56

Par­tien­do des­de Bur­deos, la pe­tit Pa­rís a ori­llas del río Ga­ro­na, te in­vi­ta­mos a un via­je por es­ta re­gión del sur de Fran­cia. Días de vino, ro­sas… ¡y en­can­to me­die­val! Por Ma­ría de León Fo­tos: Mer­ce­des Agui­lar

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - www.ma­ria­leonsty­le.com Ins­ta­gram: @ma­ria­leonsty­le

Per­der­se por Nue­va Aquitania es co­mo ha­cer un via­je en el tiem­po. En es­ta re­gión fran­ce­sa, cu­yo nom­bre ro­mano evo­ca el agua que la ro­dea, se jue­ga con la his­to­ria, des­de el ar­te pa­leo­lí­ti­co de Las­caux hasta el im­pres­cin­di­ble sa­bor a vino de Bur­deos, pa­san­do por la vi­da ma­ri­ne­ra de la is­la de Ré o La Ro­che­lle y la pro­fun­da he­ren­cia cul­tu­ral de Saint-émi­li­on. Y to­do ello con nom­bre de mu­jer, pues si hay una pro­ta­go­nis­ta his­tó­ri­ca de es­ta re­gión for­ma­da por 12 de­par­ta­men­tos es Leo­nor de Aquitania, reina de Fran­cia y lue­go de In­gla­te­rra, du­que­sa y cru­za­da. ¡To­da una mu­jer de ban­de­ra! La pri­me­ra pa­ra­da nos lle­vó en avión a Bur­deos, un pe­tit Pa­ris, con sus edi­fi­cios del si­glo XIX, elegante, con es­ti­lo y con mu­cha his­to­ria. Nos hos­pe­da­mos en el In­ter­con­ti­nen­tal Bor­deaux Grand Ho­tel, des­de cu­ya te­rra­za se pue­de con­tem­plar la ciu­dad pre­si­di­da por la fa­mo­sa Co­lum­na de los Gi­ron­di­nos.

Bur­deos es­tá con­si­de­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad des­de 2007 y su cas­co ur­bano es el más am­plio ca­ta­lo­ga­do por la Unes­co den­tro de ese se­lec­to club. A pe­sar de ha­ber co­no­ci­do una bri­llan­te épo­ca ro­ma­na –de he­cho, los ro­ma­nos in­tro­du­je­ron la cul­tu­ra del vino en es­ta zo­na–, de aque­llos años ape­nas se con­ser­va el an­fi­tea­tro. Más res­tos per­du­ran de la ciu­dad me­die­val, así que tie­nes la sen­sa­ción cons­tan­te de es­tar ca­mi­nan­do por el de­co­ra­do de un cuen­to. Ade­más, los aman­tes de la gas­tro­no­mía tie­nen en Bur­deos un au­tén­ti­co pa­raí­so: la ciu­dad cuen­ta con el ma­yor nú­me­ro de res­tau­ran­tes por per­so­na del mun­do, ¡uno por ca­da 280 ha­bi­tan­tes! Allí se vi­ve la bis­tro­no­mía, la fu­sión en­tre la co­ci­na de un gran chef y el am­bien­te de bras­se­rie, una fór­mu­la que me en­can­ta por­que ha­ce ac­ce­si­ble la al­ta co­ci­na. Tam­bién en Bur­deos, don­de se pro­du­cen al­gu­nos de los me­jo­res vi­nos del mun­do, se ha de­mo­cra­ti­za­do la cul­tu­ra eno­ló­gi­ca, con una es­cue­la, re­co­rri­dos ur­ba­nos y, por su­pues­to, un mu­seo, La Ci­té du Vin. Allí pu­de dis­fru­tar de la ex­po­si­ción Bris­trot! De Bau­de­lai­re à Pi­cas­so y de tres es­pa­cios de res­tau­ra­ción: dos La­ti­tu­de20 –en el mag­ní­fi­co jar­dín– y el res­tau­ran­te pa­no­rá­mi­co Le 7 Res­tau­rant, don­de triun­fa la co­ci­na mo­le­cu­lar de Ni­co­las Las­com­bes. En una vi­si­ta a es­ta ciu­dad, por rá­pi­da que sea, no pue­den fal­tar un re­co­rri­do por el CAPC, el Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo; la ba­sí­li­ca de San Mi­guel –el pun­to más al­to de la ciu­dad–; y el Es­pe­jo de Agua, el más gran­de del mun­do, aun­que en reali­dad se tra­ta de una lá­mi­na de dos cen­tí­me­tros de agua en la Pla­za de la Bol­sa, en la que se re­fle­jan los edi­fi­cios. La pla­za se ha con­ver­ti­do en un es­ce­na­rio má­gi­co de jue­gos pa­ra los ni­ños, que en ve­rano co­rren des­cal­zos, en­tre los cho­rros de agua y de nie­bla, que se van al­ter­nan­do. Y si an­tes os de­cía que és­ta es la ciu­dad de los res­tau­ran­tes, el ba­rrio don­de se con­cen­tran más es el de San Pe­dro. El lo­cal tí­pi­co es la bras­se­rie, don­de se pue­den de­gus­tar es­pe­cia­li­da­des de la zo­na: pa­té, car­ne o pes­ca­do. Yo dis­fru­té en la Bras­se­rie Bor­de­lai­se, con una cui­da­da se­lec­ción de vi­nos, de­li­cio­sos pla­tos y una in­tere­san­te ga­le­ría de ar­te.

El vino co­mo pro­ta­go­nis­ta

Des­de Bur­deos, nos di­ri­gi­mos a Sain­tÉ­mi­li­on, un pue­blo me­die­val re­co­no­ci­do por la Unes­co y co­no­ci­do por su pie­dra: de sus mi­nas se ex­tra­jo la que sir­vió pa­ra cons­truir el Gran Tea­tro de Bur­deos y allí en­con­tra­mos la ca­pi­lla de la Trinidad, más co­no­ci­da co­mo la “igle­sia mo­no­lí­ti­ca”, por es­tar li­te­ral­men­te ta­lla­da en una so­la pie­dra. Pe­ro, jun­to a las pie­dras, el vino emer­ge tam­bién co­mo cen­tro de la vi­da de

En Bur­deos triun­fa la bis­tro­no­mía, la al­ta co­ci­na en el am­bien­te de una bras­se­rie.

es­ta vi­lla, pues­to que su de­no­mi­na­ción de ori­gen es una de las más im­por­tan­tes de bur­deos. Uno de los vi­ñe­dos de Saint-émi­li­on per­te­ne­cía a Co­co Cha­nel y en la ac­tua­li­dad la fir­ma de mo­da si­gue te­nien­do un châ­teau en la zo­na. No­so­tros vi­si­ta­mos otros dos: Sou­tard, que tiene una bo­de­ga con aña­das de 1924 a 1964, y Tro­plong Mon­dot, con vi­ñe­dos eco­ló­gi­cos de­di­ca­dos al enotu­ris­mo y un res­tau­ran­te –Be­lles Per­drix, del chef Da­vid Cha­rrier– con una es­tre­lla Mi­che­lin. Y pa­ra alo­jar­nos, La Pe­ti­te Ma­de­lei­ne, un ho­tel fa­mi­liar con vis­tas a los vi­ñe­dos.

Pue­blos de pe­lí­cu­la

El de­par­ta­men­to de Dor­do­ña fue nues­tra si­guien­te pa­ra­da y la vi­si­ta más an­sia­da, la del Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Ar­te Pa­rie­tal de Las­caux, un em­pla­za­mien­to úni­co don­de se pue­den ver cua­tro gru­tas que con­ser­van pin­tu­ras pa­leo­lí­ti­cas. Des­can­sa­mos en La Mai­son D’hô­tes Bel Es­tiu, un ho­te­li­to ideal con mu­cho en­can­to. Pe­ro an­tes ce­na­mos en el res­tau­ran­te Aux Ber­ges de la Ve­ze­re, con pre­cio­sas vis­tas al río. En es­ta zo­na, no pue­des sino enamo­rar­te de Sar­lat, un pue­blo me­die­val in­te­gra­do en una roca, que fue cons­trui­do por mon­jes en el si­glo IX y que cuen­ta con 77 mo­nu­men­tos pro­te­gi­dos. Tras un de­li­cio­so al­muer­zo en La Be­lle Etoi­le, em­pren­di­mos ca­mino ha­cia Vé­zac pa­ra des­cu­brir los be­llí­si­mos Jar­di­nes de Mar­queis­sac, di­se­ña­dos por An­dré Le No­tre, jardinero de Ver­sa­lles. Y des­de allí, al es­pec­ta­cu­lar cas­ti­llo de Bey­nac. Y pa­ra aca­bar el día, una mag­ní­fi­ca ce­na en el res­tau­ran­te Un Par­fum de Gour­man­di­se, en Pe­ri­gueux, don­de ofre­cen co­ci­na de au­tor en sus cin­co úni­cas me­sas. Uno de los nom­bres pro­pios que van uni­dos a Dor­do­ña es el de Cham­ber­lan, una fir­ma de za­pa­tos a me­di­da, em­ble­ma del sa­voir fai­re y la his­to­ria ar­te­sa­na de la re­gión.

En La Ro­che­lle hay que to­mar os­tras en la te­rra­za del mer­ca­do des Ha­lles.

La Ro­che­lle, ciu­dad de sal y vino, afi­cio­na­da a los de­por­tes náu­ti­cos, fue la si­guien­te pa­ra­da. En­tre Hô­tes, al­mor­za­mos en el res­tau­ran­te Le Bar An­dré, pa­ra des­pués dis­fru­tar de un cru­ce­ro flu­vial ha­cia Fort Bo­yard, un en­cla­ve es­tra­té­gi­co pa­ra la pro­tec­ción del río Cha­ren­te.

Shop­ping y os­tras

Pe­ro si hay un sím­bo­lo de la ciu­dad es el Aqua­rium, que con más de 12.000 ejem­pla­res ma­ri­nos es uno de los acua­rios pri­va­dos más gran­des de Eu­ro­pa. Pa­ra lle­gar hasta él cru­za­mos Saint Ni­co­las, un an­ti­guo ba­rrio de pes­ca­do­res re­ple­to de ca­fés y bo­de­gas con bue­na mú­si­ca. ¿Mi re­co­men­da­ción gour­met? No te pier­das las os­tras, a pre­cio de ri­sa, y los he­la­dos ar­te­sa­nos de Er­nest Gla­zier. Pa­ra una tar­de de shop­ping en La Ro­che­lle, pa­séa­te por la rue Saint Yon, sal­pi­ca­da de tien­das de mo­da de mar­cas fran­ce­sas, pre­cio­sas tien­das de de­co­ra­ción y hasta unas Ga­le­rías La­fa­yet­te. Y pa­ra des­can­sar des­pués de las com­pras, una vi­si­ta al mer­ca­do des Ha­lles,

pa­ra dis­fru­tar en la te­rra­za de otro pla­ti­to de os­tras con un va­si­to de vino blan­co. ¡De­li­cio­so! Y de La Ro­che­lle a la is­la de Ré, úl­ti­ma pa­ra­da de nues­tro pe­ri­plo, un pe­que­ño pa­raí­so con 50 ki­ló­me­tros de pla­ya de are­na fi­na y un pai­sa­je es­pec­ta­cu­lar. En el pue­blo de Saint-mar­tin-de-ré es­tá el Ho­tel Re­lais Tha­las­so Ata­lan­te, un edén de la ta­la­so­te­ra­pia y don­de nos alo­ja­mos. Las for­ti­fi­ca­cio­nes de Saint-mar­tin­de-ré, cons­trui­das en el si­glo XVII por el ma­ris­cal Vau­ban, que fue ur­ba­nis­ta del rey Luis XIV, for­man par­te del pa­tri­mo­nio de la Unes­co. Des­de el cam­pa­na­rio de la igle­sia se dis­fru­ta de una vis­ta úni­ca de la ciu­dad y el puerto, pe­ro no de­jéis de dar un pa­seo tam­bién por el cas­co vie­jo. En­tre sus ca­lle­jue­las des­cu­bri­réis bou­ti­ques de mo­da y lo­ca­les tan re­co­men­da­bles co­mo la ja­bo­ne­ría Loix et Sa­bons (don­de ela­bo­ran ja­bo­nes con le­che de bu­rra), o la som­bre­re­ría Fred Cha­pe­lle­rie de Sully, que fue mi per­di­ción. Pa­ra al­mor­zar ele­gi­mos La Ci­ble, un res­tau­ran­te de pla­ya de es­ti­lo sur­fe­ro, don­de, co­mo en ca­da rin­cón de

La is­la de Ré es un pa­raí­so de 50 km. de are­na fi­na y bal­nea­rios de tha­las­so­te­ra­pia.

la is­la, se res­pi­ra el char­me fran­cés. Cla­ro que si bus­cáis una ex­pe­rien­cia foo­die exó­ti­ca, no os de­béis per­der los he­la­dos de La Mar­ti­nié­re, muy fa­mo­sos, es­pe­cial­men­te ¡el de os­tras y pa­ta­ta! En el ex­tre­mo oc­ci­den­tal de la is­la es­tá el Fa­ro de las Ba­lle­nas, uno de los más gran­des de Fran­cia. Su­bir sus 257 es­ca­lo­nes me­re­ce la pe­na. O, sim­ple­men­te, pa­sear por la pla­ya de la Con­che, a sus pies (un plan mu­cho más re­la­jan­te). Tras pa­sar por Ars-en-ré, con­si­de­ra­do uno de los pue­blos más bo­ni­tos del país, lle­ga­mos a La-flot­te-en-ré, uno de los más an­ti­guos de la is­la, con un puerto be­llí­si­mo y un mer­ca­do per­fec­to pa­ra des­cu­brir los pro­duc­tos lo­ca­les. Allí, ro­dea­da de la ener­gía del mar y la na­tu­ra­le­za, cues­ta po­co ima­gi­nar de dón­de sa­có las fuer­zas Leo­nor de Aquitania: una re­gión con tan­ta per­so­na­li­dad im­pri­me ca­rác­ter.

Izq., Ma­ría en un por­tal de Saint­mar­tin-de-ré. De­re­cha, en la Pla­za de la Bol­sa, en Bur­deos, y muñecas en una tien­da de La­flot­te-en-ré.

Arri­ba, cru­ce­ro por el Dor­do­ña y, a la dcha., sa­lón del châ­teau Sou­tard de Saint-èmi­li­on.

Arri­ba, jar­di­nes del cas­ti­llo de Mar­queis­sac y en la som­bre­re­ría Fred Cha­pe­lle­rie de Sully, en la is­la de Ré. Jun­to a es­tas lí­neas, an­te una igle­sia en Sar­lat y en la bo­de­ga del châ­teau Sou­tard de Saint-émi­li­on.

Arri­ba, pa­seo en bi­ci por La Ro­che­lle y charlando con la pro­pie­ta­ria de La Mai­son D’hô­tes Bel Es­tiu, en Le Më­jat. Dcha., vis­tas des­de el cru­ce­ro por el río Dor­do­ña. Aba­jo, un rin­cón de Sar­lat, claus­tro de la Co­le­gia­ta de Saint-èmi­li­on y con el chef Da­vid Cha­rrier, de Les Be­lles Per­drix.

Arri­ba, el chef Johan Le­cie­rre, de La Sui­te y vi­ñe­dos en la ru­ta a Sain­té­mi­li­on. Jun­to a es­tas lí­neas, bis­trot La Ci­ble (en la is­la de Ré).

Jun­to a es­tas lí­neas, Ma­ría en el elegante sa­lón del Châ­teau Su­tard. Aba­jo, ca­lle en Saint-mar­tin-d-ré, en la is­la de Ré; Aqua­rium de La Ro­che­lle, que al­ber­ga más de 12.000 ani­ma­les ma­ri­nos: y vi­si­ta a La Ci­té du Vin de Bur­deos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.