La es­ti­lis­ta de la rei­na

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - CRIS­TI­NA MORATÓ

ME ASOM­BRA DES­DE

ha­ce tiem­po el enor­me in­te­rés que des­pier­ta el ves­tua­rio de la rei­na Le­ti­zia. Ojean­do la pren­sa, lla­ma la aten­ción el des­plie­gue in­for­ma­ti­vo en torno a los looks que ha lu­ci­do en su re­cien­te vi­si­ta de Es­ta­do a Lon­dres. Han si­do so­lo tres días, pe­ro sus ves­ti­dos, sus jo­yas y sus pei­na­dos han ocu­pa­do pá­gi­nas en­te­ras no so­lo en la pren­sa ro­sa. Des­de su lle­ga­da al trono, la ima­gen de la rei­na es ana­li­za­da con lu­pa en to­dos los me­dios. Hay in­fi­ni­dad de blogs que co­men­tan sus con­jun­tos y ac­ce­so­rios. Aho­ra no son las mo­de­los las que mar­can ten­den­cia, sino una nue­va ge­ne­ra­ción de prin­ce­sas y rei­nas que se han con­ver­ti­do en ico­nos de mo­da. Aca­pa­ran más flas­hes que las es­tre­llas de ci­ne y en ca­da apa­ri­ción se ex­po­nen al es­tric­to cri­te­rio de los ex­per­tos en mo­da. Des­de Le­ti­zia a Ka­te Midd­le­ton o Vic­to­ria de Sue­cia, to­das cuen­tan en su equi­po con un ase­sor de ima­gen o es­ti­lis­ta de con­fian­za. Y no es al­go nue­vo, ya en el pa­sa­do la re­la­ción de las rei­nas eu­ro­peas con el mun­do de la mo­da fue muy es­tre­cha. Po­co des­pués de su lle­ga­da al trono en 1774, Ma­ría An­to­nie­ta co­no­ció a una mo­dis­ta lla­ma­da Ro­se Ber­tin, a la que con­tra­tó co­mo su cos­tu­re­ra ofi­cial. Te­nía 29 años y aca­ba­ba de lle­gar a Pa­rís dis­pues­ta a triun­far. Su ful­gu­ran­te ca­rre­ra re­sul­tó ex­tra­or­di­na­ria. Du­ran­te más de dos dé­ca­das di­se­ñó pa­ra la jo­ven­cí­si­ma y ca­pri­cho­sa rei­na de Fran­cia in­fi­ni­dad de mo­de­los que rom­pie­ron es­que­mas y sen­ta­ron la ba­se de la al­ta cos­tu­ra. Fue la pri­me­ra es­ti­lis­ta de la his­to­ria y su po­der fue tal que lle­gó a ser re­co­no­ci­da co­mo “la mi­nis­tra de la mo­da”, lo que pro­vo­có to­do cla­se de en­vi­dias en la cor­te. Su crea­ti­vi­dad y ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción fue­ron sus me­jo­res ar­mas. Di­se­ñó a la so­be­ra­na des­de sus looks más atre­vi­dos y so­fis­ti­ca­dos has­ta su ves­tua­rio más sen­ci­llo y de es­ti­lo pas­to­ril. Tras su ma­ter­ni­dad, Ma­ria An­to­nie­ta pa­sa­ba ca­da vez más tiem­po en su re­fu­gio del Pe­que­ño Tria­non, un pa­la­ce­te don­de lle­va­ba una tran­qui­la vi­da cam­pes­tre. Ro­se cam­bió los cor­sés y mi­ri­ña­ques por va­po­ro­sos ves­ti­dos de mu­se­li­na. Tam­bién sus­ti­tu­yó sus ex­tra­va­gan­tes to­ca­dos de plu­mas, cin­tas y per­las por som­bre­ros de pa­ja.

LA ES­TI­LIS­TA TE­NÍA

li­bre ac­ce­so a la rei­na y a su ga­bi­ne­te pri­va­do en el pa­la­cio de Ver­sa­lles. Am­bas se reunían dos ve­ces por se­ma­na pa­ra pro­bar mo­de­los y ele­gir los te­ji­dos más ca­ros y lu­jo­sos. Los gas­tos se dis­pa­ra­ron y Ro­se ga­nó una for­tu­na. La épo­ca de Ma­ria An­to­nie­ta es­tu­vo mar­ca­da por una au­tén­ti­ca pa­sión por la mo­da. Las da­mas de Ver­sa­lles y Pa­rís com­pe­tían pa­ra lu­cir sus ves­ti­dos e imi­ta­ban sus ex­tra­va­gan­tes pei­na­dos. To­do sue­na muy ac­tual por­que mu­chos de los con­jun­tos que lle­va Le­ti­zia en sus ac­tos ofi­cia­les se ago­tan en las tien­das a los po­cos días y has­ta sus atre­vi­dos cor­tes de pe­lo son imi­ta­dos. En unas dé­ca­das, en Eu­ro­pa ha­brá más mu­je­res que hom­bres al fren­te de las ca­sas reales. Es­pe­re­mos que pa­ra en­ton­ces el pa­pel de la rei­nas con­sor­te ha­ya evo­lu­cio­na­do y sea más ac­ti­vo. Y que sean no­ti­cia no so­lo por el mo­de­li­to que luz­can sino por su tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.