“La tin­ta del ta­tua­je se que­da en el cuer­po y el or­ga­nis­mo no sabe des­ha­cer­se de ella”

La piel es el ór­gano más ex­ten­so, el que nos pro­te­ge y más sus­tan­cias quí­mi­cas pro­du­ce, pe­ro ¿lo com­pren­de­mos? ¿Lo res­pe­ta­mos? Yael Adler rom­pe mi­tos y ha­bla cla­ro so­bre ta­tua­jes, arru­gas y ce­lu­li­tis.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud - Por B. Na­va­zo

Su abue­lo era der­ma­tó­lo­go y, aun­que ella no lle­gó a co­no­cer­lo, lo hi­zo de al­gu­na ma­ne­ra a tra­vés de los li­bros pro­fe­sio­na­les que de­jó y que ella re­pa­sa­ba co­mo si fue­ran en­tre­te­ni­das his­to­rias de mis­te­rio. “Te­nían ilus­tra­cio­nes de en­fer­me­da­des que a mí me fas­ci­na­ban. Eran di­bu­jos de pie­les hin­cha­das y ro­ji­zas... Lue­go me pa­re­ció muy in­tere­san­te que aque­llo fue­ran in­di­cios, pis­tas que ha­bía que se­guir. Los der­ma­tó­lo­gos ace­cha­mos las hue­llas, ob­ser­va­mos, pal­pa­mos, sen­ti­mos, ole­mos y nos pre­gun­ta­mos: “¿Es­to qué nos in­di­ca?”. Es un pro­ce­so ana­lí­ti­co. Des­de la su­per­fi­cie te vas aden­tran­do ca­da vez más”. Así, co­mo una cien­cia apa­sio­nan­te, en­tien­de su pro­fe­sión la au­to­ra de Cues­tión de piel (Ed. Urano), doc­to­ra en Me­di­ci­na, especializada en Der­ma­to­lo­gía y Ve­ne­reo­lo­gía.

Mu­jer­hoy. ¿Cree que le pres­ta­mos a la piel la aten­ción que ne­ce­si­ta para es­tar sa­na? Yael Adler. Creo que, de he­cho, ha­ce­mos de­ma­sia­do por ella. Es el ór­gano más im­por­tan­te de to­dos, el más ex­ten­so, el que más hor­mo­nas y sus­tan­cias quí­mi­cas pro­du­ce y es el ór­gano del net­wor­king, que crea re­des que co­mu­ni­can con to­do, con el ex­te­rior y con el in­te­rior... Pe­ro la na­tu­ra­le­za la ha di­se­ña­do de ma­ne­ra que ella ya se cui­da por sí so­la a tra­vés de va­rios me­ca­nis­mos.

¿Por ejem­plo?

Pro­du­cien­do lí­pi­dos, co­mo el se­bo cu­tá­neo que sa­le de los po­ros y que se apre­cia so­bre to­do en las zo­nas del en­tre­ce­jo y la na­riz. Esas gra­sas son nues­tra cre­ma na­tu­ral, que hace que la piel es­té sua­ve, y son ade­más una de­fen­sa con­tra pa­tó­ge­nos. Sin em­bar­go, hay mu­cha gen­te que se la­va to­do el tiem­po y uti­li­za ja­bo­nes y otros pro­duc­tos lim­pia­do­res que des­tru­yen es­ta ca­pa pro­tec­to­ra. Lue­go les sor­pren­de que la piel es­té se­ca y ti­ran­te y lo so­lu­cio­nan con cre­ma. Pe­ro las cremas com­pra­das no son tan bue­nas co­mo la que pro­du­ce el cuer­po de ma­ne­ra na­tu­ral, no hay nin­gu­na que con­si­ga imi­tar su com­po­si­ción y eficacia.

¿Qué cui­da­dos re­co­mien­da, en­ton­ces?

Lo me­jor se­ría no re­ti­rar los lí­pi­dos de la piel y la­var­nos so­lo con agua. No ha­cer nin­gún pee­ling, ni usar lo­cio­nes de lim-

pie­za ni ja­bo­nes ni so­lu­cio­nes con al­cohol. El otro método de pro­tec­ción in­ven­ta­do por el cuer­po es la ca­pa áci­da pro­tec­to­ra, que com­ba­te a los vi­rus, bac­te­rias y hon­gos, y tam­bién a los gér­me­nes que ge­ne­ran mal olor. Cuan­do usas mu­chos ja­bo­nes al­ca­li­nos, el ph puede ele­var­se has­ta el nue­ve cuan­do de­be­ría ser un cin­co, y tar­da ocho ho­ras en vol­ver a los ni­ve­les nor­ma­les. En ese tiem­po el am­bien­te para los pa­tó­ge­nos es ideal, cam­pan a sus an­chas, ha­cen de las su­yas y, ade­más, ge­ne­ran ma­los olo­res cor­po­ra­les.

Po­ner­nos mo­re­nas es uno de nues­tros ob­je­ti­vos del ve­rano. ¿So­mos cons­cien­tes del riesgo que im­pli­ca? Cuan­do les di­go a mis pa­cien­tes que de­ben usar cremas so­la­res por­que, si no, ten­drán cán­cer de piel se que­dan tan tran­qui­los. Pe­ro cuan­do les di­go que les van a sa­lir arru­gas y man­chas y pa­re­ce­rán ma­yo­res, en­ton­ces pres­tan mu­cha aten­ción. Les preo­cu­pa en­ve­je­cer A los que tie­nen 35 años o más les di­go que se des­nu­den en ca­sa y que le echen un vis­ta­zo en el es­pe­jo a su ca­ra y a su tra­se­ro. Los dos tie­nen la mis­ma edad pe­ro la ca­ra, que se ha pa­sa­do la vi­da a la in­tem­pe­rie, tie­ne man­chas, arru­gas, piel des­col­ga­da... mien­tras el tra­se­ro tie­ne un as­pec­to es­plén­di­do, con una gran arru­ga en el me­dio, eso sí, pe­ro sin nin­gún otro in­di­cio de en­ve­je­ci­mien­to [Ri­sas]. En Ale­ma­nia, “ca­ra de cu­lo” es un in­sul­to pe­ro a par­tir de aho­ra, sa­bien­do es­to, de­be­ría ser to­do lo con­tra­rio… Bro­mas apar­te, cuan­do lo ves así, en ti mis­mo, es cuan­do en­tien­des el da­ño que ge­ne­ra el sol día tras día y eso mo­ti­va a pro­te­ger­se.

En es­ta épo­ca del año tam­bién nos preo­cu­pa la ce­lu­li­tis. ¿De ver­dad no hay na­da que po­da­mos ha­cer para eli­mi­nar­la? No, na­da. Esa es la ver­dad. To­das las mu­je­res tie­nen ce­lu­li­tis por­que se de­be a la for­ma ver­tical en la que se es­truc­tu­ra el te­ji­do gra­so de la hi­po­der­mis, se­pa­ra­do por fi­bras de te­ji­do con­jun­ti­vo. En los hom­bres tie­ne es­truc­tu­ra de ma­lla, de fi­bras que se cru­zan en dia­go­nal, y por eso su piel se mantiene li­sa. Se puede pre­ve­nir, o re­du­cir un po­co para que no se vea tan­to; por ejem­plo, ha­cien­do de­por­te (el múscu­lo da una bue­na for­ma al te­ji­do y me­jo­ra la cir­cu­la­ción). Tam­bién es im­por­tan­te co­mer bien, para te­ner to­dos los mi­cro­nu­trien­tes ne­ce­sa­rios sin en­gor­dar de­ma­sia­do y que fun­cio­ne bien el me­ta­bo­lis­mo. La piel tie­ne una ba­rre­ra muy fuer­te que no de­ja que en­tren ni quí­mi­cos ni alér­ge­nos ni pa­tó­ge­nos, y que tam­bién evi­ta que pe­ne­tren los pro­duc­tos an­ti­ce­lu­lí­ti­cos y an­ti­en­ven­je­ci­mien­to. Pe­ro po­de­mos es­tar con­ten­tas con nues­tra ce­lu­li­tis por­que es­to no es feo. Es­to

“A mu­chos de mis pa­cien­tes no le preo­cu­pa el cán­cer de piel, pe­ro sí en­ve­je­cer”.

es ser mu­jer. No es al­go que es­té mal y ha­ya que cam­biar.

¿Son ca­da vez más jó­ve­nes las pa­cien­tes preo­cu­pa­das por pro­ble­mas es­té­ti­cos?

Cuan­do yo te­nía 16 años, un día en la pla­ya vi que te­nía es­trías. Di­je: “Ah, mi­ra, qué in­tere­san­te” y me ol­vi­dé. Años más tar­de, cuan­do ya era mé­di­co, lle­ga­ban a la con­sul­ta chi­cas de esa edad la­men­tán­do­se. “¡Ne­ce­si­to una so­lu­ción, así no pue­do ir a la pla­ya!”. Es­to su­ce­de por­que en las re­vis­tas no se ven, han bo­rra­do del cuer­po de las mu­je­res cual­quier mar­ca, de­ján­do­las co­mo mu­ñe­cas; pe­ro las es­trías no son na­da ma­lo, for­man par­te de un me­ca­nis­mo mag­ní­fi­co de la piel, que es su ca­pa­ci­dad de ex­ten­der­se si hay un cre­ci­mien­to rá­pi­do. No es un de­fec­to, sim­ple­men­te es piel.

¿El de­seo de per­fec­ción es una enfermedad en sí mis­ma?

Ten­go la sen­sa­ción de que de­bi­do al re­to­que fo­to­grá­fi­co y a la ima­gen de la mu­jer que se ofre­ce en los me­dios, las chi­cas tie­nen una pre­sión enor­me. Hay in­clu­so te­lé­fo­nos con una fun­ción de Pho­tos­hop in­te­gra­da: se ha­cen sel­fies que son in­me­dia­ta­men­te ma­ni­pu­la­dos para poder alar­dear. Las mu­je­res so­mos las ma­yo­res enemi­gas de no­so­tras mis­mas, por mu­cho que pen­se­mos que lo ha­ce­mos por los hom­bres. Por­que, sea­mos ho­nes­tas, un hom­bre que tie­ne de­lan­te a una mu­jer des­nu­da o se­mi­des­nu­da, con su cuer­po na­tu­ral, su ce­lu­li­tis que se mue­ve du­ran­te el se­xo... les en­can­ta. No es a ellos a quie­nes preo­cu­pa, sino a no­so­tras, que que­re­mos ser me­jo­res que las otras, te­ner un as­pec­to ca­da vez me­jor.

Hay que ser va­lien­te para afron­tar la ve­jez sin ocul­tar ca­nas, arru­gas, fla­ci­dez... Pue­des ha­cer al­go, pe­ro cuan­do te pa­sas con los tra­ta­mien­tos, el re­sul­ta­do aca­ba sien­do ho­rri­ble. Se ven mu­chos ca­sos gro­tes­cos. Cuan­do una mu­jer de 70 años tie­ne la ca­ra li­sa co­mo una ta­bla, pe­ro el cue­llo y el es­co­te arru­ga­dí­si­mos y con piel col­gan­te, no pa­re­ce más jo­ven. No es­toy en con­tra de los tra­ta­mien­tos, yo tam­bién in­yec­to bó­tox y áci­do hia­lu­ró­ni­co a mis pa­cien­tes, en pe­que­ñas can­ti­da­des, cuan­do me lo pi­den, pe­ro nun­ca les di­ría: “Ay, Dios mío, pe­ro qué arru­ga tan es­pan­to­sa tie­nes ahí, es ne­ce­sa­rio qui­tar­la in­me­dia­ta­men­te”. Las arru­gas y to­do lo que con­lle­va el pa­so del tiem­po son par­te de la vi­da, pe­ro in­mer­sos co­mo es­ta­mos en es­ta di­ná­mi­ca de ju­ven­tud eter­na, no que­re­mos ver que lle­ga el mo­men­to en el que va­mos a en­ve­je­cer y mo­rir.

¿Qué les re­co­mien­da a sus pa­cien­tes?

Yo a mis pa­cien­tes no les di­go lo que han de ha­cer, les ex­pli­co cuá­les son los efec­tos; les di­go que el cuer­po es mag­ní­fi­co tal y co­mo es y que no es ne­ce­sa­rio ha­cer na­da lo­co. Unos se pin­tan las uñas, otros se ma­qui­llan, otros se po­nen bó­tox. To­do me pa­re­ce per­fec­to. Co­mo dermatóloga, so­lo es­toy en con­tra del uso de fra­gan­cias en cos­mé­ti­ca; quiero que se prohí­ban los so­lá­rium, que pro­du­cen un da­ño cor­po­ral in­ten­cio­na­do, lo que es un cri­men; y soy con­tra­ria a los ta­tua­jes.

¿Le de­cla­ra la gue­rra a los ta­tua­jes?

Sí, por­que mu­chas de esas tin­tas tie­nen me­ta­les pe­sa­dos co­mo plo­mo, cad­mio o ar­sé­ni­co, con­ser­van­tes y co­lo­ran­tes que ge­ne­ran aler­gias y tam­bién sus­tan­cias can­ce­rí­ge­nas. Y no hay nin­gún con­trol, aun­que se in­tro­du­cen di­rec­ta­men­te en el cuer­po. Un me­di­ca­men­to tie­ne, al menos, una fa­se de 10 años de de­sa­rro­llo: se es­tu­dia en el la­bo­ra­to­rio, se rea­li­zan en­sa­yos en ani­ma­les, en per­so­nas y al fi­nal, qui­zás, re­ci­bes la au­to­ri­za­ción. En el ca­so de los ta­tua­jes, es­to no exis­te. No sa­be­mos qué hace con el cuer­po, pe­ro sí que que tie­ne sus­tan­cias tó­xi­cas, que pue­den ge­ne­rar cán­cer y so­bre­es­ti­mu­lar el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, por ejem­plo, creando in­fec­cio­nes. La tin­ta se que­da en el cuer­po para siem­pre y el or­ga­nis­mo no sabe có­mo des­ha­cer­se de ella, par­te de los pig­men­tos son trans­por­ta­dos por la lin­fa y que­dan de­po­si­ta­dos en los gan­glios lin­fá­ti­cos, que se ti­ñen de ro­jo o ne­gro y que pue­den ser con­fun­di­dos con me­tás­ta­sis can­ce­rí­ge­nas y lle­var a ope­ra­cio­nes no ne­ce­sa­rias. A ve­ces, in­clu­so, en los bo­te­ci­tos de tin­ta se en­cuen­tran bac­te­rias de tu­bercu­losis, he­pa­ti­tis y has­ta sí­fi­lis. Es co­mo una pe­lí­cu­la go­re para la piel.

“Un fár­ma­co ne­ce­si­ta 10 años de de­sa­rro­llo, pe­ro los ta­tua­jes no tie­nen con­trol”.

La doc­to­ra Yael Adler, dermatóloga ale­ma­na y au­to­ra del li­bro de di­vul­ga­ción Cues­tión de piel (Urano).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.