La re­la­ción con el CUER­PO

¿Có­mo te lle­vas con él? ¿Te gus­ta? ¿Lo acep­tas? ¿Lo cui­das? ¿Lo mal­tra­tas? Aten­ción, por­que aun­que no seas cons­cien­te de ello, la ima­gen que tie­nes de tu cuer­po es un au­tén­ti­co ma­pa de tus emo­cio­nes.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos -

EEl cuer­po se en­cuen­tra en una en­cru­ci­ja­da en la que con­ver­gen lo bio­ló­gi­co, lo cul­tu­ral y lo psí­qui­co. Vi­vi­mos en un cul­tu­ra que nos pro­po­ne unos mo­de­los que pue­den ser di­fí­ci­les de se­guir y men­tal­men­te nos sen­ti­mos me­jor o peor con nues­tro cuer­po se­gún sea nues­tra his­to­ria emo­cio­nal. Las mu­je­res a ve­ces tra­ta­mos a nues­tro cuer­po co­mo a un ex­tra­ño con el que no nos lle­va­mos bien. Y en esa re­la­ción se pue­de ir des­de el so­me­ti­mien­to ab­so­lu­to a los mo­de­los cul­tu­ra­les, has­ta el aban­dono to­tal. En el pri­mer ca­so, cuan­do las exi­gen­cias son muy al­tas, más que cui­dar­lo lo mal­tra­ta­mos so­me­tién­do­lo a ope­ra­cio­nes es­té­ti­cas, fár­ma­cos, die­tas y tra­ta­mien­tos. Pe­ro, se­gún los ex­per­tos, si es­to se ha­ce por un re­cha­zo al cuer­po, el ma­les­tar pue­de au­men­tar des­pués de la trans­for­ma­ción fí­si­ca. En el se­gun­do ca­so, la re­nun­cia a com­pe­tir con una ima­gen inal­can­za­ble ha­ce más pa­ten­te la po­ca es­ti­ma que nos te­ne­mos. La que­ja con­tra nues­tro cuer­po es un re­pro­che ha­cia có­mo so­mos y de­la­ta que te­ne­mos di­fi­cul­ta­des pa­ra acep­tar­nos. No aca­ba­mos de que­rer­nos, de que­rer­le. ¿Por qué? La re­la­ción con el cuer­po es­tá me­dia­ti­za­da por los sen­ti­mien­tos que te­ne­mos ha­cia no­so­tras mis­mas. In­flu­ye, pues, la dis­tan­cia exis­ten­te en­tre có­mo so­mos y có­mo nos gus­ta­ría ser. Si esa dis­tan­cia es muy gran­de, apa­re­ce el su­fri­mien­to. Aun­que, si bien te­ne­mos una idea pro­pia y sub­je­ti­va de nues­tra ima­gen cor­po­ral, en un prin­ci­pio es­ta nos vino de fue­ra. La primera vez que nos en­con­tra­mos con nues­tra ima­gen se re­mon­ta al se­gun­do año de vi­da, cuan­do la ni­ña se re­co­no­ce en el es­pe­jo. Es un mo­men­to de jú­bi­lo, pe­ro pa­ra que se pro­duz­ca le an­te­ce­de una ope­ra­ción de re­co­no­ci­mien­to por par­te de un adul­to. Cuan­do es­te le di­ce: “Esa eres tú”, la ni­ña mues­tra ale­gría al ver­se ahí fue­ra, alie­na­da, pe­ro en­te­ra. ¿Por qué se po­ne con­ten­ta? Por­que en esa ima­gen re­co­no­ce un to­do cor­po­ral; re­co­ge de un so­lo gol­pe la ima­gen con­jun­ta de su cuer­po, que has­ta ese mo­men­to se co­mu­ni­ca­ba con el mun­do a tra­vés de una se­rie de per­cep­cio­nes y sen­sa­cio­nes lo­ca­li­za­das en la piel.

La aven­tu­ra del yo

La primera vez que uni­fi­ca su ima­gen, la ni­ña de­li­mi­ta su yo, es de­cir, se­pa­ra su per­so­na de lo que no es ella y co­mien­za a di­fe­ren­ciar­se de ese mun­do en el que se ha­lla­ba in­mer­sa sin lí­mi­te al­guno. Ese yo del que nos cree­mos pro­pie­ta­rias se con­for­ma, pues, en una ima­gen ex­ter­na por me­dio de unas pa­la­bras de otros (los pa­dres), que al nom­brar sus par­tes y al ala­bar al­gu­nas zo­nas de su cuer­po, es­ta­ban pre­pa­ran­do el mo­men­to en que la ni­ña lle­ga­ría a re­co­no­cer­se. Nos li­be­ra­mos de esa de­pen­den­cia res­pec­to a la mi­ra­da del otro a me­di­da que va­mos ga­nan­do en au­to­no­mía y per-

fi­lan­do nuestros de­seos. Pe­ro a ve­ces no apren­de­mos a mi­rar­nos de otra for­ma a co­mo creí­mos que nos mi­ra­ban. Si no nos mi­ra­ron con afec­to, no po­dre­mos or­ga­ni­zar de ma­ne­ra ade­cua­da nues­tro cuer­po ni la ima­gen que de­sea­mos te­ner de él. Lo acep­ta­mos cuan­do he­mos po­di­do or­ga­ni­zar una biografía afec­ti­va que no nie­ga las im­per­fec­cio­nes y no te­me a que­dar­se sin el amor del otro; tam­bién cuan­do nos he­mos en­con­tra­do con al­guien que, re­edi­tan­do las sen­sua­li­da­des in­fan­ti­les, des­pier­ta nues­tro cuer­po al pla­cer. Pe­ro nos acep­ta­mos, so­bre to­do, cuan­do nos pre­gun­ta­mos có­mo nos que­re­mos ver y no có­mo cree­mos que nos ven. To­das sa­be­mos que lo que más em­be­lle­ce es sen­tir­se bien con una mis­ma y co­nec­ta­da con los de­seos pro­pios, por­que es­to pro­du­ce un acuer­do en­tre el cuer­po bio­ló­gi­co y el psí­qui­co. Cui­dar­lo y lle­var­se bien con él sig­ni­fi­ca ha­ber al­can­za­do acuer­dos im­por­tan­tes con no­so­tras mis­mas. Eso in­clu­ye sa­ber es­cu­char sus ne­ce­si­da­des y cam­bios, al­go que ocu­rre cons­tan­te­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.