KATY PERRY QUIÉN ES esa chi­ca?

La rei­na del pop pas­tel lan­za dis­co, aban­do­na el lo­li­tis­mo, cam­bia de ima­gen y as­pi­ra a con­ver­tir­se, una vez más, en la voz can­tan­te de las pis­tas de bai­le. Por Ro­sa Gil

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Qué Hay De Nuevo -

Nue­vo dis­co, nue­va ima­gen. A Katy Perry le gus­ta rein­ven­tar­se y en su dis­co Wit­ness (Uni­ver­sal), re­cién lle­ga­do a las tien­das, da un gi­ro ra­di­cal a su look. Su mú­si­ca –cua­tro años des­de Prism, su an­te­rior dis­co, no pa­san en vano– tam­bién ha da­do un pa­so ade­lan­te, y es más elec­tró­ni­ca y un­der­ground que nun­ca. Al­go ten­drán que ver la pro­duc­ción de gran­des co­mo Ale­xis Tay­lor y Joe God­dard, y las co­la­bo­ra­cio­nes de Nic­ki Mi­naj, Sia o Skip Marley, hi­jo de Bob. ¿Ha de­ja­do de­fi­ni­ti­va­men­te atrás a la pin-up in­ge­nua y sexy, que be­sa­ba a otras chi­cas pa­ra pro­vo­car y ex­hi­bía una me­le­na de co­lo­res? Tal vez. Pe­ro no de­be­mos ol­vi­dar que ese per­so­na­je era, a su vez, una hui­da ha­cia de­lan­te pa­ra la pe­que­ña Kat­heryn Hud­son –nom­bre real de Perry–, la ni­ña que se crió es­cu­chan­do so­lo mú­si­ca re­li­gio­sa, si­guien­do a sus pa­dres, que eran cris­tia­nos re­na­ci­dos, en su la­bor evan­ge­li­za­do­ra iti­ne­ran­te. Si Kat­heryn, al más pu­ro es­ti­lo de las es­tre­llas in­fan­ti­les, tu­vo que re­be­lar­se pa­ra crecer, tal vez ese mo­men­to ha­ya pa­sa­do. Aun­que, bien pen­sa­do, una mues­tra de ma­du­rez se­ría aban­do­nar la tri­ful­ca que man­tie­ne des­de ha­ce cua­tro años con su ex­me­jor ami­ga Tay­lor Swift y que, tam­bién en es­te dis­co, se ma­te­ria­li­za en for­ma de can­ción-pu­ña­la­da (Swish swish). To­do lle­ga­rá. O eso es­pe­ra­mos.

En la otra página, ima­gen pro­mo­cio­nal de la can­tan­te pa­ra Wit­ness. So­bre es­tas lí­neas, Perry en 2008, 2010 y 2012.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.