MA­NI­FIES­TO A MI GE­NE­RA­CIÓN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Amor Entre Google Y Facebook -

Per­te­ne­ce­mos a la pri­me­ra ge­ne­ra­ción que vi­vi­rá peor que sus padres. No so­lo por­que no po­dre­mos te­ner un tra­ba­jo fi­jo, com­prar­nos una ca­sa ni ju­bi­lar­nos a los 65 años, sino por­que ellos tu­vie­ron una vi­da se­xual más ac­ti­va que la nues­tra, al me­nos si nos ate­ne­mos a la fre­cuen­cia. Res­pi­ra hon­do y acép­ta­lo. Y si ne­ce­si­tas ver ci­fras y es­tu­dios se­rios pa­ra creér­te­lo, so­lo te di­ré que en Reino Uni­do, des­pués de en­tre­vis­tar a 27.000 per­so­nas, los in­ves­ti­ga­do­res lle­ga­ron a la tris­te con­clu­sión de que los adul­tos de hoy te­ne­mos me­nos se­xo que los de 20 años atrás. Por lo visto, por un la­do nos que­da­mos de­ma­sia­do tiem­po vi­vien­do en la ca­sa de los padres y, por otro, es­ta­mos atra­pa­dos en las dis­tin­tas va­ria­cio­nes de li­go­teo on li­ne que con­su­men tiem­po, crean ex­pec­ta­ti­vas, pe­ro no te lle­van a nin­gún la­do. Pa­re­ce que an­te la po­si­bi­li­dad irreal de un mer­ca­do po­ten­cial­men­te in­fi­ni­to de pa­re­jas no nos de­ci­di­mos por na­die. Y vi­ce­ver­sa.

Nues­tros padres iban al bar y se con­cen­tra­ban en una o dos opciones. No­so­tros en cam­bio te­ne­mos un aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des geo­grá­fi­ca­men­te ac­ce­si­bles, que nos ha­ce creer que tar­de o tem­prano va a sal­tar la lie­bre, pe­ro no. Ade­más, so­mos más se­lec­ti­vos, ti­quis­mi­quis e in­con­for­mis­tas, y así nos va. Los au­to­res del es­tu­dio no ven nin­gu­na tra­ge­dia en el he­cho de que “los mi­llen­nials ten­gan me­nos se­xo que sus padres” y se aven­tu­ran a de­cir que pue­de ser “una elec­ción” y “una se­ñal de que con­tro­lan su vi­da se­xual”. Yo más que eso veo una adic­ción a Net­flix, mu­cha pe­re­za y cier­ta ten­den­cia a desechar cual­quier pa­re­ja po­ten­cial si no coin­ci­de al 95% con nues­tro ideal del amor. Pe­ro aún así, tam­po­co nos va tan mal a los na­ci­dos des­pués de 1984, por algo nos lla­man la ge­ne­ra­ción del hook up, es de­cir del “aquí te pi­llo aquí te ma­to”. Si aún así, re­sul­ta que tus padres son más ac­ti­vos que tú, algo no es­tá fun­cio­nan­do. Mi di­la­ta­da ex­pe­rien­cia en la bús­que­da del amor (o lo que sur­ja) on li­ne me di­ce que la cul­pa es de esa sen­sa­ción de fal­sa abun­dan­cia que nos crea internet. Una se en­gan­cha a re­nun­ciar a can­di­da­tos y cree que siem­pre ha­brá más has­ta que se da cuen­ta de que ha ago­ta­do Tin­der y em­pie­za a la­men­tar ha­ber si­do tan exi­gen­te. Co­mo re­pre­sen­tan­te dig­na de es­ta ge­ne­ra­ción, aun­que ya no soy mi­llen­nial, con­si­de­ro una hu­mi­lla­ción mo­ral que nues­tros padres tu­vie­ran una vi­da se­xual más ani­ma­da que la nues­tra, y creo que la pró­xi­ma lu­cha ge­ne­ra­cio­nal se­rá des­ha­cer es­te agra­vio, aun­que pa­ra ello ten­ga­mos que re­nun­ciar a internet y con­ver­tir­nos en aman­tes analó­gi­cos.

MO­RA­LE­JA

To­do tiem­po pa­sa­do fue me­jor.

CO­SAS QUE HA­CER

Ela­bo­rar una ta­bla de Ex­cel pa­ra com­pa­rar la ac­ti­vi­dad se­xual de las dos ge­ne­ra­cio­nes de mu­je­res que me an­te­ce­die­ron con la mía pro­pia.

MISS DRA­MAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.