LO QUE EL ODIO HA UNI­DO …

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Amor Entre Google Y Facebook - MISS DRA­MAS

Di­ga­mos que eres una per­so­na con sus odios bien de­fi­ni­dos. Di­ga­mos que odias in­ten­sa­men­te las ca­mi­se­tas sin­té­ti­cas es­tam­pa­das y la tor­ti­lla de pa­ta­tas con ce­bo­lla. Tus odios es­tán bien re­fe­ren­cia­dos y se sus­ten­tan en un cuer­po teó­ri­co ri­co y di­ver­so. A ti, po­drían de­fi­nir­te a par­tir de sus odios. Pues bien, ima­gi­na que en tu bús­que­da de pa­re­ja en­cuen­tras a al­guien que com­par­te con en­tu­sias­mo tus mis­mas aver­sio­nes. Tan­to que no te­me ha­cer­lo pú­bli­co. Pues esa per­so­na po­dría con­ver­tir­se en tu al­ma ge­me­la por­que odiar, que­ri­das, une y mu­cho. Es­ta es la teo­ría de una nue­va ver­sión de Tin­der lla­ma­da Ha­ters, que for­ma pa­re­jas a par­tir de sus ma­nías. Es de­cir, cuan­do ha­ces tu per­fil, no cuen­tas cuán­to te gus­ta via­jar, cuán­to dis­fru­tas del ci­ne o lo in­tere­sa­da que es­tás en el postes­truc­tu­ra­lis­mo y las van­guar­dias. No. Tu per­fil con­ta­rá tus odios por or­den de prio­ri­da­des. Por ejem­plo: “Me lla­mo Ana. Odio en pri­mer lu­gar los bo­que­ro­nes en vinagre. De­tes­to con la mis­ma fuer­za a los cu­ña­dos y las san­da­lias­bo­tín. Ten­dre­mos lar­gas y agra­da­bles tar­des de con­ver­sa­ción si sien­tes, co­mo yo, aver­sión al re­gue­tón”.

Si la per­so­na que te en­cuen­tra se iden­ti­fi­ca con tu per­fil del odio y te des­pla­za a la de­re­cha el amor es­tá a pun­to de bro­tar co­mo ro­sa en pri­ma­ve­ra. Ha­ters te da cua­tro op­cio­nes pa­ra mos­trar tu odio, bus­ca­rá las coin­ci­den­cias en­tre tus ma­nías y las de otros usua­rios y te mos­tra­rá po­ten­cia­les al­mas ge­me­las. Y hay que re­co­no­cer que com­pro­bar que exis­te una al­ma so­bre la faz de la tie­rra que odia lo mis­mo que tú po­ne al ce­re­bro a se­gre­gar se­ro­to­ni­na a mares. Es­ta hor­mo­na fo­men­ta el ape­go y, de ahí al enamo­ra­mien­to, hay dos gin to­nics.

Los crea­do­res de Ha­ters ba­san su in­ven­to en el fra­ca­so de las su­pues­tas afi­ni­da­des pa­ra unir al per­so­nal. La gen­te no se enamo­ra siem­pre de quien com­par­te sus gus­tos. Ade­más, se mien­te más si uno se des­cri­be co­mo una per­so­na de bien, que va a la fil­mo­te­ca, lee en­sa­yos y no fu­ma, que cuan­do uno se po­ne en mo­do ha­ter y cuen­ta sus mi­se­rias. En­tro en Ha­ters y veo que hay va­rias op­cio­nes de odios. Por ejem­plo: Gen­te que odia las mul­ti­na­cio­na­les pe­ro tie­ne un ipho­ne, Gen­te que rom­pe los chips den­tro del gua­ca­mo­le, Do­nald Trump... Aun­que el ex­pe­ri­men­to es­tá en prue­bas y so­lo es­tá dis­po­ni­ble en in­glés, voy a crear mi per­fil. So­lo de­bo de­ci­dir có­mo or­deno mis cua­tro aver­sio­nes cen­tra­les: la ba­cha­ta, los za­pa­tos blan­cos mas­cu­li­nos (ex­cep­to za­pa­ti­llas), Ja­vier Cár­de­nas y el di­se­ño de ce­jas de Cris­tiano Ro­nal­do. Una vez es­ta­ble­ci­do el or­den de mis ma­nías, me sen­ta­ré a es­pe­rar en mi pan­ta­lla al ver­da­de­ro prín­ci­pe azul.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.