¿Una re­la­ción? No, gra­cias…

Aun­que las trans­for­ma­cio­nes cul­tu­ra­les han cam­bia­do nues­tra vi­da ín­ti­ma, per­ma­ne­ce en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo la idea de que la mu­jer que no tie­ne pa­re­ja es­tá in­com­ple­ta. ¿Es­tá so­bre­va­lo­ra­do el amor ro­mán­ti­co?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nosotros -

EEs ha­bi­tual te­ner más de una pa­re­ja a lo lar­go de la vi­da: mu­chas per­so­nas se se­pa­ran, otras de­ci­den vi­vir so­las, al­gu­nas op­tan por man­te­ner una re­la­ción vi­vien­do ca­da uno en su casa... Las mu­je­res han ido con­quis­tan­do un lu­gar di­fe­ren­te en la so­cie­dad. Pe­ro aún per­sis­te la idea de que, si no tie­nen pa­re­ja, es­tán in­com­ple­tas. Ele­na ha­bía sa­li­do a ce­nar con sus ami­gas Cla­ra y Ol­ga y, de vuel­ta a casa, pen­sa­ba que qui­zá ha­bía es­ta­do un po­co an­ti­pá­ti­ca con ellas, pe­ro es que ya no so­por­ta­ba que la in­ten­ta­ran em­pa­re­jar con al­guien. “¿No sois ca­pa­ces de su­po­ner por un mo­men­to que a lo me­jor quie­ro es­tar so­la con mi hi­jo, mi tra­ba­jo, mi fa­mi­lia, mi gen­te y sin pa­re­ja? –les di­jo–. No quie­ro de­pen­der de un hom­bre, ni si­quie­ra afec­ti­va­men­te; me lle­va mu­chas ener­gías y pre­fie­ro co­lo­car mi fuer­za en lo que por aho­ra me ha­ce más fe­liz. ¿Se­ríais tan ama­bles de respetar mis de­seos y no in­ten­tar em­pa­re­jar­me co­mo si cre­ye­rais que soy una po­bre­ci­ta que lo pa­sa mal so­la?”. Ele­na, de 44 años, ha te­ni­do dos pa­re­jas. Con la úl­ti­ma tu­vo a su hi­jo, que aho­ra tie­ne sie­te años. Se ha­bía sen­ti­do con­tro­la­da por ellos y muy po­co va­lo­ra­da en su pro­fe­sión. Era abo­ga­da. “¿Dón­de que­da la idea de que una mu­jer pue­de ser in­de­pen­dien­te y au­tó­no­ma?”, les di­ce a sus ami­gas. Los men­sa­jes que Ele­na siem­pre re­ci­bió de su ma­dre ha­bían si­do con­tra­dic­to­rios. Cons­cien­te­men­te, le de­cía que la mu­jer de­bía for­mar una fa­mi­lia, pe­ro in­cons­cien­te­men­te le trans­mi­tía que el ma­tri­mo­nio era re­nun­ciar a su li­ber­tad. El pa­dre, por su par­te, era un hom­bre po­se­si­vo y ce­lo­so, las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas que han te­ni­do tam­bién las pa­re­jas con las que ha es­ta­do. Du­ran­te una te­ra­pia psi­coa­na­lí­ti­ca, pu­do ela­bo­rar la iden­ti­fi­ca­ción que ha­bía rea­li­za­do con su ma­dre, y re­co­no­cer el de­seo de ser in­de­pen­dien­te y va­lo­rar su tra­ba­jo por de­lan­te de te­ner pa­re­ja. Le ha­bía cos­ta­do lle­gar has­ta don­de se en­con­tra­ba en la vi­da, pe­ro ha­bía to­ma­do esa de­ci­sión y es­ta­ba or­gu­llo­sa. No sa­bía si mas ade­lan­te que­rría una pa­re­ja, des­de lue­go no en es­te mo­men­to de su vi­da.

El de­seo y el otro

Asu­mir el de­seo de lo que que­re­mos ser es la úni­ca de­pen­den­cia a la que te­ne­mos que so­me­ter­nos pa­ra ser li­bres. To­dos los se­res hu­ma­nos te­ne­mos una can­ti­dad de ener­gía li­bi­di­nal que de­po­si­ta­mos en aque­llos as­pec­tos que

La ilu­sión de que, en pa­re­ja, uno no se va a sen­tir so­lo se des­va­ne­ce pron­to.

va­lo­ra­mos y a los que di­ri­gi­mos nues­tros de­seos, tan­to los cons­cien­tes co­mo los in­cons­cien­tes. ¿De don­de pro­vie­ne el de­seo? Se or­ga­ni­za en la in­fan­cia y se man­tie­ne a lo lar­go de la vi­da pa­ra al­can­zar al­go de lo que se ges­tó en los pri­me­ros años. Ire­ne Me­ler, psi­coa­na­lis­ta, plan­tea que en la re­la­ción de pa­re­ja ac­tual co­exis­ten ca­rac­te­rís­ti­cas tra­di­cio­na­les con ten­den­cias mo­der­nas que po­co a po­co van cam­bian­do la po­si­ción de la mu­jer. Pe­ro el ser de la mu­jer lle­va si­glos asociado a ser la pa­re­ja “de” un hom­bre, por lo que la fal­ta del víncu­lo con­yu­gal no so­lo ge­ne­ra so­le­dad, sino que des­per­so­na­li­za. Se­ña­la Me­ler que “ser es, pa­ra mu­chas mu­je­res, si­nó­ni­mo de ser-con-otro”. Al­go que co­rro­bo­ra­ría es­ta idea es que, has­ta ha­ce po­co, en mu­chos paí­ses la mu­jer per­día su ape­lli­do cuan­do con­traía ma­tri­mo­nio. La po­se­sión de un nom­bre pro­pio es un lo­gro femenino re­cien­te. La mu­jer era nom­bra­da por el ape­lli­do de él, co­mo par­te de su iden­ti­dad. El pa­sa­do vi­ve en nues­tro pre­sen­te. No te­ner pa­re­ja es per­ci­bi­do co­mo una ca­ren­cia que a ve­ces no se to­le­ra. El pro­ce­so de in­di­vi­dua­ción de las mu­je­res, y su va­lo­ra­ción co­mo se­res in­de­pen­dien­tes, per­mi­ti­rá que pue­dan tran­si­tar con los de­más más allá de la com­pa­ñía amo­ro­sa de un hom­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.