Ten­go DE­RE­CHO

JU­LIA NA­VA­RRO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras -

SSE NO­TA que la nues­tra to­da­vía es una de­mo­cra­cia jo­ven. Vi­vi­mos en el país del “ten­go de­re­cho”, pe­ro ese “ten­go de­re­cho” no siem­pre va acom­pa­ña­do del res­pe­to a los de­re­chos de los de­más. Es tam­bién el nues­tro un país bas­tan­te mal­edu­ca­do, y esa ma­la edu­ca­ción sue­le ve­nir acom­pa­ña­da del “ten­go de­re­cho a...”. Hace unos días asis­tí al si­guien­te es­pec­tácu­lo: unos jó­ve­nes re­to­za­ban amo­ro­sa­men­te en la hier­ba de un par­que pú­bli­co don­de ju­ga­ban ni­ños. Cuan­do una ma­má se acer­có a ellos di­cién­do­les que no con­ti­nua­ran con sus efu­sio­nes amo­ro­sas y tu­vie­ran en cuen­ta que ha­bía ni­ños pe­que­ños, uno de ellos sal­tó di­cien­do que, pre­ci­sa­men­te, es­ta­ban en un es­pa­cio pú­bli­co y te­nían de­re­cho a ha­cer lo que les vi­nie­ra en ga­na. Hom­bre, yo creo que para po­ner en prác­ti­ca al­gu­nas pos­tu­ras del Ka­ma­su­tra hay lu­ga­res me­jo­res que un par­que pú­bli­co, pe­ro a esa po­bre se­ño­ra la ta­cha­ron de an­ti­gua y de fa­cha. Por no ha­blar de la paciencia del san­to Job que tie­nen que prac­ti­car quie­nes viven en el cen­tro de Ma­drid o de cual­quier ciu­dad española. Así que cuan­do un gru­po de jo­ven­ci­tos or­ga­ni­zó un “bo­te­llón” en una cén­tri­ca pla­za y eran las tres de la ma­ña­na y se­guían rien­do y gri­tan­do, un ve­cino que es de su­po­ner que al día si­guien­te te­nía que ma­dru­gar sa­lió a la ven­ta­na pi­dién­do­les que aca­ba­ran la fies­ta y de­ja­ran de ha­cer rui­do. La res­pues­ta de la mu­cha­cha­da fue­ron unos cuan­tos in­sul­tos y el con­sa­bi­do “te­ne­mos de­re­cho a di­ver­tir­nos y es­to es una pla­za pú­bli­ca”. Y sí, cla­ro, tie­nen de­re­cho a pa­sar­lo bien, pe­ro las fa­mi­lias que viven en esa pla­za tie­nen sus pro­pios de­re­chos; el que tra­ba­ja a poder des­can­sar, el que es­tá en­fer­mo a no te­ner que aña­dir al do­lor un ata­que de ner­vios por el rui­do; los ni­ños a que na­die les per­tur­be el sue­ño. Va­mos, di­go yo.

LES CONTARÉ

una anéc­do­ta per­so­nal. En la úl­ti­ma Fe­ria del Li­bro de Ma­drid, es­ta­ba yo fir­man­do li­bros en una ca­se­ta cuan­do se me plan­tó de­lan­te un ti­po con una cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca y un te­le­ob­je­ti­vo que para sí lo que­rrían los pa­pa­raz­zi. En menos de un se­gun­do, dis­pa­ró va­rias ve­ces a menos de un pal­mo de mi na­riz. Ni si­quie­ra me pre­gun­tó si po­día ha­cer­me una fo­to. Al prin­ci­pio me que­dé des­con­cer­ta­da, pe­ro reac­cio­né y le di­je que de­ja­ra de fo­to­gra­fiar­me. El su­je­to no se cor­tó y, mi­rán­do­me con su­fi­cien­cia, me di­jo: “Es­te es un lu­gar pú­bli­co y ha­go lo que me da la ga­na y no ten­go por qué pe­dir per­mi­so para fo­to­gra­fiar­la por­que usted es una es­cri­to­ra, así que se aguan­ta”. Me en­fa­dé, cla­ro es­tá, pe­ro de na­da me sir­vió; aquel ti­pe­jo si­guió ha­cien­do fo­to­gra­fías co­mo si tal co­sa. El de­cía te­ner de­re­cho por­que el lu­gar era pú­bli­co, pe­ro po­co le im­por­ta­ban mis pro­pios de­re­chos. Les confieso que du­ran­te un se­gun­do me la­men­té de no me­dir dos me­tros y es­tar ca­chas para plan­tar­me fren­te a él y ha­blar de sus de­re­chos y los míos. Pe­ro pue­den ima­gi­nar có­mo ter­mi­nó la anéc­do­ta: tu­ve que aguan­tar­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.