JUNE: los cuen­tos de las cria­das

JOR­GE CA­RRIÓN*

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Qué Hay De Nuevo -

Una ra­ta en un la­be­rin­to es li­bre de ir adon­de quie­ra, siem­pre y cuan­do per­ma­nez­ca en el la­be­rin­to”.

En su nue­va vi­da June es fér­til. En su vi­da an­te­rior era tan­tas otras co­sas (di­ver­ti­da, se­duc­to­ra, in­te­li­gen­te, pro­fe­sio­nal, lec­to­ra, pa­re­ja, ma­dre, ami­ga, in­ter­lo­cu­to­ra, per­so­na, ciu­da­da­na), pe­ro des­de que se im­pu­so la teo­cra­cia se ha vuel­to sim­ple­men­te una mu­jer fér­til. Ni si­quie­ra ya June, sino una cria­da. Esa re­duc­ción de la reali­dad mul­ti­di­men­sio­nal de un ser hu­mano a una úni­ca, claus­tro­fó­bi­ca di­men­sión mar­ca la ten­sión na­rra­ti­va de The Hand­maid’s Ta­le. En el pa­sa­do ves­tía ro­pas dis­tin­tas, aho­ra tie­ne ac­ce­so a un úni­co uni­for­me. Ni si­quie­ra es ya June, sino De­fred –es de­cir, “de Fred”: la cria­da de un co­man­dan­te. El sis­te­ma de cas­tas que la se­rie ima­gi­na in­sis­te en esa sim­pli­fi­ca­ción ma­lig­na. Las iden­ti­da­des son en­ca­jo­na­das en unas po­cas cel­das con­cep­tua­les. Las Mar­tas son las em­plea­das do­més­ti­cas; las Es­po­sas son las pa­re­jas de los ofi­cia­les; los Ojos son los es­pías; y las Cria­das son las má­qui­nas de re­pro­duc­ción asis­ti­da, los vien­tres de al­qui­ler obli­ga­to­rios y gra­tis. Una pla­ga de in­fer­ti­li­dad ca­ta­li­zó la lle­ga­da al poder de esos fas­cis­tas re­li­gio­sos que han con­ver­ti­do las lec­cio­nes más te­rri­bles de la Bi­blia en Có­di­go Ci­vil. Y las cria­das pa­san de un do­mi­ci­lio a otro para que su vien­tre re­ci­ba la se­mi­lla amar­ga de sus ver­du­gos, en vio­la­cio­nes pe­rió­di­cas, con la es­po­sa co­mo cóm­pli­ce. Co­mo a la pro­ta­go­nis­ta de La le­tra es­car­la­ta, am­bien­ta­da en la Nue­va In­gla­te­rra de prin­ci­pios del si­glo XVI, el pu­ri­ta­nis­mo en­vuel­ve los mo­vi­mien­tos de June co­mo una mem­bra­na ge­la­ti­no­sa. Pe­ro en la dis­to­pía idea­da por Mar­ga­ret At­wood, la opi­nión pú­bli­ca ha de­ja­do de exis­tir, el bio­con­trol no se ejer­ce de mo­do su­til, por con­sen­so mo­ral y re­li­gio­so, sino me­dian­te la fuer­za bru­ta del to­ta­li­ta­ris­mo. Las le­yes pri­mi­ti­vas del An­ti­guo Tes­ta­men­to se apli­can con el mis­mo ri­gor que en cier­tas zo­nas de hoy con­tro­la­das por el is­la­mis­mo ra­di­cal, pe­ro el día a día es mo­de­la­do por una vi­gi­lan­cia mas­cu­li­na sin in­te­rrup­ción, que en la ca­lle es pa­ra­mi­li­tar, y pa­triar­cal en el in­te­rior de los ho­ga­res. Por eso no es de ex­tra­ñar que la voz en off de June, que se aga­rra a sus re­cuer­dos para no ol­vi­dar quién es, de­ri­ve con el pa­so de los ca­pí­tu­los a una conciencia de cla­se. A una de­fen­sa de la sin­gu­la­ri­dad de las cria­das. De su fuer­za co­lec­ti­va. Yo es otro, di­jo Rim­baud. Yo soy otras, di­ría June. *Jor­ge Ca­rrión es au­tor de Bar­ce­lo­na. Li­bro de los pa­sa­jes (Ga­la­xia Gu­ten­berg).

Eli­sa­beth Moss en­car­na a June/ De­fred en The Hand­maid’s Ta­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.