JES­SI­CA CHAS­TAIN

“TO­DA MU­JER ES UNA MU­JER FUER­TE. LO DU­DAS?”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

Con una de las ca­rre­ras más me­teó­ri­cas de la in­dus­tria, Jes­si­ca Chas­tain se ha con­ver­ti­do, tam­bién, en el al­ma de un nue­vo Holly­wood: una ac­triz po­lí­ti­ca­men­te im­pli­ca­da y abier­ta­men­te fe­mi­nis­ta. Que su be­lle­za clá­si­ca no te con­fun­da: na­die la va a ca­llar. Por Gui­ller­mo Es­pi­no­sa

En 2010, Jes­si­ca Chas­tain era una ac­triz más, muy po­co co­no­ci­da en el mun­di­llo holly­woo­dien­se y aún me­nos por el gran pú­bli­co. Con so­lo al­gu­nos pa­pe­les epi­só­di­cos en se­ries de te­le­vi­sión (des­de Ur­gen­cias a Ley y or­den), ni su me­le­na pe­li­rro­ja ni su be­lle­za sur­gi­da de otra épo­ca le ha­bían ser­vi­do pa­ra al­can­zar la fama que, por otro la­do, tam­po­co pa­re­cía ser su ob­je­ti­vo in­me­dia­to. Hi­ja de una chef ve­ga­na y de un bom­be­ro, em­pe­zó co­mo es­tu­dian­te de dan­za, lue­go se unió a una com­pa­ñía en su Sa­cra­men­to na­tal –te­nía 13 años– y sal­tó al tea­tro en un gru­po se­mi­pro­fe­sio­nal que in­ter­pre­ta­ba, so­bre to­do, a Sha­kes­pea­re. Es­te pa­so por los es­ce­na­rios le per­mi­tió ob­te­ner una be­ca pa­ra la pres­ti­gio­sa es­cue­la Jui­lliard, otor­ga­da per­so­nal­men­te por uno de sus más re­co­no­ci­dos exa­lum­nos, Ro­bin Williams, al que nun­ca lle­gó a co­no­cer en per­so­na: el ac­tor se sui­ci­dó en 2014. Es cu­rio­so por­que otra per­so­na im­por­tan­te en la vi­da de Chas­tain, su her­ma­na, tam­bién aca­bó con su vi­da. Le­jos de man­te­ner­lo ocul­to, la ac­triz ha ha­bla­do en pú­bli­co so­bre ello, so­bre to­do apo­yan­do cam­pa­ñas de pre­ven­ción del sui­ci­dio. Ya en su úl­ti­mo año de es­tu­dios, Jes­si­ca co­men­zó a ha­cer te­le­vi­sión, sin aban­do­nar el tea­tro, don­de com­par­tió es­ce­na­rio con ac­to­res de la ta­lla de Phi­llip Sey­mour Hoff­man o Al Pa­cino. Pe­ro en 2011 el pe­so de su tra­ba­jo en el ci­ne se aca­bó im­po­nien­do: de las cin­co pe­lí­cu­las que ro­dó ese año, tres fue­ron la in­de­pen­dien­te y aplau­di­da Ta­ke Shel­ter; la obra mag­na del pres­ti­gio­so au­tor Te­ren­ce Ma­lick, El ár­bol de la vi­da; y Cria­das y se­ño­ras, una tra­gi­co­me­dia por la que con­si­guió su pri­me­ra no­mi­na­ción a los Oscar. Al año si­guien­te vol­vió a ser no­mi­na­da por Ze­ro Black Thirty, de Kathryn Bi­ge­low, ya co­mo pro­ta­go­nis­ta. Dos per­so­na­jes opues­tos: una in­ge­nua ama de ca­sa que de pron­to to­ma con­cien­cia de la de­sigual­dad ra­cial y una du­ra agen­te de la CIA, que han mar­ca­do su ca­rre­ra y cu­yos ar­que­ti­pos, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, no la han aban­do­na­do. Ha­ce me­nos de un mes es­tre­na­ba el th­ri­ller po­lí­ti­co El ca­so Sloa­ne, don­de cla­va­ba a una amo­ral lob­bis­ta pro­fe­sio­nal; y aho­ra es­tre­na La ca­sa de la es­pe­ran­za, di­ri­gi­da por Nik­ki Ca­ro, que re­la­ta las vi­si­ci­tu­des rea­les de An­to­ni­na Za­bins­ki, dul­ce e in­ge­nua pro­pie­ta­ria del zoo de Var­so­via du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial, res­pon­sa­ble de ha­ber sal­va­do al me­nos a 300 ju­díos del in­fa­me gue­to de la ciu­dad. Mu­jer hoy. ¿Ve en es­tos dos per­so­na­jes que ha desem­pe­ña­do re­cien­te­men­te, la lob­bis­ta y es­ta ama de ca­sa que tie­ne un zoo, víncu­los con los que le con­si­guie­ron sus dos no­mi­na­cio­nes al Oscar? Jes­si­ca Chas­tain. Creo que he he­cho pa­pe­les muy dis­tin­tos en mi ca­rre­ra. Sí es ver­dad que mu­chos han si­do mu­je­res fuer­tes. Pe­ro si es así, es por­que creo de­ci­di­da­men­te que to­da mu­jer es una mu­jer fuer­te. ¿Lo du­das? Es­tos dos per­so­na­jes

vie­nen a de­mos­trar­lo. Me gus­ta la idea de aña­dir som­bras a los es­te­reo­ti­pos so­bre lo que se su­po­ne que una mu­jer ha de ser. Por­que una mu­jer siem­pre po­drá ser aque­llo que desee.

¿Le pa­re­ce im­por­tan­te crear aho­ra mo­de­los fe­me­ni­nos dis­tin­tos pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes?

Sí. Siem­pre lo ha si­do. Pe­ro aho­ra lo es es­pe­cial­men­te: por­que las chi­cas que es­tán edu­cán­do­se en es­te pre­ci­so mo­men­to creen, con to­da ló­gi­ca, que tie­nen los mis­mos de­re­chos y res­pon­sa­bi­li­da­des que los chi­cos. Pe­ro a me­di­da que va­yan cre­cien­do, la so­cie­dad co­men­za­rá a en­se­ñar­les otra co­sa dis­tin­ta. Nos ha pa­sa­do a no­so­tras, las de mi ge­ne­ra­ción. Y esas jó­ve­nes ne­ce­si­tan mo­de­los en los me­dios so­bre mu­je­res pro­fe­sio­nal­men­te exi­to­sas, am­bi­cio­sas, pre­pa­ra­das... y muy com­ple­jas. Eso va a ayu­dar­las, les ser­vi­rá de ins­pi­ra­ción pa­ra con­se­guir lo que quie­ren y ser ellas mis­mas.

¿Es­tá aho­ra en un mo­men­to en el que so­lo le in­tere­sa es­co­ger per­so­na­jes no com­ple­men­ta­rios o se­cun­da­rios de un hom­bre?

Es­co­jo mu­chos ti­pos di­fe­ren­tes. En In­ters­te­llar o en Mar­te mis per­so­na­jes eran ab­so­lu­ta­men­te se­cun­da­rios. Me gus­ta lle­var una ca­rre­ra que mez­cle am­bas vías, ba­sa­da en la sin­gu­la­ri­dad de las pro­pues­tas y la ca­li­dad de los tí­tu­los. De he­cho, La ca­sa de la es­pe­ran­za me lle­gó jun­to a otros per­so­na­jes a los que no di­je que no... Su ca­rre­ra ha ido co­mo un re­lám­pa­go. ¿Có­mo ha ma­ne­ja­do el pa­sar de no ser muy co­no­ci­da a, sie­te años des­pués, ser de las ac­tri­ces más va­lo­ra­das, pre­mia­das y desea­das de Holly­wood? Ten­go mu­cha gen­te que me ayu­da y son un gran equi­po. So­bre to­do, por­que es di­fí­cil ma­ne­jar­se con los as­pec­tos di­ga­mos “téc­ni­cos” de la in­dus­tria de Holly­wood. [Ri­sas]. Yo, real­men­te, me li­mi­to a es­tar con­cen­tra­da en mi tra­ba­jo, en la in­ter­pre­ta­ción. Y de­le­go to­do lo de­más. Es fá­cil pa­ra mí ha­blar so­bre mis lu­chas, so­bre el ci­ne... Me en­can­ta, in­clu­so. No me ha su­pues­to un pro­ble­ma. In­clu­so el lan­za­mien­to de una pe­lí­cu­la me re­sul­ta fá­cil. Pe­ro, des­de lue­go pa­ra que yo pue­da ha­cer­lo hay in­vo­lu­cra­da mu­cha gen­te: lo ha­go fá­cil­men­te por­que cuen­to con la ayu­da de mu­chas per­so­nas...

Pe­ro es­to ¿ese éxi­to no ha cam­bia­do su vi­da real? Su­pon­go que ya no se­rá la mis­ma per­so­na que an­tes... For­ma par­te del tra­ba­jo. Ya lo in­tuía cuan­do me me­tí en es­to, no soy in­ge­nua. Pe­ro aún así me re­sul­ta fá­cil por­que, por ejem­plo, vi­vo en Nue­va York. Eso lo sim­pli­fi­ca to­do, por­que de al­gu­na ma­ne­ra vi­ves se­pa­ra­da del fo­co de la in­dus­tria. Nue­va York no so­lo tie­ne unos ha­bi­tan­tes muy par­ti­cu­la­res, di­fe­ren­tes a los de la cos­ta Oes­te, sino que me per­mi­te es­tar ro­dea­da de otras co­sas muy in­tere­san­tes: museos, cul­tu­ras dis­tin­tas... y es­tar muy aten­ta al tra­ba­jo de otras per­so­nas fue­ra de mi pro­pia dis­ci­pli­na.

EL IN­DI­VI­DUO HA DE TE­NER AB­SO­LU­TO CON­TROL SO­BRE SU CUER­PO SIN QUE NA­DIE LE CUESTIONE”.

Uti­li­za sus re­des so­cia­les de una for­ma muy abier­ta. Ha lle­ga­do in­clu­so a col­gar imá­ge­nes de mo­men­tos muy per­so­na­les con su ac­tual pa­re­ja, el aris­tó­cra­ta y em­pre­sa­rio ita­liano Gian Lu­ca Pas­si de Preo­po­su­lo... [Rá­pi­da, zan­jan­do un te­ma en el que no quie­re en­trar] Las uso so­lo pa­ra trans­mi­tir men­sa­jes po­si­ti­vos. Creo que es la me­jor ma­ne­ra de en­fren­tar­se a ellas. Re­co­noz­co que en ellas ha­blo de co­sas per­so­na­les, co­sas que son im­por­tan­tes pa­ra mí. Pe­ro siem­pre con la in­ten­ción de dar es­pe­ran­za, apo­yo o va­lor a la gen­te, es­pe­ran­do que sir­van pa­ra al­go... Creo que el pe­li­gro de las re­des es cuan­do se con­vier­ten en un lu­gar ne­ga­ti­vo. Y hay que te­ner cui­da­do pa­ra no de­jar­se mal­tra­tar ni in­ti­mi­dar. Vol­vien­do a su pe­lí­cu­la, La ca­sa de la es­pe­ran­za. ¿Cree que es más ne­ce­sa­rio hoy po­ner de re­le­van­cia las te­rri­bles con­se­cuen­cias que tie­ne el an­ti­se­mi­tis­mo? Sí creo que es im­por­tan­te. Y, más allá del an­ti­se­mi­tis­mo, te re­cuer­do que mi per­so­na­je, An­to­ni­na, es una re­fu­gia­da. Na­ció en San Pe­ters­bur­go y tu­vo que huir a Var­so­via. Creo que ella en­tien­de per­fec­ta­men­te lo que es el aco­so y el dra­ma de la hui­da. En es­tos tiem­pos en el que el mun­do es­tá de­ma­sia­do sa­tu­ra­do de mie­do, don­de el te­rror pa­re­ce im­po­ner­se, so­bre to­do con­tra el otro: el ex­tran­je­ro, el in­mi­gran­te, el re­fu­gia­do, An­to­ni­na es un ex­ce­len­te ejem­plo de có­mo exis­ten per­so­nas ca­pa­ces de po­ner la ter­nu­ra, la com­pa­sión, el amor al pró­ji­mo, por en­ci­ma de su pro­pio mie­do.

¿Es­tá us­ted a fa­vor de las po­lí­ti­cas ac­tua­les de su Go­bierno?

Ah, ¿pe­ro no co­no­ces aún mi opi­nión so­bre el te­ma? [Ri­sas]. La re­su­mo: siem­pre es­ta­ré a fa­vor de los De­re­chos Hu­ma­nos. Pa­ra to­dos. Ha­blo pú­bli­ca­men­te de es­to ca­da vez que pue­do. La gen­te po­dría pen­sar que es­tos te­mas no son im­por­tan­tes pa­ra mí, pe­ro los De­re­chos Hu­ma­nos des­de lue­go que lo son. Y eso in­clu­ye a las mu­je­res, por su­pues­to; a las per­so­nas transgénero, a los in­mi­gran­tes... y a los hom­bres tam­bién. Yo soy una fe­mi­nis­ta y me sien­to or­gu­llo­sa de ser­lo.

¿Le mo­les­ta el he­cho, por ejem­plo, de que co­men­ten có­mo va ves­ti­da y que no lo ha­gan con ce­le­bri­da­des mas­cu­li­nas?

Sí, se sue­le dar mu­cho én­fa­sis a co­sas co­mo esa, pe­se a que su­pues­ta­men­te so­mos igua­les. In­sis­to: soy fe­mi­nis­ta. Y creo que la mu­jer tie­ne de­re­cho a mos­trar su cuer­po, del mis­mo mo­do que el hom­bre tie­ne el de­re­cho de ocul­tar el su­yo si así quie­re. El in­di­vi­duo tie­ne que te­ner ab­so­lu­to con­trol so­bre su cuer­po, y na­die de­be in­ten­tar cues­tio­nar sus de­ci­sio­nes.

¿Hay per­so­na­jes que real­men­te le mo­les­ta­ría in­ter­pre­tar?

Di­ga­mos que ten­dría mis re­pa­ros, pa­ra in­ter­pre­tar per­so­na­jes con con­duc­tas... co­mo la pe­dofi­lia... o a una mal­tra­ta­do­ra de ani­ma­les. Des­de lue­go, con el abu­so a ni­ños y ani­ma­les ten­dría ver­da­de­ros pro­ble­mas.

Ha re­co­no­ci­do mu­chas ve­ces que le gus­ta­ría ver a más mu­je­res de­trás de la cá­ma­ra. Aho­ra que ha tra­ba­ja­do con Nik­ki Ca­ro. ¿Qué le ha pa­re­ci­do el cam­bio? No hay ape­nas di­fe­ren­cias. Lo úni­co dis­tin­to es que es­toy en el set y de­lan­te ten­go a una mu­jer que me da ór­de­nes, lo que cu­rio­sa­men­te me man­tie­ne de muy buen hu­mor, y muy equi­li­bra­da . [Ri­sas]. Una mu­jer pue­de di­ri­gir pe­lí­cu­las de ac­ción per­fec­ta­men­te de la mis­ma for­ma que un hom­bre pue­de, y de­be, ro­dar una pe­lí­cu­la ro­mán­ti­ca.

Pe­ro se si­gue de­nun­cian­do que a ellas les cues­te más lle­var a ca­bo sus pro­yec­tos en Holly­wood... Afor­tu­na­da­men­te, la in­dus­tria es­tá cam­bian­do. Aun­que no con la su­fi­cien­te ra­pi­dez. To­dos te­ne­mos que ha­cer lo po­si­ble pa­ra po­ten­ciar el ci­ne he­cho por mu­je­res. Tam­bién co­mo au­dien­cia. Oja­lá las es­pa­ño­las acu­dan en ma­sa a ver La ca­sa de la es­pe­ran­za, he­cha por una mu­jer y con una pro­ta­go­nis­ta fe­me­ni­na [Ri­sas].

¿Có­mo se ha lle­va­do con sus com­pa­ñe­ros de re­par­to: una lla­ma, un ele­fan­te, va­rios mo­nos y has­ta un pe­que­ño co­ne­jo?

Ha si­do muy es­pe­cial. In­clu­so lle­ga­ba an­tes al set pa­ra po­der es­tar con ellos y que to­ma­ran con­fian­za. Si hay al­go ma­ra­vi­llo­so en los ani­ma­les es có­mo se co­nec­tan con los sen­ti­mien­tos. Si te mues­tras mie­do­sa, lo úni­co que van a sen­tir es ese mie­do y se asus­ta­rán. Pe­ro si te sien­tes có­mo­da y de­jas que se acer­quen, to­do sa­le ro­da­do. Son ma­ra­vi­llo­sos.

Que­da cla­ro que tie­ne un com­pro­mi­so mo­ral con los ani­ma­les… Su­pon­go que sí. Soy ve­ga­na des­de los 12 años. Re­cha­zo pro­fun­da­men­te la cruel­dad y la vio­len­cia con­tra los ani­ma­les. De he­cho, si al­go me ha­ce sen­tir muy ape­na­da por Es­pa­ña es esa ho­rri­ble tra­di­ción de las co­rri­das de to­ros...

RE­CHA­ZO PRO­FUN­DA MEN­TE LA VIO­LEN­CIA CON­TRA LOS ANI­MA­LES. CREO QUE TIE­NEN SEN­TI­MIEN­TOS”.

Arri­ba, jun­to a la ac­triz Ch­loë Grace Mo­retz, en la mar­cha de las mu­je­res con­tra las po­lí­ti­cas de Trump que se ce­le­bró el pa­sa­do enero. Aba­jo, con su pa­re­ja, Gian Lu­ca Pas­si de Pre­po­su­lo, un eje­cu­ti­vo de la mo­da ita­liano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.