“Me ago­bia VIA­JAR”

To­do via­je es una aven­tu­ra pe­ro, pa­ra al­gu­nas per­so­nas, tam­bién un mo­ti­vo de an­sie­dad. Via­jar su­po­ne ir al en­cuen­tro de lo des­co­no­ci­do y pa­ra aque­llos que quie­ren te­ner­lo to­do ba­jo con­trol, una du­ra prue­ba.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos -

V Via­jar es un pla­cer. Pa­ra al­gu­nas per­so­nas, los paí­ses le­ja­nos son su ob­je­to de de­seo. Pe­ro pa­ra otros, en cam­bio, sa­lir de ca­sa pue­de de­ve­nir en una vi­ven­cia ago­bian­te. Ahí es­tán el mie­do al avión, a que ocu­rra al­go ma­lo le­jos del ho­gar, a los idio­mas y, en fin, a una su­ce­sión de des­gra­cias que pa­san por la ca­be­za de los no via­je­ros an­tes in­clu­so de ha­ber he­cho las ma­le­tas. No es ra­ro que ta­les pen­sa­mien­tos pro­duz­can an­sie­dad. El via­je es una for­ma de bús­que­da. Via­jar no im­pli­ca so­lo un des­pla­za­mien­to geo­grá­fi­co, sino tam­bién uno de ca­rác­ter in­te­rior. Se aban­do­na tem­po­ral­men­te lo que se con­si­de­ra pro­pio pa­ra acu­dir al en­cuen­tro de lo di­fe­ren­te. Lo que pro­du­ce an­sie­dad es el he­cho de que el via­je rom­pe el víncu­lo con lo fa­mi­liar y con to­do aque­llo que, en de­fi­ni­ti­va, se cree con­tro­lar. La se­pa­ra­ción es­pa­cial alu­de a una se­pa­ra­ción in­ter­na que an­gus­tia a al­gu­nos in­di­vi­duos por­que re­pre­sen­ta al­go in­to­le­ra­ble. Pue­de es­tar aso­cia­do a la pér­di­da del amor de de­ter­mi­na­das per­so­nas, por­que sien­do ni­ños su­frie­ron se­pa­ra­cio­nes que no pu­die­ron ela­bo­rar. Vi­ven el via­je co­mo una pér­di­da, no co­mo una ex­pe­rien­cia en­ri­que­ce­do­ra. En oca­sio­nes, el re­cuer­do de un ac­ci­den­te du­ran­te unas va­ca­cio­nes pue­de re­gis­trar­se co­mo un trau­ma que sir­ve de coar­ta­da pa­ra no vol­ver a via­jar. En to­do ca­so, las ver­da­de­ras ra­zo­nes a es­te mie­do se en­cuen­tran en ac­ci­den­tes psí­qui­cos que no se han tra­mi­ta­do de for­ma adecuada. El sen­ti­do de es­te mie­do o in­co­mo­di­dad an­te el via­je es par­ti­cu­lar pa­ra ca­da uno. Se­gún la his­to­ria vi­vi­da, su ori­gen se en­cuen­tra en la in­fan­cia, en la re­la­ción con los pa­dres. Es po­si­ble que no ha­yan te­ni­do ex­pe­rien­cias de es­te ti­po, que sus pa­dres no ha­yan via­ja­do con ellos, que no ten­gan el há­bi­to de via­jar. Hay fa­mi­lias a las que la ca­sa les pro­por­cio­na una se­gu­ri­dad a la que no es­tán dis­pues­tas a re­nun­ciar. Pe­ro lo im­por­tan­te, re­pe­ti­mos, se jue­ga en el in­te­rior. In­cons­cien­te­men­te, es­tas per­so­nas no se au­to­ri­zan a se­pa­rar­se de los pa­dres y man­tie­nen ha­cia ellos un ape­go que no les per­mi­te una dis­tan­cia adecuada. Se­pa­rar­se es­tá aso­cia­do a una idea de pe­li­gro. Al­guno pue­de sufrir un da­ño.

Aban­do­nar el pasado

Marta le con­ta­ba a su ami­ga Inés lo ago­bia­da que se sen­tía an­te el via­je que su pa­re­ja ha­bía or­ga­ni­za­do a Nue­va Ze­lan­da. Le pa­re­cía de­ma­sia­do le­jos. So­lo la idea del avión le qui­ta­ba el sue­ño. Tam­po­co sa­bía qué ro­pa lle­var y te­nía mie­do de que a su ma­dre, que es­ta­ba un po­co en­fer­ma, le pa­sa­ra al­go mien­tras ella se en­con­tra­ba fue­ra. Una vez, cuan­do es­ta­ba en el ins­ti­tu­to, sa­lió de via­je con sus com­pa­ñe­ros y tu­vie­ron que in­gre­sar­la. Se sin­tió cul­pa­ble y pen­só que no de­be­ría ha­ber­se ido. Inés son­ríe y le di­ce a Marta: “Te en­tien­do muy bien, a mí an­tes tam­po­co me gus­ta­ba via­jar. Aho­ra sí por­que he cam­bia­do. Me lo pa­so bien y me gus­ta co­no­cer si­tios nue­vos. Cuan­do vuel­vo, ven­go re­no­va­da. Mi­ro lo que me ro­dea de otra ma­ne­ra, al­go ha cam­bia­do, creo que yo. Pe­ro no siem­pre fue así”. El cam­bio al que se re­fie­re Inés alu­de a un tra­ta­mien­to psi­coa­na­lí­ti­co que ha­bía aca­ba­do ha­cía po­co y que le sir­vió pa­ra sen­tir que aho­ra era ella la que di­ri­gía su vi­da. Uno de los mie­dos que tu­vo que afron­tar era el de via­jar le­jos de su ca­sa. Inés des­cu­brió en su tra­ta­mien­to que el via­je es­ta­ba aso­cia­do pa­ra ella a vi­ven­cias in­fan­ti­les. Sien­do muy ni­ña, tu­vo que se­pa­rar­se de su ma­dre lar­gas tem­po­ra­das, rom­pien­do así el ape­go ne­ce­sa­rio en­tre ma­dre e hi­ja. Es­te su­ce­so le pro­du­jo el de­seo de no vol­ver a se­pa­rar­se de ella. Via­jar re­pre­sen­ta­ba pa­ra Inés lo que vi­vió co­mo un aban­dono en su in­fan­cia y le pro­vo­ca­ba mu­cha ra­bia con­tra

Si se­pa­rar­se de la fa­mi­lia se aso­cia al pe­li­gro, no se pue­de po­ner dis­tan­cia.

su ma­dre y, al mis­mo tiem­po, cul­pa. En su fan­ta­sía, su ma­dre re­ci­bi­ría un da­ño si ella se iba. La can­ti­dad de ener­gía psí­qui­ca que Inés gas­ta­ba en ese y otros con­flic­tos re­pri­mi­dos, se li­be­ró cuan­do su­po qué re­pre­sen­ta­ba pa­ra ella el mie­do a via­jar y pu­do ir de­po­si­tán­do­la en rea­li­zar de­seos que la lle­va­ban a dis­fru­tar, aho­ra tam­bién de los via­jes. Freud uti­li­za­ba la me­tá­fo­ra del via­je pa­ra ex­pli­car en qué con­sis­te un psi­coa­ná­li­sis. En uno de sus ar­tícu­los ex­pli­ca­ba: “Di­ga to­do lo que le pa­se por la men­te. Com­pór­te­se co­mo lo ha­ría, por ejem­plo, un via­je­ro sen­ta­do en el tren, del la­do de la ven­ta­ni­lla, que des­cri­bie­ra pa­ra su ve­cino del pa­si­llo có­mo cam­bia el pai­sa­je a su vis­ta”. To­do via­je lo pro­mue­ve un de­seo de sa­ber, de des­cu­brir, y eso es lo que su­ce­de en un tra­ta­mien­to psi­co­te­ra­péu­ti­co. En cier­to mo­do, se tra­ta de un bi­lle­te de ida a paí­ses o lu­ga­res des­co­no­ci­dos. Tan ig­no­ra­dos co­mo los mo­vi­mien­tos que se pro­du­cen en la par­te más os­cu­ra de nues­tra men­te y que de­ter­mi­nan nues­tro via­je vi­tal. Am­bos via­jes, el es­pa­cial y el in­te­rior, se en­cuen­tran in­ter­re­la­cio­na­dos y de­pen­dien­do de la ca­pa­ci­dad que ten­ga­mos ca­da uno de no­so­tros pa­ra afron­tar los im­pre­vis­tos y lo des­co­no­ci­do acep­ta­re­mos los cam­bios que to­da ex­pe­rien­cia nue­va pro­mue­ve. Así, po­dre­mos vi­vir­los con ma­yor o me­nor pla­cer o con in­quie­tud y ago­bio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.