EN BUS­CA DEL TIEM­PO PER­DI­DO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Tendencias -

Carl Ho­no­ré se con­vir­tió, gra­cias a su li­bro Elo­gio de la len­ti­tud, en el gu­rú an­ti­pri­sas, pe­ro an­tes de eso era un pe­rio­dis­ta eco­nó­mi­co es­tre­sa­do sin tiem­po pa­ra na­da, un pa­dre ago­bia­do que, mien­tras le con­ta­ba un cuen­to a su hi­jo an­tes de dor­mir, mi­ra­ba de reojo el re­loj de la me­si­lla, re­pa­sa­ba men­tal­men­te to­do lo que le fal­ta­ba por ha­cer y se sal­ta­ba co­mo quien no quie­re la co­sa, al­gu­nas pá­gi­nas. Fue el ni­ño quien le dio el pri­mer to­que de aten­ción: “¡Vas muy rá­pi­do, pa­pá!”, cuen­ta el au­tor. El se­gun­do se lo dio él a sí mis­mo, cuan­do en una li­bre­ría de un ae­ro­puer­to, es­tu­vo a pun­to de com­prar uno de esos vo­lú­me­nes que sin­te­ti­zan los gran­des clá­si­cos in­fan­ti­les en un mi­nu­to. Con el re­ga­lo en­tre las ma­nos, su men­te hi­zo clic: “¿Qué tipo de pa­dre soy si ni si­quie­ra ten­go más de un mi­nu­to pa­ra leer­le un cuen­to a mi hi­jo?”, se pre­gun­tó en­ton­ces. En su li­bro, Ho­no­ré acha­ca a la ve­lo­ci­dad mu­chos de los pro­ble­mas de la so­cie­dad: su­per­fi­cia­li­dad, so­le­dad, an­sie­dad, es­trés, cris­pa­ción…

Se­ña­les de al­to

El an­tí­do­to es­tá en una in­yec­ción de cal­ma, pe­ro el au­tor no es nin­gún in­ge­nuo. Sa­be que en un mun­do en­fer­mo de pri­sa la des­ace­le­ra­ción que pro­po­ne el mo­vi­mien­to slow pue­de ser re­ci­bi­da por mu­chos, co­mo po­co, con es­cep­ti­cis­mo. O co­mo una pro­pues­ta anacró­ni­ca im­po­si­ble de en­ca­jar en nues­tra reali­dad, la aven­tu­ra de unos cuan­tos bohe­mios o ac­ti­vis­tas an­ti­sis­te­ma que se apun­tan a cual­quier co­sa que sue­ne a ir a con­tra­co­rrien­te. “No soy un fun­da­men­ta­lis­ta de la len­ti­tud. Mi lu­cha no es con­tra la ve­lo­ci­dad, sino con­tra la adic­ción a la ve­lo­ci­dad”, acla­ra. Y lo ex­pli­ca: no se tra­ta de vi­vir en slow motion las 24 ho­ras, sino de bus­car el rit­mo jus­to que ca­da si­tua­ción re­quie­re pa­ra ac­tuar con tran­qui­li­dad, o sim­ple­men­te, pa­ra dar­nos el gus­to de de­te­ner­nos sin sen­tir­nos cul­pa­bles. El im­pul­sor de otra de las co­rrien­tes he­re­de­ras de ese es­pí­ri­tu slow, Jonh J. Dra­ke, tam­bién le dio un gol­pe de timón a su vi­da. El au­tor de Vi­vir más, tra­ba­jar me­nos, era un im­por­tan­te eje­cu­ti­vo que, har­to de su vi­da, se pa­só al ex­tre­mo opues­to. El mo­vi­mien­to co­no­ci­do co­mo down-shif­ting (en in­glés, re­du­cir la mar­cha de un vehícu­lo) ani­ma a cri­bar nues­tras ne­ce­si­da­des con el ob­je­ti­vo de te­ner que tra­ba­jar me­nos pa­ra sa­tis­fa­cer­las, aho­rrán­do­nos así, de pa­so, la ten­sión, la frus­tra­ción y el es­trés. La cla­ve es­tá en de­di­car más tiem­po a cui­dar cons­cien­te­men­te la sa­lud, la ali­men­ta­ción, el des­can­so fí­si­co y men­tal, las re­la­cio­nes… Ber­trand Rus­sell, fi­ló­so­fo y ma­te­má­ti­co bri­tá­ni­co, tam­bién le dio vuel­tas a la im­por­tan­cia de un cam­bio de prio­ri­da­des, lle­gan­do a la con­clu­sión de que el ca­mino a la fe­li­ci­dad y la pros­pe­ri­dad re­si­de en una dis­mi­nu­ción or­ga­ni­za­da del tra­ba­jo. En su en­sa­yo Elo­gio de la ocio­si­dad de­cía que jornadas la­bo­ra­les más cor­tas ha­rían al hom­bre más ama­ble y con­ver­ti­ría la vi­da en un tra­yec­to “len­to, dul­ce y ci­vi­li­za­do”.

Que ten­go pri­sa

Años des­pués, la teo­ría de Rus­sell pa­re­ce sin­to­ni­zar con los mi­llen­nials. Un es­tu­dio de la con­sul­to­ra PWC, en co­la­bo­ra­ción con la Es­cue­la de Ne­go­cios de Lon­dres y la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia se­ña­la que la ma­yor par­te de los tra­ba­ja­do­res de es­ta ge­ne­ra­ción re­nun­cia­rían a una par­te de su sa­la­rio a cam­bio de te­ner más tiem­po li­bre. Pe­ro aun­que pa­re­ce que na­die es­tá, a prio­ri, en desacuer­do con la má­xi­ma de tra­ba­jar pa­ra vi­vir y no vi­vir pa­ra tra­ba­jar, po­ner­la en prác­ti­ca no es tan sen­ci­llo en un en­torno que ha­ce de la “mul­ti­ta­rea” una vir­tud. Un pro­ble­ma dis­fra­za­do de so­lu­ción que es so­cial­men­te acep­ta­do por­que se re­la­cio­na con una “me­jor pro­duc­ti­vi­dad” cuan­do la ciencia de­mues­tra lo con­tra­rio, que si es­ta­mos can­sa­dos, es­tre­sa­dos o in­sa­tis­fe­chos, so­mos me­nos efi­ca­ces. Un mo­ti­vo más pa­ra per­se­guir, más allá de las va­ca­cio­nes, un tiem­po pa­ra es­tar sen­ta­do, en si­len­cio y sin ha­cer na­da. ¿Eres ca­paz? Tie­nes to­do el ve­rano pa­ra prac­ti­car. O

Nues­tro en­torno ha he­cho de la mul­ti­ta­rea una vir­tud…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.