CUÁN­TAS SÍ­LA­BAS TIE­NE LA FE­LI­CI­DAD?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Tercera Vuelta - PA­LO­MA BRA­VO, pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra

Hay unos po­cos días en ve­rano, muy po­cos, en los que to­das las pie­zas en­ca­jan y nos que­da­mos so­los. Mi hijo es­tá con su pa­dre; los de Pa­blo, con su ma­dre. O to­dos de cam­pa­men­to. No lo re­cor­da­mos bien, porque este año es­ta­mos tra­ba­jan­do de­ma­sia­do. Es lo que tie­ne ser au­tó­no­mo (él) y prin­ga­da (yo). “Oye, Pa­blo, que hoy no ha dor­mi­do Ana en ca­sa...”. “No, ni ayer, ni en los pró­xi­mos 15 días”. Cuan­do me le­van­to em­pa­na­da, pue­do ba­tir cual­quier ré­cord de des­pis­te. “En­ton­ces, ¿es aho­ra?”. Pa­blo pre­gun­ta si mi té lle­va teí­na. “Me re­fie­ro a esos cin­co lar­guí­si­mos días sin res­pon­sa­bi­li­da­des fa­mi­lia­res”. Pa­blo pro­nun­cia al­go pa­re­ci­do a “ahá”. Y yo con­sul­to el ca­len­da­rio del mó­vil. Reunión. Reunión. En­tre­ga. Reunión. Reunión. Reunión. Dead­li­ne (en in­glés sue­na le­tal). “¿Y tú qué tie­nes es­ta semana?”. “Tra­ba­jo”, con­tes­ta la­có­ni­co mi sig­ni­fi­cant ot­her (odio es­ta ex­pre­sión, pe­ro co­mo aho­ra mis­mo tam­bién odio a Pa­blo...).

He leí­do un mon­tón de con­se­jos pa­ra pa­re­jas y son to­dos ca­ros: te­ner pi­sos (o cuar­tos de ba­ño) se­pa­ra­dos, lle­var­se ni­ñe­ras a las va­ca­cio­nes, re­ser­var días pa­ra via­jes de lujo... Pe­ro hay dos muy ba­ra­tos que na­die osa es­cri­bir: “Nun­ca os co­mu­ni­quéis con sue­ño y mal hu­mor por las ma­ña­nas, an­tes de sa­lir de ca­sa. Nun­ca os co­mu­ni­quéis lle­nos de rui­do y to­xi­nas por las no­ches, al lle­gar a ca­sa”. Me dan ga­nas de tui­tear­los cuan­do Pa­blo se po­ne es­cue­to (y bor­de), pe­ro ha­ce tiem­po que ju­ré no de­cir en pú­bli­co lo que pien­so. Por pre­cau­ción y porque cam­bio de opi­nión cada cin­co se­gun­dos.

Esa no­che, al sa­lir de la ofi­ci­na, le es­cri­bo: “¿Có­mo vas?”. “Mal”. No hay emo­ti­co­nos en nues­tra re­la­ción, pe­ro tam­po­co pa­la­bras po­li­sí­la­bas. “¿Tiem­po es­ti­ma­do de lle­ga­da?”. “Ni idea”. “Me voy al cine”, im­pro­vi­so. “OK”. Ter­cer con­se­jo ba­ra­to pa­ra man­te­ner la pa­re­ja: “No os es­pe­réis pa­ra ha­cer lo que de ver­dad os ape­te­ce”. Bue­na película más so­le­dad. Al­go muy pa­re­ci­do a la fe­li­ci­dad. “La fe­li­ci­dad es la paz”, le di­go a Pa­blo cuan­do lle­go a ca­sa. Él tie­ne una cer­ve­za en la mano, el mó­vil bo­ca aba­jo, re­la­ja­do. Cuar­to con­se­jo ba­ra­to: “Nun­ca re­pro­ches al otro que ha­ga (sin ti) al­go que le da fe­li­ci­dad”. Pa­blo me ha­ce hue­co en el so­fá. “Ma­ña­na, se­rie”. “He­la­do”. “Vod­ka­to­nic”. Pita un what­sapp. “Son tus hi­jos. ¿Te das cuenta de que lle­va­mos to­do el día ha­blan­do co­mo ellos? Sin ver­bos, ma­ti­ces ni emo­cio­nes”. “Re­du­ci­dos a lo esen­cial”. Pa­blo des­car­ga las fo­tos que le man­dan los ni­ños. Com­prue­ba que son­ríen. Con­tes­ta un “Miss you”. Me mi­ra: “El si­len­cio es paz, y la paz es fe­li­ci­dad”. Y con es­to y un so­fá, pa­sa­mos a la fe­li­ci­dad. Jun­tos, ca­lla­dos.

O

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.