EL LON­DRES DE VIR­GI­NIA WOOLF

De Re­gent’s Park a la li­bre­ría Hat­chard’s, pa­san­do por la bi­blio­te­ca del Bri­tish Mu­seum o la ca­sa de Gor­don Squa­re, el es­cri­tor Jor­ge Ca­rrión ras­trea las hue­llas de Vir­gi­nia Woolf, en una ru­ta fí­si­ca y men­tal por un Lon­dres que no se en­tien­de sin su ex­tra

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

L “La se­ño­ra Da­llo­way di­jo que ella mis­ma se en­car­ga­ría de com­prar las flores”: así comienza su día el personaje más fa­mo­so de Vir­gi­nia Woolf. La pro­ta­go­nis­ta de La se­ño­ra Da­llo­way (Lu­men) es una mu­jer de 51 años a quien acom­pa­ña­mos du­ran­te una ma­ña­na, una tar­de y una lar­guí­si­ma ve­la­da de ju­nio de 1923, des­de que pa­sea por el centro de Lon­dres has­ta que fi­na­li­za la fies­ta noc­tur­na que el ma­tri­mo­nio ha al­ber­ga­do en su ca­sa del aris­to­crá­ti­co ba­rrio de West­mins­ter. La ru­ta pue­de rea­li­zar­se con fi­de­li­dad to­po­grá­fi­ca. La ca­sa de los Da­llo­way se en­con­tra­ría por Broad San­ctuary, muy cer­ca del Big Ben y del Par­la­men­to que al­ber­ga el Pa­la­cio de West­mins­ter. Por eso no es de ex­tra­ñar que a la fies­ta acu­dan al­gu­nos de los per­so­na­jes más po­de­ro­sos del país en esa épo­ca post-vic­to­ria­na en que to­do se ha­bía agrie­ta­do pe­ro los lords si­mu­la­ban ha­bi­tar la so­li­dez pre­té­ri­ta; ni que la ca­mi­na­ta de la pro­ta­go­nis­ta ha­cia la flo­ris­te­ría sea de he­cho un iti­ne­ra­rio por la di­men­sión más in­flu­yen­te de la ca­pi­tal. Tras en­con­trar­se con Hugh cer­ca de St. Ja­mes Park, quien le ha­bla de la en­fer­me­dad ner­vio­sa que su­fre su es­po­sa, pa­sa cer­ca del nú­me­ro 10 de Dow­ning Street; des­pués atra­vie­sa Pic­ca­dilly y se aden­tra en May­fair. Aho­ra ya no hay gran­des flo­ris­te­rías de lu­jo en Bond Street, ni si­quie­ra que­dan mu­chos de sus fa­mo­sos sas­tres y bou­ti­ques (las mar­cas glo­ba­les co­lo­ni­zan los cen­tros de to­das las ciu­da­des del mun­do: Cha­nel, Car­tier, Tif­fany...), pe­ro po­de­mos ima­gi­nar el fan­tas­ma de Mul­berry, tal vez la

flo­ris­te­ría más fa­mo­sa de la his­to­ria de la li­te­ra­tu­ra, cu­yas fra­gan­cias y for­mas ve­ge­ta­les pro­vo­can nue­vas evo­ca­cio­nes en la se­ño­ra Da­llo­way. Su ca­sa po­dría ser una de las de Dean’s Yard: un gran pra­do ver­dí­si­mo, re­ga­do cons­tan­te­men­te por mi­cro­go­teo na­tu­ral por el cli­ma ne­bli­no­so y tó­pi­co de Lon­dres, y ro­dea­do de edi­fi­cios no­bles de pie­dra ro­ji­za. Ade­más de St. Ja­mes Park, que sor­pren­de por su si­len­cio, tam­bién se men­cio­nan en la no­ve­la otros dos horizontes ve­ge­ta­les, el de Green Park y el de Re­gent’s Park, co­mo si el ob­je­ti­vo se­cre­to fue­ra ge­ne­rar ba­jo la som­bra de la mu­jer que ca­mi­na un hi­lo de Ariad­na ver­de en­tre el ho­gar del pra­do y la flo­ris­te­ría que lo nu­tre de sa­via y fo­to­sín­te­sis. Si las ca­lles que atra­vie­sa Cla­ris­sa Da­llo­way han mu­ta­do ra­di­cal­men­te en to­do es­te tiem­po, no lo han he­cho en cam­bio ni esos par­ques de di­se­ño in­glés –que si­guen pa­re­cien­do re­cor­tes na­tu­ra­les trans­plan­ta­dos al co­ra­zón de la me­tró­po­lis–, ni la li­bre­ría Hat­chard’s –cu­yo es­ca­pa­ra­te lleno de li­bros con­tem­pla el personaje. Si­gue ahí, en el 187 de Pic­ca­dilly, sir­vien­do co­mo en­ton­ces a la fa­mi­lia real, por­que for­ma par­te de esa di­men­sión del po­der lon­di­nen­se que he men­cio­na­do: fun­da­da en 1797,

El iti­ne­ra­rio de Mrs. Da­llo­way a la flo­ris­te­ría se pue­de se­guir con fi­de­li­dad to­po­grá­fi­ca.

mues­tra or­gu­llo­sa en las pa­re­des de sus es­ca­le­ras en­mo­que­ta­das los do­cu­men­tos que la cer­ti­fi­can co­mo la Li­bre­ría Real (y pa­ra Na­vi­da­des y pa­ra ve­rano pre­pa­ran, des­de siem­pre, una se­lec­ción de lec­tu­ras pa­ra la rei­na, pa­ra el rey y pa­ra sus hi­jos, en­tre ellos ese prín­ci­pe tris­te que aho­ra tam­bién es, co­mo sus pa­dres, un an­ciano). Ese Lon­dres sim­bó­li­co pe­sa mu­chí­si­mo en La se­ño­ra Da­llo­way. Su tiem­po co­ti­diano es mar­ca­do por las cam­pa­nas del Big Ben. La pe­sa­dez de su co­ro­na, una ins­ti­tu­ción que de­fien­de Hugh y que cues­tio­na Pe­ter, es re­pre­sen­ta­da en la obra tan­to en los per­so­na­jes co­mo en de­ta­lles co­mo el es­ca­pa­ra­te de la li­bre­ría, por­que lo im­preg­na to­do.

La ru­ta men­tal

Aun­que –co­mo se ha vis­to– pue­de re­cons­truir­se el iti­ne­ra­rio fí­si­co que rea­li­za la pro­ta­go­nis­ta con la pre­ci­sión ha­bi­tual en las gran­des no­ve­las rea­lis­tas ur­ba­nas, lo cier­to es que el mo­vi­mien­to del personaje es me­nos ma­te­rial que men­tal, por­que Char­les Dic­kens ha que­da­do atrás y nos en­con­tra­mos en la épo­ca del im­pre­sio­nis­mo mo­derno. Lo que im­por­ta, co­mo pa­sa siem­pre en las fic­cio­nes de Woolf, es el fluir de los pen­sa­mien­tos, al­te­ra­dos por los es­tí­mu­los de la at­mós­fe­ra sen­so­rial y sim­bó­li­ca, y no tan­to los pa­sos so­bre las ca­lles ado­qui­na­das. El Lon­dres psi­co­ló­gi­co es mu­cho más sig­ni­fi­ca­ti­vo que el Lon­dres real. Esa afir­ma­ción se pue­de tras­la­dar a sus tex­tos sin fic­ción. In­clu­so cuan­do el ob­je­ti­vo es con­cre­to, co­mo en el ca­so de Ca­mi­na­ta por las ca­lles: una aven­tu­ra lon­di­nen­se, una crónica de 1927 en la que Woolf cuen­ta que sa­le, una tar­de de in­vierno, ha­cia el Strand con la in­ten­ción de com­prar un lá­piz; in­clu­so en­ton­ces la di­va­ga­ción, la di­gre­sión, las con­ver­sa­cio­nes es­cu­cha­das y ro­ba­das se apro­pian del tex­to, por­que to­do en su obra tien­de siem­pre ha­cia el len­gua­je co­mo cuer­po, co­mo fluir, co­mo río del tiem­po: “Sue­ñan, ges­ti­cu­lan, a me­nu­do mu­si­tan unas pa­la­bras, se arras­tran por el Strand y cru­zan el puen­te de Wa­ter­loo don­de se di­ri­gi­rán, en tre­nes tra­que­tean­tes, ha­cia una re­mil­ga­da to­rre­ci­ta en Bar­nes o Sur­bi­ton, don­de la vi­sión del re­loj en el ves­tí­bu­lo y el olor de la ce­na en la plan­ta ba­ja per­fo­ran el sue­ño”.

Los años de Blooms­bury

La ru­ta Vir­gi­nia Woolf, no obs­tan­te, es­tá ahí: di­bu­ja­da en la to­po­gra­fía mons­truo­sa de la me­ga­ló­po­lis del si­glo XXI, un si­glo des­pués de que la au­to­ra de Or­lan­do (esa pri­me­ra no­ve­la trans) la vi­vie­ra y la su­frie­ra y la dis­fru­ta­ra. Aun­que via­ja­ra cons­tan­te­men­te por Eu­ro­pa, aun­que se subie­ra más de una vez en el Orient Ex­press; aun­que pa­sa­ra más tem­po­ra­das de las desea­das en ca­sas de re­po­so y clí­ni­cas psi­quiá­tri­cas; aun­que fue­ra con su ma­ri­do Leo­nard a con­fe­ren­cias y ce­nas con ami­gos en Ox­ford y en Cam­brid­ge, o a fe­rias del li­bro por to­da la is­la; aun­que es­cri­bie­ra lar­gos pa­sa­jes de Al fa­ro, Or­lan­do y Las olas en Monk’s House (Rod­mell, East Sus­sex); Lon­dres fue siem­pre la mis­mí­si­ma idea de ho­gar pa­ra Vir­gi­nia Woolf. Fue­ron seis (de nue­ve do­mi­ci­lios) sus ca­sas prin­ci­pa­les. La de su in­fan­cia, las tres de su ju­ven­tud y las dos de su ma­du­rez –pe­ro hu­bo otros do­mi­ci­lios, ca­sas de ami­gos y de aman­tes, una au­tén­ti­ca red in­te­lec­tual y sen­ti­men­tal, me­tro­po­li­ta­na. Sus pa­dres se ca­sa­ron en 1878 y se ins­ta­la­ron en el 22 de Hy­de Park Ga­te, en el ba­rrio de Ken­sing­ton. Ella na­ció cua­tro años más tar­de. En Mo­men­tos de vi­da (Lu­men) des­ta­ca de

aque­lla ca­sa las puer­tas ple­ga­bles, que per­mi­tían abrir y ce­rrar es­pa­cios de in­ti­mi­dad re­la­ti­va, en un do­mi­ci­lio di­se­ña­do pa­ra alo­jar a tres fa­mi­lias, que “ha­bían acu­mu­la­do to­das sus po­se­sio­nes en es­ta úni­ca ca­sa”. Vi­vían allí “11 in­di­vi­duos en­tre los ocho y los 60 años de edad, ade­más de va­rias vie­jas y vie­jos al­go im­pe­di­dos que ha­cían tra­ba­jos ex­tra con ras­tri­llos y cu­bos

En las no­ve­las de Woolf, el Lon­dres psi­co­ló­gi­co im­por­ta más que el real.

du­ran­te el día”, en­tre ellos una mu­cha­cha con cier­to re­tra­so men­tal. Pa­ra aña­dir ex­tra­ñe­za a esa at­mós­fe­ra en­ra­re­ci­da, la ma­dre de Vir­gi­nia ha­bía co­pia­do la mo­da de cu­brir el mo­bi­lia­rio con ter­cio­pe­lo ro­jo. Y la luz era es­ca­sa. De mo­do que cuan­do en 1903 to­da la fa­mi­lia se tras­la­dó al nú­me­ro 46 de Gor­don Squa­re, en Blooms­bury, y los mue­bles se des­nu­da­ron de su pe­sa­da ca­pa ro­ja y la luz se de­rra­mó por las es­tan­cias, y Vir­gi­nia tu­vo un es­pa­cio don­de leer y es­cri­bir, pu­do na­cer el mi­to in­te­lec­tual. Fue allí don­de em­pe­zó a es­cri­bir ar­tícu­los pa­ra el su­ple­men­to

A la iz­da., re­tra­to de la es­cri­to­ra en 1932. Aba­jo, vis­tas del Big Ben y el Par­la­men­to bri­tá­ni­co, par­te del iti­ne­ra­rio que rea­li­za Cla­ris­sa, la pro­ta­go­nis­ta de La se­ño­ra Da­llo­way.

Arri­ba, Vir­gi­nia con Lyt­ton Stra­chey, uno de sus gran­des ami­gos del gru­po de Blooms­bury. Dis­tin­tas edi­cio­nes de La se­ño­ra Da­llo­way y Un cuar­to pro­pio. Iz­da., el vi­ve­ro Pe­ters­ham Nur­se­ries en Rich­mond, que Jun­to a su hie­jov,od­ca­vaidm­rui­leb­fef,r r y, en una li­bre­ría dlae fglo­rreiest­new­ríiach­más Vi­lla­ge a me­dia­dos dfaem­looss6a0d.e la li­te­ra­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.