La re­vo­lu­ción de la vi­da slow Des­pa­ci­to

La pro­duc­ti­vi­dad ha en­te­rra­do nues­tras vi­das. Atra­pa­dos en la ver­ti­gi­no­sa di­ná­mi­ca de la so­cie­dad mul­ti­task, tenemos ne­ce­si­dad de pa­rar. ¿Y eso có­mo se co­ci­na? A fue­go len­to, có­mo si no... Por Beatriz Navazo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Tendencias -

Lle­ga­dos a es­ta al­tu­ra del año, echar el freno es más que una su­ge­ren­cia que nos lan­za con buen tino la can­ción del ve­rano, es una ne­ce­si­dad que nos re­cla­ma el cuer­po. Las fuer­zas fla­quean, la con­cen­tra­ción de­cae, la pa­cien­cia es­ca­sea… Tra­ba­jo, ni­ños, atas­cos, in­for­ma­ción en bu­cle, emails y what­sapps a cual­quier ho­ra con­vier­ten nues­tro día a día en un ma­ra­tón que du­ra me­ses. El re­sul­ta­do: un 70% de los es­pa­ño­les su­fre es­trés co­ti­diano. Na­da ra­ro, ya que un ter­cio de los tra­ba­ja­do­res de­di­ca par­te de su tiem­po de ocio a “re­ma­tar” asun­tos pro­fe­sio­na­les. Es el lla­ma­do efec­to blu­rring, esa fron­te­ra ca­da vez más di­fu­sa en­tre vi­da per­so­nal y la­bo­ral. Stop. Es tem­po­ra­da de va­ca­cio­nes, de ba­jar el rit­mo y de re­plan­tear­nos el uso que ha­ce­mos de las ho­ras. ¿La cla­ve? Lle­var­le la con­tra­ria al mun­do, y dar un pa­so ha­cia un mo­do de vi­da a me­nos re­vo­lu­cio­nes. Es lo que lle­va dé­ca­das pro­po­nien­do el mo­vi­mien­to slow, que cum­ple aho­ra 30 años y que na­ció co­mo con­se­cuen­cia del be­rrin­che de un so­ció­lo­go y gas­tró­no­mo ita­liano lla­ma­do Carlo Pe­tri­ni, que vio en la aper­tu­ra de un Mcdo­nald’s en la Pla­za de Es­pa­ña de Ro­ma el au­gu­rio del fi­nal de un mo­do de vi­da. Aquel en el que nos to­má­ba­mos nues­tro tiem­po pa­ra re­co­rrer el mer­ca­do, ele­gir los pro­duc­tos, co­ci­nar y co­mer en torno a una me­sa y una con­ver­sa­ción. Fun­dó en­ton­ces el mo­vi­mien­to Slow Food que hoy es­tá pre­sen­te en más de 150 paí­ses y si­gue fiel a su fi­lo­so­fía de pro­mo­ver la prác­ti­ca de una ca­li­dad de vi­da dis­tin­ta, ba­sa­da en el res­pe­to al rit­mo na­tu­ral. Pue­de que ha­ya cua­ja­do con cal­ma, pe­ro le­jos de que­dar­se en una moda pa­sa­je­ra, se ha con­ver­ti­do en un mo­vi­mien­to glo­bal, cu­yo ejem­plo se ha ex­ten­di­do a otros ám­bi­tos. En­tre ellos el ur­ba­nis­mo, inspirando, por ejem­plo, el na­ci­mien­to de las slow ci­ties, don­de ha­bi­tan­tes y vi­si­tan­tes va­lo­ran el es­ti­lo de vi­da des­ace­le­ra­do y don­de el rui­do, el trá­fi­co y las pri­sas no son bien­ve­ni­dos. Ya hay en el mun­do más de 100 lo­ca­li­da­des len­tas, in­clui­das ocho es­pa­ño­las (Be­gur, Bi­gas­tro o Le­kei­tio en­tre ellas). No­ta men­tal pa­ra

LA FI­LO­SO­FÍA DE TO­MÁR­SE­LO CON MU­CHA CAL­MA

quien to­da­vía no ha­ya ul­ti­ma­do su des­tino de va­ca­cio­nes). Tam­bién la moda, im­bui­da en los úl­ti­mos años en un círcu­lo de co­lec­cio­nes non stop, le ha sa­li­do una ra­ma slow, im­pul­sa­da por la pro­fe­so­ra Ka­te Flet­cher, del Cen­tro de Moda Sos­te­ni­ble de Lon­dres. Son ca­da vez más las mar­cas y con­su­mi­do­res que se su­man al con­su­mo res­pon­sa­ble, cen­tra­do en los bá­si­cos y que tie­ne en cuen­ta el as­pec­to éti­co en los pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción.

¿Tec­no­lo­gía len­ta?

Al­go se­rio es­tá pa­san­do cuan­do pa­re­ce que has­ta los geek, apa­sio­na­dos de las nue­vas tec­no­lo­gías, es­tán agotados. La red so­cial de moda se lla­ma Mas­to­don y pre­ten­de ha­cer­le la com­pe­ten­cia a Twit­ter vol­vien­do a la mo­de­ra­ción de los ini­cios, cuan­do se­guía­mos a po­ca gen­te bien es­co­gi­da. Has­ta los li­gues rá­pi­dos quie­ren ser aho­ra no tan rá­pi­dos. A Tin­der, que per­mi­te en­con­trar el má­xi­mo de gen­te en el me­nor tiem­po, le ha sa­li­do tam­bién un com­pe­ti­dor tran­qui­lo, On­ce, que te pre­sen­ta a una po­si­ble pa­re­ja al día, no más.

La ve­lo­ci­dad ori­gi­na su­per­fi­cia­li­dad, in­sa­tis­fac­ción, so­le­dad, es­trés, cris­pa­ción...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.