Re­set

POR LU­CÍA TABOADA GUIÓN Y RA­QUEL CÓR. CO­LES ILUS­TRA­CIO­NES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - La Imperfecta - Pa­raim­per­fec­tas.com

Con los in­for­mes fil­tra­dos por Ed­ward Snow­den co­no­ci­mos ha­ce unos años con cer­te­za lo que ya sos­pe­chá­ba­mos: que na­die es­tá libre de ser es­pia­do. Que la agen­cia de in­te­li­gen­cia de Es­ta­dos Uni­dos (la NSA) ac­ce­de ma­si­va­men­te a nues­tros per­fi­les. Yo ten­go la teo­ría de que mi agen­te asig­na­do de la NSA me ha des­car­ta­do co­mo sos­pe­cho­sa de to­do tras ver mi ené­si­mo e mail de res­tau­rar con­tra­se­ña. “Muy pe­li­gro­sa no pa­re­ce”, le ha­brá di­cho a su je­fe Pal­mer John­son. Efec­ti­va­men­te, no soy pe­li­gro­sa. Pe­ro mi nu­la ca­pa­ci­dad de re­ten­ti­va en cuan­to a las con­tra­se­ñas sí lo es. La vi­da es eso que pa­sa mien­tras acu­mu­la­mos –y res­tau­ra­mos–con­tra­se­ñas: de tu ban­ca on li­ne, de tus cuen­tas en re­des so­cia­les, de tu e mail personal, del de tu tra­ba­jo, de tien­das, de Pay­pal, de com­pa­ñías aé­reas, de Ren­fe, de la agen­cia tri­bu­ta­ria, de la DGT, Ama­zon, Spo­tify, de El­te­ne­dor, Ci­ne­sa, My­ta­xi, Net­flix, HBO, Mo­vis­tar+, la web de tu gim­na­sio, Drop­box, Tic­ket­mas­ter, etc. Has­ta el blog de re­ce­tas de tu tía Ma­ri exi­ge ya con­tra­se­ña. Con­tra­se­ñas a me­nu­do pa­re­ci­das, a las que va­mos aña­dien­do una ci­fra a lo al­to o a lo ba­jo. Con­tra­se­ñas que nos sa­len co­mo chu­rros in­dus­tria­les sin pen­sar de­ma­sia­do.

Ado­be pu­bli­có que “123456” ha­bía si­do uti­li­za­da co­mo con­tra­se­ña por ca­si dos mi­llo­nes de sus usua­rios. Dos mi­llo­nes de usua­rios que al pa­re­cer no te­nían un buen día o no te­mían que fue­sen a su­plan­tar sus cuen­tas. Por­que si usa­mos una con­tra­se­ña tan sen­ci­lla co­mo 123456 o nues­tro nom­bre, o si uti­li­za­mos la mis­ma con­tra­se­ña en to­dos los ser­vi­cios, es­ta­mos abrién­do­le la puer­ta al ve­cino que quie­re aso­mar­se a nues­tra ca­sa, y no a pe­dir sal pre­ci­sa­men­te. El pro­ble­ma es que no so­mos ver­da­de­ra­men­te cons­cien­tes del pe­li­gro: ni de que ca­si to­dos nues­tros mo­vi­mien­tos pue­den ser pú­bli­cos, ni de ese ter­ce­ro que pue­de ro­bar nues­tra iden­ti­dad o uti­li­zar­la de for­ma frau­du­len­ta. Así que pien­sa en es­to la pró­xi­ma vez que crees una con­tra­se­ña… y, cla­ro es­tá, te ol­vi­des de ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.