ALI­MEN­TOS PA­RA TO­MAR EL SOL

Mis­te­rio­sa, iró­ni­ca, osa­da... Tras su dra­má­ti­co pa­pel en El prín­ci­pe, la ac­triz ma­dri­le­ña de ori­gen ára­be ha ini­cia­do, a los 30, nue­va vi­da (y ca­rre­ra) en Pa­rís. Un sue­ño he­cho reali­dad. Por Ana San­tos Fo­tos: Marc Pa­len­cia

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Le ha sen­ta­do de ma­ra­vi­lla cum­plir los 30. Aun­que ella se li­mi­ta a de­cir dis­cre­ta­men­te “es­toy muy contenta”, se la ve ple­tó­ri­ca. y lo ha ce­le­bra­do por to­do lo al­to. “Or­ga­ni­cé un fies­tón. ¡Y no fal­tó ca­si na­die! La fa­mi­lia, los com­pa­ñe­ros del co­le­gio, de la uni­ver­si­dad, de la pro­fe­sión... Vi­nie­ron Al­mo­dó­var, [Jo­sé] Coronado, Alex [Gon­zá­lez]... Fue ge­nial”, cuenta. Porque, pa­ra la ac­triz, sus ami­gos son lo que más va­lo­ra en el mun­do: “Son co­mo oro y los cui­do mu­cho –ex­pli­ca–. Me gus­ta pa­sar tiem­po con ellos, ir a ver­los, dor­mir jun­tos... Co­mo si fue­ran mis her­ma­nos”. Tal vez en aque­lla fies­ta ya ha­bía mu­chas co­sas por las que brin­dar. En­tre otras, que se estaban ha­cien­do reali­dad dos de sus sue­ños: vi­vir en Pa­rís y es­tre­nar­se en el cine. Abouk, es­pa­ño­la de pa­dre li­bio y ma­dre tu­ne­ci­na, siem­pre ha te­ni­do de­bi­li­dad por el país ve­cino. Es­tu­dió en el Li­ceo fran­cés de Ma­drid y fue allí, le­yen­do a Sar­tre y Si­mo­ne de Beau­voir e in­ter­pre­tan­do obras de tea­tro de Mo­liè­re, don­de des­cu­brió su ve­na re­bel­de y

“Me due­le EL TE­RRO­RIS­MO y me preo­cu­pa LA IS­LA­MO­FO­BIA”

su pa­sión por la ac­tua­ción. Así que ha­ce un año, cuan­do se emi­tió el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de El prín­ci­pe, la se­rie que la con­vir­tió en una de las ac­tri­ces más po­pu­la­res de nues­tro país, Hi­ba hi­zo las ma­le­tas y co­men­zó una nue­va aven­tu­ra. Ella no es de las que se que­ja de los fans –“Es­toy aquí gra­cias a ellos”, di­ce– ni de la fa­ma –“Fue un po­co ago­bio, pe­ro co­mo con­se­cuen­cia de un exi­ta­zo, así que bien­ve­ni­do sea”–, pe­ro tal vez cuan­do eres ob­je­ti­vo de los pa­pa­raz­zi y al­gu­nos ad­mi­ra­do­res mues­tran en las re­des so­cia­les sus ta­tua­jes con tu cara, es el mo­men­to de to­mar un res­pi­ro. “Pa­rís es una ciu­dad pre­cio­sa, lle­na de cul­tu­ra, de ar­te, de gen­te di­fe­ren­te, pe­ro mi día a día allí no es na­da es­pe­cial. Si­go es­tu­dian­do y no me ha cos­ta­do ha­cer nue­vos ami­gos, pe­ro no ten­go tan­tos com­pro­mi­sos co­mo en Ma­drid. Allí pue­do per­mi­tir­me ir al cine a la sesión de 11 de la ma­ña­na y, des­pués, sen­tar­me en una te­rra­za, leer un li­bro y ver la vi­da pa­sar”, cuenta. Y pa­re­ce que tam­bién enamo­rar­se del ra­pe­ro y ac­tor ga­lo Joey Starr, pe­ro ella ni sa­be ni con­tes­ta. De mo­men­to.

DE CA­NA­DÁ AL CA­RI­BE

Hi­ba en­con­tró pron­to un re­pre­sen­tan­te en la ca­pi­tal fran­ce­sa y su bau­tis­mo en el cine no ha tar­da­do en lle­gar. En fe­bre­ro ro­dó su pri­me­ra película en Ca­na­dá, to­da­vía sin tí­tu­lo de­fi­ni­do, a las ór­de­nes del di­rec­tor Guy Édoin. Un dra­ma en el que in­ter­pre­ta a la pro­ta­go­nis­ta, una mu­jer ira­ní que lle­ga a Montreal hu­yen­do de la re­vo­lu­ción y que co­no­ce a otro in­mi­gran­te mar­ca­do por un du­ro pa­sa­do. “Édoin di­ri­gió en su úl­ti­ma película, Vi­lle-ma­rie, a Mo­ni­ca Be­llu­ci, así que ima­gí­na­te… Pe­ro to­do ha ido co­mo la se­da”, ex­pli­ca or­gu­llo­sa la ac­triz. Sin tiem­po pa­ra des­can­sar, Abouk pa­só de los 16 gra­dos ba­jo ce­ro de Montreal al ca­lor de las pla­yas de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na pa­ra ro­dar Ca­ri­be mix, la ópe­ra pri­ma de Mi­guel Gar­cía de la Ca­le­ra, jun­to a Marc Clo­tet y Ale­jo Sau­ras, en­tre otros. “Es una co­me­dia de en­re­dos y mi per­so­na­je es muy di­ver­ti­do. Soy una chi­ca que se va de va­ca­cio­nes a Pun­ta Ca­na con su me­jor ami­ga porque des­cu­bre que su no­vio, con el que iba a ca­sar­se, le ha si­do in­fiel. Lo he pa­sa­do

“NO ME ARRE­PIEN­TO DE HA­BER HA­BLA­DO DE LOS CON­FLIC­TOS CON MIS PA­DRES. CUAN­DO HAY AMOR, ES­TAS CO­SAS NO TE PA­SAN FAC­TU­RA, APREN­DES”.

ge­nial en el ro­da­je. Me en­can­tan los dra­mas con­tem­po­rá­neos, pe­ro tam­bién una bue­na co­me­dia que me ha­ga reír”, afir­ma. Y mien­tras es­pe­ra a que lle­gue la opor­tu­ni­dad pa­ra su­bir­se a un es­ce­na­rio –“Ten­dría que re­gre­sar a Es­pa­ña y to­da­vía no es el mo­men­to”, re­co­no­ce–, y es­tu­dia al­gu­na ofer­ta de te­le­vi­sión de la que to­da­vía pre­fie­re no ha­blar, Hi­ba rue­da un cor­to con Isa­bel Coi­xet –“Es un sue­ño de mu­jer, mi fa­vo­ri­ta”–y se lo to­ma con cal­ma. “De­ci­do con el co­ra­zón y con la ca­be­za. He di­cho que no a un par de co­sas que lue­go he pen­sa­do: “Cui­da­do Hi­ba, a ver si te vas a arre­pen­tir”, pe­ro quie­ro ser ho­nes­ta con­mi­go mis­ma y cons­truir una ca­rre­ra bo­ni­ta. Aho­ra me lo pue­do per­co­las mi­tir. No ten­go hi­jos ni hi­po­te­ca, pue­do ha­cer un po­co lo que quie­ra”, re­co­no­ce.

CON­TRA TO­DA FOR­MA DE ODIO

Hi­ba no ha te­ni­do una vi­da fá­cil. A los 18 años se fue de ca­sa, as­fi­xia­da por una edu­ca­ción re­pre­si­va. “Mi fa­mi­lia vie­ne de una cul­tu­ra más ce­rra­da y no veía con bue­nos ojos que qui­sie­ra ser ac­triz. No hu­bo en­fren­ta­mien­tos, sim­ple­men­te yo de­ci­dí que lo iba a in­ten­tar y que el tiem­po pon­dría a cada uno en su si­tio”, afir­ma. Com­pa­gi­nó du­ran­te va­rios años el tra­ba­jo de ca­ma­re­ra con los es­tu­dios de fi­lo­lo­gía ára­be e in­ter­pre­ta­ción has­ta que em­pe­zó a con­se­guir pe­que­ños pa­pe­les en se­ries de te­le­vi­sión. Has­ta hoy. “¿Se arre­pien­te de ha­ber ha­bla­do de sus con­flic­tos fa­mi­lia­res?”. “¡Qué va! Aho­ra to­do es­tá acep­ta­do. Cuan­do hay amor de por me­dio es­tas co­sas no te pa­san fac­tu­ra, lo que ha­ces es apren­der. Ayer es­tu­ve en ca­sa de mis pa­dres y, por cier­to, co­mo ellos ha­cen el Ra­ma­dán ha­bían pre­pa­ra­do una ce­na ri­quí­si­ma. To­do es­tá bien. Los pa­dres te dan la vi­da y, a ve­ces, tú tie­nes que dar­les con­se­jos. Y si son in­te­li­gen­tes los pro­ce­san, y los míos lo son”. Hi­ba es la me­nor de cua­tro her­ma­nos y, aun­que la re­la­ción con ellos ha pa­sa­do por al­gu­nos al­ti­ba­jos, ado­ra a sus tres so­bri­nos. “Se me cae la ba­ba. ¡No sa­bes las que ten­go que ha­cer en la tien­da Dis­ney en Pa­rís!”, cuenta. A la ac­triz se le cam­bia la cara cuan­do se le pre­gun­ta por la si­tua­ción que vi­ve el mun­do ára­be. “Me he cria­do aquí, pe­ro mi san­gre es 100% ára­be y es­toy muy or­gu­llo­sa. Me due­le el te­rro­ris­mo y me preo­cu­pa la is­la­mo­fo­bia porque es­tá ge­ne­ran­do, a ni­vel mun­dial, un problema de con­vi­ven­cia y de ra­cis­mo muy gra­ve. Mu­cha gen­te me pre­gun­ta que si no me da mie­do estar en Pa­rís y me cho­ca mu­chí­si­mo. ¿Qué vas a ha­cer? ¿Vi­vir asus­ta­da? ¿Com­par­tir una ca­si­ta en Ma­ja­dahon­da y en­ce­rrar­te? Es muy tris­te”, co­men­ta. Su “pe­que­ña lu­cha”, co­mo ella lo lla­ma, es tra­tar de ha­cer ver que “no to­dos los ára­bes son ex­tre­mis­tas o te­rro­ris­tas. Cuan­do es­cu­cho un comentario que ro­za la in­to­le­ran­cia, in­ten­to apor­tar mi pun­to de vis­ta”. No nos ca­be la me­nor du­da. Porque Abouk no pa­re­ce al­te­rar­se con fa­ci­li­dad. In­clu­so, a ve­ces, mi­ra al in­ter­lo­cu­tor con sus enor­mes ojos ver­des y cier­ta sor­na, y una no sa­be muy bien si ha­bla en serio o en bro­ma, pe­ro cuan­do quie­re ex­pre­sar su des­con­ten­to con al­go tam­po­co se es­con­de. Co­mo cuan­do to­ca ha­blar de cine y te­le­vi­sión, y se in­dig­na por el es­ti­lo low cost que se ha im­pues­to en nues­tro país. “En Es­pa­ña se po­nen en mar­cha los pro­yec­tos con unos pre­su­pues­tos muy ba­jos, pe­ro co­mo las co­sas sa­len ade­lan­te, pues ven­ga… Y eso no pue­de ser. Dig­ni­dad y un suel­do pa­ra to­dos, es lo mí­ni­mo”, reivin­di­ca.

El mono que lle­va la ac­triz es de Eu­logy y el anillo, de Fór­mu­la Jo­ven.

Blu­sa y pan­ta­lón de Elogy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.