ACO­SO en la uni­ver­si­dad

Cuan­do un pro­fe­sor o di­rec­tor de te­sis uti­li­za su po­der pa­ra pre­sio­nar se­xual­men­te a una alum­na, ¿qué sa­li­da le que­da a ella? Has­ta aho­ra las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas le da­ban la es­pal­da, pe­ro es el fin de la ley del si­len­cio. Por Ale­jan­dro Ávi­la / Fo­tos:

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En El Foco -

Ana Vi­du era una bri­llan­te es­tu­dian­te de So­cio­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na (UB) y so­ña­ba con cam­biar el mun­do. Pe­ro aquel sue­ño se con­vir­tió en pe­sa­di­lla cuan­do un pro­fe­sor, Je­sús de Mi­guel, co­men­zó a aco­sar­la sis­te­má­ti­ca­men­te por co­rreo elec­tró­ni­co. “A mí me in­sis­tía pa­ra ir a to­mar ca­fé; a otros com­pa­ñe­ros les ha­cía pro­pues­tas se­xua­les, di­rec­ta­men­te”. Du­ran­te to­da la ca­rre­ra, in­ten­tó evi­tar en­con­trar­se a so­las con el aco­sa­dor, aun­que no lo de­nun­ció has­ta que co­men­zó el más­ter y el pro­fe­sor vol­vió a la car­ga. En cuan­to pu­so la de­nun­cia, la pri­me­ra de su uni­ver­si­dad, sus no­tas em­peo­ra­ron y hu­bo gen­te que de­jó de sa­lu­dar­la. “De­nun­ciar el aco­so ha si­do peor que su­frir­lo”, sen­ten­cia. Tras crear una red de víc­ti­mas y bus­car apo­yos en pro­fe­so­res co­mo Ra­món Fle­cha, Vi­du y él reunie­ron los tes­ti­mo­nios de otras 13 per­so­nas. Tras un año de in­ves­ti­ga­cio­nes in­ter­nas, el ca­so lle­gó a la Fis­ca­lía. El mi­nis­te­rio pú­bli­co lo vio cla­ro: ha­bía in­di­cios de de­li­to por aco­so se­xual. Pe­ro ar­chi­vó la de­nun­cia, por­que los de­li­tos ha­bían pres­cri­to. A pe­sar de las evi­den­cias, la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na no ac­ti­vó nin­gún me­ca­nis­mo pa­ra ex­pul­sar al pro­fe­sor y que de­ja­ra de aco­sar a sus es­tu­dian­tes. En­tre los de­nun­cian­tes hay un chi­co al que, con la ex­cu­sa de orien­tar su ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria, de Mi­guel invitó a su ca­sa y lle­gó a dar­le masajes en ro­pa in­te­rior y a ha­cer­le to­ca­mien­tos. O una chi­ca que te­nía 18 años en aquel mo­men­to y que re­ci­bió co­rreos se­xua­les en los que los “be­sos mo­ja­dos” y las pro­me­sas de “ac­ti­vi­dad fre­né­ti­ca en la ca­ma” eran mo­ne­da co­mún. Co­mo ex­pli­ca la pro­fe­so­ra Tin­ka Schu­bert, com­pa­ñe­ra de Vi­du, “cuan­do es­te pro­fe­sor te­nía tu con­fian­za, se apro­ve­cha­ba de ti y abu­sa­ba”.

Ana Vi­du se doc­to­ró el pa­sa­do mes de fe­bre­ro con una te­sis de tí­tu­lo inequí­vo­co: Mo­vi­li­za­cio­nes es­tu­dian­ti­les con­tra la vio­len­cia se­xual en las uni­ver­si­da­des. En ella se plan­tea la pre­gun­ta del mi­llón: ¿es­tán las uni­ver­si­da­des es­pa­ño­las plan­tán­do­le ca­ra a la lacra del aco­so y el abu­so se­xual? Los tes­ti­mo­nios que re­co­ge en la te­sis lo po­nen en en­tre­di­cho.

Trin­che­ras per­ma­nen­tes

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, se­gún un es­tu­dio de la pro­pia Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, seis de ca­da 10 uni­ver­si­ta­rios es­pa­ño­les han su­fri­do o co­no­cen ca­sos de vio­len­cia ma­chis­ta en las au­las. Las uni­ver­si­da­des es­pa­ño­las se en­fren­tan des­de ha­ce tiem­po a un pro­ble­ma de pri­me­ra mag­ni­tud, que afec­ta no so­lo a la se­gu­ri­dad y sa­lud de sus es­tu­dian­tes, sino a su pro­pio pres­ti­gio. “Mien­tras que en la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na que­rían man­te­ner la repu­tación ne­gan­do los ca­sos, en­cu­brien­do el aco­so y re­pre­sa­lian­do a quien lo des­ta­pa, en otros paí­ses, co­mo Es­ta­dos Uni­dos, el pres­ti­gio pro­ce­de de po­si­cio­nar­se en con­tra”, afir­ma Vi­du. Se­gún Mi­guel Lorente, pro­fe­sor de Me­di­ci­na Le­gal de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da y ex­de­le­ga­do del Go­bierno con­tra la Vio­len­cia de Gé­ne­ro, “cuan­do se de­nun­cia un ca­so de aco­so, lo pri­me­ro que se ha­ce es du­dar de la mu­jer. Exis­te ese mi­to de la Eva per­ver­sa, de que las mu­je­res son ma­las y que hay que con­tro­lar­las”. Si la pri­me­ra voz de alar­ma lle­gó des­de Bar­ce­lo­na, la más so­na­da y me­diá­ti­ca–la que ha mar­ca­do un pre­ce­den­te vi­tal pa­ra las víc­ti­mas–, lo hi­zo des­de el sur. A prin­ci­pios de es­te año, un juz­ga­do de Se­vi­lla con­de­na­ba al pro­fe­sor San­tia­go

Ro­me­ro, ca­te­drá­ti­co de Edu­ca­ción Fí­si­ca en la Uni­ver­si­dad de Se­vi­lla, a sie­te años de pri­sión por abu­sos se­xua­les y le­sio­nes con­tra tres pro­fe­so­ras de su fa­cul­tad. La uni­ver­si­dad pri­me­ro y un juez, des­pués, le han prohi­bi­do pi­sar el cen­tro uni­ver­si­ta­rio. Su ca­so ha des­ta­pa­do la ley del si­len­cio que ha­bía im­pe­ra­do a su al­re­de­dor mien­tras el ex­de­cano de Cien­cias de la Edu­ca­ción co­me­tía sus fe­cho­rías. En la in­ti­mi­dad de su des­pa­cho o en los pa­si­llos, Ro­me­ro se aba­lan­za­ba so­bre ellas y con­tra su vo­lun­tad, be­sán­do­las, to­que­teán­do­las y ro­zán­do­las con sus ge­ni­ta­les. Se­gún la ex­per­ta Ro­cío Diez Ros, ci­ta­da en la sen­ten­cia que lo condena, “pa­ra man­te­ner el aco­so es ne­ce­sa­rio que unos ac­túen y otros ca­llen”. De he­cho, una de las víc­ti­mas re­co­no­ce que so­lo ha re­ci­bi­do el apo­yo pun­tual de al­gu­nos pro­fe­so­res de su fa­cul­tad. “Lo más do­lo­ro­so es que de las 42 per­so­nas que per­te­ne­ce­mos al de­par­ta­men­to, so­lo dos nos han apo­ya­do a no­so­tras en el jui­cio. El des­am­pa­ro del en­torno ha si­do peor que el aco­so. Sin él, Ro­me­ro no ha­bría te­ni­do el va­lor de ha­cer to­do lo que ha he­cho”. Mien­tras que el pro­fe­sor con­ti­nuó dan­do sus cla­ses y la Uni­ver­si­dad se abs­tu­vo de sus­pen­der­lo, ale­gan­do que ha­bía en­via­do el ca­so a los juz­ga­dos y no po­dían cas­ti­gar­lo, las víc­ti­mas vi­vie­ron su in­fierno par­ti­cu­lar tras po­ner la de­nun­cia. Una se ha mar­cha­do a tra­ba­jar a otra uni­ver­si­dad, otra vi­ve con mie­do a en­con­trár­se­lo en la fa­cul­tad y la ter­ce­ra lle­gó a mar­char­se a vi­vir a otro país. To­das su­fren se­cue­las, dos si­guen en tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co por an­sie­dad y de­pre­sión, y una “ha lle­ga­do a te­ner pen­sa­mien­tos sui­ci­das”.

“Es un pro­ble­ma de po­der”

¿Exis­te un per­fil psi­co­ló­gi­co que per­mi­ta iden­ti­fi­car al aco­sa­dor? Se­gún Ruth Milk­man, pro­fe­so­ra de So­cio­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Nue­va York, “eso es un mi­to. Es un pro­ble­ma de po­der y fal­ta de pro­tec­ción a las per­so­nas ex­pues­tas a los abu­sos, no de per­so­na­li­da­des”. Esa fal­ta de pro­tec­ción afec­ta tan­to a las per­so­nas que su­fren el aco­so, co­mo a las que tra­tan de de­fen­der­las. Es el ca­so de Tin­ka Schu­bert. Cuan­do Tin­ka co­men­zó So­cio­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, sus com­pa­ñe­ros la avi­sa­ron de que un aco­sa­dor an­da­ba suel­to. Es más, re­cuer­da que al­guien col­gó un car­tel que re­za­ba: “De Mi­guel, pe­de­ras­ta”. Tin­ka con­si­guió evi­tar­lo has­ta que co­men­zó su doc­to­ra­do. Pa­ra su sor­pre­sa, te­nía que asis­tir a un se­mi­na­rio obli­ga­to­rio im­par­ti­do por el aco­sa­dor. “El ob­je­ti­vo era de “ase­so­ra­mien­to” y con­ta­ba con tu­to­rías in­di­vi­dua­li­za­das, pe­ro en reali­dad no po­día ser obli­ga­to­rio, por­que no es­ta­ba re­co­no­ci­do ofi­cial­men­te… era cla­ra­men­te un me­ca­nis­mo pa­ra aco­sar”. Tin­ka de­nun­ció el se­mi­na­rio, con­si­guió evi­tar una vez más al aco­sa­dor y ter­mi­nó apo­yan­do a otras víc­ti­mas en la de­nun­cia que Ana Vi­du y sus com­pa­ñe­ros in­ter­pu­sie­ron en la Fis­ca­lía. Así fue co­mo se con­vir­tió en una víc­ti­ma de se­gun­do or­den: aque­llas que su­fren las con­se­cuen­cias de de­fen­der a las víc­ti­mas de aco­so. De pron­to, se vio ex­pues­ta a “un en­torno que ha si­do muy hos­til”. Pa­ra lu­char con­tra el aco­so se­xual, se­ña­lan los ex­per­tos, es ne­ce­sa­rio ac­tuar con­tra al aco­so de se­gun­do gra­do, pues ese apo­yo es cla­ve pa­ra las víc­ti­mas di­rec­tas. ¿Pue­den los cen­tros pú­bli­cos ac­tuar de otra ma­ne­ra? Las uni­ver­si­da­des es­pa­ño­las han reac­cio­na­do a gol­pe de es­cán­da­lo. Los ca­sos de Bar­ce­lo­na y Se­vi­lla las han obli­ga­do a ac­ti­var sus uni­da­des de igual­dad y pro­to­co­los con­tra el aco­so y el abu­so se­xual. La mi­ra­da es­tá pues­ta en Es­ta­dos Uni­dos, don­de lle­van dé­ca­das lu­chan­do. La pro­fe­so­ra de So­cio­lo­gía Ruth Milk­man fue víc­ti­ma de aco­so se­xual en su uni­ver­si­dad en los años 70 y ter­mi­nó li­de­ran­do un mo­vi­mien­to que, dé­ca­das des­pués, ha fruc­ti­fi­ca­do en un efec­ti­vo sis­te­ma an­ti­aco­so. “Las uni­ver­si­da­des sue­len es­tar más preo­cu­pa­das por su repu­tación que por pro­te­ger a sus es­tu­dian­tes –sos­tie­ne–. Es al­go que so­lo se pue­de so­lu­cio­nar con mo­vi­mien­tos so­cia­les que lo sa­quen a la luz y con ac­cio­nes le­ga­les a fa­vor de las víc­ti­mas”. El ob­je­ti­vo es, co­mo se­ña­la Vi­du en su te­sis doc­to­ral, aca­bar con la omer­tá (la ma­fio­sa ley del si­len­cio). “Las re­la­cio­nes de po­der son un ele­men­to cla­ve a la ho­ra de man­te­ner ese si­len­cio. Una es­truc­tu­ra de bocas ce­rra­das que no so­lo ta­pa el aco­so, sino que ata­ca a quien se atre­ve a des­ta­par­lo, es cru­cial en la per­pe­tua­ción de ca­sos de vio­len­cia de gé­ne­ro en las uni­ver­si­da­des. Ofi­cial­men­te, di­cen que lo ha­cen pa­ra pro­te­ger el pres­ti­gio de la uni­ver­si­dad; pe­ro, en reali­dad, lo ha­cen por­que hay al­gu­nos rec­to­res, res­pon­sa­bles de igual­dad y pro­fe­so­res, que han si­do cóm­pli­ces du­ran­te años”, se­ña­la. Al otro la­do del Atlán­ti­co, no so­lo se prac­ti­ca una po­lí­ti­ca de “to­le­ran­cia ce­ro”, sino que en uni­ver­si­da­des co­mo Har­vard se

Las uni­ver­si­da­des es­pa­ño­las han aca­ba­do reac­cio­nan­do a fuer­za de es­cán­da­los.

ofre­cen char­las de pre­ven­ción con­tra el aco­so al co­mien­zo del cur­so y pro­fe­so­res y alum­nos es­tán obli­ga­dos a de­nun­ciar si co­no­cen al­gún ca­so. Clai­re (nom­bre fic­ti­cio), miem­bro de una ofi­ci­na con­tra el aco­so se­xual de una uni­ver­si­dad nor­te­ame­ri­ca­na, ex­pli­ca que to­das las de­nun­cias se in­ves­ti­gan y son con­tes­ta­das. “Es­te año, se ha des­pe­di­do a tres pro­fe­so­res. Si se con­si­gue pro­bar una de­nun­cia con­tra un do­cen­te, la uni­ver­si­dad lo ex­pul­sa in­me­dia­ta­men­te”. En el ca­so de Es­pa­ña, la lu­cha es in­ci­pien­te. La ley de igual­dad, crea­da ha­ce 10 años, obli­ga­ba a las uni­ver­si­da­des a te­ner uni­da­des de igual­dad y con­tar con un pro­to­co­lo pa­ra res­pon­der a es­tas de­nun­cias. No ha si­do su­fi­cien­te. Co­mo ex­pli­ca Mi­guel Lorente, que di­ri­ge tam­bién la Uni­dad de Igual­dad de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da, “lo pri­me­ro es ser cons­cien­te de que el aco­so es­tá su­ce­dien­do hoy en to­das las uni­ver­si­da­des. A par­tir de ahí, tie­nes que desa­rro­llar cua­tro lí­neas de ac­tua­ción: pre­ven­ción, de­tec­ción, aten­ción a los ca­sos pa­ra re­sol­ver­los y for­ma­ción. La uni­ver­si­dad no pue­de for­mar a mé­di­cos, abo­ga­dos o psi­có­lo­gos sin que se­pan qué es el aco­so. En ca­so con­tra­rio, esos pro­fe­sio­na­les no van a ser ca­pa­ces de de­tec­tar esas si­tua­cio­nes de vio­len­cia”.

Pre­sión a las ins­ti­tu­cio­nes

OLos pro­to­co­los, sin em­bar­go, han fa­lla­do has­ta la fe­cha, por lo que las víc­ti­mas y los po­cos pro­fe­so­res que las han apo­ya­do ex­plí­ci­ta­men­te han te­ni­do que pre­sio­nar a las ins­ti­tu­cio­nes pa­ra que to­ma­ran en se­rio esos de­li­tos. La mo­vi­li­za­ción de los es­tu­dian­tes con­tra el aco­so se­xual fue bá­si­ca en Es­ta­dos Uni­dos ha­ce 40 años, co­mo es fun­da­men­tal en la Es­pa­ña de hoy pa­ra que al­go cam­bie. En el ca­so de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da, se han des­ta­pa­do va­rios ca­sos de abu­so y ha si­do ne­ce­sa­ria la in­ter­ven­ción de las ac­ti­vis­tas uni­ver­si­ta­rias pa­ra que se to­ma­ran en se­rio. “Las uni­ver­si­da­des es­tán em­pe­zan­do a ac­tuar, a me­di­da que ac­túan los mo­vi­mien­tos so­cia­les. Le tie­nen mie­do a los es­tu­dian­tes. Las uni­da­des de igual­dad y los pro­to­co­los funcionan bien o mal, de­pen­dien­do de la per­so­na que es­té de­trás. Hay uni­da­des de igual­dad que funcionan bien por su com­pro­mi­so, pe­ro otras que tie­nen al fren­te a per­so­nas ser­vi­les a la es­truc­tu­ra feu­dal, cu­yo ob­je­ti­vo se­rá siem­pre pro­te­ger so­lo a la ins­ti­tu­ción y no a las per­so­nas”, ex­pli­ca Vi­du. Lu­cía Es­te­van, ac­ti­vis­ta de la Asam­blea Fe­mi­nis­ta Uni­ta­ria de Gra­na­da, cree que, por ejem­plo, a la Uni­dad de Igual­dad de la uni­ver­si­dad gra­na­di­na “no le fal­ta vo­lun­tad. El pro­ble­ma en la uni­ver­si­dad es que, aque­llos que no tie­nen vi­sión de gé­ne­ro, ofre­cen mu­cha re­sis­ten­cia. El otro pro­ble­ma es que los es­ta­tu­tos no per­mi­ten que se ex­pul­se al aco­sa­dor”. La Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid ha si­do una de las pri­me­ras uni­ver­si­da­des que ha re­ti­ra­do a un pro­fe­sor par­cial­men­te de la do­cen­cia mien­tras se acla­ra si aco­só a va­rias pro­fe­so­ras de uni­ver­si­da­des ex­tran­je­ras que se en­con­tra­ban de es­tan­cia. La Com­plu­ten­se ac­tuó el pa­sa­do enero des­pués de re­ci­bir una de­nun­cia des­de su Uni­dad de Igual­dad, y apli­có su nue­vo pro­to­co­lo de ac­tua­ción que, al igual que el de Gra­na­da, se apro­bó a fi­na­les del año pa­sa­do. An­tes de que es­to ocu­rrie­ra, una vein­te­na de es­tu­dian­tes, de la Asam­blea Fe­mi­nis­ta, pro­tes­ta­ron ha­ce tres años pa­ra exi­gir que se apro­ba­ra el pro­to­co­lo y se pu­sie­ra freno al aco­so que su­frían por par­te de va­rios pro­fe­so­res. Así, mien­tras las ins­ti­tu­cio­nes to­man len­ta­men­te car­tas en el asun­to, son las víc­ti­mas or­ga­ni­za­das en re­des las que em­pu­jan a que las uni­ver­si­da­des cum­plan con sus pro­to­co­los an­ti­aco­so. Que lo que es­tá es­cri­to, no sea pa­pel mo­ja­do.

En 2011, jun­to a otras 13 víc­ti­mas de aco­so en el ám­bi­to uni­ver­si­ta­rio, Vi­du de­nun­ció al pro­fe­sor Je­sús de Mi­guel. Las agre­sio­nes ha­bían em­pe­za­do en­tre 2007 y 2008 por lo que la fis­ca­lía adu­jo que los po­si­bles de­li­tos ha­bían pres­cri­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.