LA PRO­VO­CA­CIÓN CA­SA­NO­VA

Eduar­do Ca­sa­no­va se es­tre­na en la di­rec­ción con una his­to­ria de se­res mons­truo­sos, pe­ro muy hu­ma­nos. Una pro­pues­ta arries­ga­da, aplau­di­da en los fes­ti­va­les de Má­la­ga y Berlín, y de la que nos ha­bla en es­ta en­tre­vis­ta, de la mano de Ca­ri­ta. Por Ra­fa Pon­tes

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

C Cuan­do Pie­les era to­da­vía un guión, era muy di­fí­cil con­ce­bir que un pro­yec­to tan arries­ga­do lle­ga­ra a plas­mar­se en imá­ge­nes y me­nos, que lle­ga­ra a es­tre­nar­se en las pan­ta­llas co­mer­cia­les [des­de el 9 de ju­nio en ci­nes]. El pro­pio pro­duc­tor, Álex de la Igle­sia, co­men­tó iró­ni­ca­men­te du­ran­te el ro­da­je que se iban a crear aso­cia­cio­nes de to­do ti­po pa­ra de­nun­ciar­les. Sin em­bar­go, na­die con­tó con que su di­rec­tor, Eduar­do Ca­sa­no­va, se­ría ca­paz de trans­for­mar aque­llas ideas bru­ta­les en una pe­lí­cu­la lle­na de ma­gia, con la que lan­zar al es­pec­ta­dor tan­tos men­sa­jes co­mo imá­ge­nes icó­ni­cas. La con­fir­ma­ción lle­gó tras la pre­sen­ta­ción de la pe­lí­cu­la en el Fes­ti­val de Berlín. “Es­tre­nar allí fue un pun­to y apar­te”, cuen­ta el di­rec­tor y ac­tor, Eduar­do Ca­sa­no­va, lan­za­do al es­tre­lla­to gra­cias a sus años en la se­rie Aí­da. “Es una pe­lí­cu­la in­ten­sa, y me he da­do cuen­ta que quien es ca­paz de su­pe­rar los pri­me­ros 10 mi­nu­tos, ya su­pera to­das las ba­rre­ras. Siem­pre tu­ve cla­ro que Pie­les no de­ja­ría a na­die in­di­fe­ren­te: o no la so­por­ta­bas o te que­da­bas has­ta el fi­nal, pe­ro bien aga­rra­do a la bu­ta­ca”. Por si a al­guien le que­da­ba al­gu­na du­da, tras Berlín lle­gó el pre­mio del Ju­ra­do Jo­ven del Fes­ti­val de Má­la­ga y el Mé­liès d’ar­gent a la me­jor pe­lí­cu­la fan­tás­ti­ca eu­ro­pea en el Ima­gi­ne Film Fes­ti­val de Ams­ter­dam. Pa­re­ce que el mun­do par­ti­cu­lar que ha­bía crea­do la men­te de Ca­sa­no­va era com­pren­si­ble pa­ra mu­chos más, al mar­gen de sí mis­mo.

Cóm­pli­ces ne­ce­sa­rios

Su pri­me­ra cóm­pli­ce fue Ca­ro­li­na Bang, pro­duc­to­ra de la pe­lí­cu­la jun­to a su pa­re­ja, Álex de la Igle­sia, y pre­cur­so­ra del pro­yec­to des­de que era un guión de ape­nas 30 pá­gi­nas. “Siem­pre he que­ri­do pro­mo­ver his­to­rias que no sea ca­paz de ha­cer to­do el mun­do y que a mí me gus­ta­ría ver. Es una cues­tión de es­ti­lo, y por eso la for­ma de en­se­ñar es­ta pe­lí­cu­la al mun­do es tam­bién tan dis­tin­ta –aña­de Ca­ro­li­na–. Des­de ha­ce se­ma­nas, es­tá dis­po­ni­ble en ca­si 190 paí­ses a tra­vés de Net­flix, aun­que no en Es­pa­ña, don­de pri­me­ro va­mos a las sa­las. La ofer­ta en pan­ta­llas tra­di­cio­na­les se es­tá acor­tan­do mu­cho y, vis­to el re­sul­ta­do, lo que yo quie­ro per­so­nal­men­te es que es­ta pe­lí­cu­la la vea cuan­ta más gen­te me­jor. Net­flix lo en­ten­dió des­de el prin­ci­pio y esa es la ra­zón de que es­te­mos ahí”. En to­dos esos paí­ses pue­den ver en el mis­mo día es­ta pe­lí­cu­la y cual­quie­ra de los ca­pí­tu­los de Las chicas del ca­ble, am­bos pro­yec­tos pro­ta­go­ni­za­dos por Ana Pol­vo­ro­sa. “Es una ma­ra­vi­lla, por­que no pue­den ser dos tra­ba­jos más dis­pa­res –cuen­ta la ac­triz–. Cuan­do lo pien­so, siem­pre me pre­gun­to si el es­pec­ta­dor se da­rá cuen­ta de que la ac­triz de los dos tra­ba­jos es la mis­ma per­so­na, por­que es fuer­te”. Ana y Eduar­do es­tu­vie­ron sie­te años com­par­tien­do pla­tó en la se­rie Aí­da, lo que les con­vir­tió en lo más pa­re­ci­do a dos au­tén­ti­cos hermanos. “Me lo pa­sé siem­pre muy bien ro­dan­do con él, pe­ro con el tiem­po fui co­no­ci­do las his­to­rias que te­nía en la ca­be­za y ya me fas­ci­nó. No to­do el mun­do es ca­paz de po­ner­le a un per­so­na­je la ca­ra que me po­nen y que, al mis­mo tiem­po, se en­tien­da de lo que es­ta­mos ha­blan­do. Lle­var la pró­te­sis du­ran­te el ro­da­je fue muy du­ro, ya que me im­pe­día in­ge­rir na­da só­li­do du­ran­te to­do el día. Pe­ro nun­ca du­dé. De he­cho, acep­té an­tes de leer el guión. To­dos esos años en Aí­da me hi­cie­ron te­ner con­fian­za ple­na en sus ideas”. A pe­sar de eso, con­fie­sa que la pri­me­ra vez que vio la pe­lí­cu­la

“To­do el di­ne­ro que gané en Aí­da es­tá en mis cor­tos y en mi ci­ne”. Eduar­do Ca­sa­no­va

es­tu­vo en shock va­rios días. “No pu­de lle­var a na­die de mi fa­mi­lia, y no su­pe ex­pre­sar­les con cla­ri­dad lo que aca­ba­ba de ver. Pe­ro ya voy ca­mino de ver­la por cuar­ta vez y hay una co­sa cla­ra: a par­tir de los cin­co mi­nu­tos te ol­vi­das de las pró­te­sis y es una pa­sa­da. Es tan ho­rri­ble co­mo bo­ni­ta. La gen­te ha sa­bi­do com­pren­der­la”. Gra­cias a la se­rie, Eduar­do tam­bién cuen­ta en el re­par­to con Car­men Ma­chi, pe­ro el res­pe­to a la ac­triz le po­día an­te el mo­men­to de ha­cer la lla­ma­da. “Me da­ba pu­dor. ¿Có­mo iba a pe­dir­le a la mu­jer que me ha en­se­ña­do a ac­tuar que se de­je di­ri­gir por mí? ¡Que Car­men me ha re­ga­ña­do al­gu­nas ve­ces! No sé, me pa­re­cía vio­len­to. Pe­ro Ca­ro­li­na Bang me ani­mó a ha­cer­lo y me lle­vé una re­ga­ñi­na más: no en­ten­día por qué no la ha­bía lla­ma­do an­tes. Y me di­jo que sí an­tes de que le man­da­ra el guión”.

Ro­sa y mons­truo­so

Pie­les na­rra la his­to­ria de una se­rie de per­so­na­jes fí­si­ca­men­te di­fe­ren­tes, al­gu­nos por mal­for­ma­cio­nes ge­né­ti­cas y otros por al­gún ac­ci­den­te, pe­ro to­dos en una lí­nea cer­ca­na a la cien­cia fic­ción y con una es­té­ti­ca mar­ca­da por el co­lor ro­sa, don­de to­dos los pla­nos han si­do al­te­ra­dos por el di­rec­tor en tex­tu­ra y lu­mi­no­si­dad. To­dos esos per­so­na­jes se re­la­cio­nan en­tre ellos y con el mun­do real de una ma­ne­ra en la que, fi­nal­men­te, des­cu­bres que sus pro­ble­mas y mie­dos no son tan di­fe­ren­tes a los que es­tán den­tro de unos cá­no­nes nor­ma­les. “El ma­qui­lla­je es una más­ca­ra que ta­pa lo be­llo, pe­ro que­ría con­tar una his­to­ria que se en­ten­die­ra de la mis­ma ma­ne­ra con pró­te­sis o sin ellas. Siem­pre me in­tere­só lo fí­si­ca­men­te di­fe­ren­te –di­ce Ca­sa­no­va–. He he­cho una ca­rre­ra co­mo cor­to­me­tra­jis­ta pa­ra con­tar his­to­rias,y en mu­chos de ellos el fí­si­co era el pro­ta­go­nis­ta de la his­to­ria. Y ha­cía cor­tos por­que no te­nía el di­ne­ro ne­ce­sa­rio pa­ra que fue­ran lar­gos. Creo que di­ri­gía por an­sie­dad y to­do el di­ne­ro que gané en Aí­da es­tá ahí, en mis cor­tos. Y bueno, en mi casa, no te voy a en­ga­ñar…”. Por eso, aun­que Ca­sa­no­va es­tre­na en po­cas se­ma­nas co­mo ac­tor la co­me­dia Señor, da­me pa­cien­cia [es­treno, 16 de ju­nio] y co­mien­za otra pe­lí­cu­la en unos días, di­ri­gir es lo que tie­ne cla­ro que va a ha­cer has­ta que pue­da. “Yo sa­bía que es­ta pe­lí­cu­la la ha­ría con di­ne­ro o sin él”. Se tra­ta tam­bién del mo­ti­vo prin­ci­pal por el que, aun­que el equi­po de Aí­da for­ma­ra una gran fa­mi­lia, no su­pu­so nin­gún trau­ma el pun­to fi­nal. “Fue muy du­ro, pe­ro des­pués de 11 años, tam­bién un ali­vio. Cuan­do una per­so­na se ha­ce muy ma­yor, a ve­ces es me­jor que se mar­che an­tes de que lo pa­se mal. Yo apro­ve­ché pa­ra ir­me a es­tu­diar ci­ne a Cu­ba y, aun­que soy muy va­lien­te pa­ra mu­chas co­sas, creo que no ha­bría si­do ca­paz de de­jar­la si no la hu­bie­sen can­ce­la­do. Por fe­li­ci­dad, por las tra­mas, por los guio­nes, por có­mo la dis­fru­ta­ba la gen­te y, tam­bién, por­que era una fuen­te de in­gre­sos se­gu­ra”.

Más que un par­to

Pol­vo­ro­sa, sin em­bar­go, de­jó la se­rie an­tes de que ter­mi­na­ra en bus­ca de otros pro­yec­tos y, aun­que es­te año se vea más cla­ro que nun­ca que ha­bía vi­da y ta­len­to más allá de su per­so­na­je, la Lo­re, siem­pre tu­vo cla­ro que su ca­rre­ra con­ti­nua­ría por otros de­rro­te­ros. “En­tien­do que ha­ya gen­te que vea en 2017 el boom de los tra­ba­jos por la re­per­cu­sión que es­tán te­nien­do pe­ro, pa­ra mí, ya fue un enor­me cam­bio es­tar una tem­po­ra­da en Amar es pa­ra siem­pre. En­tré en Aí­da con 17 años y de­ci­dí ir­me con 24, y la re­cuer­do co­mo una eta­pa ma­ra­vi­llo­sa”. Pe­ro, aun­que es du­ro pa­ra un di­rec­tor le­van­tar una pe­lí­cu­la, y más si es tan especial co­mo es­ta, y pa­ra una ac­triz tra­ba­jar con una pró­te­sis que le ta­pa me­dia ca­ra, la di­fi­cul­tad no fue me­nor pa­ra una pro­duc­to­ra que afron­ta­ba la rec­ta fi­nal de su pri­mer em­ba­ra­zo. “To­da la ges­ta­ción de Ju­lia la pa­sé via­jan­do y ter­mi­nan­do la pe­lí­cu­la –ex­pli­ca Ca­ro­li­na Bang– y has­ta dos ho­ras an­tes de dar a luz es­ta­ba aten­dien­do lla­ma­das. Me­nos mal que, al me­nos, tu­ve un par­to fá­cil…”.

“Quie­ro pro­mo­ver his­to­rias que no pue­da ha­cer cual­quie­ra”. Ca­ro­li­na Bang

Ca­ro­li­na Bang, pro­duc­to­ra de Pie­les, con ves­ti­do de Fer­nan­do Cla­ro, jo­yas de Ra­bat y, en el ros­tro, Ideal Hy­dra­ta­cion de Ca­ri­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.