GAL GA­DOT

Ha si­do reina de be­lle­za, mo­de­lo, es­tu­dian­te de De­re­cho y sol­da­do en el ejér­ci­to is­rae­lí. Aho­ra lle­ga a las pan­ta­llas co­mo el per­so­na­je fe­me­nino más icó­ni­co de la his­to­ria del có­mic: Wonder Woman. To­do un sím­bo­lo del po­der de las mu­je­res que se va a con­ve

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

Es­ta­ba en un avión y aca­bá­ba­mos de ate­rri­zar. En­cen­dí el te­lé­fono y vi un mon­tón de lla­ma­das per­di­das de mi agen­te. Le lla­mé y me di­jo que el pa­pel era mío. Es­ta­ba sen­ta­da, to­da­vía con el cin­tu­rón pues­to, y em­pe­cé a gri­tar co­mo una lo­ca. Los pa­sa­je­ros de­bie­ron de pen­sar que me ha­bía da­do un bro­te psi­có­ti­co”, re­cuer­da Gal Ga­dot en­tre ri­sas. Le aca­ba­ban de anun­ciar que iba a con­ver­tir­se en Wonder Woman, la mu­jer maravilla crea­da por la fac­to­ría DC Co­mics. De aque­lla lla­ma­da ha­ce más de tres años. En es­te tiem­po, su vi­da ha cam­bia­do por com­ple­to. Es lo que con­lle­va in­ter­pre­tar al per­so­na­je fe­me­nino más icó­ni­co de la his­to­ria del có­mic. “Es un per­so­na­je con 75 años de his­to­ria y mu­chí­si­mos fans, pe­ro co­mo ac­triz no pue­do pen­sar en eso ni ren­dir­me a la pre­sión. Es­pe­ro que los fans dis­fru­ten, pe­ro sé que es im­po­si­ble com­pla­cer a to­do el mun­do”,

“LAS MU­JE­RES SEN­TI­MOS EM­PA­TÍA, ESE ES NUES­TRO SUPERPODER”

ex­pli­ca sen­ta­da en la sui­te de un ho­tel de Los Án­ge­les. Gal lle­va el pe­lo re­co­gi­do en una co­le­ta, po­co maquillaje, un ves­ti­do ver­de de ti­ran­tes y es­tá des­cal­za. Los ta­co­nes de vér­ti­go des­can­san jun­to al so­fá. En reali­dad, la ac­triz is­rae­lí de­bu­tó en la piel del per­so­na­je el año pa­sa­do en Bat­man vs. Su­per­man. La crí­ti­ca ma­sa­cró la pe­lí­cu­la pro­ta­go­ni­za­da por Ben Af­fleck y Henry Ca­vill, pe­ro ca­si to­dos los es­pe­cia­lis­tas coin­ci­die­ron en una co­sa: Ga­dot era, sin du­da, lo me­jor de la cin­ta. El 23 de ju­nio se es­tre­na en España la pri­me­ra pe­lí­cu­la de una he­roí­na en so­li­ta­rio, y la ac­triz is­rae­lí es cons­cien­te de la res­pon­sa­bi­li­dad, no so­lo con su mi­to­lo­gía, sino tam­bién con el icono fe­mi­nis­ta que re­pre­sen­ta. “Wonder Woman es la me­jor gue­rre­ra de to­dos los tiem­pos pe­ro, a la vez, es ca­ri­ño­sa y com­pa­si­va. Y esa es la gran fuer­za de las mu­je­res, nues­tro sú­per­po­der: so­mos po­de­ro­sas, re­suel­tas, te­ne­mos am­bi­cio­nes y sue­ños, pe­ro tam­bién nos apo­ya­mos las unas a las otras y sen­ti­mos em­pa­tía ha­cia los de­más”. ¿Se con­si­de­ra fe­mi­nis­ta? “Por su­pues­to. Ade­más, ¿qué sig­ni­fi­ca ser fe­mi­nis­ta? Ser igua­les que los hom­bres, ¿no? Igual­dad, eso es to­do”. En su estreno en Es­ta­dos Uni­dos, la cin­ta ha re­ven­ta­do las ta­qui­llas, con­vir­tién­do­se ade­más en el me­jor estreno de la his­to­ria pa­ra una di­rec­to­ra. Di­ri­gi­da por Patty Jen­kins –res­pon­sa­ble de Mons­ter, el fil­me con el que ga­nó Char­li­ze The­ron su Os­car en 2004–, sus 103 millones de dó­la­res de de­but en su pri­mer fin de se­ma­na y sus bue­nas críticas vie­nen a des­mon­tar, ade­más, la teo­ría de que, si no hay un hom­bre al fren­te con un gran nom­bre, el pro­yec­to no sa­le a flo­te. No ha si­do el ca­so de Wonder Woman. De he­cho, te­ner un per­so­na­je fe­me­nino al fren­te ha ayu­da­do mu­cho a su ren­di­mien­to en ta­qui­lla, con ma­yo­ría de es­pec­ta­do­ras (el 52%), cuan­do lo tra­di­cio­nal es que sean los hom­bres los in­con­di­cio­na­les de es­te gé­ne­ro. Evi­den­te­men­te, pa­ra Gal Ga­dot Wonder Woman no es un tra­ba­jo más. La ac­triz es­ta­ble­ció un víncu­lo ín­ti­mo con el per­so­na­je. Tan­to, que ha con­ta­do que, du­ran­te el ro­da­je, so­lía pre­gun­tar­se a me­nu­do qué ha­ría ella en si­tua­cio­nes cotidianas. “Es­tu­ve me­ti­da en su piel du­ran­te un año en­te­ro y al final al­go de ti per­mea en el per­so­na­je y al­go del per­so­na­je se im­preg­na en ti. Es inevi­ta­ble”, ex­pli­ca. Aun­que re­co­no­ce que se ha sen­ti­do de­cep­cio­na­da con cier­tas cam­pa­ña de in­ter­net con­tra su per­so­na­je: el año pa­sa­do, Wonder Woman fue nom­bra­da em­ba­ja­do­ra ho­no­rí­fi­ca de las Na­cio­nes

Uni­das pa­ra en­ca­be­zar una cam­pa­ña por la igual­dad de gé­ne­ro y el em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino. Sin em­bar­go, ape­nas dos me­ses más tar­de, el or­ga­nis­mo le re­ti­ró el tí­tu­lo des­pués de que una cam­pa­ña on li­ne lo­gra­ra re­unir 45.000 fir­mas con­tra­rias a su nom­bra­mien­to por con­si­de­rar que la ima­gen del per­so­na­je es­ta­ba de­ma­sia­do “se­xua­li­za­da”.

Dos años de ser­vi­cio mi­li­tar

Ga­dot na­ció y cre­ció en Rosh Haa­yin, una pe­que­ña ciu­dad en el in­te­rior de Is­rael. Su ma­dre le ha con­ta­do la mis­ma his­to­ria de­ce­nas de ve­ces. Ella te­nía cin­co años y sus pa­dres ha­bían or­ga­ni­za­do una fies­ta en ca­sa, pe­ro an­tes de que los in­vi­ta­dos lle­ga­ran, la man­da­ron a la ca­ma. Des­de su ha­bi­ta­ción, po­día es­cu­char el ja­leo en la te­rra­za. Al ca­bo de un ra­to, subió, co­gió una man­gue­ra y re­gó a to­do el per­so­nal. “Me en­can­ta­ba ser el cen­tro de aten­ción, eso es­ta­ba cla­ro –di­ce rién­do­se–. Tam­bién me gus­ta­ba bai­lar, pe­ro ja­más so­ñé con ser ac­triz. Ni me lo plan­tea­ba”. Eso lle­gó más tar­de. Con 18 años, Ga­dot se pre­sen­tó a Miss Is­rael y ga­nó. Aquel mis­mo año, re­pre­sen­tó a su país en Miss Uni­ver­so y

ES­TU­VE ME­TI­DA EN LA PIEL DE WONDER WOMAN UN AÑO: AL­GO DEL PER­SO­NA­JE SE QUEDA EN TI”.

em­pe­zó a tra­ba­jar co­mo mo­de­lo, pe­ro al cum­plir 20 se in­cor­po­ró al ejér­ci­to pa­ra com­ple­tar el ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio en Is­rael. “Re­nun­cié a mi li­ber­tad du­ran­te dos años pa­ra de­di­cár­se­los a mi país. Más que he­rra­mien­tas, me en­se­ñó va­lo­res”, re­cuer­da de la ex­pe­rien­cia. Des­pués de la aca­de­mia mi­li­tar, se pu­so a es­tu­diar De­re­cho y Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les en la uni­ver­si­dad, pe­ro sus pla­nes aca­dé­mi­cos se tor­cie­ron cuan­do un fa­mo­so di­rec­tor de cas­ting via­jó hasta Is­rael pa­ra co­no­cer­la. Es­ta­ba bus­can­do a la nue­va chi­ca Bond. El pa­pel ter­mi­nó sien­do pa­ra Ol­ga Kury­len­ko, pe­ro unos me­ses des­pués aquel mis­mo di­rec­tor la lla­mó pa­ra Fast & Fu­rious 4. Des­de en­ton­ces, Ga­dot ha pro­ta­go­ni­za­do cua­tro pe­lí­cu­las de la sa­ga. Le pre­gun­to si le ha cos­ta­do más que la in­dus­tria del ci­ne la to­me en se­rio por el he­cho de ser mo­de­lo. “Sí, des­de lue­go. En mi país a la gen­te le cos­tó en­ten­der que una reina de la be­lle­za pu­die­ra con­ver­tir­se en ac­triz. Mi ma­dre me dio un con­se­jo es­tu­pen­do pa­ra eso: “Tie­nes que ser co­mo un ca­ba­llo, no pue­des mi­rar a los la­dos, tie­nes que con­cen­trar­te en tu ca­mino”. Y es ver­dad. Si es­tás cons­tan­te­men­te bus­can­do la acep­ta­ción y la apro­ba­ción de los de­más, co­rres el ries­go de per­der­te”, re­fle­xio­na. La mis­ma fi­lo­so­fía le ha ser­vi­do pa­ra no de­jar­se ce­gar por la pom­pa y el gla­mour de Holly­wood.

“Mu­cha gen­te me pre­gun­ta có­mo es tra­ba­jar con es­trells co­mo Ke­vin Cost­ner, Ben Af­fleck o Amy Adams. Y siem­pre di­go lo mis­mo: to­dos son per­so­nas, co­mo tú y co­mo yo, to­dos quie­ren sen­tir­se có­mo­dos. La fama, el maquillaje y la al­fom­bra ro­ja so­lo son rui­do. No sig­ni­fi­can na­da”, di­ce. Pa­ra ella, las prio­ri­da­des son otras. En mar­zo na­ció Ma­ya, su se­gun­da hi­ja con el pro­mo­tor in­mo­bi­lia­rio Ya­ron Var­sano. Ya eran pa­dres de Al­ma, de cin­co años. Ga­dot siem­pre ha­bla de la ma­ter­ni­dad con una sin­ce­ri­dad de­mo­le­do­ra. “Cuan­do das a luz a un be­bé, tam­bién das a luz a un gran sa­co de cul­pa. Y aún me sien­to así… Mi hi­ja ya tiene cin­co años, pe­ro el sen­ti­mien­to de cul­pa no ha des­apa­re­ci­do, aun­que su­pon­go que es­toy apren­dien­do a vi­vir con él. Pe­se a to­do, cuan­do ten­go que ro­dar seis días a la se­ma­na, me si­go sin­tien­do fa­tal”. Pa­ra con­ci­liar, sue­le ir con su hi­ja a los ro­da­jes.

Ma­ter­ni­dad y maravilla

Pe­ro, des­de lue­go, lo que su ma­dre ha con­se­gui­do es ex­tra­or­di­na­rio. Gal Ga­dot aca­ba de cum­plir 32 años y le ha da­do tiem­po a ser miss, mo­de­lo, sol­da­do, ac­triz y ma­dre de dos ni­ñas. Le pre­gun­to si, a pe­sar de to­do, de vez en cuan­do le ace­chan las in­se­gu­ri­da­des. “¡Cla­ro! To­do el mun­do tiene in­se­gu­ri­da­des. Y no siem­pre tie­nen que ver con tu as­pec­to, sino con tu per­so­na­li­dad. Yo ten­go mis mo­men­tos… A ve­ces, si es­toy can­sa­da, pien­so: “Es­toy ho­rri­ble”. En eso, to­dos so­mos igua­les”. ¿De ver­dad? Cues­ta ima­gi­nar ho­rri­ble a la “mu­jer maravilla”. O sin­tién­do­se in­se­gu­ra o frá­gil. Qui­zá sea so­lo fa­cha­da. O qui­zá es que, real­men­te, Wonder Woman se ha im­preg­na­do en ella hasta los hue­sos.

DAR A LUZ A UN BE­BÉ TAM­BIÉN ES DAR A LUZ A UN GRAN SA­CO DE CUL­PA… A VE­CES AÚN ME SIEN­TO ASÍ”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.