“Pa­ra ha­blar con los de­más, pri­me­ro te­ne­mos que apren­der a es­tar so­los”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Tendencias - SHERRY TURKLE PRO­FE­SO­RA DE ES­TU­DIOS SO­CIA­LES DEL MIT

Des­pués de es­tu­diar du­ran­te dé­ca­das la re­la­ción en­tre el ser hu­mano y la tec­no­lo­gía, Sherry Turkle, pro­fe­so­ra de Es­tu­dios So­cia­les del MIT (Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts) re­fle­xio­na so­bre el va­lor de la pa­la­bra en su úl­ti­mo li­bro, En de­fen­sa de la con­ver­sa­ción en la era di­gi­tal (Ed. El áti­co de los li­bros). Ha­bla­mos con ella so­bre los ries­gos de la om­ni­pre­sen­cia de la tec­no­lo­gía y las re­des so­cia­les en nues­tras vi­das.

Mu­jer­hoy. ¿Qué ha­ce de la con­ver­sa­ción una he­rra­mien­ta tan fun­da­men­tal pa­ra el ser hu­mano? Sherry Turkle. La pa­la­bra es lo que nos dis­tin­gue de los de­más ani­ma­les. Nos co­mu­ni­ca­mos a tra­vés de con­ver­sa­cio­nes ca­ra a ca­ra. Así fue co­mo evo­lu­cio­na­mos y así es co­mo nos de­fi­ni­mos res­pec­to al res­to de es­pe­cies.

¿Y por qué es ne­ce­sa­rio de­fen­der la con­ver­sa­ción en los tiem­pos que co­rren?

Por­que el uso de las re­des so­cia­les es­tá eli­mi­nan­do de la ecua­ción so­cial ese ras­go esen­cial de nues­tra con­di­ción.

¿Qué di­fe­ren­cia psi­co­ló­gi­ca hay en­tre una char­la vir­tual y otra ca­ra a ca­ra?

La di­fe­ren­cia es abis­mal. Una de las ra­zo­nes por las que la co­mu­ni­ca­ción a tra­vés de dis­po­si­ti­vos di­gi­ta­les se ha ins­ta­la­do tan pro­fun­da­men­te en nues­tro día a día es la ilu­sión de la multitarea. Esa idea de que po­de­mos ha­cer va­rias co­sas a la vez y se­guir sien­do pro­duc­ti­vos…

Y no es cier­to...

No, eso es un mi­to. El ni­vel de con­cen­tra­ción ne­ce­sa­rio pa­ra rea­li­zar una la­bor es el que es. Y no por re­par­tir­lo en dis­tin­tas ta­reas lo­gra­mos ha­cer más en el mis­mo tiem­po.

En­ton­ces, nues­tra ac­ti­vi­dad en las re­des, ¿nun­ca pue­de ca­li­fi­car­se de con­ver­sa­ción? Lla­ma­mos con­ver­sa­ción a los in­ter­cam­bios de What­sapp, chats o men­sa­jes, pe­ro nun­ca po­drán con­te­ner la ri­que­za de ma­ti­ces y se­ña­les su­ti­les que tie­ne una char­la ca­ra a ca­ra. En­ton­ces, ¿abo­ga por li­mi­tar nues­tra re­la­ción con la tec­no­lo­gía? No es­toy en con­tra de la tec­no­lo­gía, pe­ro tie­ne que ser una he­rra­mien­ta, no una for­ma de que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, pa­se­mos ho­ras des­co­nec­ta­dos de nues­tros círcu­los so­cia­les y la­bo­ra­les.

¿A qué nos en­fren­ta­mos si no so­mos ca­pa­ces de re­ver­tir es­ta ten­den­cia?

En las es­cue­las y uni­ver­si­da­des de Es­ta­dos Uni­dos ya te­ne­mos una ge­ne­ra­ción de es­tu­dian­tes que tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra ha­blar en pú­bli­co, de­ba­tir o em­pa­ti­zar con el do­lor de los de­más. No co­nec­tan emo­cio­nal­men­te con el pró­ji­mo.

¿Có­mo es­tá afec­tan­do es­to a nues­tros hi­jos?

Los ni­ños imi­tan to­do lo que ha­cen los adul­tos, por eso te­ne­mos que aco­tar el tiem­po que es­ta­mos co­nec­ta­dos a nues­tros mó­vi­les, al me­nos cuan­do es­ta­mos de­lan­te de ellos. Tam­bién hay que re- fle­xio­nar so­bre si real­men­te un ni­ño de sie­te años ne­ce­si­ta un mó­vil. Y en la es­cue­la, hay que re­cu­pe­rar el de­ba­te des­pués de una cla­se. De­fien­de la im­por­tan­cia de la so­le­dad. ¿Por qué cree que tam­bién hay que apren­der a es­tar so­los? La so­le­dad es el es­pa­cio en el que po­ne­mos nues­tras ideas en or­den y a re­fle­xio­nar. Apren­der a es­tar so­lo es apren­der a pen­sar de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te, a ela­bo­rar nues­tro dis­cur­so pa­ra po­der, pre­ci­sa­men­te, ha­blar con los de­más. Al per­der esa ca­pa­ci­dad, per­de­mos par­te de las he­rra­mien­tas que nos ayu­dan a vi­vir en so­cie­dad. La so­le­dad es la otra ca­ra de la mo­ne­da de la con­ver­sa­ción, tam­bién for­ma par­te de nues­tra esen­cia co­mo se­res hu­ma­nos.

“SE­GUI­MOS NE­CE­SI­TAN­DO CON­CEN­TRA CIÓN, PE­RO LO DI­GI­TAL NOS DA LA ILU­SIÓN DE MULTITAREA”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.