Ho­ra de echar una MANO en ca­sa

No so­lo pue­den sino que, en al­gún mo­men­to, in­clu­so quie­ren.apro­ve­char la ilu­sión de los pe­que­ños por ha­cer co­sas de ma­yo­res les ayu­da a cre­cer, tam­bién, en res­pon­sa­bi­li­dad y au­to­no­mía.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nuestros Hijos -

EEs po­si­ble que te ha­yas pre­gun­ta­do có­mo pue­des en­se­ñar a tus hi­jos a par­ti­ci­par en las ta­reas do­més­ti­cas, cuán­do de­bes em­pe­zar y de qué ta­reas es po­si­ble ha­cer­les res­pon­sa­bles al prin­ci­pio. A par­tir de los cua­tro años, a los ni­ños les gus­ta sen­tir­se úti­les. A los sie­te, de­be­rían or­de­nar su cuar­to. Es con­ve­nien­te que em­pie­cen res­pon­sa­bi­li­zán­do­se de sus co­sas; así, más ade­lan­te, po­drán co­la­bo­rar en ta­reas de la ca­sa. Des­de muy pe­que­ños hay que ir en­se­ñán­do­les, pri­me­ro, a or­ga­ni­zar­se ellos; des­pués, a co­la­bo­rar en lo que to­dos com­par­ti­mos. Cuan­do abre la puer­ta, Nie­ves se en­cuen­tra con la mo­chi­la de sus hi­jos en el re­ci­bi­dor, una cha­que­ta en una si­lla, otra en el sue­lo y los pla­tos su­cios de la me­rien­da so­bre la me­sa del sa­lón. Lla­ma a Cla­ra, de nue­ve años, que es­tá vien­do la te­le­vi­sión, y a Die­go, de 10, que jue­ga con la con­so­la. “Hi­jos, ¿vo­so­tros creéis que la ro­pa y los pla­tos se co­lo­can so­los en su si­tio?”, les di­ce. “No, ma­má, lue­go los re­co­ge­mos –res­pon­den–, pri­me­ro te­ne­mos que ha­cer los de­be­res”. “Me­jor an­tes lo po­néis to­do en su si­tio; ca­da uno que re­co­ja lo su­yo. Sa­béis que, con las co­sas or­de­na­das, tra­ba­jáis más a gus­to. Cuan­do ter­mi­néis con es­to, me avi­sáis, que los dos vais a lim­piar vues­tra me­sa pa­ra es­tar más có­mo­dos. Des­pués, cuan­do aca­béis las ta­reas, po­déis ver la te­le y es­pe­ra­mos a pa­pá. Y tú, Die­go, si pre­fie­res ju­gar a la con­so­la, ten­drás un ra­to to­da­vía”. Nie­ves se ha­bía da­do cuen­ta que su hi­ja se opo­nía a ella cons­tan­te­men­te, so­bre to­do cuan­do su pa­dre es­ta­ba de­lan­te. Ha­bía des­cu­bier­to tam­bién que, cuan­do les im­pli­ca­ba a ella y a su her­mano por igual, opo­nía me­nos resistencia. Si co­la­bo­ra­ba con ella en al­gu­na ta­rea y la re­com­pen­sa­ba des­pués, su hi­ja le ha­cía más ca­so. Pro­cu­ra­ba ele­gir ac­ti­vi­da­des que pu­die­ran com­par­tir y que se re­fi­rie­ran al pa­dre. De es­ta ma­ne­ra, Cla­ra ri­va­li­za­ba me­nos con ella. Die­go, por su par­te, pro­tes­ta­ba me­nos, es­ta­ba acos­tum­bra­do a ver a su pa­dre ha­cer co­sas en ca­sa y se iden­ti­fi­ca­ba con él. No sir­ve de mu­cho re­ga­ñar a los hi­jos pa­ra que no de­jen las co­sas des­per­di­ga­das por la ca­sa o re­pro­char­les que no co­la­bo­ren en las ta­reas fa­mi­lia­res. Da más re­sul­ta­do ar­mar­se de pa­cien­cia y, po­co a po­co, mos­trar­les sus obli­ga­cio­nes. Si lo po­ne­mos en prác­ti­ca de una ma­ne­ra lú­di­ca y ha­cién­do­les sen­tir que to­do lo que sa­ben y apren­den es por­que se es­tán ha­cien­do ma­yo­res, ob­ten­dre­mos me­jo­res re­sul­ta­dos.

Co­men­zar po­co a po­co

Aun­que ten­ga­mos ayu­da en ca­sa, los ni­ños de­ben ir asu­mien­do pe­que­ñas res­pon­sa­bi­li­da­des de acuer­do a sus po­si­bi­li­da­des, que de­pen­den, so­bre to­do, de la edad que ten­gan. ¿Có­mo ha­cer­les ver que tam­bién tie­nen que echar una mano en ca­sa? Pa­ra es­ta la­bor edu­ca­ti­va es pri­mor­dial que el pa­dre y la ma­dre es­tén de acuer­do en las ta­reas que pi­den a sus hi­jos. A los ni­ños, des­de los cua­tro o cin­co años, les gus­ta co­la­bo­rar con los ma­yo­res y sen­tir que ha­cen co­sas co­mo ellos. Por ejem­plo, a esa edad pue­den po­ner los cu­bier­tos o las ser­vi­lle­tas en la me­sa. Si lo hi­cié­ra­mos no­so­tros, aca­ba­ría­mos mu­cho an­tes, pe­ro con­vie­ne va­lo­rar su bue­na dis­po­si­ción pa­ra ayu­dar­nos cuan­do son pe­que­ños. A par­tir de los sie­te u ocho años, pue­den em­pe­zar a or­de­nar su cuar­to pa­ra apren­der a cui­dar las co­sas que les per­te­ne­cen. Cuan­do tie­nen nue­ve o 10 años, ya es­tán en con­di­cio­nes de co­la­bo­rar un po­co en ta­reas co­mo ha­cer la ca­ma los fi­nes de se­ma­na, pre­pa­rar al­go de la co­mi­da o co­lo­car los pla­tos y va­sos en el la­va­va­ji­llas. Lo más im­por­tan­te no es que ha­gan mu­chas co­sas, sino que se res­pon­sa­bi­li­cen de al­gu­nas. De­ben com­pren­der que su co­la­bo­ra­ción con­tri­bu­ye al bie­nes­tar de la fa­mi­lia, pues les en­se­ña a tra­ba­jar en equi­po y les pro­por­cio­na un sen­ti­mien­to de uti­li­dad y per­te­nen­cia al gru­po. En nin­gún ca­so con­vie-

Hay que evi­tar ir tras ellos re­co­gien­do lo que van de­jan­do a su pa­so.

ne pa­gar­les por lo que ha­cen, ya que se acos­tum­bra­rían a re­ci­bir al­go a cam­bio de rea­li­zar ta­reas cu­ya sa­tis­fac­ción so­lo de­be es­tar en el tra­ba­jo bien he­cho. El pre­mio a sus es­fuer­zos pue­de ser de re­co­no­ci­mien­to a su la­bor; va­lo­rar su es­fuer­zo es una bue­na gra­ti­fi­ca­ción. Si de­ci­di­mos que la re­com­pen­sa de­be ir más allá, po­de­mos pre­miar­le con al­go que les gus­te ha­cer. Co­la­bo­rar en ca­sa les ayu­da a sen­tir­se se­gu­ros de sus poú­ni­ca si­bi­li­da­des, si bien se tra­ta de un pro­ce­so lar­go y com­ple­jo, que no es­tá exen­to de pe­leas y de al­gu­na que otra tri­ful­ca en­tre her­ma­nos. Es­tas pe­leas se evi­tan en gran me­di­da si a to­dos se les tra­ta por igual.

Ni de chi­cos ni de chi­cas

Por su­pues­to, no hay que es­ta­ble­cer di­fe­ren­cias en­tre los se­xos a la ho­ra de re­par­tir las ta­reas. Tan­to los chi­cos co­mo las chi­cas tie­nen que co­la­bo­rar rea­li­zan­do las mis­mas. La di­fe­ren­cia en la ad­ju­di­ca­ción de ta­reas ten­dría que ver con la edad. Los ni­ños, des­de muy pe­que­ños, tra­tan de imitar a pa­pá y a ma­má por­que se iden­ti­fi­can con ellos y apren­den a ser hom­bres y mu­je­res a par­tir de lo que ven en ca­sa y de los de­seos que tie­nen de có­mo ser cuan­do lle­guen a adul­tos. Aun­que nos dé más tra­ba­jo y nos lle­ve más tiem­po, te­ne­mos que apro­ve­char ese in­te­rés por imi­tar­nos, va­lo­rar lo que ha­cen y re­co­no­cér­se­lo; pe­ro nun­ca de­cir que lo de­jen pa­ra que ya lo ha­ga­mos no­so­tros. Des­de muy pe­que­ños pue­den co­la­bo­rar en las ta­reas y es­to les ha­ce sen­tir­se res­pon­sa­bles, más in­de­pen­dien­tes, les en­se­ña a tra­ba­jar en equi­po y a ser so­li­da­rios. La par­ti­ci­pa­ción y el sen­tir­se úti­les au­men­tan su au­to­es­ti­ma y les lle­van a com­pren­der el es­fuer­zo de sus pa­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.