MI MÓ­VIL Y YO

Reuni­mos a cin­co pro­fe­sio­na­les ac­ti­vas, in­de­pen­dien­tes y au­tén­ti­cas pa­ra ha­blar so­bre la aven­tu­ra de vi­vir en co­ne­xión. Así son las Smart­girls, pro­ta­go­nis­tas de la cam­pa­ña de Sam­sung. Por B. Na­va­zo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

El 80% de las mu­je­res ha de­cla­ra­do ob­so­le­to el des­per­ta­dor y se le­van­ta con la alar­ma del mó­vil. Mi­ra­mos la pan­ta­lla más de 200 ve­ces al día y ha­ce­mos unas 150 fotos al mes (una me­dia de cin­co dia­rias). Ade­más, los millennials se ha­cen unos nue­ve sel­fies a la se­ma­na (y em­pe­ñan al­re­de­dor de sie­te mi­nu­tos en que­dar­se con­ten­tos con ca­da uno de ellos). De­di­ca­mos unas 100 ho­ras al año a ges­tio­nar nues­tro co­rreo elec­tró­ni­co... Y así po­dría­mos se­guir ofre­cien­do da­tos que de­mues­tran has­ta qué pun­to la tec­no­lo­gía in­va­de nues­tras ru­ti­nas. Le­jos de mi­rar atrás con nos­tal­gia de aque­llos tiem­pos un­plug­ged, he­mos reuni­do a cin­co pro­fe­sio­na­les y mu­je­res mul­ti­fa­cé­ti­cas que han en­con­tra­do en los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, las apli­ca­cio­nes y las re­des so­cia­les a sus me­jo­res alia­das pa­ra el día a día. Eda­des va­rio­pin­tas, di­fe­ren­tes gus­tos es­té­ti­cos, prio­ri­da­des y afi­cio­nes... y to­das ellas uni­das, sin em­bar­go, por la cam­pa­ña #so­moss­mart­girl que pro­po­ne Sam­sung pa­ra de­fi­nir a esa mu­jer ac­tual, sin lí­mi­tes ni mie­do a lo nue­vo, se­gu­ra de sí mis­ma y or­gu­llo­sa de sus lo­gros. Las he­mos reuni­do en el res­tau­ran­te de Cris­ti­na Oria, una mu­jer he­cha a sí mis­ma, que se to­mó un año sa­bá­ti­co de su tra­ba­jo en el mun­do de las fi­nan­zas pa­ra ha­cer un cur­so de co­ci­na en Le Cordon Bleu de Pa­rís y cum­plir con el sue­ño de mon­tar es­te ne­go­cio en Ma­drid.

Crea­ti­vi­dad sin fron­te­ras

Cris­ti­na Oria es em­pren­de­do­ra, mu­jer de ne­go­cios, co­ci­ne­ra y ma­dre de un hi­jo al que ella lla­ma ca­ri­ño­sa­men­te “mi­ni chef”. “Real­men­te, hoy en día to­das so­mos mu­je­res que no pa­ra­mos, que in­ten­ta­mos lle­gar a to­do, que pa­re­ce­mos Su­per­wo­man sin ser­lo en ab­so­lu­to, que ha­ce­mos ma­la­ba­res con el tiem­po y que da­mos gra­cias a la tec­no­lo­gía por­que nos ayu­da a es­tar en to­do sin ne­ce­si­dad de ir co­rrien­do de un lu­gar a otro. A mí me da la vi­da”. Y ha­ce po­si­ble, ade­más, que las as­pi­ra­cio­nes de una tien­de­ci­ta a dos pa­sos de la Puer­ta de Al­ca­lá no se li­mi­ten so­lo a los clien­tes que pa­san por su puer­ta, sino que pue­da ven­der en el mun­do en­te­ro con una ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial. “Per­mi­te te­ner una co­mu­ni­ca­ción in­me­dia­ta con pro­vee­do­res o clien­tes a mi­les de ki­ló­me­tros, es­cu­char y dar res­pues­ta a sus ne­ce­si­da­des. Una chi­ca de Co­rea me pre­gun­ta có­mo le po­dría ha­cer lle­gar una va­ji­lla que mos­tra­mos en el es­ca­pa­ra­te de Ins­ta­gram. Eso es asom­bro­so y fan­tás­ti­co. O una clien­ta que quie­re sa­ber có­mo se­ría la pre­sen­ta­ción de una me­sa o un ca­rri­to en su ce­le­bra­ción. Ha­ce unos años eso sig­ni­fi­ca­ba ir co­rrien­do a la ofi­ci­na, pe­dir­los a una se­cre­ta­ria, bus­car en el ar­chi­vo... Un smartp­ho­ne te sim­pli­fi­ca la vi­da, lo que ha­ce es agi­li­zar pro­ce­sos, ges­tio­nar me­jor tu tiem­po”. En su mó­vil tie­ne un chat de lo­gís­ti­ca pa­ra la or­ga­ni­za­ción de even­tos, otro de ad­mi­nis­tra­ción y pre­su­pues­tos, otro de nue­vos pla­tos pa­ra el res­tau­ran­te... “Con un vis­ta­zo pue­do es­tar al co­rrien­te de to­do”, di­ce. Ge­ma Reig la es­cu­cha con com­pli­ci­dad. Di­rec­to­ra de Mar­ke­ting y Desa­rro­llo de Ne­go­cio de la com­pa­ñía Di­rect Se­gu­ros en Es­pa­ña, for­ma par­te del 27% de mu­je­res en pues­tos di­rec­ti­vos que hay en nues­tro país. Tie­ne una de esas vi­das de eje­cu­ti­va hi­per­ac­ti­va: de jor­na­das lar­gas y exi­gen­tes que trans­cu­rren de reunión

“In­ten­te­mos ser más ac­ti­vas y asu­mir más ries­gos”. Ge­ma Reig, di­rec­to­ra de mar­ke­ting.

“A las que pa­re­ce­mos Su­per­wo­man, la tec­no­lo­gía nos da la vi­da”. Cris­ti­na Oria, chef y empresaria.

en reunión, y que hay que ha­cer en­ca­jar co­mo sea con la fa­mi­lia y otras fa­ce­tas per­so­na­les. “Me gus­ta pro­yec­tar un mo­de­lo de mu­jer que no es per­fec­ta ni quie­re ser­lo. La per­fec­ción es una tram­pa ab­so­lu­ta. For­mo par­te de esa ge­ne­ra­ción en las que las mu­je­res se han em­pe­ña­do en lle­gar a to­do, pe­ro eso no es po­si­ble. Es ho­ra de apren­der a pe­dir ayu­da, que el hom­bre se eman­ci­pe de su rol tra­di­cio­nal y de al­can­zar la co­rres­pon­sa­bi­li­dad”.

En dos mun­dos

Ge­ma Reig no es una na­ti­va di­gi­tal, pe­ro se sien­te muy có­mo­da con la tec­no­lo­gía. En el bol­so lle­va su ta­blet per­ma­nen­te­men­te y en la mano no se se­pa­ra del mó­vil. “Los di­fe­ren­tes dis­po­si­ti­vos y las apli­ca­cio­nes nos es­tán ayu­dan­do a or­ga­ni­zar­nos me­jor, a rom­per las ba­rre­ras en­tre lo pro­fe­sio­nal y lo per­so­nal; en el ám­bi­to di­rec­ti­vo en el que yo me mue­vo es una he­rra­mien­ta va­lio­sí­si­ma. Es mag­ní­fi­co re­ci­bir un men­sa­je en me­dio de una reunión y po­der de­cir: “Dis­cul­pad un mo­men­to, ten­go que ha­blar con mi hi­jo”. Sin in­ven­tar ex­cu­sas. Nor­ma­li­zar esa im­bri­ca­ción de to­dos los mun­dos que que­ra­mos te­ner es cla­ve”. Aun­que a ve­ces sien­ta que va to­do de­ma­sia­do rá­pi­do y que es­tar al día su­po­ne so­bre­es­fuer­zo, su tra­ba­jo la man­tie­ne siem­pre a la úl­ti­ma: “Mi com­pa­ñía es 100% di­gi­tal, eso me re­ju­ve­ne­ce mu­cho

por­que me obli­ga a desa­rro­llar mi cu­rio­si­dad y a en­ten­der to­do el eco­sis­te­ma tec­no­ló­gi­co... Tam­bién pro­mue­ve el te­le­tra­ba­jo, que no se­ría po­si­ble sin la tec­no­lo­gía. Tra­ba­jar des­de ca­sa no so­lo ayu­da a con­ci­liar, tam­bién a ha­cer ciu­da­des más ama­bles. Cam­bia nues­tras es­truc­tu­ras y nues­tra so­cie­dad”. Y ser­vi­rá, ex­pli­ca, pa­ra re­te­ner el ta­len­to de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que no quie­ren he­re­dar el mo­de­lo de tra­ba­jo pre­sen­cial con horarios eter­nos en el que han vis­to ex­te­nuar­se a sus pa­dres. Reig sub­ra­ya la ne­ce­si­dad de es­ta­ble­cer nue­vos re­fe­ren­tes. “Me gus­ta el rol que me co­rres­pon­de de vi­si­bi­li­zar el he­cho de que las mu­je­res tam­bién man­dan, to­man de­ci­sio­nes y tie­nen de­ter­mi­na­ción. Es fun­da­men­tal que to­me­mos un pa­pel ac­ti­vo pa­ra rom­per esos te­chos de cris­tal, que sea­mos agentes del cam­bio. Y eso sig­ni­fi­ca creer en no­so­tras mis­mas, no po­ner­nos lí­mi­tes, ser un po­co más in­sen­sa­tas y asu­mir más ries­gos”.

Lu­cha­do­ras

Na­die po­drá acu­sar a la doc­to­ra Esther Hol­ga­do de ti­rar por el ca­mino fá­cil. Pa­ra ella, per­te­ne­cer a es­te gru­po sig­ni­fi­ca es­tar se­gu­ra de sí mis­ma y per­se­guir sus me­tas. “So­mos mu­je­res lu­cha­do­ras. Es­to ha­ce que sea­mos per­sis­ten­tes, que no ten­ga­mos mie­do a la ad­ver­si­dad y que que­ra­mos cam­biar cier­tos as­pec­tos de nues­tra so­cie­dad que no nos lo po­nen na­da fá­cil. No­so­tras par­ti­mos en des­ven­ta­ja y te­ne­mos que de­mos­trar siem­pre un po­co más que ellos. Eso su­po­ne un es­fuer­zo cons­tan­te”. Que na­die se de­je en­ga­ñar por su as­pec­to ca­si ado­les­cen­te; ade­más de mé­di­co es ma­dre de un ni­ño de cin­co años y enu­me­rar sus mé­ri­tos re­quie­re va­rias lí­neas. Es res­pon­sa­ble de la Uni­dad de In­muno-on­co­lo­gía de tu­mo­res de la mu­jer del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Ra­món y Ca­jal y je­fa de ser­vi­cio de On­co­lo­gía del Ins­ti­tu­to On­co­ló­gi­co Baselga del com­ple­jo Rú­ber Juan Bravo. Eso quie­re de­cir que re­par­te sus jor­na­das en­tre aten­der a sus pa­cien­tes y se­guir in­ves­ti­gan­do pa­ra en­con­trar res­pues­tas. No pue­de ha­ber me­ta más am­bi­cio­sa: sal­var la vi­da de las per­so­nas que se con­fían a sus cui­da­dos y ha­cer que pue­dan vi­vir­la en las me­jo­res con­di­cio­nes. Y en to­do ello, los avan­ces tec­no­ló­gi­cos jue­gan un pa­pel cru­cial. La re­la­ción mé­di­co-pa­cien­te ha cam­bia­do ra­di­cal­men­te en es­ta era di­gi­tal. El víncu­lo es tam­bién más cer­cano e in­me­dia­to. Más tras un diag­nós­ti­co tan de­vas­ta­dor co­mo el cán­cer que, una vez pro­nun­cia­do, va de la mano de la preo­cu­pa­ción y el mie­do pa­ra siem­pre. La doc­to­ra Hol­ga­do se co­mu­ni­ca con sus pa­cien­tes por co­rreo elec­tró­ni­co y al­gu­nos in­clu­so tie­nen su te­lé­fono. “Con un sim­ple men­sa­je pro­por­cio­nas una paz en esa an­gus­tia que no tie­ne pre­cio. Y el Whas­tapp, por ejem­plo, lo per­mi­te sin te­ner esa sen­sa­ción de es­tar mo­les­tan­do”. Fue, pre­ci­sa­men­te, tra­vés de in­ter­net co­mo apren­dió Bely Ba­sar­te, can­tan­te y com­po­si­to­ra ma­dri­le­ña, to­do lo que sa­be de mú­si­ca. Es una chi­ca de car­ne, hue­so, piel y tin­ta, pe­ro pa­ra co­no­cer su al­ma hay que echar mano del mó­vil o la ta­blet y en­trar en su ca­nal de Youtu­be, por­que es ahí don­de na­ció mu­si­cal­men­te y don­de cre­ce y se ex­pre­sa. Allí des­cu­bri­mos (lo cuen­ta ella mis­ma can­tan­do) que es una chi­ca tran­qui­la y op­ti­mis­ta, que no sa­be ma­qui­llar­se, que no le van los ta­co­nes, ir de com­pras, ni to­mar el sol y que quie­re dar la vuel­ta al mun­do. Po­cas ar­tis­tas han sa­bi­do sa­car­le tan­to par­ti­do a las po­si­bi­li­da­des que ofre­ce Youtu­be. En el año 2009, cuan­do es­ta­ba to­da­vía en el ins­ti­tu­to, abrió su ca­nal de for­ma anó­ni­ma pa­ra ex­po­ner su ta­len­to al jui­cio del pú­bli­co. Em­pe­zó su­bien­do ver­sio­nes de los hits ra­dio­fó­ni­cos del mo­men­to o de las can­cio­nes que han mar­ca­do su vi­da. La cá­ma­ra del por­tá­til o de su te­lé­fono fue to­do lo que ne­ce­si­tó pa­ra abrir­se las puer­tas del mun­do. “Youtu­be le dio un vuelco a mi vi­da. Apren­dí a to­car la gui­ta­rra en in­ter­net, to­da mi edu­ca­ción mu­si­cal ha si­do au­to­di­dac­ta. Yo era una sim­ple es­tu­dian­te de Em­pre­sa­ria­les y al fi­nal re­sul­tó que a la gen­te

“Las re­des son un es­ca­pa­ra­te de­mo­crá­ti­co pa­ra la crea­ti­vi­dad”. Bea­triz Gaspar, blo­gue­ra.

“A tra­vés de in­ter­net pue­des con­tri­buir a la di­vul­ga­ción del co­no­ci­mien­to”. Esther Hol­ga­do, on­có­lo­ga e in­ves­ti­ga­do­ra.

“Quie­nes se re­sis­ten a la tec­no­lo­gía

se pier­den po­si­bi­li­da­des”. Bely Ba­sar­te, you­tu­ber y can­tan­te.

le gus­ta tan­to lo que ha­go que pue­do vi­vir de mi mú­si­ca. Ja­más lo ha­bría pen­sa­do”. Des­de ha­ce tres años, sus cer­ca de 400.000 se­gui­do­res tie­nen una ci­ta con ella to­dos los vier­nes a las tres de la tar­de, que es cuan­do sube su ví­deo se­ma­nal. “Es­cri­bir una can­ción so­la en mi cuar­to y lle­gar a un con­cier­to y que se la se­pa to­do el mun­do es co­mo ma­gia. Quie­nes se re­sis­ten a las nue­vas tec­no­lo­gías se pier­den mu­cho. Es una ven­ta­na a ex­pe­rien­cias in­creí­bles, es co­mo via­jar, ahí den­tro hay un mun­do sin fron­te­ras que abre po­si­bi­li­da­des ines­pe­ra­das”. Ella mis­ma en­con­tró una cuan­do, bus­can­do una voz pa­ra Be­lla, Dis­ney lla­mó a La his­to­ria de Bely Ba­sar­te le pa­re­ce a Bea­triz Gaspar el ejem­plo per­fec­to de la re­vo­lu­ción so­cial que han su­pues­to las tec­no­lo­gías. “Han de­mo­cra­ti­za­do las opor­tu­ni­da­des. Aho­ra cuel­gas tus ví­deos y ahí tie­nes tu ca­nal pa­ra dar­te a co­no­cer. Y lo mis­mo pa­sa con un blog o las re­des so­cia­les, son un es­ca­pa­ra­te en el que mues­tras lo que ha­ces y en­cuen­tras a tu pú­bli­co”.

Ins­pi­ra­ción

A Bea­triz Gaspar, ma­dre del blog Con bo­tas de agua, la tec­no­lo­gía le cam­bió el rum­bo. “Yo te­nía un tra­ba­jo nor­mal, pe­ro cuan­do na­ció mi hi­ja de­ci­dí abrir un blog”. Allí se to­pó con esa co­mu­ni­dad vir­tual que se for­ma es­pon­tá­nea­men­te en torno a in­tere­ses co­mu­nes. Dos de sus se­gui­do­ras se con­vir­tie­ron en so­cias y jun­tas crea­ron He­llo! Crea­ti­vi­dad, que es una pro­lon­ga­ción de esa fi­lo­so­fía en bu­cle: mu­cho más que una pla­ta­for­ma de cur­sos on li­ne, es una co­mu­ni­dad de mo­ti­va­ción y es­tí­mu­lo. “To­dos po­de­mos ser crea­ti­vos y aho­ra las he­rra­mien­tas pa­ra apren­der a dar rien­da suel­ta a la ima­gi­na­ción es­tán al al­can­ce de to­dos. Que­ría­mos lle­gar a per­so­nas que no vi­ven en la gran ciu­dad, don­de pue­de ha­ber ofer­ta de cur­sos”. Bea­triz Gaspar se de­fi­ne co­mo em­pren­de­do­ra, empresaria y ma­dre de dos ni­ñas: “Pe­ro es la tec­no­lo­gía es lo que me ayu­da a en­con­trar el equi­li­brio en­tre to­das las fa­ce­tas”.

Un sel­fie con Sam­sung Ga­laxy S8. De iz­da. a dcha.: Esther Hol­ga­do, con top de San­dro, pan­ta­lón de Uter­qüe y sa­lo­nes de Úrsula Mas­ca­ró ; Ge­ma Reig, ves­ti­da de Ro­ber­to Ve­rino con za­pa­tos de Pu­ra Ló­pez; y Cris­ti­na Oria, que lle­va blu­sa de Long­champ, pan­ta­lón de Adolfo Domínguez y san­da­lias de Úrsula Mas­ca­ró.

Bea­triz Gaspar, crea­do­ra de Con bo­tas de agua, lle­va blu­sa de Adolfo Domínguez, pan­ta­lón de Truc­co y jo­yas de Aris­to­crazy; la can­tan­te Bely Ba­sar­te, ves­ti­do de M Mis­so­ni y pul­se­ra de Tous. Am­bas po­san con sus Sam­sung Ga­laxy S8. su puer­ta (o a su mó­vil) “Su­pon­go que me vie­ron a tra­vés de mi ca­nal, me hi­cie­ron una prue­ba y a las dos se­ma­nas es­ta­ba ya gra­ban­do las can­cio­nes de La Be­lla y la bes­tia. ¡Ha si­do fan­tás­ti­co!”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.