CÓM­PLI­CES Y HER­MA­NAS

Mu­cho más que dos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Quien no co­no­ce a tu her­ma­na, no te co­no­ce del to­do... Des­cu­bri­mos a las de Na­ta­lia de Mo­li­na, Eu­ge­nia Sil­va, Ma­ría Es­te­ve e Isa­bel Ji­mé­nez. Una re­la­ción úni­ca que nos sal­va y nos de­fi­ne. Por D. Arras­tia / Fotos: Ches­co Ló­pez

Pe­leas, llan­tos y ri­va­li­dad. Re­con­ci­lia­cio­nes, ri­sas y apo­yo. Y, so­bre to­das las co­sas, amor. El víncu­lo que man­te­ne­mos con un her­mano es am­bi­va­len­te, co­mo en to­das las re­la­cio­nes hu­ma­nas. Com­par­tir la vi­da con ellos nos pro­por­cio­na vi­ven­cias úni­cas que ter­mi­na­rán es­cul­pien­do nues­tra per­so­na­li­dad. Lo di­ce la cien­cia: un her­mano es una par­te de ti mis­mo que es­tá fue­ra de ti. “Apor­ta de ma­ne­ra su­ple­men­ta­ria co­sas que ya dan los pa­dres, co­mo el afec­to y la es­ti­mu­la­ción. Por un la­do, es un víncu­lo afec­ti­vo sig­ni­fi­ca­ti­vo que, tan­to si hay re­la­ción ge­né­ti­ca co­mo si no, fun­cio­na a lo lar­go de to­do el ci­clo vi­tal. Se tra­ta de un apo­yo que igual tie­nes en le­tar­go, pe­ro que se ac­ti­va en el mo­men­to en que lo ne­ce­si­tas. Ade­más, la re­la­ción con ellos apor­ta ca­li­dad en la es­ti­mu­la­ción: con los hermanos jue­gas, dis­cu­tes, en­tras en con­flic­to, te ha­ces con ellos y con­tra ellos. La re­la­ción con un her­mano es una ex­ce­len­te in­ver­sión des­de el pun­to de vis­ta del equi­li­brio emo­cio­nal y de la ca­li­dad del de­sa­rro­llo de una per­so­na”, ex­pli­ca En­ri­que Arranz Frei­jo, ca­te­drá­ti­co de Psi­co­lo­gía de la Fa­mi­lia de la Uni­ver­si­dad del País Vas­co en San Se­bas­tián. Ser el pri­mo­gé­ni­to, el me­diano o el pe­que­ño pre­dis­pon­drá el fu­tu­ro de los hermanos; tan­to, que los es­tu­dios psi­co­ló­gi­cos cer­ti­fi­can que el or­den de na­ci­mien­to es una va­ria­ble de­ter­mi­nan­te a la ho­ra de mo­de­lar la per­so­na­li­dad. “El her­mano ma­yor tien­de a ser más con­ser­va­dor, au­to­ri­ta­rio, res­pon­sa­ble y con­for­mis­ta, mien­tras que el me­nor sue­le ser más in­de­pen­dien­te, crí­ti­co, coope­ran­te y crea­ti­vo –ase­gu­ra Ali­cia Ló­pez de Fez, di­rec­to­ra del Cen­tro de Psi­co­lo­gía Ló­pez de Fez, de Va­len­cia–. Es muy co­mún que los pa­dres de­le­guen la res­pon­sa­bi­li­dad en el her­mano ma­yor, por eso los pri­mo­gé­ni­tos tie­nen un en­tre­na­mien­to especial en asu­mir au­to­ri­dad y ejer­cer­la. En­tre los hermanos pe­que­ños, hay da­tos que apo­yan la exis­ten­cia de per­so­na­li­da­des más crea­ti­vas; cuan­do na­cen, los pa­pe­les más con­ven­cio­na­les ya es­tán ocu­pa­dos y em­pren­den un pro­ce­so de bús­que­da de iden­ti­dad”, ex­po­ne En­ri­que Arranz Frei­jo. La ma­yor o me­nor di­fe­ren­cia de edad en­tre los hermanos es tam­bién un fac­tor im­por­tan­te pa­ra el de­sa­rro­llo de su re­la­ción. Así, dos hermanos del mis­mo se­xo y eda­des si­mi­la­res desa­rro­lla­rán una re­la­ción más in­ten­sa, ya que com­par­ten ma­yor nú­me­ro de co­sas, aun­que tam­bién se ge­ne­ra­rán más con­flic­tos. “Cuan­do hay una gran di­fe­ren­cia de edad, los pe­que­ños ve­rán a sus hermanos ma­yo­res co­mo un re­fe­ren­te, es­pe­cial­men­te si son del mis­mo se­xo, y los ma­yo­res ten­drán una ac­ti­tud pro­tec­to­ra ha­cia ellos. En es­tos casos, la ri­va­li­dad no exis­te y la con­flic­ti­vi­dad en sus re­la­cio­nes se­rá bas­tan­te me­nor”, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga. Y son las her­ma­nas, fren­te a los va­ro­nes, quie­nes cons­tru­yen una re­la­ción más es­tre­cha e ín­ti­ma. “Ellas in­vier­ten una gran par­te de su equi­li­brio emo­cio­nal en la ca­li­dad de las re­la­cio­nes familiares; es de­cir, una mu­jer su­fre mu­cho más que un hom­bre cuan­do la re­la­ción que tie­ne con sus her­ma­nas atra­vie­sa un mal mo­men­to. El víncu­lo es muy po­ten­te, pro­fun­dí­si­mo”, ase­gu­ra el ca­te­drá­ti­co En­ri­que Arranz.

Las mu­je­res sue­len te­ner un víncu­lo mu­cho más ín­ti­mo que los hermanos va­ro­nes.

Cuan­do eran ni­ñas, la ex­tro­ver­ti­da Ce­lia dis­fra­za­ba y ma­ne­ja­ba a la tí­mi­da Na­ta­lia en los tea­tri­llos que in­ven­ta­ba: “Siem­pre po­dré de­cir que fui su pri­me­ra di­rec­to­ra”, bro­mea. El jue­go pre­sa­gia­ba la vo­ca­ción de las dos her­ma­nas me­no­res de cua­tro –ellas, ac­tri­ces; las otras dos, abo­ga­das– de una fa­mi­lia jie­nen­se te­ji­da en el ma­triar­ca­do. “Mi her­ma­na mar­có el ca­mino y yo lo se­guí. Vio cla­rí­si­mo que me de­di­ca­ría a es­to, aun­que to­dos creían que era de­ma­sia­do tí­mi­da. Cuan­do me apun­té a tea­tro en el ins­ti­tu­to, en­con­tré don­de ser yo mis­ma”, di­ce Na­ta­lia. Años des­pués, pre­su­men de dis­fru­tar los triun­fos de la otra co­mo pro­pios. “Sue­ños com­par­ti­dos, co­mo la pe­lí­cu­la que hi­ci­mos jun­tas.

“TO­DOS PEN­SA­BAN QUE ERA DE­MA­SIA­DO TÍ­MI­DA, PE­RO CE­LIA CRE­YÓ EN MÍ Y ME MAR­CÓ EL CA­MINO”.

¡Vi­ví con más ilu­sión sus dos go­yas que si fue­ran míos! Cuan­do abrí la sa­la de tea­tro Ga­ra­je Lu­miè­re o aho­ra con los ví­deos de El An­ti­vlog, ¡siem­pre es­tá a mi la­do!”, di­ce Ce­lia. Na­ta­lia sub­ra­ya ese apo­yo. “Era di­fí­cil es­tar jun­tas en los Go­ya, pe­ro los astros se ali­nea­ron. Re­ga­lar a mi ma­dre y a mis her­ma­nas aquel mo­men­to, sen­tir­las or­gu­llo­sas... fue el pre­mio”. Ce­lia pun­tua­li­za: “A pe­sar de to­do lo in­creí­ble que le ha pa­sa­do, tan jo­ven y rá­pi­do, Na­ta­lia no ha cam­bia­do... Me fas­ci­na có­mo con­fiar en su in­tui­ción”. Ella se ex­pli­ca: “¡Es por nues­tra ma­dre! “Ma­má, si me da un ai­re de gran­de­za, dí­me­lo”, le di­go”. Muy pron­to Ce­lia se­rá ma­dre: “So­mos ti­tas de cin­co, pe­ro es el pri­me­ro de Ce­lia”, se emo­cio­na Na­ta­lia.

Ce­lia y Na­ta­lia de Mo­li­na AC­TRI­CES 34 Y 26 AÑOS “SIEM­PRE PO­DRÉ DE­CIR QUE FUI LA PRI­ME­RA DI­REC­TO­RA DE NA­TA­LIA”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.