ENEMI­GAS ÍN­TI­MAS

Jac­kie Ken­nedy y su her­ma­na, Co­co Cha­nel y su eter­na ri­val... Nues­tra nue­va se­rie del ve­rano ex­plo­ra las re­la­cio­nes de ri­va­li­dad y ad­mi­ra­ción que unie­ron a es­tas mu­je­res de éxi­to, y de­mues­tra que mu­chas ve­ces las enemi­gas ín­ti­mas se crean a tra­vés del mie

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

eEn la in­fan­cia y en vi­da adul­ta, Jac­kie y Lee fue­ron her­ma­nas, cóm­pli­ces y ri­va­les en la aten­ción de los hom­bres y la ad­mi­ra­ción del mun­do. En la tra­ge­dia, siem­pre ga­nó Jac­kie. En la be­lle­za y el amor... so­lo a ve­ces. En la ma­dru­ga­da del 5 de ju­nio de 1968, po­co des­pués de que Ro­bert Ken­nedy ga­na­ra la no­mi­na­ción de­mó­cra­ta a pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Jac­que­li­ne Ken­nedy, su cu­ña­da y viu­da de otro pre­si­den­te, re­ci­bió la no­ti­cia de que le ha­bían dis­pa­ra­do en el Ho­tel Am­bas­sa­dor de Los An­ge­les. “Es­tán ma­tan­do Ken­nedys en es­te país”, le con­fió a una ami­ga, su­mer­gi­da en el do­lor y en el mie­do. Cua­tro me­ses más tar­de, el 20 de oc­tu­bre de 1968, Jac­kie sor­pren­día al mun­do hu­yen­do de Es­ta­dos Uni­dos y ca­sán­do­se con el na­vie­ro grie­go mul­ti­mi­llo­na­rio Aris­tó­te­les Onas­sis. La opi­nión pú­bli­ca en­tró en shock por­que con­si­de­ró que Jac­kie ha­bía trai­cio­na­do su le­ga­do co­mo viu­da de Amé­ri­ca, ca­sán­do­se con un hom­bre al que veían co­mo una es­pe­cie de pi­ra­ta. Pe­ro quien más su­frió lo im­pre­vis­to de aque­lla no­ti­cia fue Lee Rad­zi­will, la her­ma­na de Jac­kie, a la que ni si­quie­ra le ha­bía re­ve­la­do el com­pro­mi­so ma­tri­mo­nial. Fue el pro­pio Onas­sis, al que ha­bía co­no­ci­do mu­cho an­tes que Jac­kie, quien se lo con­tó y le ro­gó que acu­die­ra a la ce­re­mo­nia or­to­do­xa en la is­la pri­va­da de Skor­pios. An­te la pren­sa, Lee de­cla­ra­ba: “Me sien­to muy fe­liz de ha­ber si­do la cau­san­te de es­te ma­tri­mo­nio, que, es­toy se­gu­ra, le trae­rá a mi her­ma­na la fe­li­ci­dad que ne­ce­si­ta”. Pe­ro en pri­va­do, sus pa­la­bras eran muy dis­tin­tas. “¿Có­mo ha po­di­do ha­cer­me es­to?”, le de­cía a Tru­man Ca­po­te. Lee es­ta­ba des­tro­za­da y la re­la­ción en­tre las her­ma­nas nun­ca se re­cu­pe­ró del to­do. Jac­kie y Lee se lle­va­ban tres años y ya des­de ni­ñas os­ci­la­ban en­tre la com­pli­ci­dad y la ne­ce­si­dad de bri­llar más que la otra. Lee, la me­nor, se sen­tía so­bre­pa­sa­da por los lo­gros de Jac­kie, bue­na alum­na, bue­na ama­zo­na y el ojo de­re­cho de su pa­dre.

iee fue la pri­me­ra en ca­sar­se, en 1953, con un ri­co pu­bli­cis­ta, y se ins­ta­ló en Lon­dres, don­de se con­vir­tió en la rei­na de la al­ta so­cie­dad. Sin em­bar­go, Jac­kie no tar­dó en se­guir­le los pa­sos con un ma­tri­mo­nio mu­cho más es­pec­ta­cu­lar: se ca­só seis me­ses des­pués con el sol­te­ro más co­di­cia­do del mo­men­to, John F. Ken­nedy, gua­po, in­te­li­gen­te y muy ri­co. El ma­tri­mo­nio de Lee ter­mi­nó a los seis años, cuan­do ella se enamo­ró del prín­ci­pe po­la­co Sta­nis­law Rad­zi­will, y si­guió su as­cen­so so­cial. Mien­tras tan­to, Jac­kie, a sus 31 años, se ha­bía con­ver­ti­do en la pri­me­ra da­ma más jo­ven de Es­ta­dos

Uni­dos. Jac­kie siem­pre con­sul­ta­ba ca­da mo­vi­mien­to con Lee, que pa­sa­ba tem­po­ra­das en la Ca­sa Blan­ca. Pe­ro ella se sen­tía, más que nun­ca, en­som­bre­ci­da por su her­ma­na. Fue en es­ta épo­ca cuan­do Lee tu­vo un af­fair con Onas­sis. En el ve­rano de 1963, to­da la pren­sa ha­bla­ba de ello. “¿Quie­re con­ver­tir­se el mag­na­te grie­go en el cu­ña­do del pre­si­den­te Ken­nedy?”, se pre­gun­ta­ba el Was­hing­ton Post. Los Ken­nedy lo veían co­mo una trai­ción. Y en­ton­ces, en­tró Jac­kie en es­ce­na. En agos­to, Jac­kie dio a luz a un ni­ño que fa­lle­ció a las po­cas ho­ras. Lee pi­dió a Onas­sis que la in­vi­ta­ra a su ya­te. Jac­kie acu­dió, a pe­sar de la opo­si­ción del pre­si­den­te. Un mes des­pués, las her­ma­nas re­gre­sa­ban a ca­sa con dos va­lio­sas pie­zas de dia­man­tes co­mo re­cuer­do. “La mía pa­re­cía el adorno de co­mu­nión de una ni­ña”, co­men­ta­ba Lee, ce­lo­sa del co­llar de su her­ma­na. El ma­les­tar de Lee no ce­só, si­quie­ra, con la tra­ge­dia. Años des­pués del ase­si­na­to del pre­si­den­te Ken­nedy, con­fe­sa­ba que lo úni­co que ha­bía sen­ti­do an­te la no­ti­cia era un cier­to ali­vio. “Es­ta­ba can­sa­da de que me tra­ta­ran co­mo a una frí­vo­la en la pren­sa”, ex­pli­ca­ba en una en­tre­vis­ta. En su tes­ta­men­to, Jac­kie no le le­gó ab­so­lu­ta­men­te na­da a su her­ma­na, ni si­quie­ra un re­cuer­do per­so­nal. Sim­ple­men­te, pen­só que no lo ne­ce­si­ta­ría. Lee asu­mió el gol­pe. Al fin y al ca­bo, le ha so­bre­vi­vi­do más de 20 años y su ele­gan­cia si­gue in­tac­ta. Cuen­ta que los tiem­pos de la Ca­sa Blan­ca fue­ron los más felices de su vi­da. Pe­ro, eso sí, en cuan­to un pe­rio­dis­ta le pre­gun­ta por su her­ma­na Jac­kie, aca­ba ex­cla­man­do: “¡Oh, no! ¿No se­rá es­te otro de esos re­por­ta­jes so­bre mi her­ma­na y yo, ver­dad?”.

En su tes­ta­men­to, Jac­kie no le le­gó na­da a su her­ma­na Lee, ni si­quie­ra un re­cuer­do per­so­nal.

Lee pre­sen­tó a Jac­kie y a Aris­tó­te­les Onas­sis. Los tres se fue­ron jun­tos de cru­ce­ro y él le re­ga­ló una jo­ya a ca­da una: “La mía pa­re­cía de Pri­me­ra Co­mu­nión”, se que­ja­ba Lee.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.