HI­LLARY CLIN­TON Hay vi­da des­pués de la de­rro­ta

La ex­can­di­da­ta a la Pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos lo tie­ne cla­ro: “No me voy a nin­gu­na par­te”. Ocho me­ses des­pués de su ines­pe­ra­do fra­ca­so, re­sur­ge de sus ce­ni­zas. Es­cri­be un li­bro, ha fun­da­do una ONG, se ha­bla de su can­di­da­tu­ra a la al­cal­día de Nueva Yor

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mundo -

Me que­dé tan sor­pren­di­da co­mo to­do el mun­do cuan­do em­pe­cé a re­ci­bir los re­sul­ta­dos. No era lo que ha­bían di­cho las en­cues­tas. Ni lo que se pal­pa­ba en el am­bien­te o en los mí­ti­nes. Creía que íba­mos ga­nar. Y lo mis­mo pen­sa­ba nues­tro ri­val, por cier­to. Nun­ca cre­ye­ron que ga­na­rían”. Y, sin em­bar­go, ocu­rrió. La no­che del 8 de no­viem­bre, Hi­llary Clin­ton empezó a per­der un es­ta­do cla­ve tras otro y, an­tes de dar­se cuen­ta, ha­bía di­cho adiós a una Pre­si­den­cia que siem­pre ha­bía da­do por he­cha. Se­gún su equi­po de con­fian­za, en ese mo­men­to crí­ti­co Clin­ton per­ma­ne­ció se­re­na. Qui­zá por­que, da­do su ca­rác­ter pe­si­mis­ta, siem­pre es­tá pre­pa­ra­da pa­ra lo peor. Sin exa­brup­tos ni as­pa­vien­tos, si­guió el pro­to­co­lo. “Te­nía­mos que pa­sar por aque­llo con dig­ni­dad e in­te­gri­dad, ya ha­bría tiem­po de ana­li­zar lo que ha­bía pa­sa­do, pe­ro en ese mo­men­to de­ci­dí ce­ñir­me al ri­tual. Te­nía que lla­mar a Trump y a Oba­ma y de­ci­dir qué di­ría al día si­guien­te. Y, una vez he­cho, po­dría de­cir: “¿Qué dia­blos ha pa­sa­do?”. Y en­fa­dar­me y dis­gus­tar­me y es­tar de­cep­cio­na­da y sen­tir que le ha­bía fa­lla­do a la gen­te”, ha ex­pli­ca­do aho­ra en una en­tre­vis­ta al New York Magazine. El due­lo vino des­pués y Clin­ton lo pa­só en pri­va­do. En las se­ma­nas pos­te­rio­res a las elec­cio­nes, per­ma­ne­ció re­clui­da en su ca­sa de Chap­pa­qua, Nueva York. Te­nía que di­ge­rir la de­rro­ta y se de­di­có a des­can­sar y dar lar­gos pa­seos por el bos­que (y a fo­to­gra­fiar­se con ex­cur­sio­nis­tas es­pon­tá­neos que le pe­dían sel­fies). To­da­vía no es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra leer la pren­sa o en­cen­der la te­le­vi­sión. So­lo con­tes­ta­ba los e-mails más im­por­tan­tes. Tam­bién apro­ve­chó pa­ra pa­sar más tiem­po con sus nie­tos –Char­lot­te, de dos años, y Ai­dan, de uno– y con su ma­ri-

do, con el que sa­lía a ce­nar o a ver al­gu­na obra de tea­tro en Broad­way. Aun­que el ex­pre­si­den­te re­gre­só a su tra­ba­jo en la fun­da­ción que lle­va su nom­bre, Hi­llary aún no ha re­cu­pe­ra­do esa ru­ti­na. Eso sí, to­da­vía tie­ne un equi­po de ase­so­res, en­tre los que des­ta­ca su mano de­re­cha Hu­ma Abe­din, y man­tie­ne una ofi­ci­na en Ti­mes Squa­re. Des­de no­viem­bre, ca­da vez que sa­le de ca­sa, asis­te a un even­to, pi­sa un res­tau­ran­te, un ae­ro­puer­to o va a ha­cer la com­pra, se en­cuen­tra en la mis­ma si­tua­ción in­có­mo­da: un go­teo in­ce­san­te de per­so­nas (es­pe­cial­men­te mu­je­res) se acer­can pa­ra dar­le áni­mos o, di­rec­ta­men­te, ofre­cer­le sus con­do­len­cias. Mu­chas quie­ren ha­cer­se una fo­to. Al­gu­nas llo­ran. A me­nu­do, es ella quien aca­ba con­so­lán­do­las con un abra­zo. “Hay gen­te que ha ve­ni­do a mí bus­can­do la ab­so­lu­ción. Me di­cen: “No te vo­té por­que creía que no ne­ce­si­ta­bas mi vo­to pa­ra ga­nar”. El aba­ti­mien­to (y el en­fa­do) en­tre sus se­gui­do­res si­gue sien­do ge­ne­ra­li­za­do, pe­ro ¿có­mo es­tá ella? “Es­toy bas­tan­te bien te­nien­do en cuen­ta to­do lo que ha pa­sa­do. Las con­se­cuen­cias de las elec­cio­nes fue­ron de­vas­ta­do­ras. Y to­do lo que sa­lió a la luz en los días y se­ma­nas pos­te­rio­res tam­bién ha si­do muy preo­cu­pan­te. Así que tu­ve que de­cir­me a mí mis­ma que te­nía que sa­lir de la ca­ma, pa­sear, pa­sar mu­cho tiem­po con mis nie­tos y dis­fru­tar de mis ami­gos y mi fa­mi­lia, que tan­to me han apo­ya­do. Así que, co­mo per­so­na, es­toy bien, pe­ro co­mo ame­ri­ca­na es­toy muy preo­cu­pa­da”.

¿Qué in­flu­yó más?

En es­tos me­ses, Hi­llary ha re­fle­xio­na­do so­bre las ra­zo­nes que hay de­trás de su ines­pe­ra­da de­rro­ta: so­bre sus erro­res y los acier­tos del ad­ver­sa­rio; so­bre si el ma­chis­mo y la mi­so­gi­nia tu­vie­ron al­go que ver con la vic­to­ria de Trump; so­bre la tra­ma ru­sa –“En mi opi­nión, los ru­sos no ha­brían sa­bi­do có­mo con­ver­tir la in­for­ma­ción en ar­ma po­lí­ti­ca si no hu­bie­ran es­ta­do guiados por... ame­ri­ca­nos. Creo que es jus­to pre­gun­tar­se có­mo in­flu­yó eso en la cam­pa­ña”–; o so­bre el pa­pel del FBI. “Si las elec­cio­nes se hu­bie­ran ce­le­bra­do el 27 de oc­tu­bre, se­ría pre­si­den­te”, ha di­cho re­cien­te­men­te en re­la­ción a la car­ta que el en­ton­ces di­rec­tor de FBI, Ja­mes Co­mey, en­vió aquel día al Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos anun­cian­do que re­abri­ría el ca­so de los co­rreos per­so­na­les de Clin­ton. La no­ti­cia da­ñó se­ria­men­te su cam­pa­ña, aun­que lue­go la in­ves­ti­ga­ción se ce­rró sin con­se­cuen­cias. Pe­ro la reali­dad es que na­da de eso pue­de cam­biar lo que pa­só: Do­nald Trump ocu­pa des­de enero el Des­pa­cho Oval y vi­ve ase­dia­do por los es­cán­da­los po­lí­ti­cos; y ella, que nun­ca con­tem­pló la de­rro­ta, ja­más ha­bía lle­va­do una vi­da tan tran­qui­la. Al­gu­nas se­ma­nas asis­te a un even­to o

“LOS RU­SOS NO HA­BRÍAN SA­BI­DO CON­VER­TIR LA IN­FOR­MA­CIÓN EN AR­MA PO­LÍ­TI­CA SIN APO­YO AME­RI­CANO”.

da una con­fe­ren­cia, pe­ro otras no tie­ne com­pro­mi­sos y dis­po­ne de to­do el tiem­po del mun­do. Ha con­ta­do, por ejem­plo, que se ha de­di­ca­do a lim­piar y a po­ner or­den en sus ar­ma­rios. Sus há­bi­tos tam­bién han me­jo­ra­do: se ali­men­ta me­jor, ha­ce ejer­ci­cio y pa­sa más tiem­po al ai­re li­bre. Pe­ro, so­bre to­do, se ha de­di­ca­do a es­cri­bir, en un pro­ce­so que ha de­fi­ni­do co­mo “in­so­por­ta­ble”. En oto­ño, pu­bli­ca­rá un li­bro. En prin­ci­pio, iba a tra­tar­se de una co­lec­ción de en­sa­yos, pe­ro aho­ra se es­pe­ra que con­ten­ga una crónica de­ta­lla­da so­bre la de­rro­ta elec­to­ral y una re­fle­xión so­bre la nueva eta­pa po­lí­ti­ca. Sin em­bar­go, en las úl­ti­mas se­ma­nas ha re­gre­sa­do de su exi­lio y ha de­ja­do cla­ro que, pe­se a to­do, no pien­sa es­con­der­se. “No voy a ir­me a nin­gu­na par­te”, di­jo en una con­ven­ción ce­le­bra­da en Ca­li­for­nia en ma­yo. Ha em­pe­za­do a ha­blar en even­tos pú­bli­cos y a con­ce­der en­tre­vis­tas. El men­sa­je es­tá cla­ro: pien­sa dar ba­ta­lla. Aun­que al­gu­nas vo­ces han es­pe­cu­la­do so­bre la po­si­bi­li­dad de que as­pi­re a la al­cal­día de Nueva York, su círcu­lo más pró­xi­mo ha des­men­ti­do los ru­mo­res. Los ex­can­di­da­tos co­mo ella tie­nen des­ti­nos dis­pa­res. John Mc­cain, que per­dió en 2008 con­tra Oba­ma, es se­na­dor; Al Go­re, de­rro­ta­do en 2000 fren­te a Geor­ge Bush, bus­có una cau­sa jus­ta (el cam­bio cli­má­ti­co), la con­vir­tió en su cru­za­da par­ti­cu­lar y ter­mi­nó re­ci­bien­do un No­bel.

“LOS 66 MI­LLO­NES DE PER­SO­NAS QUE ME VO­TA­RON ME­RE­CEN QUE SI­GA LU­CHAN­DO POR ELLOS”.

Mi­dien­do ca­da pa­so

Pe­ro que Hi­llary no as­pi­re a un car­go pú­bli­co no sig­ni­fi­ca que re­nun­cie al ac­ti­vis­mo po­lí­ti­co. Aho­ra, sim­ple­men­te, tie­ne que ele­gir el for­ma­to. Se­gún la re­vis­ta Po­lí­ti­co, la ex­can­di­da­ta lle­va me­ses con­sul­tan­do con sus ase­so­res cuál de­be­ría ser el pa­so si­guien­te. Una op­ción es re­to­mar su tra­ba­jo en la Fun­da­ción Clin­ton, don­de en los úl­ti­mos años se ha de­di­ca­do a desa­rro­llar pro­yec­tos re­la­cio­na­dos con la in­fan­cia, la es­co­la­ri­za­ción de las ni­ñas en los paí­ses en desa­rro­llo y el em­po­de­ra­mien­to femenino. Pe­ro Hi­llary tam­bién po­dría po­ner en mar­cha nue­vas ini­cia­ti­vas. La pri­me­ra de ellas ya es­tá so­bre la me­sa. En ma­yo, anun­ció el lan­za­mien­to de On­ward to­get­her, una ONG pa­ra po­ten­ciar la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en la vi­da po­lí­ti­ca y que apo­ya­rá ini­cia­ti­vas pa­ra con­tra­rres­tar al­gu­nas de las me­di­das más po­lé­mi­cas anun­cia­das por Trump. “La par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na es más vi­tal pa­ra nues­tra de­mo­cra­cia que nun­ca”, di­jo en Twit­ter acom­pa­ñan­do al anuncio. Pe­ro es­te so­lo se­ría el pri­mer pa­so en una es­tra­te­gia más am­bi­cio­sa y de lar­go re­co­rri­do, en la que Trump es­tá lla­ma­do a ser su ar­chi­ene­mi­go. Tras mos­trar su apo­yo a la ma­si­va Mar­cha de las Mu­je­res ce­le­bra­da en enero en de­ce­nas de ciu­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas, la ex­can­di­da­ta se ha iden­ti­fi­ca­do co­mo par­te de la “re­sis­ten­cia” fren­te a la nueva ad­mi­nis­tra­ción. De he­cho, ha uti­li­za­do Twit­ter pa­ra cri­ti­car al­gu­nas de las me­di­das más po­lé­mi­cas del pre­si­den­te, co­mo el ve­to mi­gra­to­rio im­pues­to a los ciu­da­da­nos de va­rios paí­ses ára­bes. En 2014, Hi­llary con­fe­só en sus me­mo­rias que, cuan­do de­ja­ron la Ca­sa Blan­ca,

el ma­tri­mo­nio es­ta­ba en “ban­ca­rro­ta”. Lle­ga­ron a acu­mu­lar 12 mi­llo­nes de dó­la­res de deu­da, des­pués de ha­cer fren­te a va­rias hi­po­te­cas, la edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria de Chel­sea y las fac­tu­ras de los abo­ga­dos del ca­so Le­winsky. Pe­ro pa­re­ce que aho­ra la per­de­do­ra no tie­ne que preo­cu­par­se por el es­ta­do de su cuen­ta co­rrien­te. Des­de que de­ja­ron la Ca­sa Blan­ca, el ma­tri­mo­nio ha “sa­nea­do” es­pec­ta­cu­lar­men­te su eco­no­mía do­més­ti­ca. Se es­ti­ma que en­tre 2007 y 2014, los Clin­ton in­gre­sa­ron más de 140 mi­llo­nes de dó­la­res en­tre con­fe­ren­cias y au­to­bio­gra­fías su­per­ven­tas, dos ac­ti­vi­da­des con las que se­gui­rá ha­cien­do ca­ja a par­tir de aho­ra. Hay quien es­pe­ra­ba que Hi­llary, he­ri­da en su or­gu­llo y ya sin fu­tu­ro po­lí­ti­co, es­co­gie­ra una ju­bi­la­ción do­ra­da lle­van­do una vi­da dis­cre­ta y po­co com­ba­ti­va. Pe­ro no se­rá así por una ra­zón muy sen­ci­lla: a pe­sar de to­do, en no­viem­bre re­ci­bió 66 mi­llo­nes de vo­tos, 2,8 mi­llo­nes de pa­pe­le­tas más que Do­nald Trump. Por eso, se sien­te le­gi­ti­ma­da. Y, en cier­ta for­ma, res­pon­sa­ble: “Los 66 mi­llo­nes de per­so­nas que me vo­ta­ron me­re­cen que si­ga lu­chan­do por ellos”, ha di­cho.

Aba­jo, agra­de­cien­do el pre­mio Cham­pion for Girls, en mar­zo, por su tra­ba­jo en fa­vor de las ni­ñas. A la iz­da., en la to­ma de po­se­sión de Do­nald Trump.

Con Bill, su hi­ja Chel­sea y el ma­ri­do de es­ta, Marc Mez­vinsky, tras el na­ci­mien­to de su se­gun­do nie­to, Ai­dan, ha­ce un año, cuan­do la Pre­si­den­cia pa­re­cía segura.

Arri­ba, en el es­ce­na­rio de la Cum­bre Mun­dial de la Mu­jer, en abril. Aba­jo, ha­ce un mes, dan­do el dis­cur­so de gra­dua­ción de We­lles­ley, la uni­ver­si­dad fe­me­ni­na don­de ella es­tu­dió. Arri­ba, ro­dea­da por Tom Hanks, Ju­lian­na Mar­gu­lies, Bill Clin­ton y el pre­sen­ta­dor Jimmy Fa­llon, en una ga­la fa­vor de la in­fan­cia, en ma­yo. Y con el re­par­to del mu­si­cal War paint, so­bre la ene­mis­tad en­tre Helena Ru­bins­tein y Eli­sa­beth Ar­den.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.