CON­CIER­TO EN RA MA­YOR

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Amor Rural - PI­NA GRAUS

Sin amor, ¿se pue­de vi­vir?”, pre­gun­ta Gor­di. “Se pue­de, pe­ro re­sul­ta te­dio­so,” res­pon­do, con­tem­plan­do el cie­lo. Es­tá ano­che­cien­do. Ti­ra­das en la hier­ba, es­cu­cha­mos el con­cier­to pa­ra ra­na y sa­po de to­dos los años. Vuelve a pre­gun­tar: “¿Por qué hay tan­tas his­to­rias acer­ca de es­tos bi­chos?”. “El pre­ten­dien­te de piel ver­do­sa era, ade­más, pa­ti­cor­to. Y ella, al ver­le, se lan­zó de ca­be­za al agua, con­vir­tién­do­se de nue­vo en ra­na”, con­tes­to. Se ríe. Me ale­gro. Úl­ti­ma­men­te, la veo mor­te­ci­na. “Qué pe­sa­di­lla tan­to ro­llo con el hom­bre per­fec­to. Que por al­gún la­do an­da­rá, pe­ro por aquí no”, aña­de sus­pi­ran­do. To­das he­mos pa­sa­do por eta­pas amo­ro­so­de­pre­si­vas, pe­ro es­te año a Gor­di to­do le sa­le ra­na: un re­en­cuen­tro fa­lli­do con su ex y un par de idi­lios ano­di­nos. Sus pre­gun­tas son del tipo: “¿Tie­ne al­gún sen­ti­do la exis­ten­cia? ¿No se­ría más sen­sa­to ha­cer­se mon­ja bu­dis­ta?”. “Si exis­tie­ra la re­en­car­na­ción, ¿en qué te gus­ta­ría vol­ver?”, le pre­gun­to.“en to­po”, res­pon­de. “¿To­do el día ba­jo tie­rra?”, dis­cre­po. Ella rec­ti­fi­ca: “Bueno, pues en aves­truz. Si al­guien te quie­re co­mer, pue­des sa­lir vo­lan­do”. “¿Des­de cuán­do vue­lan las aves­tru­ces?”, in­quie­re una voz a nues­tra es­pal­da. Son Lis­ti­lla y Mar­ti­na. Se sien­tan a nues­tro la­do. En ese mo­men­to, la Lu­na aso­ma e ilu­mi­na a un sa­po que croa sin ce­sar. Nos que­da­mos fas­ci­na­das. “Mí­ra­lo, ahí es­tá el prín­ci­pe vis­co­so”, di­ce Gor­di. “¡Bé­sa­lo!”, pro­po­ne Mar­ti­na y sin nin­gún re­pa­ro lo atra­pa. Le mi­ra fi­ja­men­te y su­su­rra: “Que­ri­do, cuán­to tiem­po. ¿Qué te ha pa­sa­do en los ojos?”. Nos reí­mos. La ca­ra del sa­po es un poe­ma. “De­ja que se va­ya”, di­go. “De eso na­da. Ha­brá que be­sar­le an­tes!”, afir­ma Lis­ti­lla. Lo acer­ca a mi ca­ra, pe­ro rehu­so el ofre­ci­mien­to mien­tras Mar­ti­na de­cla­ma: “¡Va­mos chi­cas! Tan­to que­jar­se del amor, ¿y nin­gu­na quie­re li­be­rar a es­te ser?”. Ante nues­tra sor­pre­sa (y la del sa­po), Gor­di le plan­ta un be­so. A con­ti­nua­ción, le mi­ra fi­ja­men­te. El sa­po no su­fre nin­gún cam­bio apa­ren­te. “Es­ta­rá ca­du­ca­do el en­can­ta­mien­to”, di­go arre­ba­tán­do­se­lo a Gor­di. “Dé­je­mos­lo tran­qui­lo”, pro­pon­go y le de­po­si­to en su ro­ca. Mien­tras se ale­ja, Lis­ti­lla suel­ta rien­do: “¡Qué de­cep­ción! ¡Vá­mo­nos!”.

Em­pren­de­mos el re­gre­so. A la vuel­ta de la cur­va, ve­mos a un hom­bre que ca­mi­na ha­cia el pue­blo. “¿Quién es ese?”, pre­gun­ta Mar­ti­na. Al oír­nos cu­chi­chear, se vuelve. Tie­ne el pe­lo es­ca­ro­la­do y ojos ver­do­sos y un tan­to pro­mi­nen­tes. Se acer­ca: “¡Qué ali­vio! ¡Se­res hu­ma­nos!”. Le mi­ra­mos con es­tu­por. Él pre­gun­ta: “¿Sois de por aquí?”. “Sí, de aquí mis­mo. ¿Y tú?”, di­ce Gor­di ex­ta­sia­da. “Yo es­toy de pa­so y me he per­di­do”. Tras in­di­car­le que su al­ber­gue es­tá en di­rec­ción con­tra­ria, se des­pi­de de no­so­tras: “¡Me ha­béis sal­va­do! Por cier­to eso que se es­cu­cha, ¿son ra­nas?”. Nos que­da­mos vien­do có­mo se ale­ja y re­ci­to: “A la ori­lla del la­go ha­bía un sa­po, fui a co­ger­lo y se me es­ca­po”. Gor­di sa­le dis­pa­ra­da gri­tan­do: “¡Es­pe­ra Gus­ta­vo!, te acom­pa­ño... No sea que te vuel­vas a per­der.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.