se re­fie­re a si se ha ele­gi­do bien y si con­vie­ne cam­biar. Du­ran­te la cons­truc­ción de la iden­ti­dad se­xual, que se con­so­li­da en la ado­les­cen­cia, se sor­tean y re­suel­ven va­rios con­flic­tos. El mie­do a que el en­cuen­tro con el se­xo opues­to des­cu­bra fra­gi­li­da­des y la ne­ce­si­dad de re­sol­ver la re­la­ción con los pro­ge­ni­to­res ha­cen del ado­les­cen­te la per­so­na que más se de­ba­te en la in­cer­ti­dum­bre. Car­los es­cu­cha lo que Adrián le cuen­ta, asom­bra­do por la fa­ci­li­dad que su ami- go tie­ne pa­ra li­gar. Am­bos han cum­pli­do 16 años. Adrián lle­va ya un lar­go re­co­rri­do se­xual, pues de­bu­tó con 14 años y a los 15 co­no­ció el amor, aun­que la chi­ca con la que es­ta­ba le de­jó a los cua­tro me­ses de re­la­ción. Des­de en­ton­ces, ha te­ni­do va­rios ligues de los que pre­su­me an­te sus ami­gos. Adrián se mues­tra sin pre­jui­cios a la ho­ra de re­la­cio­nar­se con las chi­cas. Sin em­bar­go, tras ese com­por­ta­mien­to se es­con­de el in­ten­to de sos­te­ner su au­to­es­ti­ma an­te un sen­ti­mien­to de vul­ne­ra­bi­li­dad muy gran­de, un sen­ti­mien­to que le obli­ga a huir del su­fri­mien­to de la re­la­ción amo­ro­sa. El pri­mer amor le mar­có con un aban­dono que no ha su­pe­ra­do, por­que re­mi­tía a un aban­dono an­te­rior y a una his­to­ria fa­mi­liar en la que Adrián no se sin­tió acom­pa­ña­do su­fi­cien­te­men­te. Aho­ra, tie­ne un li­gue que le gus­ta mu­cho y que­rría in­vi­tar­la a su ca­sa. Pa­ra ello es­tá or­ga­ni­zan­do un plan: es­pe­rar a que sus padres se va­yan de va­ca­cio­nes y que­dar­se so­lo, por­que sa­be que ellos no au­to­ri­za­rían que ella se que­da­ra a dor­mir. Has­ta cier­to pun­to, lo en­tien­de. Ha­bían co­gi­do ca­ri­ño a su pri­me­ra no­via y aho­ra ni si­quie­ra sa­ben que hay otra chi­ca que le gus­ta. Su ami­go Car­los se que­da asom­bra­do, a él no se le ocu­rri­ría ni de le­jos ha­cer algo así.

¿En ca­sa con el no­vio?

Acep­tar o no que el hi­jo o la hi­ja duer­man en ca­sa con su no­vio o no­via, de­pen­de mu­cho de la re­la­ción que man­ten­gan y del tiem­po que lle­ven, pe­ro tam­bién de que se res­pe­ten las re­glas de fun­cio­na­mien­to de la ca­sa. El jo­ven in­ten­ta que se le au­to­ri­ce a ser adul­to y pa­ra ello con­vie­ne que su re­la­ción sea só­li­da. Tam­bién se pue­de con­si­de­rar la idea de que en ca­sa es­tán más pro­te­gi­dos que en cual­quier otro lu­gar. To­do de­pen­de de las ideas que ten­gan los padres. Los ado­les­cen­tes no sue­len di­so­ciar los sen­ti­mien­tos amo­ro­sos del en­cuen­tro se­xual con otro, lo que se­ría ena­mo­rar­se de al­guien inac­ce­si­ble o te­ner en­cuen­tros ín­ti­mos sin sen­tir­se im­pli­ca­dos de una ma­ne­ra amo­ro­sa. Al­gu­nos, sin em­bar­go, sí se com­por­tan así por con­flic­tos psi­co­ló­gi­cos: o bien sien­ten du­das pro­fun­das sobre su iden­ti­dad o bien les re­sul­ta im­po­si­ble re­nun­ciar a un ape­go muy pro­fun­do y a me­nu­do in­cons­cien­te ha­cia uno de los padres. En cual­quier ca­so, de­trás de ese com­por­ta­mien­to se es­con­de un su­fri­mien­to psí­qui­co y ne­ce­si­tan tiem­po pa­ra acla­rar su po­si­ción. Du­ran­te la ado­les­cen­cia, el sen­ti­mien­to amo­ro­so ha­cia otro fue­ra de la fa­mi­lia con­tri­bu­ye a asen­tar la per­so­na­li­dad adul­ta, ya que ese acer­ca­mien­to le per­mi­te aban­do­nar la po­si­ción in­fan­til ha­cia sus padres. Cam­biar de no­vio es ha­bi­tual du­ran­te es­ta eta­pa y los pa-

Con los pri­me­ros es­car­ceos se­xua­les, sur­gen nue­vos con­flic­tos.

dres te­ne­mos que acep­tar­lo, siem­pre que es­tos cam­bios es­tén den­tro de unos lí­mi­tes ra­zo­na­bles. Lle­gar a la se­xua­li­dad ge­ni­tal en un en­cuen­tro con el otro se re­la­cio­na con una se­rie de vi­ven­cias que pue­den sen­tir­se co­mo sa­tis­fac­to­rias o in­sa­tis­fac­to­rias, co­mo un éxi­to o un fra­ca­so. Se­gún co­mo ha­yan que­da­do re­gis­tra­das, el ado­les­cen­te se desen­vol­ve­rá con ma­yor o me­nor di­fi­cul­tad. Pue­de evi­tar­las o ac­tuar de for­ma com­pul­si­va pa­ra in­ten­tar ne­gar los con­flic­tos que le pro­mue­ve el en­cuen­tro se­xual y afec­ti­vo con el otro.

Có­mo ac­tua­rá des­pués

Pa­ra el ado­les­cen­te, el en­cuen­tro se­xual po­ne sobre la me­sas las con­di­cio­nes en las que se en­cuen­tra su equi­li­brio emo­cio­nal, que tie­ne que li­diar con una des­pe­di­da, la del ni­ño que ha si­do, y con el na­ci­mien­to del adul­to en el que se con­ver­ti­rá. La acep­ta­ción o no de sus mo­vi­mien­tos por par­te de quie­nes le ro­dean de­ter­mi­na­rá, en cier­ta me­di­da, có­mo ac­tua­rá más ade­lan­te. Las fan­ta­sías de te­ner que ac­tuar co­mo un se­duc­tor pue­den dis­mi­nuir en el chi­co sus ca­pa­ci­da­des, tan­to en la con­quis­ta co­mo en pro­veer de gra­ti­fi­ca­ción a la chi­ca. De igual for­ma, las fan­ta­sías de re­sul­tar atrac­ti­va, va­lo­ra­da y que­ri­da po­nen la au­to­es­ti­ma fe­me­ni­na en ries­go cuan­do apa­re­cen du­das sobre el en­cuen­tro ín­ti­mo. Los mie­dos e in­se­gu­ri­da­des que ge­ne­ran las ex­plo­ra­cio­nes se­xua­les en la ado­les­cen­cia sue­len ser blo­quea­dos con el con­su­mo de al­cohol. Lle­gar a ser adul­to no es fá­cil. A lo lar­go de ese pro­ce­so, los ado­les­cen­tes cons­tru­yen una sub­je­ti­vi­dad de la que for­man par­te los va­lo­res trans­mi­ti­dos por su en­torno y a los que se su­man los del tiem­po cul­tu­ral que les ha­ya to­ca­do vi­vir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.