5102 CÁN­CER, PE­LI­GRO DE IN­FAR­TO

La prin­ci­pal cau­sa de muer­te en su­per­vi­vien­tes de cán­cer de ma­ma es su co­ra­zón. ¿El mo­ti­vo? Los efec­tos se­cun­da­rios del tra­ta­mien­to on­co­ló­gi­co. Por S. Vi­vas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Es­ta es la his­to­ria de una pa­ra­do­ja, la pro­vo­ca­da por el he­cho de que los mis­mos fár­ma­cos que ayu­dan a que ocho de ca­da 10 mu­je­res su­peren el cán­cer de ma­ma pro­vo­can, años des­pués de re­ci­bir el al­ta, pro­ble­mas gra­ves en su co­ra­zón. La pa­la­bra cla­ve es car­dio­to­xi­ci­dad, que no sig­ni­fi­ca otra co­sa que los fár­ma­cos que se em­plean pa­ra cu­rar el cán­cer “in­to­xi­can” es­te ór­gano afec­tan­do a su fun­cio­na­mien­to. “El co­ra­zón es muy sen­si­ble al tra­ta­mien­to on­co­ló­gi­co. De he­cho, la mor­ta­li­dad car­dio­vas­cu­lar es ac­tual­men­te la cau­sa más fre­cuen­te de de­fun­ción en pa­cien­tes que so­bre­vi­ven a un cán­cer de ma­ma. Ade­más, es­tas com­pli­ca­cio­nes tam­bién son una de las cau­sas más fre­cuen­tes de in­te­rrup­ción del tra­ta­mien­to con­tra el cán­cer. Es­tu­dios re­cien­tes de­mues­tran que el desa­rro­llo de even­tos car­dio­vas­cu­la­res du­ran­te el tra­ta­mien­to y el he­cho de te­ner que sus­pen­der o re­du­cir la do­sis ad­mi­nis­tra­da au­men­ta hasta en un 25% el ries­go de re­cu­rren­cia del tu­mor”, ase­gu­ra la dra. Te­re­sa López-fer­nán­dez, pre­si­den­ta elec­ta de la sec­ción de Ima­gen Car­dia­ca de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Car­dio­lo­gía y es­pe­cia­lis­ta del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio La Paz de Madrid. Los tra­ta­mien­tos on­co­ló­gi­cos pue­den pro­du­cir múl­ti­ples pro­ble­mas en el co­ra­zón: in­su­fi­cien­cia car­dia­ca, hi­per­ten­sión, arrit­mias... Pe­ro, pa­ra su­frir o no es­tos pro­ble­mas, se de­ben dar una con­jun­ción de fac­to­res. “De­pen­de mu­cho del fár­ma­co uti­li­za­do y, en oca­sio­nes, de la do­sis em­plea­da. En el ca­so de las an­tra­ci­cli­nas [pre­sen­tes

Al­gu­nas le­sio­nes car­dia­cas no dan sín­to­mas hasta años des­pués.

en la qui­mio­te­ra­pia], se han re­por­ta­do datos de dis­fun­ción car­dia­ca hasta en un 40% de los en­fer­mos. Otros co­mo los AN­TI-HER pro­vo­can en­tre un 3 y un 18% de afec­ta­ción car­dia­ca”, ase­gu­ra el dr. Jo­sé Luis Za­mo­rano, je­fe de ser­vi­cio de Car­dio­lo­gía del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Sa­ni­tas La Zar­zue­la y del Hos­pi­tal Ra­món y Ca­jal.

Con­ser­var la cal­ma

A pe­sar de es­tos datos, no se de­be­ría per­der de vis­ta el ob­je­ti­vo del tra­ta­mien­to on­co­ló­gi­co: sal­var la vi­da. Por eso nun­ca hay que re­nun­ciar a él, so­lo hay que te­ner en cuen­ta el ries­go de pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res y apren­der a de­tec­tar­los a tiem­po. “Las com­pli­ca­cio­nes que ocu­rren de for­ma más pre­coz, sue­len dar sín­to­mas y son más sen­ci­llas de diag­nos­ti­car. En cuan­to a las tar­días, an­tes se pen­sa­ba que eran inevi­ta­bles e irre­ver­si­bles, so­bre to­do el desa­rro­llo de in­su­fi­cien­cia car­dia­ca. Sin em­bar­go, la in­ves­ti­ga­ción ac­tual ha cam­bia­do es­te pa­no­ra­ma. La le­sión del múscu­lo car­dia­co se­cun­da­ria a an­tra­ci­cli­nas apa­re­ce de for­ma pre­coz, pe­ro no da sín­to­mas hasta años des­pués. Por eso es muy im­por­tan­te vi­gi­lar la fun­ción car­dia­ca du­ran­te el tra­ta­mien­to del cán­cer”, ex­pli­ca la dra. Ló­pe­zFer­nán­dez. Un apun­te al que se une el dr. Za­mo­rano, que nos da más pis­tas so­bre qué en­fer­mas de cán­cer de­be­rían che­quear su fun­ción car­dia­ca du­ran­te la qui­mio­te­ra­pia: “Sa­be­mos que las que lle­gan con hi­per­ten­sión previa, fac­to­res ge­né­ti­cos o his­to­ria previa de car­dio­pa­tía es­tán en ma­yor ries­go. Por eso de­be­mos se­guir­las en la con­sul­ta de car­dio-on­co­lo­gía y eva­luar su fun­ción car­dio­vas­cu­lar a lo lar­go del tiem­po. To­dos es­tos pro­ble­mas pue­den ser tra­ta­dos y se­gui­dos de for­ma ade­cua­da”. Pe­ro no to­do es­tá en ma­nos de los mé­di­cos. Las pro­pias en­fer­mas de cán­cer pue­den ha­cer mu­cho pa­ra pre­ser­var la sa­lud pre­sen­te y fu­tu­ra de su co­ra­zón. Se­guir un es­ti­lo de vi­da car­dio­sa­lu­da­ble du­ran­te el tra­ta­mien­to no so­lo me­jo­ra el pro­nós­ti­co car­dio­vas­cu­lar, sino que tam­bién re­per­cu­te po­si­ti­va­men­te en el on­co­ló­gi­co, ya que am­bas pa­to­lo­gías van de la mano y com­par­ten fac­to­res de ries­go. ¿Có­mo con­se­guir­lo? La dra. Te­re­sa López-fer­nán­dez nos ofre­ce es­tas cla­ves:

De­jar de fu­mar. Los pa­cien­tes pa­san mu­chas ho­ras en el hos­pi­tal en­tre pro­fe­sio­na­les de la sa­lud y de­ben apro­ve­char es­te con­tac­to re­pe­ti­do pa­ra pre­gun­tar du­das y bus­car

apo­yo pa­ra me­jo­rar su sa­lud car­dio­vas­cu­lar. ¿Có­mo? Un buen ejem­plo es pi­dien­do ayu­da a es­tos equi­pos pa­ra de­jar el ta­ba­co. No fu­mar re­du­ce el ries­go de to­xi­ci­dad agu­da du­ran­te el tra­ta­mien­to on­co­ló­gi­co. Lle­var una die­ta car­dio­sa­lu­da­ble. Du­ran­te la qui­mio­te­ra­pia no es un buen mo­men­to pa­ra ini­ciar die­tas pa­ra com­ba­tir la obe­si­dad, pe­ro si es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra cam­biar há­bi­tos en la die­ta pa­ra ha­cer­la más sa­lu­da­ble. “La die­ta me­di­te­rrá­nea, con acei­te de oli­va vir­gen ex­tra y nue­ces, ha de­mos­tra­do re­du­cir los pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res y la in­ci­den­cia de cán­cer de ma­ma. Con una mis­ma die­ta con­se­gui­mos un do­ble be­ne­fi­cio”, ase­gu­ra la ex­per­ta.

Mo­ver­se. “An­tes pen­sá­ba­mos que los pa­cien­tes que es­ta­ban con qui­mio­te­ra­pia te­nían que que­dar­se sen­ta­dos y des­can­sar, pe­ro aho­ra sa­be­mos que no es así. Es pre­fe­ri­ble sa­lir y ca­mi­nar 10 mi­nu­tos (si no se pue­den lle­gar a 30 mi­nu­tos dia­rios) que no ha­cer na­da en ab­so­lu­to. Es­tá com­pro­ba­do que los pa­cien­tes que du­ran­te el tra­ta­mien­to se man­tie­nen fí­si­ca­men­te ac­ti­vos tie­nen me­jor pro­nós­ti­co on­co­ló­gi­co y me­nos to­xi­ci­dad que los se­den­ta­rios”, ex­pli­ca la dra. López-fer­nán­dez.

Se­guir el tra­ta­mien

to. Si exis­ten an­te­ce­den­tes de pro­ble­mas car­dia­cos o hi­per­ten­sión, dia­be­tes o hi­per­co­les­te­ro­le­mia, no se de­be sus­pen­der el tra­ta­mien­to que se­guían con la ex­cu­sa de que son “de­ma­sia­das pas­ti­llas” y sin con­sul­tar an­tes. Te­ner un buen con­trol de los fac­to­res de ries­go y pro­ble­mas pre­vios re­du­ce el ries­go de nue­vas com­pli­ca­cio­nes.

Che­quear el co­ra­zón. To­das las mu­je­res que han su­pe­ra­do un cán­cer de ma­ma de­ben rea­li­zar­se un con­trol de sa­lud car­dio­vas­cu­lar. Con res­pec­to a las prue­bas a rea­li­zar y la fre­cuen­cia de las mis­mas no se pue­de ge­ne­ra­li­zar, de­pen­de­rá de la edad y del tra­ta­mien­to re­ci­bi­do. Se re­co­mien­da una eva­lua­ción car­dio­vas­cu­lar al final del tra­ta­mien­to, que in­clu­ya un elec­tro­car­dio­gra­ma y un eco­car­dio­gra­ma, so­bre to­do en las que han re­ci­bi­do an­tra­ci­cli­nas y tras­tu­zu­mab.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.