ES­PÍ­RI­TU CHA­NEL

La co­lec­ción Mé­tiers d’art 2017 de la mai­son re­fle­ja el va­lor de la ar­te­sa­nía y ho­me­na­jea al ho­tel Ritz, don­de Co­co vi­vió 30 años. Por Abraham de Amé­za­ga

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

CCon la mi­ra­da fi­ja en el ho­ri­zon­te y pose de triun­fa­do­ra, el bra­zo de­re­cho so­bre la chi­me­nea en­cen­di­da y en­fun­da­da en un ves­ti­do ne­gro. Así re­tra­ta­ba en blan­co y ne­gro, ha­ce aho­ra 80 años, una fa­mo­sa re­vis­ta a la di­se­ña­do­ra Ga­brie­lle Cha­nel (1883-1971) en su sui­te del Ho­tel Ritz de Pa­rís. Co­co tra­ba­ja­ba en sus ta­lle­res de la rue Cam­bon; re­ci­bía en su am­plio apar­ta­men­to de la úl­ti­ma plan­ta; y dor­mía en el lu­jo­so ho­tel de la pla­za Ven­dô­me. Y así, du­ran­te 30 años, hasta su muer­te. Hoy, per­noc­tar en esa mis­ma sui­te, que mide al­re­de­dor de 200 m2, cues­ta a pa­tir de 18.000 € la no­che. Co­mo el es­pa­cio se que­dó pe­que­ño pa­ra mos­trar la úl­ti­ma co­lec­ción Mé­tiers d’art, en la que se re­fle­ja to­do el sa­voir-fai­re de los his­tó­ri­cos ta­lle­res que tra­ba­jan pa­ra la mai­son, los res­pon­sa­bles de la fir­ma de la do­ble C de­ci­die­ron ocu­par el lobby y va­rios de los sa­lo­nes del Ritz.

Ca­ra De­le­vin­gne abrió y ce­rró el pa­se con tea­tra­li­dad y emo­ción en un de­co­ra­do real.

Más que un es­ce­na­rio

Las mo­de­los, son­rien­tes, hi­cie­ron su en­tra­da tras­pa­san­do la puer­ta gi­ra­to­ria del em­ble­má­ti­co y re­no­va­do ho­tel, y ba­jan­do por las es­ca­le­ras del hall, co­mo era cos­tum­bre en los des­fi­les que la pro­pia Co­co or­ga­ni­za­ba en su ta­ller de la rue Cam­bon. En­tre las in­vi­ta­das, la ac­triz Gé­ral­di­ne Cha­plin mi­ró con ojos de ni­ña el es­pec­tácu­lo. Muy cer­ca, una Va­nes­sa Pa­ra­dis di­cho­sa por ver des­fi­lar a su hi­ja Lily­ro­se, ima­gen de la fir­ma. Con li­ge­re­za y ra­pi­dez, in­clu­so bai­lan­do, las mo­de­los se mo­vie­ron en­tre las me­sas de los di­fe­ren­tes es­pa­cios del ho­tel, in­clui­do el Sa­lón Proust, que ho­me­na­jea a otro de los in­con­di­cio­na­les del es­ta­ble­ci­mien­to. To­das trans­mi­tie­ron emo­ción, eso que tan­tas ve­ces se echa de me­nos en al­gu­nos des­fi­les. Ca­ra De­le­vig­ne abrió y ce­rró el pa­se con tea­tra­li­dad, en un de­co­ra­do que, por una vez, no fue un de­co­ra­do, sino el ho­tel don­de vi­vió Co­co. ¿Las se­ñas de iden­ti­dad de la co­lec­ción? Las flo­res apa­re­cie­ron en ves­ti­dos

con la­zos de se­da por en­ci­ma de la cin­tu­ra y en lla­ma­ti­vos to­ca­dos, en for­ma de ro­sas de te­la so­bre re­des. En cuan­to a los ma­te­ria­les, Karl La­ger­feld ju­gó com­bi­nán­do­los, pe­ro se cen­tró en el em­ble­má­ti­co tweed que, de­cli­na­do en múl­ti­ples co­lo­res, apa­re­ció en am­plios abri­gos, lar­gas fal­das y, por su­pues­to, en la clá­si­ca cha­que­ta re­in­ter­pre­ta­da. No fal­ta­ron tam­po­co los des­te­llos do­ra­dos y los co­lo­res la to­rre Eif­fel.

El va­lor

El en­ca­je, el tul, las plu­mas, las len­te­jue­las y, por su­pues­to, los co­lla­res de per­las que ado­ra­ba Co­co aca­pa­ra­ron los flashes, que des­lum­bra­ron to­da­vía más cuan­do des­fi­ló el can­tan­te nor­te­ame­ri­cano Pha­rrell Wi­lliams, que ya ha­bía co­la­bo­ra­do con la mai­son ha­ce dos años en el fas­hion film Reen­car­na­tion, jun­to a Ca­ra De­le­vig­ne. El ar­tis­ta apa­re­ció con una le­vi­ta de tweed en tono gris so­bre la que lu­ció con dis­tin­ción lar­gos co­lla­res de per­las. “Es­te es el en­cuen­tro en­tre Co­co y el Ritz, re­vi­si­ta­do 50 años des­pués”. Así de­fi­nió la co­lec­ción Karl La­ger­feld. El crea­dor, que ha­bía fo­to­gra­fia­do la vís­pe­ra los looks en su in­men­so es­tu­dio pa­ri­sino, com­par­tió me­sa y ce­na con su ami­ga Ca­ro­li­na de Mó­na­co y con otras per­so­na­li­da­des. “El lu­jo es te­ner pren­das bien he­chas”, de­cía ma­de­moi­se­lle Cha­ne­lle. Y las de la co­lec­ción Mé­tiers d’art, a me­dio ca­mino en­tre la cos­tu­ra y el prêt-àpor­ter, des­de lue­go lo es­tán. Las de­li­ca­das plu­mas de chez Le­ma­rié; los mag­ní­fi­cos bor­da­dos de chez Le­sa­ge y de Mon­tex; las ale­gres flo­res de chez Gui­llet; los ori­gi­na­les som­bre­ros de mai­son Mi­chel; los mag­ní­fi­cos za­pa­tos de Mas­sa­ro… Y así hasta más de una de­ce­na de ca­sas de ar­te­sa­nía que par­ti­ci­pan con sus crea­cio­nes en es­ta co­lec­ción.

El va­lor de lo bien he­cho

Cuan­do los pro­pie­ta­rios de Cha­nel, los her­ma­nos Wert­hei­mer, de­ci­die­ron com­prar al­gu­nos de los ta­lle­res ar­te­sa­na­les de di­la­ta­da his­to­ria que tra­ba­ja­ban des­de sus orí­ge­nes pa­ra la fir­ma, no so­lo ase­gu­ra­ron su su­per­vi­ven­cia, sino tam­bién la de una for­ma de sa­ber ha­cer. Y eso, ade­más, per­mi­tió que Cha­nel tu­vie­ra a su dis­po­si­ción a los me­jo­res pa­ra or­na­men­tar ca­da uno de sus mo­de­los. Los ta­lle­res es­tán agru­pa­dos en una fi­lial de la fir­ma lla­ma­da Pa­raf­fec­tion, que tra­du­ci­ría­mos co­mo “por afec­to”. Esa em­pre­sa vela por su con­ti­nui­dad y, al mis­mo tiem­po, les da li­ber­tad pa­ra que tra­ba­jen tam­bién pa­ra otras fir­mas de mo­da. Sin em­bar­go, el de­li­ca­do tra­ba­jo ar­te­sa­nal que rea­li­zan es­tos ta­lle­res queda ca­si en la som­bra pa­ra los pro­fa­nos. Por eso, los des­fi­les Mé­tiers d’art que Cha­nel or­ga­ni­za anual­men­te des­de ha­ce ca­si tres lus­tros in­ten­tan sa­car a la luz la in­men­sa de­di­ca­ción de quie­nes, tra­ba­jan­do en ellos, ofre­cen lo me­jor de sí mis­mos. Un in­men­so pa­tri­mo­nio al ser­vi­cio de la mai­son y del ar­te de la mo­da.

Las plu­mas de chez Le­ma­rié, los bor­da­dos de Le­sa­ge... bri­lla­ron en el Ritz.

Los to­nos cru­dos de los tra­jes de tweed con­tras­tan con los vi­vos co­lo­res de los to­ca­dos.

Un día an­tes del des­fi­le, Karl La­ger­feld fo­to­gra­fió en su es­tu­dio a las mo­de­los ves­ti­das con la co­lec­ción.

Los ac­ce­so­rios son cla­ves en el des­fi­le de­di­ca­do al tra­ba­jo de los ar­te­sa­nos.

Aba­jo, Ja­da Pin­kett Smith y su hi­ja Wi­llow. A la iz­quier­da, el can­tan­te Pha­rrell Wi­lliams du­ran­te el des­fi­le y la ce­na pos­te­rior.

El di­se­ño de los ac­ce­so­rios ha­ce re­fe­ren­cia a la es­té­ti­ca del ho­tel.

Los des­te­llos do­ra­dos, el ne­gro y las per­las no po­dían fal­tar en los bol­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.